El maes­tro y la COS­TU­RE­RA

Des­de que en 1955 en­tró en Cha­nel co­mo ayu­dan­te, Ani­ta Brey ha prac­ti­ca­do la cos­tu­ra co­mo un sa­cer­do­cio y ha tra­ba­ja­do du­ran­te más de 40 años al la­do de Karl La­ger­feld. To­da una vi­da co­gi­da con al­fi­le­res. Por Sa­bi­ne Mai­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vidas Privadas -

Karl La­ger­feld es un hom­bre fiel. A las ca­sas en las que di­ri­ge la crea­ción (Fen­di des­de 1965, Cha­nel des­de 1983 y su mar­ca ho­mó­ni­ma, lan­za­da en 1984) y tam­bién a sus equi­pos. Ani­ta Briey for­ma par­te del es­tre­cho círcu­lo de co­la­bo­ra­do­res que le han ayu­da­do a cons­truir su obra, pun­ta­da a pun­ta­da. “Co­noz­co a Karl des­de ha­ce 50 años”, di­ce es­ta da­ma im­pe­ca­ble­men­te ves­ti­da con pren­das que se co­se ella mis­ma. Des­de 1966 has­ta 2009, ha tra­ba­ja­do de tú a tú con el mo­dis­to en el se­cre­to de los su­ce­si­vos ate­liers a los que le ha se­gui­do. Pe­ro la his­to­ria de es­ta mu­jer con la mo­da co­men­zó mu­cho an­tes y fue, pre­ci­sa­men­te, en Cha­nel, ba­jo la ba­tu­ta de Co­co. De ni­ña, Ani­ta so­ña­ba con la al­ta cos­tu­ra en Bor­go­ña, le­yen­do Mo­des & Tra­vaux o Ci­né­mo­de (“Vo­gue era ma­ra­vi­llo­so, pe­ro de­ma­sia­do ca­ro”, cuen­ta). Ob­ser­va­ba a su ma­dre y a su tía co­ser en una máquina de pe­dal y se sen­tía trans­por­ta­da por el rui­do y por el mo­vi­mien­to de esas mu­je­res. A los 16 años, se fue a Pa­rís: “Yo que­ría tra­ba­jar con Ja­ques Fath. So­lía ves­tir a mis mu­ñe­cas co­mo sus mo­de­los, con la te­la que en­con­tra­ba…”. No hu­bo opor­tu­ni­dad por­que Fath aca­ba­ba de mo­rir. Ani­ta se pa­sea­ba, pues, por la ciu­dad in­men­sa y des­co­no­ci­da cuan­do, por azar, re­pa­ró en el car­tel de Cha­nel. Ofre­ció sus ser­vi­cios y la con­tra­ta­ron in­me­dia­ta­men­te. “El je­fe, mon­sieur An­dré, era un bo­na­chón en­can­ta­dor. Empecé el 16 de agos­to de 1955 y es­tu­ve allí du­ran­te 10 años…”. Una épo­ca inol­vi­da­ble, en la que los sue­ños se iban ha­cien­do reali­dad, con una Co­co Cha­nel que son­reía po­co, pe­ro fas­ci­na­ba siem­pre. “Ella lle­ga­ba to­dos los días del Ritz, después de co­mer. Las de­pen­dien­tas va­po­ri­za­ban Cha­nel Nº5 en el ves­tí­bu­lo pa­ra re­ci­bir­la”.

Co­co y Wa­llis

El prêt-à-por­ter no exis­tía to­da­vía. De lu­nes a vier­nes, se or­ga­ni­za­ban des­fi­les de al­ta cos­tu­ra en los sa­lo­nes de la Ca­lle Cam­bon, 31, con cin­co mo­de­los de prue­bas con­tra­ta­das to­do el año. “A las tres de la tar­de, por ejem­plo, lle­ga­ba Wa­llis Sim­pson [du­que­sa de Wind­sor]. Se lla­ma­ba en­ton­ces a tres chi­cas, en­tre ellas yo, pa­ra ves­tir a las mo­de­los, to­das pro­ce­den­tes de la aris­to­cra­cia, que des­fi­la­ban con su car­tel nu­me­ra­do y en un si­len­cio re­li­gio­so. Yo me es­con­día de­trás de los biom-

bos la­ca­dos de Co­ro­man­del pa­ra mi­rar a tra­vés de las ren­di­jas”. Des­de es­te pues­to de ob­ser­va­ción, Ani­ta en­tre­veía a la no­ble­za y a la aris­to­cra­cia del cine: Jean­ne Mo­reau, Romy Sch­nei­der, Anouk Ai­mée, Sop­hia Lo­ren… Pa­ra crear sus pren­das me­mo­ra­bles, la fa­mo­sa cha­que­ta, sus blu­sas ex­qui­si­tas, Co­co Cha­nel no di­bu­ja­ba. No es­bo­zó nin­gún bo­ce­to. Ella ele­gía las te­las, siem­pre sun­tuo­sas, tweed de Es­co­cia, se­da fi­na, que dra­pea­ba so­bre la mo­de­lo, y lue­go, in­tui­ti­va­men­te, da­ba la cla­ve al je­fe de ta­lles: “Quie­ro vo­lan­tes aquí, un cue­llo redondo con un ga­lón…”. Los sá­ba­dos, Ani­ta iba a bai­lar. “Me co­sí mi pro­pio ves­tua­rio. No era cues­tión de sa­lir siem­pre con el mis­mo ves­ti­do. ¡Si hu­bie­ra re­ci­bi­do una mo­ne­da ca­da vez que he cla­va­do mi agu­ja, ca­da vez que la “em­pu­jé pa­ra ver la pun­ta”, co­mo nos so­lían de­cir, hoy se­ría ri­ca!”. Ani­ta tie­ne ese len­gua­je de los ta­lle­res apren­di­do des­de la ado­les­cen­cia (co­mo la fa­mo­sa fra­se de “caer co­mo una mier­da des­de el sex­to pi­so”, pa­ra evo­car la caí­da per­fec­ta de un ves­ti­do, que Karl La­ger­feld pro­nun­cia al me­nos una vez al día). Te­nía 17 años cuan­do ma­da­me Cons­tan­ce, que la for­mó, le pi­dió al je­fe del ta­ller que le con­fia­ra una pie­za, una pren­da que pu­die­ra rea­li­zar ella so­la de prin­ci­pio a fin. “¡Yo es­ta­ba tan or­gu­llo­sa! Era un abri­go que la ba­ro­ne­sa de Roths­child de­bía lle­var pa­ra el premio del Ar­co del Triun­fo, en el que co­rría su ca­ba­llo. Un abri­go ver­de oli­va de la­na y cue­llo de vi­són. Pe­ro me­tí la pa­ta. Cor­té el pe­lo de vi­són al­re­de­dor de un cor­che­te. ¡Qué dra­ma! Mon­sieur An­dré, que siem­pre me elo­gia­ba con dul­zu­ra me sol­tó: “Eres tan es­tú­pi­da co­mo las otras”. Yo ad­mi­ra­ba tan­to a ese hom­bre... Im­po­si­ble ol­vi­dar aque­lla he­ri­da”. Son­ríe,

“Co­co son­reía po­co, pe­ro fas­ci­na­ba siem­pre. A su pa­so ro­cia­ban Cha­nel Nº 5”.

pe­ro to­da­vía con ojos bri­llan­tes. El error fue re­pa­ra­do y la ba­ro­ne­sa pu­do lle­var su abri­go pa­ra aplau­dir a su ca­ba­llo, ven­ce­dor del premio. Ani­ta, nos­tál­gi­ca, con­ser­va la fo­to del even­to, pu­bli­ca­da en las re­vis­tas. Pe­ro na­da es eterno. Una ma­ña­na, mon­sieur An­dré fue des­pe­di­do por Co­co. Y al­gu­nos me­ses más tar­de Ani­ta fue con­tra­ta­da por Jac­ques Le­noir, que ha­bía oí­do ha­blar de ella, de sus de­dos de ha­da (“mi ra­pi­dez”, di­ce ella), pa­ra un pues­to de di­se­ña­do­ra en Ch­loé, en la ca­lle La­boé­tie. En la casa aca­ba­ban de nom­brar a un nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo. Se lla­ma­ba Karl La­ger­feld. “Era muy guapo e im­pre­sio­nan­te. Me acuer­do de su bar­ba, su mo­nócu­lo, su ca­pa…y esa for­ma de ha­blar tan rá­pi­da. Des­cu­brí sus bo­ce­tos ma­ra­vi­lla­da, por­que no los ha­bía vis­to en mi vi­da”. Karl era ex­qui­si­to, lle­va­ba tar­tas de ce­re­zas y siem­pre te­nía una pa­la­bra ama­ble. Era el año 1966 y el prêt-à-por­ter im­po­nía su ley. Ch­loé era una fir­ma nue­va y las mu­je­res se vol­vían lo­cas por su mo­da au­daz, los bor­da­dos, la se­da pin­ta­da que cam­bia­ban las mi­ni­fal­das fu­tu­ris­tas de Cou­rrè­ges. Después de ma­yo de 1968, Ani­ta fue ele­gi­da co­mo se­gun­da de la je­fa de ta­ller. “La fe­li­ci­dad du­ran­te 15 años. Y en­ton­ces, en 1983, Cha­nel lla­mó a Karl. Yo es­pe­ra­ba en si­len­cio a que me pi­die­ra re­unir­me con él: so­ña­ba con vol­ver a Cha­nel, es cier­to”. Pe­ro eso no su­ce­dió. El año si­guien­te, cuan­do Karl con­vo­ca a Ani­ta, no se tra­ta­ba de Cha­nel. Ha­bía mon­ta­do su pro­pia fir­ma, que lle­va­ba su nom­bre, y le con­fia­ba las rien­das del ta­ller. Con Brey, él que­ría in­ven­tar co­sas, ex­pe­ri­men­tar, y ese ta­ller si­tua­do so­bre los Cam­pos Elí­seos se con­vir­tió en un for­mi­da­ble la­bo­ra­to­rio crea­ti­vo. Ani­ta era la je­fa. Que­ri­da y res­pe­ta­da, di­ri­gía su pe­que­ño mun­do con ca­ri­ño y una so­la re­gla: “Reíd lo que que­ráis, pe­ro sin que los de­dos de­jen de avan­zar”.

Tar­ta y can­cio­nes

Ca­da día, se le­van­ta­ba a las cua­tro de la ma­ña­na, me­tía una tar­ta en el horno y la com­par­tía a la ho­ra del pos­tre. Después de la co­mi­da, siem­pre en el ta­ller, se sa­ca­ba la car­pe­ta de can­cio­nes y se for­ma­ba un di­ver­ti­do co­ro. No se con­ta­ban las ho­ras, las jornadas co­men­za­ban muy pron­to y ter­mi­na­ban tar­de. “He­mos lle­ga­do a es­tar real­men­te ex­te­nua­dos. Pe­ro Karl es un ma­go, cuan­do él apa­re­ce es un hu­ra­cán de ener­gía”. Aque­llos fue­ron años felices y po­de­ro­sa­men­te crea­ti­vos. Ha­bía ve­ces en las que a Ani­ta no era ca­paz de rea­li­zar las proezas téc­ni­cas que él le con­fia­ba. En­ton­ces, tran­qui­la­men­te, el crea­dor co­gía la te­la y le mos­tra­ba có­mo ha­cer­lo. “Karl ha si­do van­guar­dis­ta en to­do. Ha sa­bi­do re­su­ci­tar la fir­ma Cha­nel man­te­nien­do los va­lo­res fa­ro de la mai­son. Siem­pre ha si­do un ge­nio”. A fi­na­les de los 80, la fir­ma La­ger­feld em­pe­zó a tra­ba­jar con mo­de­los que ya no eran aris­tó­cra­tas fran­ce­sas sino chi­cas de to­dos los rin­co­nes del mun­do y que eran, au­to­má­ti­ca­men­te, pro­pul­sa­das al es­tre­lla­to. Pe­ro Ani­ta era muy crí­ti­ca: “Una vez le di­je a Nao­mi Camp­bell que te­nía los mus­los gor­dos… ¿Ka­te Moss? ¡Era un ta­pon­ci­to! A mí me en­can­ta­ba Nu­bia, una mo­de­lo ve­ne­zo­la­na que tra­ba­jó mu­cho con no­so­tros”. En 1997, Karl le anun­ció a Ani­ta que ha­bía ro­to el con­tra­to que le vin­cu­la­ba con sus fi­nan­cie­ros y que iba a abrir una boutique con­cep­tual, La­ger­feld Ga­llery. Una vez más, la aven­tu­ra fue fa­bu­lo­sa. Se uti­li­za­ron los te­ji­dos más be­llos, los ma­te­ria­les más ra­ros, el lu­jo en es­ta­do pu­ro. Pe­ro fue la co­la­bo­ra­ción con la mar­ca sue­ca H&M, en 2004, la que mar­có un nue­vo pun­to de in­fle­xión. El éxi­to fue tal que el mo­dis­to di­jo que el fu­tu­ro con­sis­tía en una mar­ca ac­ce­si­ble: Karl. Un úl­ti­mo desafío pa­ra Ani­ta, que se ju­bi­ló fi­nal­men­te en 2009. Des­de en­ton­ces, disfruta del tiem­po jun­to a Al­bert, su ma­ri­do “ado­ra­ble” que la iba a bus­car en ple­na no­che a los Cam­pos Elí­seos, después del tra­ba­jo. Y asis­te a los des­fi­les de Cha­nel, tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da, con emo­ción. “Ca­da ma­ña­na, a las nue­ve, mi­ro el re­loj y pien­so en las chi­cas que es­ta­rán lle­gan­do al ta­ller”. La mo­de­lo Au­drey Mar­nay, que po­só pa­ra Karl ha­ce ca­si 20 años, en­tra en el res­tau­ran­te en el que lle­va­mos char­lan­do ya un buen ra­to. Ve a Ani­ta y se echa en sus bra­zos. Ella per­te­ne­ce al co­lec­ti­vo de ta­len­tos que no fi­gu­ran en nin­gu­na en­ci­clo­pe­dia de la mo­da, pe­ro han re­vo­lu­cio­na­do los ana­les del es­ti­lo, a su ma­ne­ra. Esas otras Ani­ta, des­co­no­ci­das, a quien la mo­da de­be tan­to.

“Karl es un ma­go, cuan­do él apa­re­ce es co­mo un hu­ra­cán de ener­gía”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.