LA FAU­NA DE INS­TA­GRAM

El es­pe­jo don­de so­lías mi­rar­te ha si­do rem­pla­za­do por la pan­ta­lla don­de otros te mi­ran. Eres lo que mues­tras. Pre­fa­bri­ca­do o es­pon­tá­neo, nar­ci­sis­ta o nihi­lis­ta. En la fau­na de Ins­ta­gram, ¿cuál es tu es­pe­cie?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por S. To­rres

An­tes de em­pe­zar a leer, con­tes­ta una pre­gun­ta: ¿ya te has he­cho la pri­me­ra fo­to del día? ¿La has com­par­ti­do? ¿Has con­se­gui­do el pri­mer “Me gus­ta” de la jor­na­da? Lo más pro­ba­ble es que res­pon­das que sí a to­das, pe­ro si no, se­gu­ro te es­tás pre­gun­tan­do qué cla­se de per­so­na abu­rri­da eres que aún no has cap­tu­ra­do una es­ce­na que val­ga la pe­na com­par­tir. Ejem­plo: esa vi­sión tu­ya des­pei­na­da frente al es­pe­jo con el hash­tag (eti­que­ta) #es­lu­nes. Una prue­ba de vi­da en Ins­ta­gram. Nues­tra relación con la fo­to­gra­fía ha cam­bia­do. En el si­glo XIX ha­cer­se una fo­to era to­do un su­ce­so so­cial pa­ra ce­le­brar el na­ci­mien­to de un hi­jo o un cum­plea­ños. La fa­mi­lia se po­nía sus me­jo­res ga­las, se des­pla­za­ba a un es­tu­dio y po­sa­ba es­tá­ti­ca y se­ria. Ade­más, el fo­tó­gra­fo des­ple­ga­ba to­do un ri­tual por­que la tec­no­lo­gía de la épo­ca lo obli­ga­ba a com­por­tar­se co­mo un pres­ti­di­gi­ta­dor. To­da la fa­mi­lia es­pe­ra­ba cu­rio­sa, du­ran­te días, por el re­sul­ta­do y cuan­do fi­nal­men­te es­ta­ba lis­ta la fo­to, se con­ser­va­ba en lu­jo­sos mar­cos pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras. En el si­glo XXI una fo­to es cual­quier co­sa me­nos un ac­to so­lem­ne. Se ha­bla de pic speech, o dis­cur­so en el que las pa­la­bras son sus­ti­tui­das por imá­ge­nes. Y los ex­per­tos dan un dato re­ve­la­dor: hoy se sa­can más fo­tos en dos mi­nu­tos que to­das las que se hi­cie­ron en el si­glo XIX. Así, no es­tá le­jos el día en que los te­ra­peu­tas acu­dan a nues­tro Ins­ta­gram pa­ra ha­cer un diag­nós­ti­co de nues­tras neu­ro­sis. En 2013, el dic­cio­na­rio Ox­ford de­ci­dió que sel­fie era la pa­la­bra del año… y des­de en­ton­ces el há­bi­to no ha he­cho más que cre­cer y ha de­ja­do de ser una mo­da ado­les­cen­te. No im­por­ta tu edad, pro­fe­sión u orien­ta­ción se­xual, tu cuen­ta de Ins­ta­gram te pre­ce­de. O lo que es lo mis­mo: di­me lo que cuel­gas y te di­ré quién eres. ¡Dis­fru­ta!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.