VE­LO­CI­DAD LEN­TA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Rural - PI­NA GRAUS

Me en­can­ta la baja ve­lo­ci­dad. Subí al re­gio­nal a las cua­tro de la tar­de, cons­cien­te de que lle­ga­ría a mi des­tino a me­dia­no­che. Me su­mer­gí en la lec­tu­ra. Es­ta­ba en­fras­ca­da en mi li­bro, cuan­do nos de­tu­vi­mos y subió un hom­bre con som­bre­ro, ma­le­ta y una car­te­ra bajo el bra­zo. Con­ti­nué le­yen­do mien­tras ob­ser­va­ba al re­cién lle­ga­do con di­si­mu­lo. Hoy, lle­var som­bre­ro o via­jar en tre­nes de vía es­tre­cha re­sul­ta pe­cu­liar. “¿Se­rá un pro­fe­sor? –pen­sé–. ¿Da­rá An­tro­po­lo­gía? ¿Fí­si­ca cuán­ti­ca? ¿So­cio­lo­gía?”. Sin dar­me cuen­ta (me su­ce­de des­de que era una cría hi­per­mé­tro­pe), le mi­ra­ba con des­ca­ro. Él son­rió y su­su­rró: “Psi­quia­tría”. “¿Có­mo?”, mur­mu­ré. “¿No se pre­gun­ta­ba a que me de­di­co?”. Era inú­til fin­gir: “Cier­to, ¿có­mo lo ha sa­bi­do?”. Son­rió de nue­vo y afir­mó: “La men­te es un po­de­ro­so emi­sor-re­cep­tor. A ve­ces sin­to­ni­za­mos la mis­ma fre­cuen­cia”. Ce­rré el li­bro y pre­gun­té: “¿Có­mo el ra­dar de los mur­cié­la­gos?”. “Co­mo una ra­dio, más bien...”, di­jo rién­do­se. Por lo vis­to, emi­tía­mos los dos en fre­cuen­cia mo­du­la­da.

Mien­tras ha­bla­mos de “psi­co-fi­lo­so­fía”, me per­ca­té del co­lor de sus ojos, en­tre ave­lla­na y cas­ta­ño. A con­ti­nua­ción, de­ba­ti­mos acer­ca del des­hie­lo de los po­los y me di cuen­ta que te­nía unos la­bios muy sen­sua­les. De los desas­tres na­tu­ra­les pa­sa­mos al mun­do ani­mal y me sen­té a su la­do. La­men­ta­mos la ex­tin­ción de los ti­bu­ro­nes, ce­le­bra­mos el can­to de los gri­llos, ala­bé a Bu­fa­lino (¡mi pe­que­ño gran can!) y él di­jo echar de me­nos a una ga­ta lla­ma­da Mos­ca. A mi­tad de ca­mino, lle­ga­mos a la con­clu­sión de la mal­dad in­trín­se­ca de la “se­pa­ra­ción de bie­nes” y com­par­ti­mos mi tor­ti­lla y su em­pa­na­da. De pron­to, se de­tu­vo el tren y por me­ga­fo­nía se es­cu­chó al­go inin­te­li­gi­ble. En­fras­ca­dos en la con­ver­sa­ción, no pres­ta­mos aten­ción. Ni nos di­mos cuen­ta del éxo­do del res­to de los via­je­ros hacia los pri­me­ros va­go­nes.

Cuan­do pi­tó el tren, me es­ta­ba pre­gun­tan­do, có­mo era po­si­ble que me hu­bie­se to­pa­do con Geor­ge Cloo­ney (o su pri­mo-hermano). A los po­cos mi­nu­tos, lo que nos pre­gun­ta­mos am­bos es por qué se­guía­mos pa­ra­dos. Nos aso­ma­mos al an­dén y ni ras­tro del res­to del con­voy. “Pa­re­ce que se han ido sin no­so­tros...”, di­jo él. “¿Y qué ha­ce­mos?”, pre­gun­té. “Ca­mi­nar” su­gi­rió. Ha­bía lu­na y em­pe­cé a sen­tir ma­ri­po­sas en el es­tó­ma­go. Se­gui­mos con­ver­san­do. Kilómetros des­pués, lle­ga­mos a una al­dea, don­de una mu­jer nos ofre­ció ce­na, al­ber­gue y aguar­dien­te ca­se­ro. Cuan­do en­tra­mos en la ha­bi­ta­ción, las ma­ri­po­sas de mi es­tó­ma­go echa­ron a vo­lar. En la TV anun­cia­ron una pe­lí­cu­la: “¡La fa­mi­lia Ber­lier!, ¿te ape­te­ce?”, le pre­gun­té. “Cla­ro, que­ri­da” res­pon­dió en­vuel­to en un ba­tín de cua­dros. “Pa­re­ce­mos un ma­tri­mo­nio”, di­je tum­ba­da a su la­do. Y an­te la ca­ren­cia de albornoz, me en­vol­ví con sus bra­zos. O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.