Eduard

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonistas -

ira, mi­ra es­ta fo­to de ha­ce 10 años”, di­ce Eduard mos­tran­do una ima­gen del móvil en la que apa­re­ce jun­to a una ni­ña en el ro­da­je de Fic­ció, la his­to­ria de amor im­po­si­ble del di­rec­tor Cesc Gay en la que Gre­ta de­bu­tó en el ci­ne dan­do vida, có­mo no, a su hi­ja. Con la mis­ma son­ri­sa or­gu­llo­sa que lu­ci­ría cual­quier pa­dre pre­su­mien­do de ni­ña en la fun­ción del co­le­gio. Pe­ro mul­ti­pli­ca­da por dos. Por­que es­ta­mos ha­blan­do de Eduard Fer­nán­dez, de 52 años, uno de los me­jo­res ac­to­res de la his­to­ria del ci­ne es­pa­ñol; in­tér­pre­te en más de 30 pe­lí­cu­las, no­mi­na­do a los pre­mios Go­ya en nue­ve oca­sio­nes y ga­na­dor de dos (de mo­men­to). Y de su úni­ca hi­ja, Gre­ta, de 21, que ha se­gui­do sus pa­sos ca­si sin dar­se cuen­ta y tie­ne la eti­que­ta de jo­ven pro­me­sa. Lo de Gre­ta no vie­ne de la Gar­bo –“¡Qué va!; fue­ron su ma­dre, Es­me­ral­da, y mi her­ma­na Su­sa­na, que se em­pe­ña­ron”, ex­pli­ca Eduard–, pe­ro pu­do ser al­go pre­mo­ni­to­rio. “No es­ta­ba pla­nea­do, pe­ro pa­ra de­di­car­se a es­to, con un ape­lli­do co­mo Fer­nán­dez, es­tá muy bien te­ner un nom­bre especial”, ad­mi­te Gre­ta. Pro­ba­ble­men­te de la con­ti­nui­dad de la sa­ga ha­ya que “cul­par” a la ge­né­ti­ca. Los in­con­fun­di­bles ojos ras­ga­dos y pro­fun­dos de Eduard, de se­duc­tor irre­den­to, pe­rro apa­lea­do o co­rrup­to sin es­crú­pu­los –lo que se pro­pon­ga–, los ha he­re­da­do su hi­ja. Una res­pon­sa­bi­li­dad pe­ro tam­bién un re­ga­lo que se­ría un cri­men des­apro­ve­char. “Cuan­do la mi­ro no so­lo veo mis ojos, sino mi mi­ra­da –re­co­no­ce Eduard–. Y a la ho­ra de in­ter­pre­tar, aho­ra que aca­ba de de­bu­tar en el tea­tro, me ha sor­pren­di­do que tam­bién tie­ne una na­tu­ra­li­dad bru­tal. Pen­sé que me iba a emo­cio­nar co­mo una abue­la y que ella iba a es­tar ner­vio­sí­si­ma pe­ro no ha si­do así, ¿ver­dad Gre­ta?”. Fer­nán­dez no es de los que se pro­di­ga más allá de lo que le exi­ge la pro­mo­ción de su tra­ba­jo, pe­ro po­sa fe­liz con su hi­ja y no du­da en de­cla­rar­le su amor in­con­di­cio­nal en voz al­ta. “Se lo digo a me­nu­do y es ver­dad: “Mu­chas gra­cias por de­jar­me asis­tir a tu cre­ci­mien­to, lo más bo­ni­to que me ocu­rre y me ocu­rri­rá ja­más”. Te­ne­mos una co­ne­xión tre­men­da y nos com­pe­ne­tra­mos a un ni­vel muy pro­fun­do. Ella tie­ne su pro­pia per­so­na­li­dad, pe­ro ve­mos mu­chas co­sas de la mis­ma ma­ne­ra”. Gre­ta fue una ni­ña muy desea­da que se hi­zo es­pe­rar. “Fue un mi­la­gro. Mi mu­jer, ex­mu­jer aho­ra, no po­día te­ner hi­jos. Pe­ro ella, que es así –afir­ma Eduard dan­do gol­pes en la me­sa– pro­bó de to­do: ma­cro­bió­ti­ca, acu­pun­tu­ra, yo­ga… Con ro­tun­di­dad, co­mo es Es­me­ral­da, al­go muy lin­do en ella. Pe­ro ya cuan­do ha­bía­mos de­ci­di­do re­cu­rrir a la fe­cun­da­ción in vi­tro, apa­re­ció ella… Di­cen que es por­que te re­la­jas, pe­ro lue­go ya es­tá­ba­mos muy re­la­ja­dos y no lle­gó nin­guno más. Hu­bie­ra es­ta­do bien te­ner otro hi­jo, pe­ro no pa­sa na­da, ya éra­mos fe­li­ces”. “A mí tam­bién me hu­bie­ra gus­ta­do te­ner

“Cuan­do la mi­ro no so­lo veo mis ojos, sino mi mi­ra­da. Tie­ne una na­tu­ra­li­dad bru­tal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.