Ellas vis­ten el ci­ne

Son cua­tro de las me­jo­res di­se­ña­do­ras de ves­tua­rio de nues­tro país. Dos de ellas po­drían ga­nar un Go­ya es­ta no­che y las otras ya sa­ben lo que es lle­vár­se­lo a ca­sa. Por Gui­ller­mo Espinosa / Fo­tos: Pe­dro Wal­ter

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo -

LLa pa­re­ja de co­lor más icó­ni­ca de la mo­da, el blan­co y el ne­gro, na­ció gra­cias al ci­ne. ¿El mo­ti­vo? Esa com­bi­na­ción ape­nas se con­ce­bía has­ta que, a me­dia­dos de los años 20, la ex­pan­sión del ci­ne­ma­tó­gra­fo por el mun­do re­dun­dó di­rec­ta­men­te en lo que lle­va­ba la gen­te. Las pe­lí­cu­las eran en blan­co y ne­gro, y mu­chas clien­tas que­rían emu­lar a Joan Craw­ford o Gre­ta Gar­bo. Y la mo­da se ple­gó a sus de­seos. Y es que des­de sus orí­ge­nes co­mo in­dus­tria y cul­tu­ra ma­si­va, el ci­ne ha ali­men­ta­do la pa­sión por el ves­tir. Gran­des

OMUCHAS ra­zo­nes con­vier­ten a es­ta va­len­cia­na en una fi­gu­ri­nis­ta atí­pi­ca. La pri­me­ra es su con­di­ción me­diá­ti­ca, co­mo par­tí­ci­pe en el pro­gra­ma Cám­bia­me (Te­le­cin­co), don­de ha he­cho fa­mo­sa su má­xi­ma per­so­nal de que “más siem­pre es más”. Es tam­bién una ano­ma­lía en los du­ros ro­da­jes, don­de es muy co­no­ci­da por ir siem­pre osa­da­men­te ves­ti­da, con mi­ni­fal­das cor­tí­si­mas, sti­let­tos “o in­clu­so atre­vi­dos to­ca­dos”, en un am­bien­te de tra­ba­jo don­de pri­man el pan­ta­lón hol­ga­do y las za­pa­ti­llas. Ado­ra las cá­ma­ras, y en eso tam­bién es dis­tin­ta: se li­cen­ció en di­se­ño de mo­da, y reali­zó un más­ter en fi­gu­ri­nis­mo, pe­ro tam­bién es­tu­dió, a pa­tir de los 27, cin­co años de in­ter­pre­ta­ción. Co­men­zó di­se­ñan­do pa­ra ópe­ra y tea­tro, pe­ro, se­gún con­fie­sa, “con­se­guí un lis­ta­do de di­rec­to­res de ci­ne y los lla­ma­ba a su ca­sa pa­ra pe­dir­les tra­ba­jo”. Así co­no­ció a Bi­gas Lu­na y el di­rec­tor la re­co­men­dó a su pro­duc­to­ra. De­bu­tó en 1995, vis­tien­do a Án­ge­la Mo­li­na y Vig­go Mor­ten­sen en Gim­let. “Ya co­mo je­fa, y fue una suer­te, por­que si hu­bie­ra em­pe­za­do des­de aba­jo no ha­bría lle­ga­do. Hay mu­chos pues­tos in­ter­me­dios en es­to del ves­tua­rioy mu­chos no los ha­go bien, co­mo la asis­ten­cia en ro­da­je o el con­trol de rac­cord [la con­ti­nui­dad de los de­ta­lles en­tre una to­ma y otra] por­que me abu­rro: ten­go que es­tar to­do el ra­to con la ca­be­za lle­na de pá­ja­ros”. Y lo po­dría­mos to­mar al pie de la le­tra si no fue­ra por­que su rit­mo de tra­ba­jo es apa­bu­llan­te: rue­da, des­de comienzos de los 2000, en­tre tres y cua­tro pe­lí­cu­las por año. ¿Có­mo le da tiem­po a to­do? “Ten­go una enor­me ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo. No ten­go hi­jos ni ma­ri­do. No ten­go plan­tas ni pe­rro que sa­car por las ma­ña­na. He pues­to to­das mis fi­chas en una so­la ca­si­lla, que me ha da­do mu­chí­si­mas com­pen­sa­cio­nes”. En su lis­ta hay des­de dra­mas de au­tor con Carlos Sau­ra a co­me­dias con San­tia­go Se­gu­ra. “Quien di­ga en es­ta pro­fe­sión que se­lec­cio­na los tra­ba­jos, mien­te. Si em­pa­ti­zas con el di­rec­tor y te en­tien­des, ha­ces la pe­lí­cu­la. Es cues­tión de co­mu­ni­ca­ción, y yo en es­to soy muy con­ci­lia­do­ra: en­tien­do las de­bi­li­da­des, los cam­bios de idea y no me im­por­tan por­que, mien­tras que­de un eu­ro, lo apro­ve­cha­ré pa­ra que la pe­lí­cu­la crez­ca”. Es una to­do­te­rreno: es­te año es­tá no­mi­na­da por un th­ri­ller y una co­me­dia so­fis­ti­ca­da: “No es por ser pre­ten­cio­sa, pe­ro mu­chos gags sur­gen de mi tra­ba­jo y se los ven­do al di­rec­tor. En Tres bo­das de más, por la que me no­mi­na­ron, ha­bía que darle ca­rác­ter a ca­da una de las bo­das. De­ci­dí que una fue­ra pi­ja y de blan­co, con el pro­ble­ma pa­ra la ilu­mi­na­ción y el equi­po de fo­to. Y otra de pue­blo, don­de exi­gí da­mas de ho­nor con tra­jes hor­te­ras… Me gus­ta que la ro­pa es­té vi­va”. di­se­ña­do­res co­mo Tra­vis Ben­ton, Gi­venchy, Gior­gio Ar­ma­ni o Jean Paul Gaul­tier han crea­do la in­du­men­ta­ria de gran­des pe­lí­cu­las y sus pren­das se han con­ver­ti­do en fe­ti­ches pa­ra el pú­bli­co (el ejem­plo más pa­ra­dig­má­ti­co, el ves­ti­do de Au­drey Hep­burn en Desa­yuno con dia­man­tes). Pe­ro, por lo ge­ne­ral, son los téc­ni­cos, cu­yos nom­bres ape­nas co­no­ce­mos, quie­nes se en­car­gan de ha­cer­nos creer el mi­la­gro del ci­ne. Los di­rec­to­res de ves­tua­rio –un ofi­cio téc­ni­co y crea­ti­vo en el que Es­pa­ña es po­ten­cia mun­dial– dan reali­dad, sen­ti­do his­tó­ri­co o gla­mour a las pe­lí­cu­las. Y es que sus atri­bu­cio­nes van más allá de lo que so­le­mos ima­gi­nar co­mo es­pec­ta­do­res. Su la­bor co­mien­za al de­ter­mi­nar­se el as­pec­to vi­sual de la pe­lí­cu­la, los co­lo­res y to­na­li­da­des que se van a uti­li­zar pa­ra darle uni­dad. Tam­bién se en­car­gan de lo­grar que los ac­to­res es­tén fa­vo­re­ci­dos y su as­pec­to apo­ye la psi­co­lo­gía de los per­so­na­jes. Y han de ves­tir a to­dos y ca­da uno de los que sa­len en pan­ta­lla: se­cun­da­rios, per­so­na­jes epi­só­di­cos y, a ve­ces, cien­tos de

CRIS­TI­NA RO­DRÍ­GUEZ Op­ta do­ble­men­te al Go­ya 2017 por Tar­de pa­ra la ira y No cul­pes al kar­ma de lo que te pa­sa por gi­li­po­llas. No­mi­na­da en tres oca­sio­nes an­te­rio­res más. “No ten­go hi­jos, ma­ri­do plan­tas ni pe­rro: he apos­ta­do to­das mis fi­chas a es­te tra­ba­jo” “Mien­tras que­de un eu­ro en la cuen­ta, lo usa­ré pa­ra que la pe­lí­cu­la que es­toy ha­cien­do crez­ca”. Cris­ti­na Ro­drí­guez

“No so­lo tie­nes que crear el ves­tua­rio, tam­bién de­gra­dar­lo y vol­ver­lo real”.

Cla­ra Bil­bao

ex­tras. Por no ha­blar de la am­bien­ta­ción a lo lar­go del ro­da­je: que la cha­que­ta de un mi­li­tar que atra­vie­sa la jun­gla su­fra las vi­ci­si­tu­des que vi­ve el pro­ta­go­nis­ta; que la ca­mi­sa de un cri­mi­nal man­cha­da de san­gre ten­ga un as­pec­to creí­ble; que nin­gún de­ta­lle se es­ca­pe a sus ojos... Es­pa­ña cuen­ta hoy con una ge­ne­ra­ción de di­se­ña­do­res de ves­tua­rio apre­cia­dos en to­do el mun­do, que tra­ba­jan en pro­duc­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y han con­ver­ti­do a nues­tro país en una po­ten­cia, a la al­tu­ra de otros con una fuer­te in­dus­tria au­dio­vi­sual (Es­ta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña, Fran­cia). Las di­se­ña­do­ras no­mi­na­das a los Go­ya de es­te año que apa­re­cen en es­te re­por­ta­je, Paola To­rres y Cris­ti­na Ro­drí­guez, es­tán en­tre ellos; así co­mo las que ob­tu­vie­ron su pre­mio en pa­sa­das ga­las, Ta­tia­na Her­nán­dez y Cla­ra Bil­bao. Y a ellas se unen otros más ve­te­ra­nos, co­mo el ca­na­rio Pa­co Delgado, que ha re­ci­bi­do dos no­mi­na­cio­nes a los Os­car ca­si se­gui­das: en 2013 por Los mi­se­ra­bles y el año pa­sa­do por La chi­ca da­ne­sa. Aho­ra

“El tra­je de mil ra­yas fue el in­ven­to de un em­pre­sa­rio ca­ta­lán al que le so­bró te­la”.

Paola To­rres

es­tre­na Múltiple, de M. Night Sh­ya­ma­lan, y tie­ne otros dos pla­tos fuer­tes en car­te­ra: Abra­ca­da­bra, el es­pe­ra­do re­gre­so de Pablo Ber­ger, con Ma­ri­bel Ver­dú y An­to­nio de la To­rre; y A wrin­kle in ti­me, con Oprah Win­frey y Ree­se Wit­hers­poon. Pe­ro el ca­na­rio no es el úni­co de los nues­tos que triun­fa en Holly­wood. So­nia Gran­de, no­mi­na­da en nue­ve oca­sio­nes a los Go­ya y ga­na­do­ra por La ni­ña de tus ojos, ha tra­ba­ja­do con Woody Allen en Ma­gia a la luz de la Lu­na, A Ro­ma con amor, Mid­night in Paris y Vicky Cris­ti­na Bar­ce­lo­na. Bi­na Dai­ge­ler, ale­ma­na de na­ci­mien­to que ha desarro­la­do gran par­te de su carrera en nues­tro país y ha si­do no­mi­na­da en cin­co oca­sio­nes a los Go­ya, ha tra­ba­ja­do con Ste­ven So­der­bergh, Be­ni­cio del To­ro, John Mal­ko­vich, Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu y Rid­ley Scott. Ade­más, des­de el pa­sa­do oc­tu­bre, la maes­tra Yvon­ne Bla­ke di­ri­ge la Aca­de­mia de Ci­ne. Bla­ke es la pri­me­ra téc­ni­co que ocu­pa un pues­to que has­ta aho­ra pa­re­cía re­ser­va­do a di­rec­to­res, pro­duc­to­res o ac­to­res. Bri­tá­ni­ca

de na­ci­mien­to, pe­ro es­pa­ño­la de al­ma y carrera, ga­nó un Os­car al me­jor ves­tua­rio por Ni­co­lás y Ale­jan­dra en 1972, tra­ba­jó en pe­lí­cu­las co­mo Su­per­man, Je­su­cris­to Su­pers­tar y Ro­bin y Ma­rian, y se ha lle­va­do cua­tro de los sie­te Go­ya a los que ha si­do no­mi­na­da. Con su nom­bra­mien­to, pa­re­ce ha­ber vuel­to una cier­ta se­re­ni­dad al sec­tor. En me­dio de una ya lar­ga cri­sis, el ci­ne es­pa­ñol co­mien­za a res­pi­rar re­cu­pe­ran­do ta­qui­lla (28% más en 2016), man­te­nien­do la cuo­ta de pan­ta­lla (en­tre el 14% y el 19%, cuan­do ha­ce dos dé­ca­das no lle­ga­ba al 11%), mul­ti­pli­can­do su pre­sen­cia en fes­ti­va­les in­ter­na­cio­na­les (el de Ber­lín lo inau­gu­ra Álex de la Igle­sia) y ga­nan­do es­pec­ta­do­res. Los da­tos son bue­nos, pe­ro nues­tras pro­ta­go­nis­tas ex­pre­san el sen­tir de la in­dus­tria: las pe­lí­cu­las se ha­cen ca­da vez con me­nos tiem­po y di­ne­ro. Sin em­bar­go, esa cir­cuns­tan­cia ha for­za­do su ca­pa­ci­dad re­so­lu­ti­va, y sa­can par­ti­do a pre­su­pues­tos y tiem­pos de pre­pa­ra­ción mí­ni­mos. Un tour de for­ce que nos ha­ce aplau­dir­las en es­ta no­che pa­ra ce­le­brar.

“Bus­ca­mos do­cu­men­ta­ción en el Mu­seo del Pra­do y en ar­chi­vos ex­tran­je­ros”.

Ta­tia­na Her­nán­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.