La VIDENTE que no vio

La de­nun­cia de una an­cia­na pre­sun­ta­men­te es­ta­fa­da nos in­vi­ta a re­fle­xio­nar so­bre nues­tros pro­pios mie­dos. ¿Has­ta qué pun­to que­re­mos co­no­cer lo que nos su­ce­de­rá? ¿Qué pre­cio es­ta­mos dis­pues­tos a pa­gar por ello?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Psicoactualidad -

CCo­no­cer el fu­tu­ro es un vie­jo an­he­lo de la hu­ma­ni­dad. Es­te de­seo au­men­ta en per­so­nas cu­ya fra­gi­li­dad es ma­yor de la nor­mal, qui­zá por­que dis­po­nen de po­cos me­dios pa­ra afron­tar ese fu­tu­ro. El mie­do a lo que su­ce­de­rá pro­vie­ne de in­se­gu­ri­da­des y con­flic­tos in­ter­nos que pro­vo­can an­gus­tia. Fren­te a un más allá que no pue­den do­mi­nar, acu­den a la ma­gia. Los vi­den­tes se co­lo­can en un lu­gar de po­der pa­ra es­te ti­po de per­so­nas afec­ta­das por una in­quie­tud pa­to­ló­gi­ca res­pec­to a su fu­tu­ro. Al­guien les di­ce lo que les va a su­ce­der, co­mo si ese “al­guien” es­tu­vie­ra en po­se­sión de un sa­ber del que ellos mis­mos ca­re­cen. Es­ta po­si­ción otor­ga al adi­vino una gran as­cen­den­cia so­bre el con­sul­tan­te, una in­fluen­cia que pue­de uti­li­zar pa­ra apro­ve­char­se de él, tal y co­mo le ocu­rrió ha­ce po­co a una mu­jer de 77 años en Bar­ce­lo­na, que su­pues­ta­men­te fue víc­ti­ma de una es­ta­fa por par­te de una vidente que abu­só de su vul­ne­ra­bi­li­dad. La mu­jer, que pa­de­cía tras­tor­nos de la per­so­na­li­dad, acu­dió a fi­na­les de mar­zo del 2016 a la tien­da eso­té­ri­ca de Pe­pi­ta Vi­la­llon­ga, una vidente a la que por sus apa­ri­cio­nes en te­le­vi­sión. La víc­ti­ma que­ría que Pe­pi­ta la ayu­da­ra a re­sol­ver sus pro­ble­mas per­so­na­les, cen­tra­dos en el mie­do a su­frir una en­fer­me­dad ter­mi­nal. Su te­mor es un cla­ro in­di­ca­dor de ideas pa­ra­noi­des que se or­ga­ni­zan al­re­de­dor de un mie­do ex­tre­mo a su­frir un da­ño que al­guien o al­go va a oca­sio­nar. En es­te ca­so es pro­ba­ble que su ma­yor apren­sión fue­ra a mo­rir. Los pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos an­gus­tia­ban a la mu­jer, re­du­cién­do­la a un es­ta­do de má­xi­ma fra­gi­li­dad de­la­to­ra de un yo dé­bil, in­va­di­do por con­flic­tos que no ha­bía sa­bi­do có­mo re­sol­ver, la mis­ma si­tua­ción que con­du­ce a al­gu­nas per­so­nas a po­ner su vi­da en ma­nos de otro. Cuan­do acu­dió a la tien­da de la vidente, le ase­gu­ra­ron que sus pro­ble­mas se re­sol­ve­rían en­se­gui­da. Fren­te a la im­po­ten­cia de la víc­ti­ma, se en­con­tró con la om­ni­po­ten­cia de la vidente y sus co­la­bo­ra­do­res. Du­ran­te dos me­ses, fue so­me­ti­da a ri­tua­les má­gi­cos con los que pre­ten­dían cu­rar­la. Le con­ta­ron que, de­bi­do al da­ño al que es­ta­ba ex­pues­ta, no te­nían más re­me­dio que via­jar a Bra­sil pa­ra con­se­guir un mu­ñe­co de unos gu­rús que lue­go de­be­rían en­te­rrar en Tie­rra San­ta pa­ra que sus su­fri­mien­tos des­apa­re­cie­ran. Más tar­de, la po­li­cía ve­ri­fi­có que ese via­je nun­ca se ha­bía rea­li­za­do.

Pa­que­tes ri­tua­les a 40.000 €

Tam­bién le ase­gu­ra­ban que ha­bían en­tra­do en con­tac­to con el es­pí­ri­tu de su ma­dre y de su pa­dre y que la pro­te­ge­rían pa­ra que sus fa­mi­lia­res no se in­vo­lu­cra­ran en ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas, ideas que, le­jos de cal­mar­la, au­men­ta­ban su an­gus­tia. Ca­da nue­va ac­ción im­pli­ca­ba, na­tu­ral­men­te, gas­tos que iban ele­van­do la fac­tu­ra que fi­nal­men­te pa­sa­ron a la po­bre mu­jer. Una exem­plea­da de la tien­da con­ta­ba en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a la te­le­vi­sión que la des­pi­die­ron cuan­do pu­so so­bre avi­so de es­tas ar­ti­ma­ñas a un clien­te por el que sen­tía pe­na, ya que, al igual que ha­cían con la an­cia­na, le es­ta­ban es­ta­fan­do con una su­ce­sión de li­tur­gias ba­sa­das en el pen­sa­mien­to má­gi­co. Ven­dían pa­que­tes de ri­tua­les que, en pa­la­bras de la exem­plea­da, eran un au­tén­ti­co frau­de, di­se­ña­do pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas co­mo el mal de ojo. Co­bra­ban por es­te ser­vi­cio de 1.000 a 40.000 €. Com­pra­ban unas ca­ji­tas que se­lla­ban con ce­ra y se las man­da­ban a los clien­tes. Des­pués se les de­cía que no po­dían abrir­la por­que, si lo ha­cían, se eva­po­ra­ría la ma­gia. Lo que la vidente no pu­do ver, qui­zá por­que la ce­ga­ron la ava­ri­cia y el he­cho de me­nos­co­no­cía

Los “adi­vi­nos” ocu­pan un lu­gar de po­der pa­ra aque­llos con mie­do al fu­tu­ro.

To­da ac­ti­vi­dad de­be ha­cer­se des­de la éti­ca, que im­pi­da el apro­ve­cha­mien­to ilí­ci­to.

pre­ciar la ca­pa­ci­dad psí­qui­ca de su víc­ti­ma, es que si es­ta mu­jer no con­se­guía me­jo­rar su an­gus­tia y ade­más aca­ba­ba con ca­si to­dos sus aho­rros, su ma­les­tar po­día au­men­tar de­ma­sia­do. En­ton­ces al­go ha­ría pa­ra re­sol­ver­lo, y lo hi­zo: pu­so una de­nun­cia an­te la po­li­cía. Y es que se pue­den te­ner pro­ble­mas men­ta­les, no me­dir la reali­dad de for­ma ade­cua­da, su­frir de ideas pa­ra­noi­des y mie­do a la en­fer­me­dad o a la muer­te, pe­ro una cues­tión es es­tar mal psí­qui­ca­men­te y otra ser ton­ta y no ha­cer nin­gún mo­vi­mien­to si el ni­vel de an­gus­tia au­men­ta de­ma­sia­do. Co­mo, ade­más de in­cre­men­tar su ma­les­tar, la pér­di­da de su di­ne­ro la co­lo­có en una si­tua­ción de ma­yor pre­ca­rie­dad, la mu­jer reac­cio­nó con la de­nun­cia. Cu­rio­sa­men­te, los con­flic­tos psí­qui­cos de la víc­ti­ma, de los que la vidente se apro­ve­chó, fue­ron los mis­mos que la hi­cie­ron sa­lir de la tram­pa en la que ha­bía caí­do. La actitud de la vidente y sus co­la­bo­ra­do­res de­la­tan a per­so­nas con unas ca­rac­te­rís­ti­cas psi­co­pá­ti­cas que les im­pi­den la po­se­sión de una ley in­ter­na mo­ral. En ta­les ca­sos, tie­ne que in­ter­ve­nir la ley. Cual­quier ac­ti­vi­dad hu­ma­na de­be­ría rea­li­zar­se des­de una éti­ca sub­je­ti­va que im­pi­die­ra ese apro­ve­cha­mien­to ilí­ci­to. Aho­ra bien, hay per­so­nas que, le­jos de re­gir­se por esa nor­ma, dis­fru­tan y go­zan que­rien­do sa­car al otro to­do lo po­si­ble. En es­te ca­so nos encontramos an­te es­ta­fa­do­res que tra­tan al otro co­mo un ob­je­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.