MU­JE­RES DE LEY

Son las me­jo­res an­te un tri­bu­nal. A pe­sar de ser po­cas en pues­tos de de­ci­sión, de las di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar, de la lu­cha dia­ria. Aho­ra, por pri­me­ra vez, una pre­si­de a to­do su co­lec­ti­vo. ¿Al­go más que ale­gar? Por Bea­triz González / Fotos: Pe­dro Wal­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

No fue­ron bien­ve­ni­das en su pro­fe­sión has­ta ha­ce me­nos de un si­glo, y qui­zá por eso tie­nen tan­to de gue­rre­ras. Bue­nas es­tra­te­gas y ex­per­tas en dia­léc­ti­ca, su día a día con­sis­te en pe­lear, con la ley en la mano, pa­ra ga­nar ba­ta­llas. Del re­sul­ta­do de esos com­ba­tes de­pen­de­rá el fu­tu­ro de sus clien­tes. Y es ahí don­de de­mues­tran que las vic­to­rias le­ga­les no sa­ben de gé­ne­ro. Por eso, ba­jo las to­gas, ca­da vez se ven más za­pa­tos de ta­cón: si en 2001 el 33% de los abo­ga­dos es­pa­ño­les eran mu­je­res; en 2010 eran el 40%; y el año pa­sa­do, el 44%. Y las mu­je­res em­pie­zan a to­mar po­si­cio­nes en las al­tas es­fe­ras. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria, una de ellas pre­si­de el Con­se­jo Ge­ne­ral de la Abo­ga­cía Es­pa­ño­la (CGAE), el ór­gano que re­pre­sen­ta a los 83 co­le­gios de abo­ga­dos. Vic­to­ria Or­te­ga, doc­to­ra en De­re­cho y abo­ga­da en ejer­ci­cio des­de 1981, fue ele­gi­da el año pa­sa­do pre­si­den­ta por ma­yo­ría ab­so­lu­ta, un signo de que se ave­ci­nan cam­bios en la abo­ga­cía. “Mi elec­ción quie­re de­cir que las co­sas es­tán cam­bian­do, pe­ro tam­bién que tie­nen que cam­biar más pa­ra que una pre­si­den­ta no lla­me la aten­ción”, ase­gu­ra.

Los avan­ces de tres dé­ca­das

Mien­tras ha­bla de re­for­mas y cam­bios le­gis­la­ti­vos, la pre­si­den­ta de los abo­ga­dos re­co­no­ce que la si­tua­ción del co­lec­ti­vo que pre­si­de po­co tie­ne que ver con la que ha­bía cuan­do em­pe­zó, ha­ce ya 35 años. Ella fue una de las que abrió ca­mino, pe­ro no ha re­co­rri­do so­la es­ta tra­ve­sía. Mi­les de co­le­gas han pues­to su gra­ni­to de are­na pa­ra que las jó­ve­nes em­pie­cen a ser ma­yo­ría en los juz­ga­dos: ya son el 52% en­tre los le­tra­dos ejer­cien­tes con me­nos de cin­co años de an­ti­güe­dad. Que tan­tas mu­je­res vis­tie­ran la to­ga era im­pen­sa­ble cuan­do Yo­lan­da Mom­pel es­cri­bía su pri­me­ra de­man­da con pa­pel de cal­co en una Oli­vet­ti. Co­men­zó a ejer­cer a fi­na­les de los 80, una épo­ca en la que los abo­ga­dos no po­dían ha­cer­se pu­bli­ci­dad, na­die po­día co­brar me­nos de lo

Mi­les de co­le­gas han tra­ba­ja­do pa­ra que las jó­ve­nes em­pie­cen a ser ma­yo­ría en los juz­ga­dos.

que es­ta­ble­cía su colegio, la pla­ca del des­pa­cho de­bía te­ner de­ter­mi­na­da me­di­da y so­lo era po­si­ble ejer­cer don­de es­ta­ban co­le­gia­dos. Aho­ra ese es­ce­na­rio ha da­do un gi­ro de 180º, pe­ro cuan­do Mom­pel tie­ne que de­ci­dir­se por la ma­yor trans­for­ma­ción se de­can­ta por las ocu­rri­das en el turno de ofi­cio, al que lle­va ads­cri­ta des­de 1988, “des­de el día si­guien­te de co­le­giar­me. Aho­ra ne­ce­si­tan pre­pa­ra­ción es­pe­cia­li­za­da y al me­nos tres años de ejer­ci­cio pa­ra ads­cri­bir­se al ser­vi­cio de asis­ten­cia ju­rí­di­ca gra­tui­ta”, di­ce la le­tra­da. Ella es una de los 43.800 pro­fe­sio­na­les que pres­tan en nues­tro país el turno de ofi­cio, uno de los me­jor va­lo­ra­dos del mun­do. Pe­ro la pro­fe­sio­na­li­za­ción de es­te ser­vi­cio no es lo úni­co que ha cam­bia­do. Jun­to a re­for­mas que in­ten­ta­ban adap­tar las le­yes a la so­cie­dad, tam­bién ha su­fri­do una re­vo­lu­ción el mo­do de tra­ba­jar: de las guar­dias con te­lé­fono fi­jo al bus­ca y lue­go al mó­vil; de los es­cri­tos a má­qui­na a la co­mu­ni­ca­ción te­le­má­ti­ca con la Ad­mi­nis­tra­ción y los Juz­ga­dos... Y en ese es­ce­na­rio, el pú­bli­co es ca­da vez

“El ac­ce­so es igual pa­ra hom­bres y mu­je­res, pe­ro otra co­sa es la pro­gre­sión pro­fe­sio­nal”, di­ce Or­te­ga.

más exi­gen­te. “Aho­ra, el clien­te tie­ne más in­for­ma­ción –ex­pli­ca Mar­ta Ala­mán, so­cia de PWC Tax and Le­gal Ser­vi­ces–. Mu­chas ve­ces co­no­ce el tema en pro­fun­di­dad, lo que nos be­ne­fi­cia por­que fa­ci­li­ta el diá­lo­go y pue­des ser más prác­ti­ca y rá­pi­da”, ex­pli­ca una de las abo­ga­das la­bo­ra­lis­tas más pres­ti­gio­sas del país. Sin em­bar­go, un fac­tor si­gue sien­do im­pres­cin­di­ble: la confianza de aque­llos pa­ra los que se tra­ba­ja. A lo lar­go de más de 20 años de ca­rre­ra, Ala­mán ha con­ta­do con la de cien­tos de clien­tes, al­gu­nos tan me­diá­ti­cos co­mo la Li­ga de Fút­bol Pro­fe­sio­nal. Ella fue la úni­ca mu­jer que in­ter­vino en el con­flic­to por la huel­ga del fút­bol de ha­ce cin­co años. “En la fo­to de la me­sa de ne­go­cia­ción en­tre la Li­ga y la Aso­cia­ción de Fut­bo­lis­tas Es­pa­ño­les (AFE) no ha­bía nin­gu­na com­pa­ñe­ra. Pe­ro no me sen­tí fue­ra de lu­gar y sé que am­bos han evo­lu­cio­na­do”, di­ce es­ta abo­ga­da que coor­di­na a 60 per­so­nas. Su des­pa­cho es­tá por en­ci­ma de la me­dia en nú­me­ro de so­cias –un 20%, cuan­do la me­dia en gran­des des­pa­chos ron­da el 15%–, pe­ro no nie­ga que que­da mu­cho pa­ra lo­grar la pa­ri­dad: “Es un tema so­cial, no es­pe­cí­fi­co del De­re­cho. Hay que se­guir lu­chan­do, ser muy per­sis­ten­te en las em­pre­sas. Pe­ro hay que cam­biar la so­cie­dad, por­que los con­cep­tos vie­nen de la edu­ca­ción, de la familia, de có­mo nos or­ga­ni­za­mos en ca­sa”.

El Rey y 13 hom­bres to­ga­dos

Vic­to­ria Or­te­ga es­tá de acuer­do: el ca­mino hacia la pa­ri­dad no es­tá sien­do tan rá­pi­do co­mo le gus­ta­ría, pe­ro re­cuer­da que la pri­me­ra abo­ga­da se li­cen­ció en 1922. “Em­pe­za­mos tar­de. Aho­ra el ac­ce­so a la pro­fe­sión es se­me­jan­te pa­ra hom­bres y mu­je­res, pe­ro una cues­tión dis­tin­ta es la pro­gre­sión pro­fe­sio­nal. El te-

cho de cris­tal exis­te. So­lo hay que echar un vis­ta­zo a la fo­to de aper­tu­ra del año ju­di­cial”. Se re­fie­re a la ima­gen to­ma­da el pa­sa­do sep­tiem­bre, cuan­do el Rey po­só co­mo to­dos los años con la Sa­la de Go­bierno del Tri­bu­nal Su­pre­mo: la ima­gen mos­tró al mo­nar­ca y a 13 hom­bres to­ga­dos. Ni una mu­jer, aun­que son el 52% de los miem­bros de la ca­rre­ra ju­di­cial. Una de las abo­ga­das que han lo­gra­do un si­llón de so­cio de una gran fir­ma es Ido­ya Ar­tea­ga­bei­tia, de Ra­món y Ca­jal Abo­ga­dos. Tra­ba­ja en los de­par­ta­men­tos Fi­nan­cie­ro y Ban­ca­rio, In­mo­bi­lia­rio y Pro­ject Fi­nan­ce de la fir­ma, y por su mano pa­san con­tra­tos con mu­chos ce­ros de clien­tes de to­do el mun­do. En su cam­po abun­dan los hom­bres, aun­que la ten­den­cia es­tá cam­bian­do: “Las mu­je­res ca­da vez tie­nen más pe­so”, ase­gu­ra es­ta abo­ga­da del Es­ta­do en ex­ce­den­cia. Tra­ba­jan­do pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción, apren­dió una he­rra­mien­ta cla­ve: “Cuan­do apro­ba­mos la opo­si­ción, pa­sa­mos por tri­bu­na­les don­de pue­des te­ner 10 vis­tas en una ma­ña­na y so­lo la tar­de an­te­rior pa­ra pre­pa­rár­te­las. Te acos­tum­bras a ter­mi­nar el tra­ba­jo en el tiem­po que tie­nes, no en el que te gus­ta­ría, y apren­des a ser to­do lo eficaz que pue­des”. Así, con efi­ca­cia, lle­ga a to­dos los fren­tes e in­ten­ta cam­biar la cul­tu­ra del pre­sen­tis­mo, que

cie­rra puer­tas a la con­ci­lia­ción. “Si con­si­gues ha­cer ver que ha­ces el mis­mo tra­ba­jo que el que se va a las 11 de la no­che sin que­dar­te has­ta esa ho­ra, es­tás cam­bian­do esa cul­tu­ra –ase­gu­ra Ar­tea­ga­bei­tia–. Por un la­do, en­se­ñas a quien te va a pro­mo­cio­nar que no es ne­ce­sa­rio tan­to pre­sen­tis­mo, y por otro, apren­des que no pa­sa na­da por ir­se an­tes pa­ra que mi hi­jo me vea. A mi equi­po in­ten­to re­cor­dar­le que lo im­por­tan­te son los re­sul­ta­dos: si la fle­xi­bi­li­dad es­tá li­ga­da a res­pon­sa­bi­li­dad, el tra­ba­jo sa­le ade­lan­te”, afir­ma.

Sen­si­bi­li­dad y em­pa­tía

Sin em­bar­go, de­jar la ofi­ci­na an­tes de que ano­chez­ca no sig­ni­fi­ca ol­vi­dar­se del tra­ba­jo has­ta el día si­guien­te. An­tes de me­ter­se en la ca­ma, Ar­tea­ga­bei­tia vol­ve­rá a co­nec­tar su or­de­na­dor pa­ra ce­rrar los fle­cos que que­den. La mis­ma ru­ti­na que si­gue Elena Za­rra­lu­qui, miem­bro de la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de una sa­ga de cé­le­bres ju­ris­tas que co­men­zó su abue­lo, Luis Za­rra­lu­qui Vi­llal­ba. Su es­pe­cia­li­dad, el De­re­cho de familia, es el úni­co don­de sí hay ma­yo­ría fe­me­ni­na. Es más, las rien­das de los des­pa­chos más im­por­tan­tes las lle­van mu­je­res. “No creo que el gé­ne­ro nos pre­dis­pon­ga a ha­cer­lo me­jor. Pe­ro sí es ne­ce­sa­ria cier­ta sen­si­bi­li­dad hacia quien pa­sa por una se­pa­ra­ción, por­que se­gu­ra­men­te es uno de los peo­res mo­men­tos de su vi­da”, ase­gu­ra. Por eso, por­que el clien­te ne­ce­si­ta po-

ner en or­den su vi­da, los co­rreos elec­tró­ni­cos y el te­lé­fono no pue­den su­plir las ho­ras de des­pa­cho. “Que los clien­tes lle­guen, se tran­qui­li­cen y te cuen­ten to­do es im­por­tan­te. López Ibor creó un ín­di­ce de si­tua­cio­nes es­tre­san­tes y el di­vor­cio ocu­pa el se­gun­do lu­gar, tras la muer­te de un hi­jo. Qui­zá tú, co­mo abo­ga­da, pue­das apor­tar al­go de tran­qui­li­dad en ese mo­men­to”, afir­ma Za­rra­lu­qui. Cuan­do se co­le­gió, no exis­tía el di­vor­cio di­rec­to y has­ta 2005 ha­bía que acre­di­tar una cau­sa pa­ra po­der se­pa­rar­se. Fue en­ton­ces cuan­do se in­clu­yó la po­si­bi­li­dad de la cus­to­dia com­par­ti­da, una de las so- a su jui­cio más jus­tas si se dan las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias. “An­tes ha­bía ex­pa­re­jas que la po­nían en prác­ti­ca, pe­ro no era fá­cil. Re­cuer­do te­ner que dis­cu­tir con un fis­cal y un juez por­que no acep­ta­ban nues­tro con­ve­nio ar­gu­men­tan­do que no era bueno pa­ra los ni­ños. Y lo de­fen­día­mos por­que, si unos pa­dres lle­gan a un acuer­do por el bien de sus hi­jos y fun­cio­na en el día a día, se­gu­ra­men­te es la me­jor so­lu­ción. La cus­to­dia com­par­ti­da es con- se­cuen­cia de la evo­lu­ción so­cial”, afir­ma. Esa adap­ta­ción a los cam­bios de la que ha­bla Za­rra­lu­qui es una de las pre­mi­sas de la le­gis­la­ción, que in­ten­ta dar res­pues­ta a nue­vas ne­ce­si­da­des so­cia­les. Tam­bién con el desa­rro­llo de ma­te­rias que pa­sa­ban des­aper­ci­bi­das has­ta ha­ce po­co. Elena Gar­cía Ca­zor­la, una de las pri­me­ras abo­ga­das en abrir un des­pa­cho es­pe­cia­li­za­do en ex­tran­je­ría, cuen­ta que, cuan­do aca­bó la ca­rre­ra ha­ce 20 años, la ex­tran­je­ría ni se es­tu­dia­ba. En­ton­ces Es­pa­ña em­pe­zó a re­ci­bir in­mi­gra­ción y a prin­ci­pios de 2000 se pro­du­jo un boom que des­bor­dó to­do: “Era un caos. Aho­ra, tras un gran des­cen­so de la in­mi­gra­ción, es­tá más or­ga­ni­za­do. Sin em­bar­go, hay áreas que se aban­do­nan, co­mo la na­cio­na­li­dad, y vol­ve­mos a su­frir ese caos”. Re­cuer­da sin es­fuer­zo a su pri­mer clien­te, a quien se le de­ne­gó la re­no­va­ción del per­mi­so de re­si­den­cia: tras dos años en Es­pa­ña, con su mu­jer y su hi­jo, le de­tu­vie­ron e in­ter­na­ron pa­ra su ex­pul­sión. Tu­vo que pre­sen­tar una me­di­da cau­te­lar en el juz­ga­do, que com­pro­bó su víncu­lo fa­mi­liar y au­to­ri­zó su li­ber­tad. “En Ex­tran­je­ría, el tra­to es muy cer­cano. De­trás de ca­da ex­pe­dien­te, hay una vi­da y una familia”, ex­pli­ca Gar­cía Ca­zor­la. En su opinión, de­be­rían po­ner­se los me­dios pa­ra que la Ad­mi­nis­tra­ción cum­pla los pla­zos y re­suel­va en tiem­po los ex­pe­dien­tes y re­cur­sos. “Ca­da re­so­lu­ción que de­nie­ga un vi­sa­do, una au­to­ri­za­ción de re­si­den­cia, de es­tu­dios o de tra­ba­jo, o na­cio­na­li­dad pa­ra­li­za la vi­da de esa per­so­na, de su familia o de la em­pre­sa que lo quie­re con­tra­tar. Y en el área del de­re­lu­cio­nes

cho de asi­lo y refugio se de­be­rían cum­plir los com­pro­mi­sos de re­cep­ción de so­li­ci­tan­tes”, re­cla­ma.

A rit­mo de ma­ra­tón

Co­mo la del res­to, la jor­na­da de Gar­cía Ca­zor­la tie­ne ho­ra­rio de ini­cio pe­ro no de fin. “Soy abo­ga­da, sin de­jar de ser ma­dre, las 24 ho­ras del día”, ase­gu­ra. Por su par­te, Ido­ya Ar­tea­ga­bei­tia aña­de: “Si quie­res te­ner pa­re­ja, familia y un tra­ba­jo in­tere­san­te no tie­nes por qué re­nun­ciar a na­da. Con­ci­liar no es fá­cil, pe­ro or­ga­ni­zán­do­te es po­si­ble”.

Mom­pel no nie­ga que la ma­ter­ni­dad sea com­pa­ti­ble con una pro­fe­sión que tie­ne jor­na­das ma­ra­to­nia­nas. A ella se le que­dó gra­ba­da una fra­se que es­cu­chó ha­ce 24 años: “Yo­lan­da, es­pé­ra­te pa­ra dar a luz”. Su par­to se ade­lan­tó y su hi­jo vino al mun­do ho­ras an­tes de un jui­cio en la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Za­ra­go­za. “El en­fa­do del ma­gis­tra­do fue tre­men­do. Pre­gun­ta­ba que si eso no se po­día ha­ber pre­vis­to”, re­cuer­da. Aho­ra no es­cu­cha­ría esa fra­se, pe­ro la con­ci­lia­ción si­gue sien­do com­pli­ca­da. “Si tie­nes un des­pa­cho pe­que­ño, o lo cie­rras o te ol­vi­das de criar a tu hi­jo. Al clien­te no

le gus­ta que des­pa­rez­cas tres o cua­tro me­ses, y es en­ten­di­ble”, afir­ma. De esa dis­po­ni­bi­li­dad ca­si per­ma­nen­te ha­bla tam­bién Bea­triz Lla­mas, la úni­ca abo­ga­da en el jui­cio por el ase­si­na­to de Isabel Ca­rras­co, pre­si­den­ta del PP de León. Du­ran­te el mes que du­ró el pro­ce­so dur­mió unas tres ho­ras dia­rias pa­ra aten­der­lo sin de­jar otros te­mas del des­pa­cho “que re­quie­ren idén­ti­ca de­di­ca­ción”. ¿Su jor­na­da ha­bi­tual? Unas dos ho­ras en el juz­ga­do por la ma­ña­na; tres ho­ras de vi­si­tas, lla­ma­das y co­rreos; y cua­tro o cin­co de es­tu­dio, pre­pa­ra­ción y tra­ba­jo de los te­mas por la tar­de. Des­pués, hay una se­gun­da par­te en ca­sa, re­pa­san­do el jui­cio del día si­guien­te, “pe­ro al ser es­te tan lar­go y com­ple­jo, ne­ce­si­ta­ba más ho­ras”, re­co­no­ce. Cuan­do ter­mi­nó la ca­rre­ra, Lla­mas tra­ba­ja­ba co­mo ilus­tra­do­ra, pe­ro se de­can­tó por la abo­ga­cía. Dos mun­dos apa­ren­te­men­te an­ta­gó­ni­cos que, en su opinión, no es­tán le­jos. “Tam­bién hay que ser muy crea­ti­vo en el De­re­cho. So­bre

to­do en sa­la, don­de ca­da de­ta­lle cuen­ta. Y en un jui­cio con ju­ra­do, más”, di­ce. De los seis pro­fe­sio­na­les que in­ter­vi­nie­ron en el pro­ce­so por el ase­si­na­to de Isabel Ca­rras­co, ella fue la más jo­ven y la úni­ca mu­jer. Y pa­só la prue­ba con éxi­to: ha­ce unas se­ma­nas el Tri­bu­nal Su­pre­mo acor­da­ba man­te­ner las con­de­nas im­pues­tas a Montserrat González y a su hi­ja Tria­na Mar­tí­nez, de 22 y 20 años de pri­sión res­pec­ti­va­men­te, y au­men­ta­ba a 14 años la de la po­li­cía Ra­quel Ga­go. “So­cho mos muy po­cas abo­ga­das en gran­des de­li­tos y jui­cios de pri­me­ra ins­tan­cia. En ma­te­ria pe­nal la ma­yo­ría son hom­bres, pe­ro es­ta­mos abrien­do ca­mino”, di­ce.

Las re­com­pen­sas

Cuan­do se les pre­gun­ta có­mo se po­dría me­jo­rar el ejer­ci­cio de su pro­fe­sión, la lis­ta de de­man­das es lar­ga. Mu­chas es­tán re­la­cio­na­das con los es­ca­sos me­dios de la Ad­mi­nis­tra­ción, in­clu­so en la asis­ten­cia a víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro. O que los ca­sos re­la­cio­na­dos con el De­re­yo­lan­da

de familia no siem­pre sean vis­tos en un juz­ga­do es­pe­cia­li­za­do por­que so­lo hay en las gran­des ciu­da­des. Y tam­bién la ne­ce­si­dad de po­lí­ti­cas de igual­dad y con­ci­lia­ción pa­ra al­can­zar la pa­ri­dad. Pe­ro pe­se a los pro­ble­mas de una pro­fe­sión que tie­ne unos cuan­tos ca­ba­llos de ba­ta­lla, to­das vol­ve­rían a es­co­ger­la. Qui­zá por­que las re­com­pen­sas me­re­cen la pe­na. “Es muy sa­tis­fac­to­rio con­tri­buir a la re­so­lu­ción de con­flic­tos –ase­gu­ra su pre­si­den­ta, Vic­to­ria Or­te­ga–. Eso y po­der apor­tar pa­ra lo­grar un mun­do me­jor es lo más gra­ti­fi­can­te de es­ta pro­fe­sión”.

De izq. a dcha., Bea­triz Lla­mas, Elena Za­rra­lu­qui, Yo­lan­da Mom­pel, Elena Gar­cía Ca­zor­la, Vic­to­ria Or­te­ga (pre­si­den­ta del Con­se­jo Ge­ne­ral de la Abo­ga­cía), Ido­ya Ar­tea­ga­bei­tia y Mar­ta Ala­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.