La es­pi­ral del RE­PRO­CHE

Que­jar­se con­ti­nua­men­te a la pa­re­ja evo­ca el la­men­to de un ni­ño al que no le dan lo que quie­re. ¿Có­mo pa­rar la vio­len­cia que se es­con­de en es­ta ac­ti­tud?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ, psi­có­lo­ga

Hpa­re­jas que se ins­ta­lan en el re­pro­che mu­tuo. A ve­ces, es uno de sus miem­bros el que mar­ti­ri­za al otro con un con­ti­nuo des­fi­le de frases del ti­po: “No me ha­ces”, “no me di­ces”, “có­mo eres”. O con ac­tos re­cri­mi­na­to­rios: si­len­cios, fal­ta de aten­ción o ac­tuan­do de ma­ne­ra con­tra­ria a la acor­da­da. El que re­pro­cha se co­lo­ca en una po­si­ción de su­pe­rio­ri­dad, se­ña­lan­do al otro su fal­ta o su in­ca­pa­ci­dad. Le re­cri­mi­na ni­mie­da­des una y otra vez. Re­cla­ma, en de­fi­ni­ti­va, al­go que no le da. Y así se en­ga­ña y en­ga­ña al otro, por­que la po­si­ción que adop­ta en la re­cri­mi­na­ción so­lo in­ten­ta ta­par al­go que no so­por­ta de sí mis­mo. El re­pro­che pro­vie­ne de una se­xua­li­dad in­fan­til que no ha evo­lu­cio­na­do. La pri­me­ra vin­cu­la­ción que te­ne­mos con la ma­dre, un la­zo tan in­ten­so co­mo in­dis­cri­mi­na­do por par­te del hi­jo, tie­ne que des­apa­re­cer. Si esa inevi­ta­ble se­pa­ra­ción no se acep­ta por el sen­ti­mien­to de vul­ne­ra­bi­li­dad que con­lle­va, se tra­ta­rá de re­crear en las re­la­cio­nes pos­te­rio­res una fu­sión to­tal. Y en un víncu­lo amo­ro­so de ta­les ca­rac­te­rís­ti­cas se idea­li­za al otro. En la pri­me­ra eta­pa del enamo­ra­mien­to su­ce­de al­go pa­re­ci­do. Cuan­do esa idea­li­za­ción cae, pue­de su­ce­der que nos que­je­mos de que la otra per­so­na ya no es co­mo an­tes, cuan­do en reali­dad lo que ha cam­bia­do es la for­ma en que se le mi­ra. Cuan­do los re­pro­ches se ins­ta­lan en una re­la­ción, pue­de aca­bar de­te­rio­rán­do­la. Con­vie­ne, pues, pa­rar­los y re­fle­xio­nar so­bre lo que es­tá pa­san­do.

¿Quién re­ga­ña a quién?

“¡Bas­ta ya! Lle­vas to­do el día con que no he he­cho es­to o lo otro. ¿Sa­bes lo que te di­go?, que ha­ga lo que ha­ga, siem­pre me re­ga­ñas”, le di­ce Da­niel a Ce­lia. “No es cier­to –res­pon­de ella–, eres tú el que siem­pre se es­tá que­jan­do de las co­sas que ha­go. Me sa­cas de qui­cio pa­ra des­pués lla­mar­me his­té­ri­ca”.

Da­niel se mar­cha dan­do un por­ta­zo y Ce­lia pien­sa que oja­lá no vuel­va. Una ho­ra des­pués, ella em­pie­za a preo­cu­par­se, por­que él nun­ca tar­da tan­to en vol­ver. El pen­sa­mien­to de Ce­lia ha si­do un arre­ba­to en la lí­nea de la can­ti­dad de re­pro­ches que se ha­cen úl­ti­ma­men­te. Se ca­sa­ron enamo­ra­dos, pe­ro su re­la­ción se ha con­ver­ti­do en un con­ti­nuo in­ter­cam­bio de cen­su­ras. A las dos ho­ras, Da­niel lle­ga di­cien­do es­tá har­to de dis­cu­tir. Ella pre­gun­ta: “¿Qué nos es­tá pa­san­do?”. Ha­ce po­co, la ma­dre de Ce­lia su­frió una lar­ga en­fer­me­dad y cui­dar­la fue agohay

ta­dor, pues su re­la­ción con ella siem­pre ha­bía si­do am­bi­va­len­te. La que­ría mu­cho, pe­ro tam­bién le re­pro­cha­ba no ha­ber­le da­do la aten­ción ne­ce­sa­ria. De ni­ña, no se pu­do ape­nas ocu­par de ella. Lo hi­cie­ron sus abue­los, por­que su ma­dre siem­pre es­ta­ba en­fer­ma y su pa­dre au­sen­te. Ce­lia re­cla­ma aho­ra a Da­niel un im­po­si­ble: le re­pro­cha tan­tas co­sas por­que quie­re que cu­bra una fa­lla ma­ter­na que ella vi­vió en su in­fan­cia. Cuan­do lo co­no­ció, se enamo­ró de él, en­tre otras ra­zo­nes, por­que te­nían una alian­za in­cons­cien­te en la que am­bos se iden­ti­fi­ca­ban.

Da­niel tam­bién te­nía una re­la­ción con su ma­dre un po­co di­fí­cil, pe­ro es­ta­ba muy uni­do a ella. Su pa­dre so­lía in­ter­ve­nir po­co y él siem­pre le ha­bía re­pro­cha­do que no pa­ra­se a su ma­dre cuan­do se al­te­ra­ba. Así pues, Da­niel le echa en ca­ra a Ce­lia lo mis­mo que no so­por­ta­ba en su pro­pia ma­dre. Sin dar­se cuen­ta, la em­pu­ja a que se en­fa­de, e in­ten­ta ha­cer lo que le hu­bie­ra gus­ta­do que hi­cie­ra su pa­dre.

De­man­das des­pla­za­das

Am­bos se ha­bían enamo­ra­do del otro vis­tién­do­le con el dis­fraz de sus de­seos y su­po­nien­do que les iba a pro­por­cio­nar lo que no ha­bían re­ci­bi­do du­ran­te su in­fan­cia. Aho­ra, con la en­fer­me­dad de su ma­dre, Ce­lia ha re­no­va­do sus de­man­das, pe­ro es­ta vez se las di­ri­ge a Da­niel. Y co­mo ve que él tie­ne fa­llos, le re­cri­mi­na, por­que la si­tua­ción le evo­ca los de­fec­tos de su ma­dre. Da­niel, por su par­te, ima­gi­na a Ce­lia co­mo su ma­dre pa­ra in­ten­tar re­sol­ver la ata­du­ra in­ter­na que tie­ne con ella. Am­bos re­pi­ten, sin sa­ber­lo, al­go que per­te­ne­ce a su pa­sa­do, en un in­ten­to de ela­bo­rar­lo. Des­pués de ha­blar, am­bos son ca­pa­ces de re­co­no­cer que es­tán un po­co in­tran­si­gen­tes con el otro y se pro­me­ten re­fle­xio­nar so­bre el por­qué no se apo­yan en lu­gar de agre­dir­se mu­tua­men­te. Con­si­guen lle­gar a una bue­na con­clu­sión: la me­jor for­ma de pa­rar los re­pro­ches pa­sa por pre­gun­tar­se so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da uno en lo que les es­tá ocu­rrien­do. Es un pri­mer paso. Los re­pro­ches ca­si siem­pre son des­truc­ti­vos y el amor es una cons­truc­ción don­de se tie­ne que acep­tar al otro tal y co­mo es y no co­mo nos vie­ne bien que sea. En la elec­ción que he­mos he­cho ya es­ta­mos cu­brien­do al­guno de nues­tros de­seos, pe­ro no hay que se­guir en la exi­gen­cia in­fan­til de pe­dir de­ma­sia­do. La ima­gen que uno se ha­ce del otro es­tá de­ter­mi­na­da, en pri­mer tér­mino y de for­ma in­ten­sa, por los ob­je­tos in­ter­nos, es de­cir, por los po­sos que han ido de­jan­do en ca­da uno las ex­pe­rien­cias pre­vias con per­so­nas im­por­tan­tes.

Uti­li­za­mos a la pa­re­ja co­mo un es­pe­jo de lo que nos gus­ta­ría ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.