A la se­ma­na

Pa­sas más tiem­po con ellos que con tu familia, en un es­ce­na­rio con­ver­ti­do en una pe­ro tam­bién de afec­tos. Lo que un con­tra­to ha uni­do, que no lo se­pa­re la Bea­triz Na­va­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

Ju­lia es ad­mi­nis­tra­ti­va y lle­va tres años en su ac­tual em­pre­sa, una gran­de, im­por­tan­te, de esas que sa­len en los pe­rió­di­cos. Lle­gó en la peor épo­ca de es­ta cri­sis que aún no he­mos de­ja­do atrás, esa en la que to­do el mun­do re­pe­tía: “Da gra­cias de que tie­nes un tra­ba­jo”. Así que co­bra “exac­ta­men­te” la mi­tad que sus com­pa­ñe­ros del mis­mo ran­go. “Se creen por encima de mí, por esa du­do­sa su­pe­rio­ri­dad que otor­ga la an­ti­güe­dad, aun­que soy yo quien ha­ce, sin exa­ge­rar, el 60% del tra­ba­jo”. His­to­rias de ese ti­po co­no­ce­mos to­dos. Ba­ta­llas vie­jas o nue­vas ren­ci­llas que las­tran la pro­duc­ti­vi­dad y vul­ne­ran el es­ta­do emo­cio­nal de tra­ba­ja­do­res co­mo Ju­lia, que no so­lo se sien­te mal pa­ga­da y po­co re­co­no­ci­da, sino que es­tá “que­ma­da” por la ce­gue­ra de sus je­fes. Una ce­gue­ra que qui­zá sea vo­lun­ta­ria... Si tu­vie­ra que me­dir su gra­do de sa­tis­fac­ción en el tra­ba­jo, del uno al 10, no le da­ría ni un cin­co ras­pa­do. Por de­ba­jo de la me­dia de los tra­ba­ja­do­res es­pa­ño­les. Las ci­fras es­tán fres­cas por­que Adecco –la mul­ti­na­cio­nal de los re­cur­sos hu­ma­nos– ha pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te la En­cues­ta so­bre fe­li­ci­dad en el tra­ba­jo que rea­li­za anual­men­te. Los es­pa­ño­les le dan una no­ta de 6,3 a su bie­nes­tar la­bo­ral. ¿Cuá­les son, se­gún los en­cues­ta­dos, los in­gre­dien­tes de esa di­cha? Por es­te or­den: dis­fru­tar de un buen am­bien­te, un ho­ra­rio que per­mi­ta con­ci­liar con la vi­da per­so­nal y un buen salario. Pa­ra to­do lo de­más, es­tá el pu­bli­cis­ta Don Dra­per, que en la se­rie Mad men, de­cía: “La fe­li­ci­dad es una va­lla en un la­do de la ca­rre­te­ra que te di­ce que lo es­tás ha­cien­do bien”.

En nues­tro país, sin em­bar­go, seis de ca­da 10 tra­ba­ja­do­res re­nun­cia­rían a ga­nar más a cam­bio de ma­yor fe­li­ci­dad en el entorno la­bo­ral. “Un trabajador fe­liz no so­lo es más pro­duc­ti­vo, sino que desa­rro­lla un ma­yor com­pro­mi­so con la com­pa­ñía, así su mo­ti­va­ción es ma­yor y es­to re­dun­da en más im­pli­ca­ción, acep­ta­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des y ma­yor to­le­ran­cia al es­trés”, ase­gu­ra Mar­ga­ri­ta Ál­va­rez, di­rec­to­ra de Mar­ke­ting y Co­mu­ni­ca­ción de Adecco. Y el am­bien­te la­bo­ral es la cla­ve. Aun­que ca­da vez más em­pre­sas po­nen el fo­co en las per­so­nas y en la re­ten­ción del ta­len­to, to­da­vía son más las que ig­no­ran es­te as­pec­to (seis de ca­da 10 tra­ba­ja­do­res creen que su em­pre­sa aún no apli­ca po­lí­ti­cas de­di­ca­das al bie­nes­tar del em­plea­do) y per­pe­túan mo­de­los em­pre­sa­ria­les que pro­du­cen am­bien­tes en­fer­mo y em­plea­dos des­mo­ti­va­dos. La pre­ca­rie­dad, de egos, con­vi­ven­cia. Por gue­rra la so­bre­car­ga de tra­ba­jo, las lar­gas jor­na­das y el mob­bing ha­cen que el es­trés sea el se­gun­do pro­ble­ma de sa­lud vin­cu­la­do al tra­ba­jo más fre­cuen­te en Eu­ro­pa. No es el ca­so de Mer­ce­des, ami­ga de Ju­lia, que cuen­ta una his­to­ria muy dis­tin­ta. Lle­va 23 años en la mis­ma com­pa­ñía de se­gu­ros. Y es fe­liz. “Si ten­go que po­ner­le no­ta, le pon­go un ocho”, re­co­no­ce. Sus com­pa­ñe­ros (en­tre los que in­clu­ye a su je­fe di­rec­to) es­tán en­tre sus me­jo­res ami­gos. Se co­no­cie­ron con 20 años y han pa­sa­do jun­tos de to­do. “Aho­ra sa­li­mos me­nos, pe­ro an­tes no per­do­ná­ba­mos un fin de se­ma­na y he­mos pa­sa­do jun­tos has­ta las va­ca­cio­nes”, re­la­ta. Evi­den­te­men­te, no es necesario ese gra­do de cer­ca­nía, pe­ro pa­ra Ma­ría An­co­chea, coach y di­rec­to­ra aca­dé­mi­ca de la Es­cue­la Eu­ro­pea de Coa­ching en Ma­drid, “los la­zos de amis­tad pue­den po­ten­ciar el bie­nes­tar den­tro de la ofi­ci­na y los re­sul­ta­dos”. El úni­co “pe­ro” que po­dría po­ner­le Mer­ce­des a su entorno profesional es que tal vez po­dría ha­ber as­pi­ra­do a más, si no

FE­LI­CES Y PRO­DUC­TI­VOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.