Na­dia Ne­rea, la his­to­ria más TRIS­TE

Los pa­dres de es­ta ni­ña han con­ver­ti­do su en­fer­me­dad ra­ra en un ne­go­cio. ¿Qué le su­ce­de a un pa­dre pa­ra usar a su hi­ja co­mo un ob­je­to? ¿Qué le pa­sa a una ma­dre pa­ra no pro­te­ger­la?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Psicoactualidad -

Des­de que se des­cu­brió la tris­te his­to­ria de Na­dia Ne­rea, la ni­ña de 11 años con una en­fer­me­dad ra­ra a la que sus pa­dres uti­li­za­ban pa­ra vi­vir a to­do tren, los da­tos que han ido apa­re­cien­do son ca­da vez más sór­di­dos. El pa­dre, Fer­nan­do Blan­co, ha­bía si­do con­de­na­do a pri­sión por es­ta­fa an­tes de que Na­dia na­cie­ra. Des­pués, su­po ser­vir­se de la en­fer­me­dad de su hi­ja, tri­co­tio­dis­tro­fia, pa­ra se­guir es­ta­fan­do. ¿Qué ha­bría si­do de Na­dia cuan­do ya no les sir­vie­ra pa­ra re­cau­dar di­ne­ro? La ley ha in­ter­ve­ni­do pa­ra pro­te­ger a la pe­que­ña, que es­ta­ba en ma­nos de unos pro­ge­ni­to­res sin una ley éti­ca pa­ra cui­dar­la. Na­dia Ne­rea ha si­do usa­da des­de los tres años por sus pa­dres co­mo un ob­je­to en ven­ta, pa­ra re­cau­dar fon­dos que su­pues­ta­men­te pro­lon­ga­ban su es­pe­ran­za de vi­da. Lle­ga­ron, que se sepa, a re­unir un mi­llón de eu­ros. Pu­die­ron ser más, ya que mu­chas can­ti­da­des se las da­ban en mano al pa­dre. Las can­ti­da­des real­men­te jus­ti­fi­ca­das en tra­ta­mien­tos pa­ra la ni­ña ron­dan los 2.000 €. En­tre­tan­to, los pa­dres se ro­dea­ron de co­ches de lu­jo, jo­yas y men­ti­ras, pa­ra dar pe­na con la en­fer­me­dad de su hi­ja y ha­cer ne­go­cio con la com­pa­sión de la gen­te, que so­li­da- ria­men­te res­pon­día pa­ra sal­var la vi­da de una ni­ña. Es­tos he­chos nos es­tre­me­cen y se abren pre­gun­tas, pues cues­ta en­ten­der por qué ac­túan así unos pa­dres. ¿Có­mo es po­si­ble uti­li­zar de esa ma­ne­ra a una ni­ña? ¿Có­mo al­guien pue­den lu­crar­se a cos­ta de la en­fer­me­dad de su hi­ja? El juez que ins­tru­ye el ca­so pi­dió el cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to de la pe­que­ña des­pués de que el pa­dre ma­ni­fes­ta­ra en el in­te­rro­ga­to­rio que la que­ría co­mo “si fue­ra mi hi­ja”. Con las ca­rac­te­rís­ti­cas psi­co­pá­ti­cas de Fer­nan­do Blan­co, cues­ta creer que se le es­ca­pa­ra la fra­se; es pro­ba­ble que la di­je­ra pa­ra sem­brar más du­das. Pe­ro sí se le es­ca­pó sin pre­me­di­ta­ción, es la úni­ca ver­dad que ha di­cho en re­la­ción a Na­dia, por­que un pa­dre que ac­túa co­mo él no sa­be qué es te­ner un hi­jo. Más bien po­see un ob­je­to pa­ra su pro­pio be­ne­fi­cio. Sus ne­ce­si­da­des es­tán por en­ci­ma de las de su hi­ja y eso no es ser pa­dre, es ac­tuar co­mo si lo fue­ra, re­pre­sen­tar un pa­pel, pe­ro no ejer­cer­lo. Sin em­bar­go, el cer­ti­fi­ca­do con­fir­mó que Blan­co es el pa­dre bio­ló­gi­co de Na­dia.

Men­ti­ra so­bre men­ti­ra

La ni­ña na­ció en 2005. Cuan­do el pa­dre sa­lió de la cár­cel, Na­dia te­nía dos años. En unos me­ses, ur­dió un nue­va es­ta­fa sir­vién­do­se de su hi­ja. Des­de los tres años, em­pe­zó a pa­sear­la por los pla­tós de te­le­vi­sión con el pe­lo ra­pa­do y abra­za­da a un oso de pe­lu­che. De­cía fra­ses co­mo: “An­tes no veía ni an­da­ba”. O bien: “El ce­re­bro le ha de­ja­do de cre­cer”. Ase­gu­ra­ba, que si no re­ci­bía el di­ne­ro pre­ci­so, la ni­ña mo­ri­ría an­tes de los sie­te años. Él y su es­po­sa con­vo­ca­ron una reunión con los pa­dres del co­le­gio pa­ra re­cau­dar 140.000 €, que se­gún di­je­ron ne­ce­si­ta­ban pa­ra ope­rar a la ni­ña en un hos­pi­tal de Hous­ton (EE.UU). Cuan­do se ha des­cu­bier­to el en­ga­ño y han sa­li­do a la luz las mu­chas men­ti­ras de am­bos pro­ge­ni­to­res so­bre la en­fer­me­dad de su hi­ja a lo lar­go de es­tos años y lo que ha­bían he­cho por ella, la ma­dre de Na­dia, Mar­ga Ga­rau, ha di­cho que ella no sa­bía na­da, que su ma­ri­do no le da­ba ex­pli­ca­cio­nes y que ella se fia­ba. Na­dia se iba con el pa­dre y a ella no le ex­tra­ña­ba que no tu­vie­ra ni una ci­ca­triz. Él ha afir­ma­do en una en­tre­vis­ta que no lle­vó a su hi­ja a Hous­ton, sino a un cu­ran­de­ro y que en­ga­ñó a su mu­jer. Cuan­do van a ope­rar a una ni­ña, ¿la ma­dre se que­da en ca­sa? ¿No se en­te­ra de lo que le han he­cho? ¿No la cui­da, no si­gue la me­di­ca­ción? ¿No pre­gun­ta? ¿No ha­bla con ella? En reali­dad, no era ne­ce­sa­rio, por­que nun­ca se ha­bía se­pa­ra­do de la pe­que­ña. Ha­bría que va­lo­rar has­ta qué pun­to Na­dia ha si­do víc­ti­ma del afán re­cau­da­to­rio de

Lo pa­ter­ni­dad es po­si­ble si el psi­quis­mo ma­du­ra de for­ma ade­cua­da.

sus pa­dres. Se­gún el di­rec­tor del co­le­gio, la me­nor ha ido a cla­se 17 días du­ran­te es­te cur­so es­co­lar. Y ca­be pre­gun­tar­se có­mo han in­flui­do psi­co­ló­gi­ca­men­te en ella las fra­ses que es­cu­cha­ba de­cir a sus pa­dres so­bre su en­fer­me­dad. ¿Có­mo vi­ve su cuer­po cuan­do oye que su ce­re­bro ha de­ja­do de cre­cer? Tie­ne 11 años y la per­cep­ción de su cuer­po de­ter­mi­na la per­cep­ción que tie­ne de sí mis­ma. A los po­cos días de des­cu­la brir­se el de­li­to, el juez dic­tó pri­sión in­con­di­cio­nal pa­ra el pa­dre y li­ber­tad con car­gos pa­ra la ma­dre, re­ti­rán­do­les la pa­tria po­tes­tad de la pe­que­ña. Con­si­de­ra­ba, con acier­to, que ha­bía que pro­te­ger­la de la ex­po­si­ción en los me­dios y con­ce­der­le una vi­da lo más nor­ma­li­za­da po­si­ble.

Psi­quis­mo in­ma­du­ro

¿Qué le pa­sa a es­te pa­dre, que uti­li­za a su hi­ja co­mo un ob­je­to, y a es­ta ma­dre, que no pro­te­ge? Es­tas per­so­nas ni ac­túan co­mo pa­dres ni se me­re­cen ser­lo. La ma­ter­ni­dad y la pa­ter­ni­dad son po­si­bles cuan­do el psi­quis­mo tie­ne la ma­du­ra­ción ade­cua­da y se han rea­li­za­do al­gu­nas ope­ra­cio­nes psí­qui­cas que lle­van a acep­tar la ley edí­pi­ca. Es­ta ley que ins­tau­ra una éti­ca don­de las pul­sio­nes son con­tro­la­das y se or­ga­ni­za un res­pe­to al otro. Si es­te pro­ce­so no se rea­li­za, el de­seo de trans­gre­sión im­pe­ra en un psi­quis­mo per­ver- so, que in­ten­ta uti­li­zar a los de­más en be­ne­fi­cio pro­pio. Cuan­do se tie­ne un hi­jo, se sien­te que su cui­da­do y su pro­tec­ción es lo pri­me­ro. Los pa­dres de­ben com­pren­der la fra­gi­li­dad de sus hi­jos. Sin em­bar­go, los pa­dres de Na­dia Ne­rea la uti­li­za­ban exa­ge­ran­do su en­fer­me­dad pa­ra con­se­guir gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro con las que man­te­ner un al­to tren de vi­da. Ellos no pue­den, por ra­zo­nes psí­qui­cas, ejer­cer co­mo pa­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.