VIO­LA DA­VIS, CA­MINO AL ÓSCAR

Si ga­na el Os­car, es muy pro­ba­ble que pro­nun­cie el dis­cur­so más sub­ver­si­vo de la no­che. La ac­triz, que sa­be lo que es la po­bre­za y la dis­cri­mi­na­ción, no se ca­lla. Por Ixo­ne Díaz Lan­da­lu­ce

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

La son­ri­sa de Vio­la Da­vis se ilu­mi­na na­da más sa­lu­dar, pe­se a que lle­va to­do el día dan­do en­tre­vis­tas. Una de­trás de otra. Es­tá en ple­na cam­pa­ña, pro­mo­cio­na­do Fen­ces (es­treno, 24 de fe­bre­ro) la adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de la obra tea­tral por la que en 2010 ga­nó un Tony y por la que aho­ra as­pi­ra al Os­car co­mo me­jor ac­triz se­cun­da­ria. Ves­ti­da con va­que­ros, za­pa­ti­llas y una ame­ri­ca­na negra, Da­vis es sim­pá­ti­ca y elo­cuen­te e irra­dia el ti­po de ca­ris­ma na­tu­ral de las es­tre­llas de ver­dad, co­mo su ami­ga, Meryl Streep. “Me ins­pi­ré en las mu­je­res que han es­ta­do ca­sa­das, en las mu­je­res que es­tán ago­ta­das, que han en­gor­da­do 30 ki­los, que no tie­nen tiem­po pa­ra sí mis­mas y que, aun así, si­guen dan­do sin re­ci­bir na­da a cam­bio. Las mu­je­res se sa­cri­fi­can más que na­die en el mun­do”, ex­pli­ca Da­vis so­bre las fi­gu­ras fe­me­ni­nas que le ayu­da­ron a dar vi­da a Ro­se, una ab­ne­ga­da es­po­sa de los años 50. “Cuan­do in­ter­pre­té es­te pa­pel en el tea­tro, siem­pre sen­tí que po­dría ha­ber si­do más va­lien­te. Es­ta vez, lo en­ten­día me­jor por­que aho­ra soy ma­dre”. Ha­ce seis años, ella y su ma­ri­do, el actor y pro­duc­tor Ju­lius Ten­non, adop­ta­ron a su hi­ja, Ge­ne­sis, cuan­do era una re­cién na­ci­da. ¿Y qué es lo que en­tien­de aho­ra exac­ta­men­te?, le pre­gun­to. “La peor ra­zón pa­ra te­ner un hi­jo es que ser ma­dre sea tu sue­ño. Por­que, en cier­ta for­ma, es­tás tra­tan­do de vi­vir tus sue­ños a tra­vés su­yo. Hay que de­jar­les vo­lar. Tie­nes que que­rer­les y guiar­les pa­ra que, con suer­te, no co­rran y se es­tam­pen con­tra un mu­ro. Ese es mi tra­ba­jo co­mo ma­dre”, ex­pli­ca. Ge­ne­sis co­rre­tea por los pa­si­llos de un ho­tel de Los Án­ge­les mien­tras su ma­dre ha­ce en­tre­vis­tas. Edu­car­la ha si­do uno de los ma­yo­res re­tos de su vi­da. La ni­ña, cuen­ta su ma­dre, jue­ga con Bar­bies ne­gras “que se pa­re­cen a ella” y tie­ne que re­pe­tir los man­tras que ella mis­ma le en­se­ña. “Siem­pre le di­go que lo más im­por­tan­te es su co­ra­zón y su ca­be­za. An­tes, le ha­cía re­pe­tir­lo ca­da día, aho­ra le ha­go de­cir otra co­sa, aun­que aún no lo en­tien­de: “Mi nom­bre es Ge­ne­sis Ten­non y soy due­ña de mi his­to­ria. De lo bueno y de lo ma­lo”. ¿Qué quie­re de­cir?, le pre­gun­to. “No quie­ro que se es­con­da de nin­gu­na par­te de sí mis­ma, quie­ro que sal­ga al mun­do tal y co­mo es, sin dis­cul­par­se. Yo perdí mu­cho tiem­po te­nien­do ver­güen­za, es­con­dien­do mis par­tes vul­ne­ra­bles, sintiéndome fracasada...”.

Cre­cer sin za­pa­tos

Vio­la Da­vis na­ció en la gran­ja de sus abue­los, una an­ti­gua plan­ta­ción de es­cla­vos, en Ca­ro­li­na del Sur, pe­ro su familia se tras­la­dó a Rho­de Is­land cuan­do ella te­nía un año. Su pa­dre lim­pia­ba ca­ba­llos y su ma­dre tra­ba­ja­ba en una fá­bri­ca. “Cre­cí sien­do po­bre. Y cuan­do di­go po­bre, es po­bre”, di­ce Da­vis. Tan­to, que no co­no­ció a su her­ma­na, Dia­na, has­ta que tu­vo cin­co años por­que sus pa­dres

“PERDÍ MU­CHO TIEM­PO TE­NIEN­DO VER­GÜEN­ZA Y SINTIÉNDOME FRACASADA”

no po­dían ocu­par­se de sus cin­co hi­jos. Tan­to que cre­ció sin za­pa­tos y lle­gó a bus­car co­mi­da en los cu­bos de la ba­su­ra. Tan­to que el edi­fi­cio en el que vi­vían iba a ser de­mo­li­do y es­ta­ba atestado de ra­tas. “Lo que na­die te di­ce de la po­bre­za es que te ha­ce in­vi­si­ble. Na­die pres­ta aten­ción a la gen­te po­bre. Y yo no que­ría ser in­vi­si­ble, por eso qui­se ser ac­triz. Di­cen que los dos días más im­por­tan­tes de tu vi­da son el día que na­ces y el que des­cu­bres por qué na­cis­te. Y yo na­cí pa­ra ser ac­triz. Sa­bía que eso da­ría sen­ti­do a mi vi­da. Pe­ro no po­día ser so­lo fa­mo­sa, te­nía que ser una ac­triz es­tu­pen­da pa­ra que mi vi­da tu­vie­ra sig­ni­fi­ca­do”. Te­nía nue­ve años cuan­do vio a la ac­triz afro­ame­ri­ca­na Ci­cely Ty­son en una se­rie de te­le­vi­sión y se dio cuen­ta de que no era un sue­ño im­po­si­ble. “Mi­ra­ba los ma­pas y un glo­bo te­rrá­queo que te­nía­mos y con­ta­ba los ki­ló­me­tros que ha­bía en­tre Rho­de Is­land y Holly­wood. Fan­ta­sea­ba so­bre có­mo po­dría lle­gar allí: en avión, en tren, ca­mi­nan­do… Es­ta­ba ob­se­sio­na­da”, re­cuer­da con una son­ri­sa. Vio­la era una es­tu­dian­te apli­ca­da y, des­pués de con­se­guir una be­ca pa­ra ir la uni­ver­si­dad, lo­gró otra pa­ra es­tu­diar en Ju­lliard, pro­ba­ble­men­te la es­cue­la de ar­te dra­má­ti­co más pres­ti­gio­sa del mun­do. Era la opor­tu­ni­dad que ne­ce­si­ta­ba, pe­ro fue una ex­pe­rien­cia agri­dul­ce. “En Jui­lliard no sen­tía que hu­bie­ra si­tio pa­ra mí. Siem­pre ha­bía al­go de mí que no en­ca­ja­ba: mi ta­lla, mi voz gra­ve, mi co­lor… Y así me sen­tí tam­bién du­ran­te mu­cho tiem­po res­pec­to a la te­le­vi­sión y las pe­lí­cu­las”, ex­pli­ca. A pe­sar de su in­men­so ta­len­to, du­ran­te años se vio re­le­ga­da a pe­que­ños pa­pe­les en cin­tas co­mo Traf­fic o Sy­ria­na y a se­ries de te­le­vi­sión me­dio­cres co­mo Ley y or­den.

“La po­bre­za te ha­ce in­vi­si­ble y yo no que­ría ser­lo, por eso de­ci­dí ser ac­triz”.

La ca­pa­ci­dad de no ser se­cun­da­ria

In­clu­so des­pués de sus dos no­mi­na­cio­nes al Os­car (por Cria­das y se­ño­ras y por una so­la es­ce­na de ocho mi­nu­tos en La du­da), las ofer­tas que re­ci­bía siem­pre eran de ac­triz se­cun­da­ria, de lu­jo, pe­ro se­cun­da­ria al fin y al ca­bo. “Mi pri­mer ins­tin­to fue en­fa­dar­me, esa ira de cuan­do sien­tes que al­guien te es­tá tra­tan­do mal. Lue­go, en­ca­jas el sen­ti­mien­to de

re­cha­zo y pien­sas: “Ha­ré los otros pa­pe­les y los ha­ré de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble”. Y más tar­de, em­pe­cé a pre­gun­tar­me: “¿Por qué no pue­do ser la no­via? ¿Por qué no pue­do ser la chi­ca in­ge­nua?”. La for­ma en la que es­ta in­dus­tria te en­ca­si­lla no es rea­lis­ta; no exis­te “la chi­ca mo­na”, “la ra­ri­ta”, “la vi­lla­na”. To­das esas co­sas pue­den te­ner mil for­mas. Y yo po­día re­de­fi­nir­las”. A sus 51 años, la ac­triz des­ti­la confianza en sí mis­ma. Pe­ro ha si­do un pro­ce­so lar­go y do­lo­ro­so pa­ra ella: ne­ce­si­tó años de te­ra­pia pa­ra pro­ce­sar su in­fan­cia, pa­ra sen­tir que me­re­cía cier­tas co­sas. Ha con­ta­do que su ma­ri­do le ayu­dó a su­pe­rar sus in­se­gu­ri­da­des y en 2012 fue el quien le ani­mó a des­fi­lar por la al­fom­bra ro­ja de los Os­car sin pe­lu­ca, con su pe­lo cor­to y afro. Fue un mo­men­to de­fi­ni­ti­vo pa­ra ella y su au­to­es­ti­ma. Dos años des­pués, su ca­rre­ra dio un gi­ro ines­pe­ra­do: re­ci­bió la lla­ma­da de Shon­da Rhi­mes, crea­do­ra de se­ries co­mo Ana­to­mía de Grey o Scan­dal. Que­ría que Da­vis die­ra vi­da a la pro­ta­go­nis­ta de su nue­va se­rie: Có­mo de­fen­der a un ase­sino. No era una de­ci­sión sen­ci­lla, re­que­ría un com­pro­mi­so a lar­go pla­zo que obli­ga­ría a Da­vis a re­cha­zar ofer­tas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. Pe­ro era un pa­pel pro­ta­go­nis­ta, un per­so­na­je com­ple­jo y lleno de ma­ti­ces ca­paz de sa­car lo me­jor de ella mis­ma. Y fun­cio­nó. El año pa­sa­do, se con­vir­tió en la pri­me­ra afro­ame­ri­ca­na en ga­nar el Emmy a la me­jor ac­triz dra­má­ti­ca. Su reivin­di­ca­ti­vo dis­cur­so dio la vuel­ta al mun­do. “Lo úni­co que se­pa­ra a las mu­je­res de co­lor de cual­quier otra per­so­na son las opor­tu­ni­da­des. No pue­des ga­nar un Emmy por un pa­pel que no exis­te”, re­cla­mó so­bre el es­ce­na­rio. ¿Sien­te la res­pon­sa­bi­li­dad de ser com­ba­ti­va? “Cla­ro que sí. Pue­des ser un ins­tru­men­to del cam­bio”. Ella siem­pre ha es­ta­do po­lí­ti­ca­men­te com­pro­me­ti­da. “Mi ma­dre no te­nía es­tu­dios, pe­ro lu­chó por la re­for­ma de la se­gu­ri­dad so­cial en los años 60. Co­mo de­cía Mar­tin Lut­her King, no tie­nes que te­ner un doc­to­ra­do pa­ra ser útil. So­lo ha­ce fal­ta te­ner pa­sión”.

“Un bull­dog con­tra la in­jus­ti­cia”

Cuan­do le pre­gun­to por el pre­si­den­te Do­nald Trump, frun­ce el ce­ño. To­da­vía no ha di­ge­ri­do la nue­va reali­dad po­lí­ti­ca de su país. “La no­che elec­to­ral es­ta­ba de­vas­ta­da. Be­bí mu­cho vod­ka aque­lla no­che. Mu­cho… Pe­ro aho­ra he en­ten­di­do que no pue­do ser una ob­ser­va­do­ra pasiva; ten­go que par­ti­ci­par en el cam­bio, ten­go que ser un bull­dog con­tra la in­jus­ti­cia”. Si su dis­cur­so en los Emmy del pa­sa­do año des­per­tó con­cien­cias ale­tar­ga­das, el de los Os­car pue­de con­ver­tir­se en el más sub­ver­si­vo de la no­che. Pe­ro pa­ra eso, pri­me­ro tie­ne que ga­nar. Co­mo cual­quier no­mi­na­do, Vio­la Da­vis pre­fie­re no ha­blar del tema. ¿Quie­re ga­nar?, le pre­gun­to di­rec­ta­men­te. Du­da un ins­tan­te. “Su­pon­go que se­ría bo­ni­to, pe­ro no es al­go esen­cial pa­ra mi bie­nes­tar”, di­ce fi­nal­men­te. “Des­pués de ga­nar un pre­mio, las al­fom­bras ro­jas se re­co­gen, los ra­mos de flo­res y las bo­te­llas de cham­pán de­jan de lle­gar y el te­lé­fono ya no sue­na. Pue­des po­ner­lo en una es­tan­te­ría y mi­rar­lo por las no­ches con una co­pa de vino en la mano, pe­ro ser actor es otra co­sa. Tie­nes que vol­ver al tra­ba­jo. El día des­pués de ga­nar el Emmy, es­ta­ba en el set des­de las ocho de la ma­ña­na. No pue­des de­cir: “Aquí es­tá el Emmy. Y aho­ra me voy a echar una sies­ta”, ex­pli­ca.

“La no­che que ga­nó Trump me que­dé de­vas­ta­da, pe­ro no me pien­so ca­llar”

En la se­rie Co­mo de­fen­der a un ase­sino. Con Den­zel Was­hing­ton en el tea­tro.

En Fen­ces, por la que es­tá no­mi­na­da co­mo me­jor ac­triz se­cun­da­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.