Es­pe­ji­to, es­pe­ji­to... ¿de­be­ría ir al mé­di­co?

Pres­tar aten­ción a tu piel, tus uñas o tus ojos pue­de ayu­dar­te a pre­ve­nir ma­les ma­yo­res. ¿Quie­res sa­ber qué pe­que­ños sín­to­mas de­be­rías con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta? Por Bea­triz Na­va­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

La piel, las uñas y el pe­lo son ex­ce­len­tes in­di­ca­do­res del es­ta­do de nues­tro or­ga­nis­mo. Tan­to que, en oca­sio­nes, es po­si­ble diag­nos­ti­car pro­ble­mas de sa­lud (o al me­nos sos­pe­char de su exis­ten­cia) pres­tan­do aten­ción a los cam­bios que se pro­du­cen en ellos. Por eso con­vie­ne ha­cer­se de ma­ne­ra ha­bi­tual un chequeo an­te el es­pe­jo y te­ner cla­ro si esas pe­que­ñas al­te­ra­cio­nes me­re­cen una vi­si­ta al es­pe­cia­lis­ta.

1. “SE ME CAE MU­CHO PE­RO MU­CHO EL PE­LO”

No te con­fíes por­que sea oto­ño: ade­más de ser un pro­ble­ma es­té­ti­co, per­der pe­lo pue­de ser re­fle­jo de al­gu­na al­te­ra­ción en nues­tro or­ga­nis­mo. “Die­tas es­tric­tas, de­fi­cien­cias de hie­rro, mens­trua­cio­nes abun­dan­tes, pro­ce­sos fi­sio­ló­gi­cos co­mo el post­par­to, es­trés emo­cio­nal y fí­si­co, y tras­tor­nos hor­mo­na­les pue­den cau­sar pér­di­da del pe­lo”, ad­vier­te el der­ma­tó­lo­go Ga­briel Serrano, di­rec­tor mé­di­co de la Clí­ni­ca Serrano de Va­len­cia. Ade­más, exis­ten en­fer­me­da­des es­pe­cí­fi­cas del pe­lo que oca­sio­nan la caí­da del mis­mo. Por lo tan­to, an­te una pér­di­da que nos pa­rez­ca abun­dan­te, con­vie­ne acu­dir al der­ma­tó­lo­go. Cuan­to an­tes to­me­mos me­di­das, me­jo­res se­rán los re­sul­ta­dos. De­bes sa­ber que… la caí­da del ca­be­llo es una de las cau­sas de con­sul­ta der­ma­to­ló­gi­ca más fre­cuen­te y afec­ta tan­to a hom­bres co­mo mu­je­res. Nor­mal­men­te, per­de­mos en­tre 100 y 150 pe­los al día y sue­le ha­ber una in­fluen­cia es­ta­cio­nal, así que, por si te lo es­tás pre­gun­tan­do, sí, es nor­mal que se cai­ga más jus­to en es­ta épo­ca, du­ran­te el oto­ño y el in­vierno. Se­gún ex­pli­ca el dr. Ga­briel Serrano, la co­sa fun­cio­na así: en el cue­ro ca­be­llu­do te­ne­mos en­tre 100.000 y 150.000 pe­los, cuan­do uno se cae se re­em­pla­za por otro. Es lo que se llama ci­clo pi­lo­so, que cons­ta de tres fa­ses: la pri­me­ra (anáge­na) es la de cre­ci­mien­to ac­ti­vo, que se pro­lon­ga en­tre dos y seis años; la se­gun­da (ca­tá­ge­na) es la de tran­si­ción que du­ra unas dos o tres se­ma­nas; y la ter­ce­ra (te­ló­ge­na) es la fa­se de caí­da que du­ra al­re­de­dor de tres me­ses. Ca­da uno de los pe­los que for­man nues­tra ca­be­lle­ra si­gue su pro­pio ci­clo y no es­tán to­dos en la mis­ma fa­se al mis­mo tiem­po, por eso siem­pre hay unos ca­yen­do y otros cre­cien­do. Pe­ro la ci­fra de caí­dos de­be ser siem­pre la mis­ma: 150 al día.

2. “CA­DA VEZ TEN­GO MÁS VE­LLO”

El hir­su­tis­mo con­sis­te en el cre­ci­mien­to ex­ce­si­vo de ve­llo en lu­ga­res en los que las mu­je­res no sue­len te­ner de­ma­sia­do y de­pen­de de la ac­ción de un gru­po de hor­mo­nas co­no­ci­das co­mo an­dró­ge­nos. Cuan­do exis­ten ni­ve­les ele­va­dos, el pe­lo ha­bi­tual­men­te fino y po­co pig­men­ta­do de zo­nas co­mo el la­bio su­pe­rior, pa­ti­llas, me­ji­llas, pe­cho, ab­do­men y ca­ra in­ter­na de los mus­los, se con­vier­te en grue­so y os­cu­ro.

¿De­bo preo­cu­par­me? Aun­que exis­te una for­ma de hir­su­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal en de­ter­mi­na­dos gru­pos ét­ni­cos, co­mo el me­di­te­rrá­neo, con­vie­ne con­sul­tar cuan­do se con­si­de­re de­ma­sia­do abun­dan­te, apa­rez­ca sú­bi­ta­men­te o “si es­tá aso­cia­do a otros sín­to­mas co­mo tras­tor­nos mens­trua­les, acné, alo­pe­cia y obe­si­dad, ya que pue­de es­tar re­la­cio­na­do con una al­te­ra­ción hor­mo­nal co­mo el sín­dro­me del ova­rio po­li­quís­ti­co. En es­tos ca­sos, hay que con­sul­tar con el der­ma­tó­lo­go, el gi­ne­có­lo­go o el en­do­crino –se­ña­la la dermatóloga Pa­lo­ma Cor­ne­jo, miem­bro de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía–, ya que de­be rea­li­zar­se una de­ta­lla­da his­to­ria clí­ni­ca y prue­bas de la­bo­ra­to­rio pa­ra des­car­tar al­gún tras­torno en­do­crino sub­ya­cen­te”.

3. “ME HA SA­LI­DO UNA ARRU­GA O EN EL LÓBULO DE LA ORE­JA”

¿Es­tá pre­sen­te en am­bos ló­bu­los, es dia­go­nal y tie­ne una in­cli­na­ción de 45º? Pues pa­re­ce una ton­te­ría, pe­ro po­dría tra­tar­se de un in­di­ca­dor de ries­go car­dio­vas­cu­lar que re­quie­re una con­sul­ta mé­di­ca. Se­gún las con­clu­sio­nes de un es­tu­dio rea­li­za­do de for­ma con­jun­ta por la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid (UAM) y el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio La Paz de Ma­drid, la pre­sen­cia de es­tos plie­gues pue­de ser un mar­ca­dor a te­ner en cuen­ta pa­ra de­tec­tar en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar y se re­la­cio­na con in­far­tos e ic­tus. Los in­ves­ti­ga­do­res ana­li­za­ron a 300 per­so­nas pa­ra con­cluir que es­ta apa­ren­te­men­te inocen­te arru­ga apa­re­ce con mu­cha ma­yor fre­cuen­cia en per­so­nas hi­per­ten­sas, dia­bé­ti­cas o que su­fren pro­ble­mas de co­les­te­rol. De­bes sa­ber que… las ore­jas son de los úni­cos ór­ga­nos que cre­cen a lo lar­go de to­da la vi­da, por lo que las pe­que­ñas le­sio­nes vas­cu­la­res que ori­gi­na la ar­te­rios­cle­ro­sis fa­vo­re­cen un cre­ci­mien­to de­sigual y la apa­ri­ción de es­tos plie­gues. Otro in­di­ca­dor de ries­go car­dio­vas­cu­lar apre­cia­ble “a sim­ple vista” es tu cin­tu­ra: cuan­do su diá­me­tro su­pera los 88 cm en mu­je­res, la pro­ba­bi­li­dad de un in­far­to se mul­ti­pli­ca por cua­tro.

4.DESCAMA“MI PIEL SE Y ME

PI­CA” La piel es el ma­yor ór­gano del cuer­po hu­mano y su ex­plo­ra­ción no so­lo nos ayu­da a diag­nos­ti­car en­fer­me­da­des cu­tá­neas, sino que tam­bién pue­de apor­tar da­tos clí­ni­cos im­por­tan­tes pa­ra diag­nos­ti­car en­fer­me­da­des que ocu­rren en otros ór­ga­nos. Por eso, si a pe­sar de que la hi­dra­tas ade­cua­da­men­te y la pro­te­ges del sol, su se­que­dad y pi­cor te amar­gan la vi­da... es ho­ra de con­sul­tar con el es­pe­cia­lis­ta por­que esos sín­to­mas po­drían te­ner su origen en un tras­torno de ti­roi­des, una in­su­fi­cien­cia re­nal o tra­tar­se de un pro­ble­ma 100% cu­tá­neo, co­mo el ec­ce­ma de con­tac­to o la der­ma­ti­tis ató­pi­ca. Es­ta úl­ti­ma es una en­fer­me­dad crónica que ya afec­ta a en­tre un 5 y un 7% de la po­bla­ción adul­ta y a en­tre un 10 y un 20% de los ni­ños en nues­tro país. Ade­más, tien­de a em­peo­rar en oto­ño y en pri­ma­ve­ra, ya que es du­ran­te los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra cuan­do la apa­ri­ción de bro­tes agu­dos es más ha­bi­tual.

O De­bes sa­ber que… la piel es nues­tro me­dio más im­por­tan­te pa­ra re­la­cio­nar­nos con el en­torno y, sin em­bar­go, no so­le­mos pres­tar­le aten­ción su­fi­cien­te, así que, in­de­pen­dien­te­men­te

del se­xo y la edad, la piel de to­do el cuer­po de­be ser hi­dra­ta­da dia­ria­men­te. El der­ma­tó­lo­go Ga­briel Serrano, re­co­mien­da el áci­do hia­lu­ró­ni­co, por­que “es un gli­co­sa­mi­no­gli­cano pre­sen­te de for­ma na­tu­ral en nues­tro or­ga­nis­mo, ca­paz de cap­tar gran­des can­ti­da­des de agua pro­por­cio­nan­do to­ni­ci­dad a la piel”. Lo po­de­mos en­con­trar en di­fe­ren­tes pre­sen­ta­cio­nes adap­ta­das a ca­da ti­po de piel (aun­que, di­cho sea de pa­so, el 80% de los es­pa­ño­les no sa­be cuál es su ti­po de piel).

5.GRIE­TAS “ME SA­LEN EN LAS CO­MI­SU­RAS DE LA

BO­CA” Es­te pro­ble­ma se llama quei­li­tis an­gu­lar y es una in­fla­ma­ción que se pro­du­ce en los ex­tre­mos de los la­bios (en los dos, o so­lo en uno) que pro­vo­ca mo­les­tias co­mo es­co­zor, ti­ran­tez y do­lor. Es­tas grie­tas pue­den ser la ma­ni­fes­ta­ción de una in­fec­ción por cán­di­da o de ca­ren­cias nu­tri­cio­na­les, co­mo el dé­fi­cit de vi­ta­mi­nas del gru­po B, que son esen­cia­les pa­ra el buen es­ta­do de las mu­co­sas. Ade­más, las le­sio­nes en la bo­ca (lla­gas, grie­tas...) o la in­fla­ma­ción de los la­bios son in­di­ca­do­res cla­ros de un dé­fi­cit de vi­ta­mi­na B2.

¿Qué pue­do ha­cer? Acu­dir al mé­di­co pa­ra iden­ti­fi­car y co­rre­gir las cau­sas de esas he­ri­das. Mien­tras, pa­ra el do­lor y fa­vo­re­cer la ci­ca­tri­za­ción usa pro­tec­to­res cu­tá­neos con si­li­co­nas y vi­ta­mi­nas.

6. “ES­TOY EN LA ME­NO­PAU­SIA Y TEN­GO MU­CHAS ARRU­GAS”

Pues mu­cho ojo, por­que po­dría ser­vir de aler­ta so­bre tu ries­go de su­frir os­teo­po­ro­sis. Un equi­po de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Ya­le (EE.UU.) de­ci­dió in­ves­ti­gar si en las mu­je­res post­me­no­páu­si­cas la ca­li­dad de la piel po­dría re­fle­jar el es­ta­do de sus hue­sos. Y des­cu­brie­ron que quie­nes pre­sen­ta­ban las arru­gas más abun­dan­tes y pro­fun­das te­nían los me­no­res ni­ve­les de den­si­dad ósea.

De­bes sa­ber que… es­ta aso­cia­ción po­dría de­ber­se a que hue­sos y piel se cons­tru­yen con el mis­mo ma­te­rial: el co­lá­geno. “A me­di­da que en­ve­je­ce­mos, hay mo­di­fi­ca­cio­nes en los ni­ve­les de co­lá­geno que po­drían te­ner un im­pac­to en los cam­bios en la piel, co­mo las arru­gas y la pér­di­da de fir­me­za, y lo mis­mo po­dría ocu­rrir en los hue­sos”, ex­pli­ca Lub­na Pal, di­rec­to­ra del es­tu­dio.

7. “MIS UÑAS ES­TÁN FRÁ­GI­LES Y QUE­BRA­DI­ZAS”

“Si se aso­cia a pro­ble­mas en el pe­lo, no es­tá de más ha­cer una ana­lí­ti­ca por si hay al­gu­na ca­ren­cia nu­tri­cio­nal o pro­ble­ma de sa­lud”, acon­se­ja ladra. Pa­lo­ma Cor­ne­jo. Po­dría ser con­se­cuen­cia de en­fer­me­da­des sis­té­mi­cas (anemia hi­po­cró­mi­ca, fe­rro­pe­nia, os­teo­po­ro­sis...) o de­fi­cien­cias nu­tri­cio­na­les (dé­fi­cit de vi­ta­mi­na B6, Ay C ).

¿Qué pue­do ha­cer? Con­tra­ria­men­te a lo que se sue­le pen­sar, la uña con­tie­ne so­lo una pe­que­ña pro­por­ción de cal­cio que no con­tri­bu­ye a su du­re­za, sino que la re­sis­ten­cia es­tá re­la­cio­na­da con su grado de hi­dra­ta­ción. Por ello, pa­ra man­te­ner­las sa­nas con­vie­ne evi­tar la hu­me­dad pro­lon­ga­da en las ma­nos. Ade­más, la su­ple­men­ta­ción oral con vi­ta­mi­nas (es­pe­cial­men­te bio­ti­na), oli­go­ele­men­tos y ami­noá­ci­dos (so­bre to­do la cis­teí­na) pue­de ser útil pa­ra me­jo­rar su fuer­za y re­sis­ten­cia. Se re­co­mien­da apli­car cre­mas hi­dra­tan­tes con prin­ci­pios ac­ti­vos oclu­si­vos, co­mo la va­se­li­na o la la­no­li­na, o hu­mec­tan­tes, co­mo la gli­ce­ri­na y el pro­pi­len­gli­col. Tam­bién se les pue­de aña­dir urea y alfa hi­dro­xiá­ci­dos pa­ra au­men­tar la ca­pa­ci­dad de re­ten­ción de agua. Por otra par­te, la apli­ca­ción crónica y pro­lon­ga­da de en­du­re­ce­do­res pue­de, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, vol­ver las uñas más que­bra­di­zas, al dis­mi­nuir su fle­xi­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.