LA CIU­DAD DE LAS ES­TRE­LLAS QUÉ BE­LLO es bai­lar!

Ha de­ja­do sin ha­bla a crí­ti­ca y pú­bli­co en los fes­ti­va­les y las no­mi­na­cio­nes a los Glo­bos de Oro. Este ro­da­do al vie­jo es­ti­lo acor­ta dis­tan­cias con los a pa­so de jazz... y se es­tre­na por fin en Es­pa­ña. Ro­sa Gil

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Hay De Nuevo -

Por

OP­ri­me­ra es­ce­na: un atas­co es­tre­san­te en la au­to­pis­ta. Los con­duc­to­res, abu­rri­dos, sa­len de sus co­ches y... em­pie­zan a bai­lar en per­fec­ta y com­ple­jí­si­ma co­reo­gra­fía. La pe­lí­cu­la es ac­tual; el es­ti­lo, digno de West Si­de Story o Can­tan­do ba­jo la llu­via. Y esa com­bi­na­ción en­tre có­di­gos ac­tua­les y mu­si­ca­les vintage es la fór­mu­la se­cre­ta del éxi­to de La ciu­dad de las es­tre­llas (La la land), una pe­lí­cu­la a la que es ne­ce­sa­rio acu­dir con el co­ra­zón pu­ro y el ci­nis­mo en mo­do si­len­cio. Tal vez por ese sa­bor al Holly­wood do­ra­do, la his­to­ria de amor de la as­pi­ran­te a ac­triz Mia y el mú­si­co de jazz Seb (una Em­ma Sto­ne y un Ryan Gos­ling to­ca­dos por un án­gel) ha lle­ga­do al co­ra­zón de los crí­ti­cos más du­ros de la in­dus­tria. Y las gra­cias hay que dár­se­las a su di­rec­tor, Da­mien Cha­ze­lle, que ya nos en­can­di­ló a tra­vés de la mú­si­ca, en un tono mu­cho mas lú­gu­bre, con Whi­plash. Des­pués de triun­far en el cir­cui­to de los fes­ti­va­les (Pre­mio del Pú­bli­co en To­ron­to; me­jor ac­triz en Ve­ne­cia, don­de fue pe­lí­cu­la inau­gu­ral) y de li­de­rar las no­mi­na­cio­nes a los Glo­bos de Oro, el 13 de enero se es­tre­na por fin pa­ra que el gran pú­bli­co pue­da dis­fru­tar (y juz­gar). En fe­bre­ro, en la ce­re­mo­nia de los Os­car, sa­bre­mos si la luz y la pa­sión de este mu­si­cal tie­ne más fuer­za que dra­mas de la al­tu­ra de Man­ches­ter fren­te al mar, Lion o Has­ta el úl­ti­mo hom­bre, to­dos ellos con op­cio­nes a ha­cer­se con va­rias es­ta­tui­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.