10 PA­SOS pa­ra ser más fe­liz en el tra­ba­jo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

1.

“El re­co­no­ci­mien­to es fun­da­men­tal. To­dos ne­ce­si­ta­mos sa­ber que lo que ha­ce­mos Hay que po­ner las he­rra­mien­tas pa­ra que las per­so­nas sin­ta­mos que nues­tro tra­ba­jo se re­co­no­ce”, di­ce Mar­ga­ri­ta Ál­va­rez. Y, sin em­bar­go, de las es­pa­ño­las con­si­de­ra que su ta­len­to lo su­fi­cien­te. Hay más fór­mu­las, pe­ro agra­de­cer y fe­li­ci­tar a los com­pa­ñe­ros su es­fuer­zo, sus mé­ri­tos y lo­gros es fá­cil, gra­tis y tie­ne efec­tos ca­si má­gi­cos.

4.

Es­tá de­mos­tra­do que las per­so­nas op­ti­mis­tas son más fe­li­ces y En­tre­nar nues­tro ce­re­bro pa­ra que apren­da a ver el no es tan di­fe­ren­te a en­tre­nar el cuer­po. Ejer­ci­cios: em­pie­za ca­da reunión con una bue­na no­ti­cia y to­das las no­ches pien­sa en tres co­sas que te ha­yan o sa­tis­fac­ción.

7. SA­TIS­FA­CER LA NE­CE­SI­DAD DE RE­CO­NO­CI­MIEN­TO CUL­TI­VA EL OP­TI­MIS­MO ES­TA­BLE­CE LÍ­MI­TES

La fron­te­ra en­tre lo per­so­nal y lo profesional es po­ro­sa. Tan­to, que más de dos ter­cios de los tra­ba­ja­do­res con­sul­tan su profesional du­ran­te, por ejemplo, sus va­ca­cio­nes. Cons­cien­tes de ello, al­gu­nas em­pre­sas han ins­tau­ra­do el de­re­cho a la des­co­ne­xión y po­nen sus por la no­che y los fi­nes de se­ma­na. Pe­ro no ol­vi­de­mos nues­tra pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad: no man­des co­rreos fue­ra del

10. 2. MAN­TÉN TU PRO­PIO EQUI­LI­BRIO

“Una bue­na ges­tión de tus emo­cio­nes per­mi­te evi­tar des­bor­da­mien­tos y ge­ne­ra con­fian­za”, se­ña­la Ma­ría An­co­chea. Pa­ra no ce­der a es necesario cen­trar­se en el pre­sen­te, apren­der a ges­tio­nar las prio­ri­da­des. Ayu­da te­ner el y ha­cer pau­sas cor­tas, pe­ro fre­cuen­tes.

5. APREN­DE A DES­APREN­DER

Des­apren­der un há­bi­to e ini­ciar uno nue­vo al prin­ci­pio nos cos­ta­rá, pe­ro con to­do el mun­do lo­gra ejer­ci­tar nue­vas con­duc­tas. ¿Y qué con­vie­ne des­apren­der? To­dos aque­llos com­por­ta­mien­tos que son dar­le es­pa­cio a pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos de for­ma reite­ra­da, ser adic­to a emo­cio­nes tó­xi­cas (la ira, que­rer com­pla­cer a to­do el mun­do, que­jar­nos…

8. APREN­DE A DE­CIR NO

Si no sa­bes, aca­ba­rás con mu­chas más ta­reas de las que pue­das re­sol­ver y es­to ge­ne­ra es­trés y en­fa­dos. “De­be­mos te­ner cla­ro, pri­me­ro, si lo que nos es­tán pi­dien­do es al­go que nos co­rres­pon­de ha­cer y, se­gun­do, no con­tes­tar con sino con­ver­sar pa­ra ver có­mo po­dría ser po­si­ble un sí. Es de­cir, apren­der a acon­se­ja Ma­ría An­co­chea.

ACEP­TA Y EMI­TE SO­LO CRÍ­TI­CAS CONS­TRUC­TI­VAS 3. QUE TUS EMO­CIO­NES NO ENVENENEN TU ÁNI­MO

Sen­ti­mos un bie­nes­tar in­me­dia­to cuan­do ya que se ac­ti­van las mis­mas par­tes del ce­re­bro que cuan­do se con­su­me una o se ha­ce el amor. Pe­ro, a la lar­ga, lo úni­co que se con­si­gue es de ese ali­vio y que ca­da vez bus­que­mos la que­ja con más fre­cuen­cia.

6. ADIÓS A LAS FAL­SAS VIR­TU­DES

y el Em­pe­ce­mos por des­te­rrar la creen­cia de que ha­cer va­rias co­sas a la vez nos ha­rá sen­tir me­jor. De he­cho, nos ha­ce más satura la men­te y ele­va los ni­ve­les de es­trés y an­sie­dad. Los per­fec­cio­nis­tas mag­ni­fi­can sus erro­res e ig­no­ran sus acier­tos y se ma­cha­can con un au­to­diá­lo­go exi­gen­te y

9. DESA­RRO­LLA TU FLE­XI­BI­LI­DAD

¿Cuá­les son? La

Eso sig­ni­fi­ca aven­tu­rar­nos más allá de nues­tra zo­na de con­fort en la que siem­pre ha­ce­mos las co­sas a nues­tra ma­ne­ra. –opi­na la coach–, so­lo po­dre­mos en­ta­blar ra­cio­nes la­bo­ra­bles sa­lu­da­bles con per­so­nas que cum­plan nues­tros es­tán­da­res, mien­tras que la nos per­mi­te apren­der y co­la­bo­rar con una plu­ra­li­dad de per­so­nas dis­tin­tas”. Aun­que no re­sul­te fá­cil, es cru­cial asu­mir los y ge­ne­rar una cul­tu­ra don­de se de­je es­pa­cio pa­ra la equi­vo­ca­ción siem­pre que va­ya acom­pa­ña­da de re­pa­ra­ción y apren­di­za­je. La ex­per­ta ani­ma a “ha­cer un uso ge­ne­ro­so de la ex­pre­sión “per­dón”. Es de vi­tal im­por­tan­cia an­tes de que se de­te­rio­ren”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.