DA­KO­TA JOHN­SON

Des­cien­de de la no­ble­za holly­woo­dien­se, pe­ro ha­ce tiem­po que es una es­tre­lla por mé­ri­tos pro­pios. Aho­ra, vuel­ve a su per­so­na­je más con­tro­ver­ti­do (y sexy). Por Ixo­ne Díaz Lan­da­lu­ce Fo­to: Nino Mu­ñoz

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

Los au­to­bu­ses de tu­ris­tas que vi­si­tan los es­tu­dios Uni­ver­sal de Los Án­ge­les pa­san a es­ca­sos me­tros de la ca­ra­va­na. Sa­can fo­tos a los mas­to­dón­ti­cos han­ga­res don­de, ca­da día, se rue­dan se­ries y pe­lí­cu­las, pe­ro ig­no­ran que en el in­te­rior de la ca­ra­va­na, pro­te­gi­da de un sol de jus­ti­cia, se en­cuen­tra Da­ko­ta John­son, pu­ra san­gre azul holly­woo­dien­se, es­tre­lla de la tri­lo­gía Cin­cuen­ta som­bras de Grey y una de las ac­tri­ces jó­ve­nes más co­ti­za­das de la in­dus­tria del ci­ne. Sen­ta­da re­la­ja­da­men­te en un so­fá, la pro­pia John­son, que ape­nas lle­va ma­qui­lla­je, tie­ne el pe­lo suel­to y vis­te un look ca­sual, pe­ro ele­gan­te, tam­po­co pa­re­ce ser de­ma­sia­do cons­cien­te de su es­ta­tus. Los gran­des es­tu­dios de Holly­wood co­mo es­te siem­pre han si­do co­mo una se­gun­da ca­sa pa­ra ella. Cre­ció en los ro­da­jes de pa­pá (Don John­son) y ma­má, Me­la­nie Grif­fith. Su abue­la es Tip­pi He­dren, una le­yen­da vi­va del Holly­wood do­ra­do, y su abue­lo, Pe­ter Grif­fith, fue ac­tor in­fan­til en Broad­way. Ade­más, cuan­do con nue­ve años de­bu­tó en la gran pan­ta­lla en Crazy in Ala­ba­ma, fue a las ór­de­nes de An­to­nio Ban­de­ras, que es­tu­vo 18 años ca­sa­do con su ma­dre y con el que Da­ko­ta con­vi­vió la ma­yor par­te de su in­fan­cia y ado­les­cen­cia. En ca­sa na­die se asus­tó ni se sor­pren­dió cuan­do di­jo que que­ría ser ac­triz. Al con­tra­rio, siem­pre la ani­ma­ron. Qui­zá por eso, nun­ca pen­só en es­tu­diar Ar­te Dra­má­ti­co. Tam­po­co lo ne­ce­si­ta­ba. “To­da mi vi­da ha si­do una cla­se de in­ter­pre­ta­ción. Ni si quie­ra pu­de ele­gir. Sim­ple­men­te, es­ta­ba ahí...”, di­ce so­bre una vo­ca­ción que he­re­dó por vía san­guí­nea. John­son cre­ció en As­pen, Co­lo­ra­do, has­ta que sus pa­dres se di­vor­cia­ron (por se­gun­da vez) en 1996. Y aun­que des­pués se ins­ta­ló en Los Án­ge­les con su ma­dre y An­to­nio Ban­de­ras, se­guía pa­san­do tem­po­ra­das con su pa­dre en el ran­cho fa­mi­liar, mien­tras tra­ba-

“To­da mi vi­da ha si­do una cla­se de in­ter­pre­ta­ción”

ja­ba co­mo ni­ñe­ra o lim­pia­ba ca­ba­llos pa­ra ga­nar al­go de di­ne­ro. Ca­paz de ver Mary Pop­pins o So­lo en ca­sa tres ve­ces en un so­lo día, le fas­ci­na­ba el ci­ne y no po­día ima­gi­nar­se ha­cien­do otra co­sa. Sin em­bar­go, nun­ca fue una bue­na es­tu­dian­te. “No me gus­ta­ba el co­le­gio, me en­can­ta­ba apren­der co­sas, pe­ro no me gus­ta­ba ir a cla­se”, re­co­no­ce. Des­pués de mu­chos años es­tu­dian­do en ca­sa o en los ro­da­jes con la ayu­da de tu­to­res pri­va­dos, sus pa­dres de­ci­die­ron en­viar­la a un in­ter­na­do en el nor­te de Ca­li­for­nia. Aun­que al prin­ci­pio la idea no le pa­re­ció mal, na­da más lle­gar se dio cuen­ta de que no en­ca­ja­ría y le su­pli­có a su pa­dre que la de­ja­ra vol­ver a ca­sa. Se ma­tri­cu­ló en un ins­ti­tu­to de San­ta Mó­ni­ca fa­mo­so por su pro­gra­ma ar­tís­ti­co, pe­ro las cla­ses de di­bu­jo le re­sul­ta­ban so­po­rí­fe­ras y sus com­pa­ñe­ros, que le lle­va­ban re­cor­tes de pren­sa so­bre los al­ti­ba­jos de su fa­mi­lia, tam­po­co le ayu­da­ron a in­te­grar­se. La jo­ven lle­gó a in­gre­sar en una clí­ni­ca de reha­bi­li­ta­ción, aun­que siem­pre ha ne­ga­do que su­frie­ra una adic­ción. Su pro­ble­ma, ha re­co­no­ci­do, fue el es­trés. “Mis pa­dres te­nían sus pro­pios pro­ble­mas y me pu­sie­ron en una po­si­ción en la que tu­ve que en­fren­tar­me a co­sas de adul­tos a una edad muy tem­pra­na”, ex­pli­có ha­ce años so­bre aque­lla épo­ca con­vul­sa de su ado­les­cen­cia.

“TIP­PI HE­DREN, MI ABUE­LA, ES MI DE­BI­LI­DAD”

Pe­ro de aque­llo ha­ce mu­cho tiem­po y a Da­ko­ta ape­nas le que­dan un pu­ña­do de ta­tua­jes, que aho­ra tie­ne que ocul­tar en los ro­da­jes, co­mo re­cuer­do de aque­lla fa­se. Su re­la­ción con su fa­mi­lia siem­pre ha si­do es­tre­cha. Su abue­la, Tip­pi He­dren, es su de­bi­li­dad. “Es­ta­mos muy uni­das y ha­bla­mos cons­tan­te­men­te. Es la per­so­na más in­creí­ble que co­noz­co. Ha te­ni­do una vi­da apa­sio­nan­te”. Le pre­gun­to si Me­la­nie Grif­fith ha si­do una de esas ma­dres que te ato­si­ga a con­se­jos o si, en cam­bio, le ha de­ja­do co­me­ter sus pro­pios errores. “Un po­co de las dos”, di­ce par­ca­men­te. Es­tá cla­ro que la ac­triz pre­fie­re no ha­blar en ex­ce­so de su fa­mi­lia. Pro­ba­ble­men­te, por­que ya no es la hi­ja o la nie­ta de na­die: John­son es una es­tre­lla por mé­ri­tos pro­pios. “Atra­ve­sé una fa­se en la que no sa­bía si es­to de ser ac­triz iba a fun­cio­nar pa­ra mí, pe­ro aho­ra, des­de lue­go, me sien­to 100% ac­triz. Es lo úni­co que sé ha­cer”, ex­pli­ca. Se re­fie­re, qui­zá, a la era pre-grey, en la que tra­ba­jó co­mo mo­de­lo pa­ra mar­cas co­mo Man­go y em­pe­zó ha­cien­do pe­que­ños pa­pe­les en pe­lí­cu­las co­mo La red so­cial, la co­me­dia Eter­na­men­te com­pro­me­ti­dos o la cin­ta de ac­ción Need for speed. Lle­gó in­clu­so a ser la pro­ta­go­nis­ta de una se­rie de te­le­vi­sión (Ben and Ka­te), pe­ro ape­nas aguan­tó una tem­po­ra­da en la pa­rri­lla. Y en­ton­ces, se pre­sen­tó al cas­ting más co­ti­za­do de los úl­ti­mos tiem­pos. Bus­ca­ban a Anas­ta­sia Stee­le, pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la eró­ti­ca Cin­cuen­ta som­bras de Grey, pa­ra su adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. To­das las ac­tri­ces jó­ve­nes (y ham­brien­tas) de Holly­wood que­rían hin­car­le el dien­te. Era un per­so­na­je arries­ga­do, por

EL CI­NE SIEM­PRE HA COSIFICADO A LAS MU­JE­RES, PE­RO CA­DA VEZ HAY MÁS CREAN­DO TRA­BA­JO PA­RA SÍ MIS­MAS ”.

las es­ce­nas de se­xo y los des­nu­dos que exi­gía el guión, pe­ro tam­bién era el ti­po de pa­pel que po­día lan­zar una carrera al es­tre­lla­to. En la au­di­ción, John­son in­ter­pre­tó un mo­nó­lo­go de Per­so­na, la mí­ti­ca cin­ta de Ing­mar Berg­man y, aun­que su nom­bre no es­ta­ba en las qui­nie­las, con­si­guió el tra­ba­jo. La pe­lí­cu­la arra­só el año pa­sa­do en la ta­qui­lla, con una re­cau­da­ción de 571 mi­llo­nes de dó­la­res en to­do el mun­do, pe­ro la crí­ti­ca no fue de­ma­sia­do in­dul­gen­te con la cin­ta. Sin em­bar­go, Da­ko­ta se sal­vó de la ma­sa­cre. Los crí­ti­cos no so­lo ala­ba­ron su tra­ba­jo, sino que pro­cla­ma­ron, prác­ti­ca­men­te al uní­sono, que ha­bía na­ci­do una es­tre­lla. “Fue un shock… Es­toy muy agra­de­ci­da. La ver­dad es que no leo las crí­ti­cas. Tra­to de man­te­ner­me al mar­gen”. ¿Por qué?, le pre­gun­to. “Por­que es di­fí­cil”. A ve­ces, cuan­do una pre­gun­ta le in­co­mo­da o le abu­rre, John­son pue­de re­sul­tar her­mé­ti­ca. No es­toy se­gu­ra de si la si­guien­te le va a gus­tar más. Tie­ne que ver con la con­tro­ver­ti­da na­tu­ra­le­za de la no­ve­la. Más allá del se­xo o el sa­do­ma­so­quis­mo que prac­ti­can sus pro­ta­go­nis­tas, sus de­trac­to­res han ta­cha­do la obra de an­ti­fe­mi­nis­ta y han acu­sa­do a su au­to­ra, E.L. Ja­mes, de tra­tar de gla­mou­ri­zar la vio­len­cia.

NA­TU­RA­LE­ZA PO­SE­SI­VA

¿Le pa­re­ce una re­la­ción sa­lu­da­ble? “Son dos per­so­nas que se quie­ren más que na­da y es­tán dis­pues­tos a ha­cer lo que ha­ga fal­ta pa­ra pro­te­ger su re­la­ción. No sé si exis­te al­gu­na re­la­ción per­fec­ta­men­te sa­na. No lo sé… ¿Qué es lo que no te pa­re­ce sa­lu­da­ble de es­ta re­la­ción? No lo en­tien­do”, me pre­gun­ta di­rec­ta­men­te. Le explico que no tie­ne que ver con el se­xo, sino con la na­tu­ra­le­za po­se­si­va y con­tro­la­do­ra del se­ñor Grey, con sus ce­los pa­to­ló­gi­cos, su ob­se­sión por sa­ber dón­de es­tá en ca­da mo­men­to su no­via, su ma­nía de con­tro­lar con quién ha­bla… “Esa ca­rac­te­rís­ti-

NO CREO QUE EXIS­TA UNA RE­LA­CIÓN SA­NA. LA DE ANAS­TA­SIA Y GREY ME PA­RE­CE NOR­MAL”.

ca do­mi­nan­te es la más di­fí­cil de lle­var, pe­ro Anas­ta­sia tie­ne su for­ma de ma­ne­jar­lo. Él pue­de ser po­se­si­vo, pe­ro ella no le ha­ce caso. Su re­la­ción atra­vie­sa mu­chos cam­bios en las dos pró­xi­mas pe­lí­cu­las y es fas­ci­nan­te”, zan­ja. John­son ha ro­da­do ya las dos úl­ti­mas pe­lí­cu­las de la tri­lo­gía. Cin­cuen­ta som­bras más os­cu­ras, la se­gun­da, se es­tre­na el 10 de fe­bre­ro. “Me en­can­tó re­to­mar el per­so­na­je. Ver có­mo ha evo­lu­cio­na­do es muy in­tere­san­te… Creo que Anas­ta­sia es una per­so­na ín­te­gra e in­te­li­gen­te, con una gran au­to­es­ti­ma y se­gu­ri­dad en sí mis­ma. Y es lo su­fi­cien­te­men­te va­lien­te co­mo pa­ra ex­plo­rar su se­xua­li­dad y amar a al­guien. Y creo que eso es muy ad­mi­ra­ble. No hay na­da que no me gus­te de ella”.

“HA­GO PE­LÍ­CU­LAS, EL RES­TO ES RUI­DO”

Le pre­gun­to si es­ta vez fue más fá­cil ro­dar las es­ce­nas de se­xo. “Ja­mie [Dor­nan] y yo nos co­no­ce­mos muy bien y ya sa­be­mos có­mo afron­tar las es­ce­nas de se­xo, pe­ro a pe­sar de to­do, es di­fí­cil. Te sien­tes vul­ne­ra­ble, pe­ro al mis­mo tiem­po, es­tás tra­ba­jan­do y tie­nes que lo­grar que la es­ce­na fun­cio­ne”. Des­pués de pro­ta­go­ni­zar Black Mass, jun­to a Johnny Depp, o la co­me­dia Me­jor… sol­te­ras, pro­ta­go­ni­za es­te año un th­ri­ller (Sus­pi­ra) y un dra­ma mu­si­cal (The sound of me­tal). Pe­ro aun­que vi­ve un mo­men­to par­ti­cu­lar­men­te dul­ce, sa­be que es­ta es una pro­fe­sión ines­ta­ble por na­tu­ra­le­za. Lo ha vis­to en ca­sa. Su ma­dre y su abue­la lo han su­fri­do en sus pro­pias car­nes. “Es­ta in­dus­tria ge­ne­ra mu­je­res ob­je­to con mu­cha fa­ci­li­dad, es lo que his­tó­ri­ca­men­te ha he­cho. Es un ofi­cio lleno de al­ti­ba­jos, so­bre to­do pa­ra las ac­tri­ces ma­yo­res. Pe­ro, a pe­sar de esa ten­den­cia ma­chis­ta que tie­ne Holly­wood, creo que las co­sas es­tán me­jo­ran­do y que las mu­je­res ca­da vez es­tán crean­do más tra­ba­jo pa­ra sí mis­mas, es­cri­bien­do per­so­na­jes fe­me­ni­nos y dan­do voz a sus pro­ble­mas”. Pese al ilus­tre ár­bol ge­nea­ló­gi­co del que des­cien­de y a ser una de las ac­tri­ces del mo­men­to, John­son ha lo­gra­do con­te­ner la fa­ma, ser prác­ti­ca­men­te una an­ti-es­tre­lla. “Ha­go pe­lí­cu­las y soy ac­triz por­que me en­can­ta es­te tra­ba­jo y es mi pro­fe­sión, el res­to sim­ple­men­te es rui­do”, di­ce. Aun­que se co­no­cen al­gu­nos de­ta­lles de su vi­da pri­va­da (es­tá sol­te­ra des­pués de ha­ber ro­to con el can­tan­te Matt Hitt), ha lo­gra­do man­te­ner su in­ti­mi­dad le­jos de las por­ta­das. Di­ce que es una elec­ción vo­lun­ta­ria: “Si bus­cas una exis­ten­cia dra­má­ti­ca, la ten­drás. Pe­ro yo soy una per­so­na muy tran­qui­la... Creo que la vi­da es lo que uno ha­ce de ella”, ex­pli­ca. De he­cho, ha con­fe­sa­do que los días que se sien­te es­pe­cial­men­te frá­gil pre­fie­re no sa­lir de ca­sa pa­ra no en­fren­tar­se a los pa­pa­raz­zi o a los ex­tra­ños que quie­ren ha­cer­se una fo­to con ella. Es­tá cla­ro que ni si­quie­ra ha­ber na­ci­do sien­do fa­mo­sa te in­mu­ni­za an­te cier­tas do­sis (o so­bre­do­sis) de po­pu­la­ri­dad. Qui­zá por eso, ella ha es­co­gi­do ser la es­tre­lla tran­qui­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.