“EN ES­TE PAÍS…”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tercera Vuelta - PALOMA BRA­VO, pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra

Pa­blo, ese em­pren­de­dor so­bre­ve­ni­do con el que vi­vo (de­jó su tra­ba­jo en oc­tu­bre pa­ra per­se­guir su sue­ño, un sue­ño que le tie­ne que dar de co­mer) odia una ex­pre­sión muy fre­cuen­te: “En es­te país...”. “En es­te país no se lee. En es­te país so­lo hay in­cul­tos. En es­te país to­dos son co­rrup­tos...”. Acu­san al país en ge­ne­ral, siem­pre con la na­riz arru­ga­da, los peo­res pe­ca­do­res. Tie­ne ra­zón. No se pue­de ni se de­be ge­ne­ra­li­zar, que en es­te país, co­mo en to­dos los del mun­do, se da lo me­jor y lo peor del ser hu­mano. Tan­to se lee a Cor­tá­zar co­mo que se ve Sál­va­me.

El ca­so es que a prin­ci­pios de no­viem­bre Pa­blo lle­gó una no­che a casa ca­ria­con­te­ci­do y me dió un va­so del Star­bucks, rojo y lleno de co­pos de nie­ve, na­vi­de­ño pe­ro lai­co. –¡Mi­ra…! –me di­jo al bor­de del llan­to. –¿Me traes un va­so va­cío? –Mi­ra bien... Es la pri­me­ra se­ma­na de no­viem­bre y ya es Na­vi­dad en Star­bucks, mu­cho an­tes que en El Cor­te In­glés. –Bien­ve­ni­do a la glo­ba­li­za­ción, mi vi­da. De Ha­llo­ween a Na­vi­dad y ti­ro por­que me to­ca gas­tar. –No lo en­tien­des... –y sus­pi­ró– Que en es­te país, en ma­yo te di­cen que, ya si eso, después del ve­rano, y en no­viem­bre, que ya si eso después de Na­vi­dad.

Soy pe­lín gan­sa y un po­co in­fan­til, así que me en­tró la ri­sa: “¡Has di­cho “en es­te país”! Tú, mi cas­ca­rra­bias fa­vo­ri­to, has di­cho “en es­te país”. A Pa­blo, mi ri­sa no le hi­zo gra­cia: “¿Pue­des pa­rar? Pa­ra”. Pa­ré. Y en­ton­ces me lo ex­pli­có: ha­bía te­ni­do ese día tres reunio­nes con po­si­bles in­ver­so­res, y en to­das al­guien ha­bía pro­nun­cia­do esa fra­se tan con­tra­dic­to­ria y tan irri­tan­te. “Tu pro­yec­to es apa­sio­nan­te. Nos en­can­ta y lo va­mos a mi­rar con en­tu­sias­mo, pe­ro (y de­jan so­nar el pe­ro, co­mo un vi­llan­ci­co), pe­ro ya te con­tes­ta­mos a la vuel­ta de Na­vi­dad”.

Pa­blo sol­tó un ta­co. “Ex­plí­ca­me­lo. La Na­vi­dad cae en do­min­go. ¿De­ja la gen­te de pen­sar en­tre no­viem­bre y enero? ¿Anu­la el tu­rrón la in­te­li­gen­cia?”. En vez de con­tes­tar­le, lle­né el va­so del Star­bucks de hie­lo, un po­qui­to de vod­ka y mu­cha tó­ni­ca, se lo di y le ayu­dé a be­ber­lo rá­pi­do, an­tes de que el frío des­hi­cie­ra el car­tón. –Pa­blo, ¿ne­ce­si­tas di­ne­ro?. –No, ten­go su­fi­cien­te pa­ra una Na­vi­dad sin cam­bios. En fe­bre­ro ya... –En fe­bre­ro, ha­bla­mos, que “en es­te país” so­mos va­lien­tes y en es­ta casa nos que­re­mos.

Esa mis­ma no­che, pri­me­ra se­ma­na de no­viem­bre, sa­ca­mos el ár­bol del tras­te­ro y pu­si­mos el va­so del Star­bucks co­mo es­tre­lla. Les ex­pli­ca­mos a los ni­ños que era una pi­ja­da co­ol­tu­re­ta, lo úl­ti­mo en las startups de los ba­rrios gen­tri­fi­ca­dos... Pa­blo y yo a ve­ces uti­li­za­mos bar­ba­ris­mos pa­ra con­fir­mar que nues­tros hi­jos no nos es­cu­chan. Erra­mos. “¿Gen­tri­fi­ca­do?”, pre­gun­tó mi hi­jo. “Sig­ni­fi­ca que...”. La hija de Pa­blo se lo ex­pli­có, lla­mó a su her­mano y los tres nos ayu­da­ron a de­co­rar el ár­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.