¡Fe­liz Na­vi­dad!

J ULIA NA­VA­RRO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

OTRA NA­VI­DAD.

Al­gu­nos frun­ci­rán el ce­ño por­que las na­vi­da­des les in­co­mo­dan. Pue­do com­pren­der­lo. Cuan­do he­mos per­di­do a al­guien que­ri­do –pa­dres, hi­jos, her­ma­nos, ami­gos–, es ló­gi­co que nos asal­te la me­lan­co­lía al re­cor­dar ce­le­bra­cio­nes don­de es­ta­ban con no­so­tros. Nos pa­sa a to­dos. No es que el res­to del año no nos acor­de­mos de ellos, sino que en de­ter­mi­na­das fe­chas su au­sen­cia se nos an­to­ja más in­so­por­ta­ble. Les com­pren­do por­que, en cuan­to lle­gan las na­vi­da­des, no pue­do de­jar de pen­sar en mi ma­dre, en el con­fort que me pro­du­cía mi­rar­la mien­tras tra­ji­na­ba por la ca­sa or­ga­ni­zan­do la ce­na del 24 de di­ciem­bre, en la que nos reunía a to­da la fa­mi­lia. Así que su au­sen­cia me due­le, pe­ro aún así me si­gue gus­tan­do ce­le­brar­lo. Lo que nun­ca se me ha ocu­rri­do es arre­me­ter con­tra es­tas fiestas, ni mu­cho me­nos ins­tar a que se su­pri- man, ale­gan­do que el nues­tro es un país acon­fe­sio­nal. Me gusta la Na­vi­dad por­que son días en que to­dos en­con­tra­mos la ex­cu­sa que ne­ce­si­ta­mos para en­con­trar­nos con quie­nes nun­ca te­ne­mos tiem­po de ver, por­que el tra­ba­jo y la ru­ti­na co­ti­dia­na se van im­po­nien­do. Me gusta la Na­vi­dad por­que me de­jo con­ta­giar por la ale­gría de la gen­te, so­bre to­do por la que aflo­ra en el ros­tro de los más pe­que­ños. Me gusta la Na­vi­dad por­que pro­cu­ro re­unir en ca­sa a bue­na par­te de mi fa­mi­lia y, du­ran­te las se­ma­nas pre­vias, voy pen­san­do en qué li­bro les voy a re­ga­lar a ca­da uno (es una tra­di­ción) des­pués de ce­nar.

ESO SI, ME IRRITAN,

y mu­cho, quie­nes quie­ren dis­fra­zar­la, co­mo su­ce­de con al­gu­nos re­gi­do­res mu­ni­ci­pa­les que or­ga­ni­zan even­tos que na­da tie­nen que ver con el es­pí­ri­tu na­vi­de­ño. Aún me dan tem­blo­res cuan­do pien­so en la ri­dí­cu­la ca­bal­ga­ta de Re­yes que el pa­sa­do año or­ga­ni­zó el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid. Es más, pien­so que, si al­gún ayun­ta­mien­to cree que no tie­ne por qué or­ga­ni­zar fes­te­jos para ce­le­brar una fiesta que tie­ne un ca­riz re­li­gio­so (pe­ro tam­bién cul­tu­ral, que eso se les olvida), de­be­ría de­cir­lo e in­vi­tar a que sean las aso­cia­cio­nes ci­vi­les y la pro­pia Igle­sia quie­nes se im­pli­quen en la or­ga­ni­za­ción. Lo que su­ce­de es que los ayun­ta­mien­tos te­men dis­gus­tar a bue­na par­te de sus vo­tan­tes y al­gu­nas cor­po­ra­cio­nes op­tan por or­ga­ni­zar fes­te­jos ri­dícu­los y mul­ti­cul­tu­ra­les que no tie­nen nin­gún sen­ti­do y que son par­te del “bue­nis­mo” ton­to­rrón que es­tá tan de mo­da. De ma­ne­ra que me van a per­mi­tir que reivin­di­que la Na­vi­dad; esa Na­vi­dad que me de­vuel­ve a los me­jo­res días de mi in­fan­cia y que me ha­ce fe­liz rein­ven­tar para los pe­que­ños de la ca­sa. Es­toy es­pe­ran­do a Maia para po­ner el Na­ci­mien­to y a Mateo para que me ayu­de con el ár­bol. Y cuan­do el 24 es­te con mi fa­mi­lia ce­nan­do, brin­da­ré en si­len­cio por mi abue­lo Je­ró­ni­mo y mi abue­la Te­re­sa, por mi ma­dre, por al­gu­nos de mis tíos que ya no es­tán, por­que to­dos lle­na­ron mi in­fan­cia, mi ado­les­cen­cia y mi ju­ven­tud de na­vi­da­des inol­vi­da­bles. Así que... ¡Fe­liz Na­vi­dad!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.