“Dos días an­tes del ro­da­je to­da­vía es­ta­ba ti­ñen­do tra­jes: adel­ga­cé sie­te ki­los”

PAOLA TO­RRES No­mi­na­da al Go­ya 2017 por Los úl­ti­mos de Fi­li­pi­nas. Ya ha es­ta­do no­mi­na­da en otra oca­sión.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonistas -

LE­JOS DE DESEAR tra­ba­jar pa­ra el ci­ne, Paola To­rres co­men­zó su carrera en el mun­do de la mo­da. Era miem­bro del equi­po de Sy­bi­lla: co­men­zó en la tien­da, pa­só a to­mar me­di­das y de­di­có 14 años a ser su je­fa de pren­sa. Al ci­ne lle­gó por ca­sua­li­dad, in­vi­ta­da por el mis­mí­si­mo Pe­dro Al­mo­dó­var. “Pre­pa­ra­ba La ma­la edu­ca­ción y el res­pon­sa­ble era Pa­co Delgado, que se con­vir­tió en mi men­tor y la per­so­na que me lo en­se­ñó to­do”. Tras va­rias pe­lí­cu­las tra­ba­jan­do con el dos ve­ces no­mi­na­do a los Os­car, em­pe­zó en so­li­ta­rio en Ovie­do Ex­press, de Gon­za­lo Suá­rez. En su ful­gu­ran­te carrera tam­bién se ha ga­na­do la con­fian­za de di­rec­to­res co­mo Álex de la Igle­sia, que le brin­dó su pri­me­ra no­mi­na­ción al Go­ya, por Mi gran no­che. “Ca­da vez que acep­tas sig­ni­fi­ca vol­ver a em­pe­zar de ce­ro”. Y co­mo ejem­plo po­ne Los úl­ti­mos de Fi­li­pi­nas, por la que es can­di­da­ta es­te año. “Na­die sa­be có­mo se ves­tía ha­ce un si­glo y eso te per­mi­te al­gu­nas li­cen­cias, pe­ro un uni­for­me no te lo pue­des in­ven­tar. El ves­tua­rio de es­tos sol­da­dos, ade­más, es un ha­llaz­go his­tó­ri­co. Pa­ra los que crean que Es­pa­ña no in­ven­ta na­da, que se­pan que el te­ji­do mil ra­yas de los uni­for­mes fue un hi­to en la ro­pa de gue­rra, por­que fue el pri­me­ro con ideas mi­mé­ti­cas, de ca­mu­fla­je, y el más li­ge­ro de su épo­ca. Lo in­ven­tó un em­pre­sa­rio tex­til de Bar­ce­lo­na y el Es­ta­do lo usó pa­ra sus mi­li­ta­res de cli­mas tro­pi­ca­les. Co­mo la gue­rra du­ró po­co, con el so­bran­te el em­pre­sa­rio con­fec­cio­nó tra­jes de hom­bre de ve­rano. De ahí sur­ge el tra­je mil ra­yas. Cuan­do en­tré en la pe­lí­cu­la, por tiem­po era im­po­si­ble en­car­gar la fa­bri­ca­ción del te­ji­do. Ne­ce­si­tá­ba­mos un ki­ló­me­tro de te­la. Y ape­nas se usa hoy, me­nos en al­go­dón pu­ro. Al fi­nal, en­con­tré un stock en una vie­ja tien­da. In­clu­so con­se­guí bo­to­nes ori­gi­na­les del uni­for­me pa­ra re­pro­du­cir­los. Dos días an­tes de em­pe­zar a ro­dar en Guinea, es­ta­ba aún en una tin­to­re­ría ter­mi­nan­do de te­ñir los tra­jes. Fue una lo­cu­ra. Adel­ga­cé sie­te ki­los”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.