SHA­RI La­pe­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

Ala ter­ce­ra va la ven­ci­da. Al me­nos, pa­ra es­ta au­to­ra es­ta­dou­ni­den­se que, tras dos no­ve­las de dis­cre­to éxi­to, ha da­do en la dia­na con La pa­re­ja de al la­do (Su­ma de le­tras), un th­ri­ller an­gus­tio­so so­bre un se­cues­tro in­fan­til que es ya un best se­ller.

Mu­jer­hoy. Un be­bé que de­sa­pa­re­ce de su cu­na mien­tras sus pa­dres ce­nan en la ca­sa de al la­do. ¿Có­mo dio con tan in­quie­tan­te arran­que? Sha­ri La­pe­na. Me pre­gun­té qué pa­sa­ría si una pa­re­ja fue­ra a sa­lir y la can­gu­ro les de­ja­ra ti­ra­dos en el úl­ti­mo mi­nu­to. Si los pa­dres de­ci­die­ran de­jar al be­bé dur­mien­do y lle­var­se el wal­kie tal­kie pa­ra vi­gi­lar­lo. ¿Qué po­dría pa­sar?

¿Te­nía cla­ro a dón­de nos lle­va­ría la tra­ma des­de el prin­ci­pio?

No, se me fue acla­ran­do se­gún es­cri­bía. Creo que el in­cons­cien­te jue­ga un pa­pel en la es­cri­tu­ra, que la men­te del escritor siem­pre es­tá dán­do­le vuel­tas a la his­to­ria y que las ideas a ve­ces via­jan di­rec­ta­men­te del sub­cons­cien­te a la pá­gi­na.

¿Es cier­to que el ma­nus­cri­to de La pa­re­ja de al la­do fue acep­ta­do por sus agen­te li­te­ra­ria en me­nos de 24 ho­ras?

Sí, lo en­vié por correo elec­tró­ni­co una tar­de y me lla­ma­ron a la ma­ña­na si­guien­te. Pen­sa­ban que te­nía un gran po­ten­cial. Un mes des­pués, ya se ha­bían ven­di­do los de­re­chos en 25 paí­ses. Al­go ten­drá que agra­de­cer­le al boom del do­mes­tic noir, la no­ve­la ne­gra en un ám­bi­to do­més­ti­co... Sin du­da, me ha be­ne­fi­cia­do. Soy la cla­se de per­so­na que se pre­gun­ta: “¿Qué es lo peor que po­dría pa­sar?”, y em­pie­za a ju­gar con ello. Pe­ro no soy agen­te se­cre­to. En cam­bio, sí soy es­po­sa y ma­dre, así que pue­do in­yec­tar una tra­ma de sus­pen­se en un en­torno ca­se­ro.

¿A qué atri­bu­ye el éxi­to de ese gé­ne­ro?

La gen­te pa­re­ce fas­ci­na­da por lo que su­ce­de en la in­ti­mi­dad de los ho­ga­res, tras las puer­tas ce­rra­das. A lo me­jor nos he­mos con­ver­ti­do en vo­yeurs, por cul­pa de to­dos esos reali­ties. O qui­zá el mun­do ex­te­rior se ha vuel­to ate­rra­dor y bus­ca­mos eva­sión.

¿Cuál cree que es la cla­ve pa­ra crear una no­ve­la adic­ti­va?

Plan­tear mu­chas pre­gun­tas que el lec­tor se mue­re por ver re­suel­tas. Es lo que te ha­ce se­guir le­yen­do. Así que em­pie­zo con un in­ci­den­te que pue­de ir en mu­chas di­rec­cio­nes. To­dos los per­so­na­jes ocul­tan al­go, y lo im­por­tan­te es re­ve­lar­lo de for­ma in­ge­nio­sa, en el mo­men­to jus­to pa­ra que el sus­pen­se fun­cio­ne.

Me pre­gun­to: “¿Qué es lo peor que po­dría pa­sar?”. Y em­pie­zo a ju­gar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.