Las cla­ves

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

Hay que dar­se tiem­po para amar a los hi­jos del otro. Una nue­va fa­mi­lia siem­pre se crea a fue­go len­to. No con­vie­ne fa­bri­car ex­pec­ta­ti­vas po­co rea­lis­tas ni creer que los ni­ños se adap­ta­rán pron­to a ti. No es así: cuan­to ma­yo­res sean, más tiem­po ne­ce­si­ta­rán. Los hi­jos de tu pa­re­ja pue­den te­ner la fan­ta­sía, so­bre to­do si son pe­que­ños, de que sus pa­dres vol­ve­rán a es­tar jun­tos. Cuan­do se den cuen­ta de que no va a ser así, pue­de que in­cons­cien­te­men­te te ha­gan res­pon­sa­ble de su rup­tu­ra y des­víen ha­cia ti la hos­ti­li­dad que, en prin­ci­pio, iba di­ri­gi­da a ellos. Ten­drás que es­pe­rar a que se re­suel­va su ma­les­tar: pa­sa­rá cuan­do estén se­gu­ros de que no van a per­der a nin­guno de los dos. En­ton­ces sur­gi­rá un amor tran­qui­lo. Con­vie­ne con­tro­lar el de­seo de ser ama­das: el mie­do a de­cep­cio­nar a la pa­re­ja im­pi­de a ve­ces po­ner a sus hi­jos los lí­mi­tes pre­ci­sos. Las ta­reas do­més­ti­cas pue­den con­ver­tir­se en un cam­po de ba­ta­lla has­ta que no se asu­men co­mo in­te­gran­tes de la nue­va fa­mi­lia. Mien­tras no acep­ten tu lu­gar jun­to a su pa­dre, pue­den in­ten­tar im­po­ner su or­den y ri­va­li­zar con­ti­go. Es una for­ma de de­cir­te que es­tán en su ca­sa y no en la tuya. Pa­cien­cia es una pa­la­bra cla­ve para afron­tar los con­flic­tos emo­cio­na­les con los que al­guien se aca­ba en­fren­tan­do al or­ga­ni­zar un la­zo afec­ti­vo con el hi­jo o la hi­ja de su pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.