MRS. HY­DE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

Siem­pre he si­do ca­paz de se­pa­rar el amor del se­xo”.

En efec­to: Vir­gi­nia John­son es un per­so­na­je muy po­de­ro­so por­que, en ple­nos años 50 y 60, es ca­paz de dis­fru­tar de los or­gas­mos sin in­vo­lu­crar­se sen­ti­men­tal­men­te con el cuer­po que se los pro­vo­ca. No es­toy na­da se­gu­ro, en cam­bio, de que pue­da se­pa­rar el amor del deseo. Del deseo de po­der. Por­que si al­go he­mos apren­di­do du­ran­te es­tas ex­tra­or­di­na­rias cua­tro tem­po­ra­das es que su enamo­ra­mien­to del doc­tor Mas­ters es (ejem) ins­tru­men­tal. Pa­ra ella su maes­tro, su aman­te, su –fi­nal­men­te– ma­ri­do es (per­dón) co­mo un vi­bra­dor: el úni­co que pue­de dar­le esos or­gas­mos de la men­te y del re­co­no­ci­mien­to que eclip­san los otros, me­cá­ni­ca, su­dor y tris­tes pul­sa­cio­nes por mi­nu­to. Al prin­ci­pio, Vir­gi­nia es una ma­dre soltera po­lí­ga­ma y adic­ta al tra­ba­jo que se pro­po­ne con­quis­tar a Bill Mas­ters. Lo con­si­gue. Pri­me­ro co­mo asis­ten­te de sus in­ves­ti­ga­cio­nes, que tra­tan de cuan­ti­fi­car, me­dir, en­con­trar pa­tro­nes en las ca­ri­cias, las erec­cio­nes y los flui­dos. Muy pron­to, co­mo coau­to­ra de unos tra­ba­jos im­por­tan­tí­si­mos en la his­to­ria de las cien­cias del cuer­po. Re­vo­lu­cio­na­rios en una épo­ca de re­vo­lu­cio­nes, Mas­ters y John­son se­llan unos pac­tos tan fuer­tes que aca­ban por ex­cluir a los hi­jos de ca­da cual, a sus ami­gos y men­to­res, a na­die que no sean ellos mis­mos. La prin­ci­pal dam­ni­fi­ca­da re­sul­ta ser Libby Mas­ters –ru­bia y be­lla–, que du­ran­te años con­sien­te en ser el ter­cer vér­ti­ce del trián­gu­lo, has­ta que con­si­gue sa­lir del ato­lla­de­ro, li­be­rar­se, con­ver­tir­se en el gran per­so­na­je lu­mi­no­so de los úl­ti­mos ca­pí­tu­los de la se­rie. Ca­da vez más os­cu­ra, ca­da vez más re­tor­ci­da, en cam­bio, Vir­gi­nia –la mo­re­na Vir­gi­nia– con­si­gue in­fil­trar­se en lo más

Ohon­do de la mé­du­la de Bill. Pe­se a los es­fuer­zos de él, que in­clu­so asis­te a reunio­nes de te­ra­pia pa­ra des­in­to­xi­car­se, Vir­gi­nia se vuel­ve epi­de­mia y per­fo­ra­do­ra, pe­ne­tra en to­dos sus po­ros, por to­das su capas, has­ta po­seer­lo ab­so­lu­ta­men­te. Él es un mons­truo. Pe­ro ella no so­lo lo­gra po­ner­se a su al­tu­ra, sino que lo aca­ba su­peran­do. Es ca­paz de cual­quier co­sa por ser re­co­no­ci­da. So­lo el fin de la se­rie ha po­di­do evi­tar que la vea­mos en­car­nar a un per­so­na­je a la al­tu­ra (o la ba­je­za) mo­ral de Lady Mac­beth, Cer­sei Lan­nis­ter o Clai­re Un­der­wood. Aun­que per­te­nez­ca a su mis­mo li­na­je, la re­cor­da­re­mos co­mo al­guien me­jor que ellas, gra­cias a la opor­tu­na (aun­que tan odio­sa) can­ce­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.