DESNUDANDO a la prin­ce­sa

Es­te año se cum­plen 20 años de la trá­gi­ca muer­te de Lady Di. Y el Pa­la­cio de Ken­sing­ton, su ho­gar du­ran­te años, lo re­cuer­da con una ex­po­si­ción –me­nos frí­vo­la de lo que pa­re­ce– que ex­plo­ra su ves­ti­dor y re­fle­xio­na so­bre su evo­lu­ción de be­lla in­ge­nua a prin

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué -

Exis­ten po­cos per­so­na­jes que pue­dan na­rrar su his­to­ria a tra­vés de su ves­tua­rio, y Dia­na de Ga­les es uno de ellos. Pa­ra des­cu­brir có­mo pa­só de sen­tir­se per­di­da en el pro­ba­dor a usar la mo­da co­mo ar­se­nal con­tra el pá­ni­co es­cé­ni­co, bas­ta con con­tem­plar al­gu­nos de los mo­de­los de Dia­na, her fas­hion story, la ex­po­si­ción que abre sus puer­tas el 24 de fe­bre­ro en el Pa­la­cio de Ken­sing­ton de Lon­dres. La blu­sa vir­gi­nal con la que po­só pa­ra su re­tra­to ofi­cial de com­pro­mi­so en 1981 nos ha­bla de una ni­ña ena­mo­ra­da de un cuen­to de ha­das; en cam­bio, el gla­mou­ro­so ves­ti­do de no­che que lu­ció en la Ca­sa Blanca en 1985 re­fle­ja a una jo­ven más se­gu­ra de sus elec­cio­nes y me­nos cohi­bi­da an­te su pa­pel pú­bli­co (es­pe­cial­men­te, tras su fa­mo­so bai­le con John Tra­vol­ta en aquel even­to). La ex­po­si­ción tra­za to­da su tra­yec­to­ria vi­tal, des­de la pro­gre­si­va cons­truc­ción de la Lady Di, a la que el pú­bli­co ado­ra­ba y creía co­no­cer, has­ta la des­truc­ción de­li­be­ra­da de aque­lla prin­ce­sa de cuen­to a ba­se de es­ti­lis­mos sen­ci­llos y cor­tes de pe­lo mo­der­nos, en la úl­ti­ma eta­pa de su vi­da. Y di­ce mu­cho de la fas­ci­na­ción que si­gue des­per­tan­do Dia­na de Ga­les el he­cho de que so­lo cin­co de los ves­ti­dos ex­pues­tos sean pro­pie­dad de las co­lec­cio­nes reales. La ma­yo­ría per­te­ne­cen a co­lec­cio­nis­tas pri­va­dos que, en su día, com­pra­ron a pre­cio as­tro­nó­mi­co su de­re­cho a po­seer un pe­da­ci­to de la des­di­cha­da prin­ce­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.