Ju­gar

JU­LIA NA­VA­RRO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

HAS­TA NO HA­CE

mu­chos años, era fre­cuen­te ver a ni­ños ju­gan­do en los par­ques y en cual­quier si­tio. Da­ba gus­to ver­los co­rrien­do, ha­blan­do, dan­do ba­lo­na­zos, co­lum­pián­do­se, in­ven­tan­do jue­gos, ha­cien­do tra­ve­su­ras... Pe­ro eso ha cam­bia­do. Aho­ra lo más fre­cuen­te es que es­tén en­si­mis­ma­dos, con la mi­ra­da cla­va­da en el mó­vil. Jue­gan, sí, pe­ro con jue­gos vir­tua­les que les tie­nen quie­tos an­te la pan­ta­lla. Son jue­gos so­li­ta­rios, en los que no se re­la­cio­nan con otros ni­ños, sin pa­la­bras, ri­sas ni en­fa­dos. Lo peor es que mu­chos pa­dres, pa­ra que no den de­ma­sia­do la la­ta, les de­jan sus pro­pios mó­vi­les pa­ra que se en­tre­ten­gan. Cuan­do mi hi­jo era pe­que­ño, sa­lía del co­le con la ro­pa arru­ga­da, al­gún agu­je­ro en el pan­ta­lón y una ca­pa de tie­rra por to­da la ro­pa. Da­ban ga­nas de lle­gar a ca­sa y me­ter­lo a él tam­bién en la la­va­do­ra. Una tar­de, es­ta­ba en la puer­ta Jo­se­fi­na Al­de­coa (la gran maes­tra y es­cri­to­ra), di­rec­to­ra del co­le­gio Es­ti­lo. Le di­je: “Hay que ver có­mo sa­le Alex del co­le­gio, no hay por dón­de co­ger­lo”. Y Jo­se­fi­na, que era mu­jer sa­bia, me res­pon­dió: “Si sa­lie­ra tan peinado y lim­pio co­mo lle­ga por la ma­ña­na te ten­drías que preo­cu­par”. Te­nía ra­zón, cla­ro. Si mi hi­jo hu­bie­ra sa­li­do sin una arru­ga, ha­bría si­do se­ñal de que al­go no fun­cio­na­ba. Por eso me ha pa­re­ci­do una de­ci­sión es­tu­pen­da la del Ins­ti­tu­to To­rre Vi­cens de Lé­ri­da, prohi­bien­do a los más pe­que­ños es­tar en el re­creo con los mó­vi­les. Oja­lá otros cen­tros se­cun­den es­ta ini­cia­ti­va. Los pro­fe­so­res han ale­ga­do lo evi­den­te: que los ni­ños no ju­ga­ban, no se re­la­cio­na­ban, es­ta­ban ais­la­dos, ca­da uno con su pan­ta­lla. Me di­rán que vi­vi­mos ya en una reali­dad ca­si vir­tual y que es im­po­si­ble man­te­ner­los al mar­gen. Pe­ro me nie­go a ren­dir­me. En be­ne­fi­cio de los pro­pios ni­ños, de­be­mos pro­cu­rar que jue­guen, se sien­ten en el sue­lo y se man­chen de tie­rra, mon­ten en bi­ci­cle­ta, se ti­ren por el to­bo­gán, jue­guen al fút­bol, a los mé­di­cos, con mu­ñe­cas... que de­jen vo­lar la ima­gi­na­ción y no se con­vier­tan en se­res pa­si­vos.

Y ES QUE

con la te­le­vi­sión y los jue­gos vir­tua­les, se acos­tum­bran a una reali­dad en la que ca­da se­gun­do se cam­bia de plano, en la que to­do va de­pri­sa, tan de­pri­sa que lue­go en la vi­da real to­do les abu­rre por­que las co­sas su­ce­den a otro rit­mo. Les cues­ta leer por­que la lec­tu­ra ya no les en­tre­tie­ne. Leer im­pli­ca ima­gi­nar, pen­sar, com­pren­der, mien­tras que las pantallas se lo dan to­do mas­ca­do y a un rit­mo ver­ti­gi­no­so. Soy cons­cien­te de que vi­vi­mos en un mun­do en el que la tec­no­lo­gía se ha con­ver­ti­do en la nue­va re­li­gión y don­de na­die se quie­re sa­lir del ca­rril. Pe­ro creo que es com­pa­ti­ble que los ni­ños se­pan uti­li­zar y be­ne­fi­ciar­se de to­do lo que les ofre­ce sin de­jar de ju­gar en el mun­do real. Pa­ra eso es im­pres­cin­di­ble que pa­dres y edu­ca­do­res dis­pon­gan ade­cua­da­men­te el tiem­po de los ni­ños dán­do­les to­das las po­si­bi­li­da­des pa­ra que pue­dan ju­gar. Ten­go la im­pre­sión de que las ma­qui­ni­tas y los mó­vi­les es­tán arre­ba­tan­do la in­fan­cia a nues­tros hi­jos.

www.mu­jer­hoy.com

www.ju­lia­na­va­rro.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.