MU­JE­RES DE CIEN­CIA FIC­CIÓN

¿Qué tie­ne la cien­cia fic­ción pa­ra que las mu­je­res se ha­yan ren­di­do a ella? Ex­plo­ra­mos los atrac­ti­vos de un gé­ne­ro ci­ne­ma­to­grá­fi­co que ha con­quis­ta­do al pú­bli­co fe­me­nino... y ha he­cho on­dear la ban­de­ra del fe­mi­nis­mo más allá de las es­tre­llas. Por Ro­sa Gil

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Te­ne­mos no­ti­cias: las mu­je­res ado­ran la cien­cia fic­ción. Re­pre­sen­tan ya en­tre el 45 y el 55% de los es­pec­ta­do­res de es­tas pe­lí­cu­las; y no es de ex­tra­ñar, por­que, en una in­dus­tria, la ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, lle­na de es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro, el es­pa­cio ex­te­rior ha si­do siem­pre el re­fu­gio de las mu­je­res em­po­de­ra­das. Tras pe­lí­cu­las co­mo Lucy, Gra­vity, Los jue­gos del ham­bre o las nue­vas ver­sio­nes de Mad Max y Ca­za­fan­tas­mas, don­de ellas lle­va­ban la voz can­tan­te, el 15 de di­ciem­bre se es­tre­na la nue­va en­tre­ga de Star Wars, Ro­gue One: una pe­lí­cu­la in­de­pen­dien­te (la pri­me­ra en la fran­qui­cia), de cor­te bé­li­co, sin je­dis... y, por se­gun­da vez en la his­to­ria de la sa­ga, con una pro­ta­go­nis­ta fe­me­ni­na al fren­te. “La cien­cia fic­ción es el lu­gar don­de se rom­pen las ba­rre­ras de lo es­ta­ble­ci­do, don­de se pro­po­nen nue­vos mo­de­los y ma­ne­ras de ver el mun­do y de ver­nos a no­so­tros mis­mos. Pro­ba­ble­men­te, el des­pe­gue de la igual­dad se dio aquí an­tes que en otros gé­ne­ros; pa­ra eso es la fic­ción que sa­be ver el fu­tu­ro”. Quien ha­bla así es Cris­ti­na Ma­cía, es­cri­to­ra, tra­duc­to­ra y co-or­ga­ni­za­do­ra de dis­tin­tas con­ven­cio­nes de cien­cia fic­ción y fan­ta­sía (la más re­cien­te, la Eu­ro­con de Bar­ce­lo­na). Y, en efec­to, es­cri­to­ras co­mo Mar­ga­ret At­wood y Ur­su­la K. Le Guin pre­pa­ra­ron ha­ce años el te­rreno, ex­plo­ran­do po­lí­ti­cas re­pro­duc­ti­vas, ro­les de gé­ne­ro y re­glas de con­duc­ta se­xual al­ter­na­ti­vos, to­do ello en “inofen­si­vas” so­cie­da­des alie­ní­ge­nas o dis­tó­pi­cas. Y te­nían (mu­chas) lec­to­ras. Pe­ro aho­ra, las fans de la cien­cia fic­ción se cuen­tan por mi­llo­nes. ¿Por qué es­te au­ge? En par­te, se tra­ta del ca­pri-

cho­so la­tir de las ten­den­cias. “Es el mains­tream [cul­tu­ra de ma­sas] el que se ha acer­ca­do a no­so­tros, ¡no­so­tros no nos he­mos mo­vi­do! – di­ce Ma­cía–. Pe­ro sí, en los 80, en las con­ven­cio­nes de cien­cia fic­ción so­lo ha­bía hom­bres con bar­ba. Aho­ra, que no hu­bie­ra in­vi­ta­das se­ría inacep­ta­ble”. En par­te, se de­be a que las mu­je­res van con­quis­tan­do la cú­pu­la de Holly­wood, y eso afec­ta tan­to al ti­po de per­so­na­jes fe­me­ni­nos que se es­cri­ben co­mo a las mu­je­res que di­ri­gen (y a las que van al ci­ne, cla­ro). En 2017, Won­der Wo­man se­rá la pri­me­ra pe­lí­cu­la con más de 100 mi­llo­nes de dó­la­res de pre­su­pues­to di­ri­gi­da por una mu­jer. Y, en par­te, se de­be a que­las fans han res­pon­di­do a esos cam­bios: “Po­ner a una mu­jer al fren­te de El des­per­tar de la fuer­za es una de las mu­chas for­mas en que la fran­qui­cia ha vuel­to a abrir sus bra­zos a las mu­je­res”, di­ce Tri­cia Barr, del pod­cast fe­me­nino Fan­girls going Ro­gue.

Fans ga­lác­ti­cas

En los pa­si­llos de la Star Wars Ce­le­bra­tion de Lon­dres el cam­bio fue evi­den­te. Las mu­je­res eran el 45% del pú­bli­co y sus dis­fra­ces de­ja­ban cla­ras sus pre­fe­ren­cias. Rey (la pro­ta­go­nis­ta de la nue­va tri­lo­gía) fue el per­so­na­je es­tre­lla, pe­ro tam­bién ha­bía prin­ce­sas Leias en to­das sus ver­sio­nes –ex­cep­to la del biquini do­ra­do, que las fans ven co­mo un in­ten­to de hi­per­se­xua­li­zar al per­so­na­je–, Pad­mes, As­ho­kas, guar­dias de asal­to, pi­lo­tos, je­dis... Una Leia asiá­ti­ca se ha­cía sel­fies con su no­vio; una co­man­dan­te de la flo­ta im­pe­rial lle­va­ba a un pe­que­ño Ana­kin dor­mi­do en bra­zos; y una ma­dre pa­sea­ba con sus hi­jas, to­das dis­fra­za­das de an­droi­des con tu­tú. En un alar­de de flui­dez de gé­ne­ro es­pa­cial, ha­bía un Chew­bac­ca ro­sa, un fan dis­fra­za­do de Leia (con bar­ba) y una pa­re­ja Han/ Leia con re­ver­sión de gé­ne­ros. Los stands co­mer­cia­les es­ta­ban en con­so­nan­cia con la ma­yor pre­sen­cia fe­me­ni­na. Irre­gu­lar Choi­ce triun­fa­ba con su se­gun­da lí­nea de za­pa­tos Star Wars. “Los pre­fe­ri­dos son los stilettos con ta­cón R2D2, pe­ro tam­bién gus­tan mu­cho las bai­la­ri­nas do­ra­das C3PO”, de­cía la de­pen­dien­ta. La mar­ca ale­ma­na Mus­ter­brand pre­sen­ta­ba una lí­nea de ro­pa “se­ria” con look Star Wars (la más co­ti­za­da, la ga­bar­di­na Lady Sith) y la fir­ma Sa­le­so­ne, jo­ye­ría ga­lác­ti­ca. En la zo­na de ta­tua­jes, Cla­ra Sin­clair di­bu­ja­ba cas­cos im­pe­ria­les con flo­res y fi­li­gra­nas. La par­te ofi­cial de la con­ven­ción tam­bién cui­dó el equi­li­brio de gé­ne­ro. Las po­nen­cias fue­ron pa­ri­ta­rias. Hu­bo mu­je­res guio­nis­tas y pro­duc­to­ras. La ac­triz Gwen­do­li­ne Ch­ris­tie, maes­tra de ce­re­mo­nias en el pa­nel de Ro­gue One, en­tre­gó a Felicity Jo­nes, la pro­ta­go­nis­ta, la fi­gu­ri­ta que re­pre­sen­ta a su per­so­na­je, un cal­cu­la­do ges­to tras la in­dig­na­ción que des­per­tó en­tre las fans la au­sen­cia de Rey en el mer­chan­di­sing ofi­cial de El des­per­tar de la fuer­za. Po­de­mos caer en la ten­ta­ción de creer que la cien­cia fic­ción ha si­do siem­pre la pun­ta de lan­za del girl power, pe­ro la reali­dad es más com­ple­ja. En los 60 y 70, la se­gun­da ola del fe­mi­nis­mo lle­gó a las pan­ta­llas. La se­rie Star Trek te­nía en su re­par­to prin­ci­pal una mu­jer (la te­nien­te Uhu­ra), ne­gra por aña­di­du­ra. Alien (1979) si­gue sien­do un icono fe­mi­nis­ta. Su pro­ta­go­nis­ta (Si­gour­ney Wea­ver) era ac­ti­va y sin es­te­reo­ti­pos. De he­cho, co­mo to­dos los pa­pe­les del guión, ha­bía si­do es­cri­to pa­ra ser asig­na­do in­dis­tin­ta­men­te a un hom­bre o a una mu­jer. Y, por su­pues­to, lle­gó Leia, en la pri­me­ra tri­lo­gía Star Wars (1977). Pe­ro, por va­lien­te, de­ci­di­da y com­ple­ja que fue­ra la prin­ce­sa en­car­na­da por Ca­rrie Fis­her, siem­pre es­tu­vo muy so­la en pan­ta­lla. En las tres pe­lí­cu­las clá­si­cas so­lo ha­bía otros dos per­so­na­jes fe­me­ni­nos con nom­bre pro­pio, que ara­ña­ban, en­tre los dos, 63 se­gun­dos de diá­lo­go. Por su­pues­to, la tri­lo­gía no apro­ba­ba el fa­mo­so y fe­mi­nis­ta test de Bech­del (al con­tra­rio que Alien, por cier­to), que re­quie­re que dos per­so­na­jes fe­me­ni­nos ha­blen en­tre ellos de cual­quier co­sa que no sea un per­so­na­je mas­cu­lino. En su mo­men­to, aun así, fue un gran paso.

Won­der Wo­man es la pri­me­ra cin­ta de más de 100 mi­llo­nes que di­ri­ge una mu­jer.

Sin em­bar­go, esa olea­da de fe­mi­nis­mo sci-fi se des­hin­chó. Vi­mos al­gu­nas mu­je­res de co­ra­zón fuer­te (Sa­rah Con­nor, en Ter­mi­na­tor), pe­ro tam­bién mu­chas de­cep­cio­nes. La em­ble­má­ti­ca sa­ga Ma­trix per­mi­tió que su co­pro­ta­go­nis­ta fe­me­ni­na pa­sa­ra de gue­rre­ra a ob­je­to de­co­ra­ti­vo de in­te­rés ro­mán­ti­co. Lo mis­mo le su­ce­dió a la pro­ta­go­nis­ta de la se­gun­da tri­lo­gía de Star Wars (en­car­na­da por Na­ta­lie Port­man) y a un pu­ña­do de per­so­na­jes fe­me­ni­nos con po­ten­cial: El quin­to ele­men­to, Men in black, Gat­ta­ca, El pla­ne­ta de los si­mios...

Un fu­tu­ro por de­ci­dir

¿Se­gui­rá aho­ra la ten­den­cia fe­me­ni­na en el gé­ne­ro? El des­per­tar de la fuer­za (2015) pu­so el lis­tón al­to: con una pro­ta­go­nis­ta fuer­te y per­so­na­jes mas­cu­li­nos sen­si­bles (y ocho per­so­na­jes fe­me­ni­nos con diá­lo­go, los mis­mos que las seis an­te­rio­res jun­tas), re­cau­dó el do­ble que que La ame­na­za fan­tas­ma, la más ta­qui­lle­ra has­ta en­ton­ces. Ro­gue One, con otra mu­jer al fren­te, su­pera el test de Bech­del ya en su trái­ler. Pe­ro los gran­des cam­bios lle­van tiem­po (a día de hoy, so­lo el 30% del diá­lo­go de las gran­des pe­lí­cu­las es­tán en bo­cas fe­me­ni­nas) y las fans no las tie­nen to­das con­si­go. “En Ro­gue One so­lo hay una mu­jer –ex­pli­ca Tri­cia Barr–, que car­ga con las ex­pec­ta­ti­vas de to­das las fans; ellos tie­nen más op­cio­nes de en­con­trar un per­so­na­je que les di­ga al­go, ya que el cás­ting mas­cu­lino es muy di­ver­so”. Y ha­brá que ver la ca­li­dad (y can­ti­dad) de per­so­na­jes fe­me­ni­nos que pre­sen­tan es­tre­nos muy es­pe­ra­dos por las fans pa­ra 2017, co­mo Won­der Wo­man, Ghost in the shell o Alien: co­ve­nant. In­clu­so en una ga­la­xia muy muy le­ja­na, que­dan fron­te­ras por cru­zar.

Za­pa­to Star Wars de Irre­gu­lar Choi­ce y Dis­ney.

Da­mas de ar­mas to­mar En la otra página, Felicity Jo­nes, Jyn Erso en Ro­gue One. Arri­ba, Daisy Rid­ley co­mo Rey en El des­per­tar de la fuer­za y Char­li­ze The­ron en Mad max. Aba­jo, Gal Ga­dot en Won­der Wo­man y Ca­rrie Ann Moss en Ma­trix.

Fan power Mu­je­res y ni­ñas dis­fra­za­das de per­so­na­jes de la sa­ga en la Star Wars Ce­le­bra­tion de Lon­dres, el even­to anual pa­ra fans de la fran­qui­cia ga­lác­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.