UNA EXMODELO EN LA COR­TE DE TRUMP

La mu­jer que su­su­rra al oí­do de TRUMP

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Cuan­do Ho­pe Hicks re­ci­bió aque­lla lla­ma­da de la se­cre­ta­ria per­so­nal de Do­nald Trump, to­da­vía tra­ba­ja­ba en el pi­so de 25 de la Trump To­wer de Nue­va York. Allí era don­de Ivan­ka, hi­jí­si­ma del mag­na­te, desa­rro­lla­ba su lí­nea de ro­pa. Hicks ha­bía em­pe­za­do a tra­ba­jar pa­ra la fa­mi­lia dos años an­tes, cuan­do la fir­ma de re­la­cio­nes pú­bli­cas que la con­tra­tó en 2012, Hil­tzik Stra­te­gies, le en­car­gó que se ocu­pa­ra de uno de sus clien­tes más fa­mo­sos. Se in­te­gró per­fec­ta­men­te en la di­ná­mi­ca de la em­pre­sa: di­cen que em­pe­zó a ves­tir co­mo la pro­pia Ivan­ka y has­ta po­só co­mo mo­de­lo pa­ra el blog de su co­lec­ción de mo­da. Era tra­ba­ja­do­ra, in­te­li­gen­te y leal, y cuan­do en 2014 los Trump le ofre­cie­ron un tra­ba­jo a jor­na­da com­ple­ta, acep­tó en­can­ta­da. Así que, un año des­pués, cuan­do el em­pre­sa­rio la re­ci­bió en su des­pa­cho, Hicks no sos­pe­cha­ba lo que iba a pro­po­ner­le. “Es­toy pen­san­do en pre­sen­tar­me a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y tú vas a ser mi je­fa de pren­sa”, le anun­ció ro­dea­do de sus ase­so­res. Su can­di­da­tu­ra aún no era ofi­cial, pe­ro el mul­ti­mi­llo­na­rio ya es­ta­ba ma­qui­nan­do su ca­rre­ra hacia la Casa Blan­ca. “Creo que va a ser el año del out­si­der. Y ayu­da te­ner gen­te con una pers­pec­ti­va de out­si­der”, le di­jo.

¿Ne­go­cios o po­lí­ti­ca?

Efec­ti­va­men­te, ella en­ca­ja­ba en el pa­pel: ape­nas te­nía 26 años y ca­re­cía de to­da ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca. Acep­tó el re­to. Pe­ro cuan­do Trump em­pe­zó a ga­nar las pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas y su can­di­da­tu­ra ad­qui­rió más cre­di­bi­li­dad, Hicks tu­vo que ele­gir en­tre la Trump Or­ga­ni­za­tion o la cam­pa­ña. Es­co­gió de­di­car­se al ne­go­cio. Al fin y al ca­bo, en­ca­ja­ba me­jor con su for­ma­ción y ex­pe­rien­cia. De­cep­cio­na­do, el mag­na­te le lla­mó al or­den y ter­mi­nó con­ven­cién­do­la. Gra­cias a eso, des­de ha­ce una se­ma­na es di­rec­to­ra de Co­mu­ni­ca­cio­nes Es­tra­té­gi­cas de la Casa Blan­ca y una de las mu­je­res más cer­ca­nas al pre­si­den­te. Ho­pe cre­ció en Green­wich, Nue­va York, al nor­te de Man­hat­tan. Des­cien­de de una fa­mi­lia que siem­pre ha na­ve­ga­do con sol­tu­ra las al­tas es­fe­ras de las re­la­cio­nes pú­bli­cas: su pa­dre, Paul Hicks III, fue vi­ce­pre­si­den­te de co­mu­ni­ca­cio­nes de la NFL [la Li­ga Na­cio­nal de Fút­bol Ame­ri­cano] y su abue­lo, Paul Hicks, lle­gó a ser di­rec­tor de re­la­cio­nes pú­bli­cas de Te­xa­co. De pe-

que­ña, so­ña­ba con ser ac­triz y con 11 años em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo mo­de­lo ju­ve­nil pa­ra Ralph Lau­ren. “Si lo de ser ac­triz no fun­cio­na, me veo a mí mis­ma en po­lí­ti­ca. ¿Quién sa­be?”, con­tó en una en­tre­vis­ta a una re­vis­ta lo­cal cuan­do te­nía 13 años. Pe­ro an­tes de pro­ta­go­ni­zar la ca­rre­ra po­lí­ti­ca más me­teó­ri­ca que se re­cuer­da en Washington, es­tu­dió Li­te­ra­tu­ra In­gle­sa en la Sout­hern Met­ho­dist Uni­ver­sity. Po­co des­pués de gra­duar­se, su pa­dre pu­so a fun­cio­nar su red de contactos pa­ra con­se­guir­le un tra­ba­jo en re­la­cio­nes pú­bli­cas. El res­to ya for­ma par­te de la his­to­ria.

Apa­ga­fue­gos ofi­cial

A par­tir de ahora, la di­rec­to­ra de Co­mu­ni­ca­cio­nes Es­tra­té­gi­cas ten­drá uno de los tra­ba­jos más di­fí­ci­les e in­gra­tos de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na: ser la apa­ga­fue­gos ofi­cial del hom­bre más po­de­ro­so (y po­lé­mi­co) del pla­ne­ta, un pre­si­den­te im­pre­de­ci­ble. Que ella no ten­ga ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca no es un pro­ble­ma: Trump se con­si­de­ra a sí mis­mo un out­si­der, un lla­ne­ro so­li­ta­rio. “Tengo suer­te de te­ner­la a mi la­do. Tie­ne muy buen jui­cio. A ve­ces me acon­se­ja, pe­ro lo ha­ce su­til­men­te, de for­ma que ca­si no pa­re­ce un con­se­jo”, ha ex­pli­ca­do so­bre ella. Tie­ne sen­ti­do. Al pre­si­den­te le gus­ta ser su pro­pio je­fe de pren­sa. Por eso, no se es­pe­ra que Hicks tra­te de con­te­ner sus exa­brup­tos, bá­si­ca­men­te por­que fue su ar­chi­fa­mo­sa in­co­rre­ción po­lí­ti­ca lo que le lle­vó has­ta el Des­pa­cho Oval. Pe­ro eso ge­ne­ra to­ne­la­das de de­cla­ra­cio­nes, ru­mo­res e his­to­rias que ma­ti­zar o tra­tar de fre­nar an­tes de que se con­vier­tan en tor­men­tas me­diá­ti­cas. Y ese es el pa­pel de su jo­ven ase­so­ra: es la ca­ra ama­ble, dul­ce y be­lla de un hom­bre agre­si­vo. Y es que, pro­ba­ble­men­te, el ma­yor ac­ti­vo de Ho­pe Hicks sea su relación con Trump: co­nec­tan, se en­tien­den, se lle­van bien. En­tre sus obli­ga­cio­nes, por ejem­plo, es­tá la de ayu­dar­le a ges­tio­nar su ar­chi­fa­mo­sa cuen­ta de Twit­ter. Se­gún pu­bli­có el Washington Post, él dic-

ta, ella es­cri­be y una ter­ce­ra per­so­na, per­te­ne­cien­te al equi­po de co­mu­ni­ca­ción, pu­bli­ca los tuits. Hicks tam­bién se en­car­ga de ges­tio­nar per­so­nal­men­te las pe­ti­cio­nes de la pren­sa y de­ci­de quién con­si­gue au­dien­cia y quién no. Ade­más, ca­da vez que Trump se en­zar­za en una pe­lea con el pe­rio­dis­ta de turno, ella se ocu­pa de po­ner al su­so­di­cho en la lis­ta ne­gra. Du­ran­te la cam­pa­ña, ha si­do una por­ta­voz atí­pi­ca, que ape­nas se re­la­cio­na­ba con los pe­rio­dis­tas en los via­jes y los mí­ti­nes, pre­fi­rien­do co­mu­ni­car­se por men­sa­je de tex­to. Y el “no com­ment” es una co­le­ti­lla tan ha­bi­tual en ella que has­ta una cuen­ta de Twit­ter (@Hicks­no­com­ment) se bur­la de ella. Su ob­se­sión por pa­sar des­aper­ci­bi­da ha pro­vo­ca­do el efec­to con­tra­rio, des­per­tan­do la cu­rio­si­dad de to­do el mun­do. Ape­nas ha con­ce­di­do en­tre­vis­tas, no acu­de a los pla­tós de te­le­vi­sión y no tie­ne pre­sen­cia en las re­des. De he­cho, an­tes de tra­ba­jar con Trump bo­rró to­das sus hue­llas di­gi­ta­les. Su en­tre­ga en la cam­pa­ña elec­to­ral –vi­vió en uno de los apar­ta­men­tos de la Trump To­wer du­ran­te aque­llos me­ses– y, a par­tir de ahora, a la pre­si­den­cia, es to­tal. Tan­to que, se­gún ha in­for­ma­do la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se, al­gu­nos de sus fa­mi­lia­res y ami­gos más cer­ca­nos le han ad­ver­ti­do del pe­li­gro de aso­ciar su nom­bre al del pre­si­den­te más con­tro­ver­ti­do de la his­to­ria re­cien­te de Es­ta­dos Uni­dos. Al fin y al ca­bo, es­te ha si­do su pri­mer y úni­co tra­ba­jo. Pe­ro Ho­pe Hicks es el pro­duc­to de una or­ga­ni­za­ción en la que la leal­tad al je­fe va­le más que la ex­pe­rien­cia o el cu­rrí­cu­lum. Y no hay mas­ter que sea más pres­ti­gio­so que pa­sar una tem­po­ra­da en la Casa Blan­ca.

La relación de Hicks con el pre­si­den­te Trump es muy cer­ca­na. En las imá­ge­nes, du­ran­te va­rios de los even­tos de la cam­pa­ña pre­si­den­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.