La mi­ra­da de los OTROS

Cuan­do du­das de ti, las opi­nio­nes y mi­ra­das aje­nas se vuel­ven esen­cia­les. ¿Qué nos ha­ce tan de­pen­dien­tes? ¿Có­mo se cons­tru­ye la ima­gen de uno mis­mo?¿po­de­mos for­ta­le­cer­la?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos - ISABEL ME­NÉN­DEZ, psi­có­lo­ga

LLa ima­gen de uno mis­mo se for­ma a lo lar­go de la vi­da. Hay cua­tro ele­men­tos prin­ci­pa­les que la cons­ti­tu­yen: 1. To­do lo que pro­vie­ne del cuer­po, có­mo lo sen­ti­mos y có­mo nos ve­mos, las sen­sa­cio­nes fí­si­cas. 2. Lo que na­ce del len­gua­je en el que es­ta­mos in­mer­sos, co­mo el nom­bre pro­pio y lo que se re­la­cio­na con nues­tra his­to­ria pues­ta en pa­la­bras. 3. La ima­gen de uno mis­mo que te trans­mi­ten tus pa­dres, fa­mi­lia­res y ami­gos. 4. Las hue­llas y ci­ca­tri­ces que se han que­da­do en ca­da uno por los su­ce­sos que he­mos vi­vi­do. Des­de que na­ce­mos, se in­te­gran esos ele­men­tos y se va cons­tru­yen­do un au­to­rre­tra­to que es la sus­tan­cia mis­ma de nues­tro yo. La mi­ra­da de los otros for­ma par­te de ello y pue­de re­co­no­cer­nos o re­cha­zar­nos. Lue­go es­tá la pro­pia mi­ra­da in­te­rior, su­ma de to­das las de los de­más que se han in­terio­ri­za­do a lo lar­go del tiem­po. La pri­me­ra, y muy im­por­tan­te, se­ría la de los pa­dres. Ne­ce­si­ta­mos el re­co­no­ci­mien­to de los que nos ama­ron en el prin­ci­pio de nues­tra vi­da pa­ra afir­mar­nos en nues­tra exis­ten­cia. To­dos so­mos sen­si­bles a los elo­gios o las crí­ti­cas que pro­vie­nen de los de­más, pe­ro a al­gu­nas per­so­nas les afec­ta mu­cho más que a otras. Es­to de­pen­de de la so­li­dez de la ima­gen que se ten­ga de uno mis­mo. Si nos acep­ta­mos y nos sen­ti­mos re­la­ti­va­men­te fe­li­ces de ser quie­nes so­mos, la opinión de los de­más im­por­ta, sí, pe­ro no des­es­ta­bi­li­za. Si, por el con­tra­rio, du­da­mos de no­so­tros mis­mos, si no nos que­re­mos, la opinión del otro se vuel­ve esen­cial, ya sea por­que nos ali­men­ta (y nos vol­ve­mos de­pen­dien­tes), o por­que nos abru­ma y, en es­te ca­so, lo des­pre­cia­mos o nos des­pre­cia­mos. Cuan­to más tran­qui­los es­ta­mos, tan­to más dis­mi­nu­ye la im­por­tan­cia de la mi­ra­da de los otros. Y al con­tra­rio: cuan­to más de­cep­cio­na­dos es­ta­mos de no­so­tros mis­mos, más ne­ce­si­dad te­ne­mos de la mi­ra­da aje­na. ¿De qué de­pen­de que uno es­té tran­qui­lo o de­cep­cio­na­do res­pec­to de sí mis­mo? De la ma­ne­ra en que ha­ya si­do ama­do. Si los pa­dres su­pie­ron edu­car al hi­jo sin re­ba­jar­lo, in­clu­so cuan­do no se ajus­ta­ba a lo que es­pe­ra­ban de él; si su­pie­ron res­pe­tar su es­pa­cio a la vez de po­ner­le lí­mi­tes ade­cua­dos y re­glas que le per­mi­tie­ran la vi­da en so­cie­dad sin ha­cer­lo sen­tir un “ni­ño rey” ni un “in­ca­paz”, esa per­so­na ha­brá apren­di­do a amar­se se­re­na­men­te y a juz­gar­se con la mis­ma in­dul­gen­cia con la que lo ha­cían sus pa­dres.

Ha­cer las pa­ces

Mar­ta se des­pi­de de su her­ma­na y de sus pa­dres, y sus­pi­ra. Han te­ni­do una co­mi­da en su ca­sa y se que­da pen­san­do so­bre la re­la­ción que tie­ne con su fa­mi­lia. Na­da más lle­gar, su her­ma­na le ha di­cho que la veía más del­ga­da, lo que cons­ti­tuía una agre­sión por­que Mar­ta ha­bía te­ni­do pro­ble­mas con la ali­men­ta­ción, lo que la con­du­jo en su día a una te­ra­pia psi­coa­na­lí­ti­ca. Du­ran­te el pro­ce­so, pu­do ela­bo­rar las di­fi­cul­ta­des que te­nía pa­ra sen­tir­se acep­ta­da por su fa­mi­lia tal co­mo era y apren­dió a que­rer­se in­clu­so allí don­de se sa­bía frá­gil. Su ma­dre la ha­bía co­lo­ca­do en el lu­gar de la más in­te­li­gen­te, pe­ro tam­bién le ha­bía di­cho que te­nía que ha­ber si­do un chi­co. Du­ran­te mu­cho tiem­po, Mar­ta re­cha­zó su iden­ti­dad se­xual en un de­seo de adap­tar­se a la mi­ra­da in­cons­cien­te de su ma­dre. Su pa­dre, que la apo­ya­ba más, aun­que no de for­ma di­rec­ta, le trans­mi­tía su de­seo de que si­guie­ra sus pa­sos pa­ra ser abo­ga­do y de es­ta for­ma ha­cer­se car­go del des­pa­cho que él te­nía. Mar­ta co­men­zó De­re­cho y lo de­jó a los dos años pa­ra es­tu­diar Literatura, que era lo que le gus­ta­ba. Aho­ra da cla­ses y vi­ve con

Una mi­ra­da des­pre­cia­ti­va ha­cia otro de­la­ta al­go que se rechaza en uno mis­mo.

su pa­re­ja, con quien tie­ne dos hi­jos, un ni­ño de sie­te años y una ni­ña de 12 que se en­fren­ta a ella cons­tan­te­men­te. Mar­ta com­pren­de que es al­go que co­rres­pon­de a su edad, aun­que ella nun­ca se en­fren­tó a su ma­dre. Qui­zá, pien­sa, es lo que de­be ha­cer pa­ra di­fe­ren­ciar­se de ella. Cu­rio­sa­men­te, aho­ra sus pa­dres la va­lo­ran mu­cho por­que la ven fe­liz. Con su her­ma­na, sin em­bar­go, apa­re­ce cier­ta ri­va­li­dad, por­que ella no ha con­se­gui­do la sen­sa­ción de bie­nes­tar con­si­go mis­ma que ha con­quis­ta­do Mar­ta. Su pa­re­ja ha si­do esen­cial pa­ra al­can­zar­la. Eli­gió a un hom­bre que la va­lo­ra­ba y que se­ña­la sus vir­tu­des siem­pre que tie­ne opor­tu­ni­dad an­te los ami­gos o la fa­mi­lia. Mar­ta, des­cu­brió en él una mi­ra­da que la en­sal­za­ba co­mo era y se lo agra­de­ce. La mi­ra­da de Mar­ta ha­cia sí mis­ma es aho­ra de acep­ta­ción, por lo que ape­nas le afec­tan los jui­cios fa­mi­lia­res. Se co­no­ce bien y ha lle­ga­do a que­rer­se co­mo es. En los ojos de nues­tra pa­re­ja nos po­de­mos ver más idea­li­za­dos de lo que nos sen­ti­mos. Una ma­dre pue­de apre­ciar có­mo su hi­ja de seis años la idea­li­za y des­cu­brir en esa mis­ma hi­ja, ya ado­les­cen­te, una mi­ra­da crí­ti­ca. Lo que se per­ci­be en la mi­ra­da de los otros no es el re­fle­jo de lo que uno pien­sa de sí mis­mo, aun­que a ve­ces y, por la fra­gi­li­dad que te­ne­mos, nos afec­ta la ad­mi­ra­ción o el des­pre­cio de los de­más. Con la edad, se de­pen­de me­nos de esa mi­ra­da aje­na y se va in­terio­ri­zan­do que los de­más son tan im­per­fec­tos co­mo no­so­tros, so­bre to­do si he­mos apren­di­do a que­rer­nos co­mo so­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.