TINDER: CÓ­MO NOS VEN ELLOS?

Tinder es la apli­ca­ción más po­pu­lar pa­ra li­gar, un “co­to de ca­za” don­de hom­bres y mu­je­res no siem­pre com­par­ten los mis­mos có­di­gos. ¿O es que crees que quie­re de ver­dad una fo­to cuan­do te la pi­de? Por Sil­via To­rres

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Ho­la, te es­cri­bo por­que te he vis­to en Tinder, y la ver­dad, me pa­re­ce fa­tal. Te­nía que de­cír­te­lo. Una mu­jer co­mo tú no de­be­ría es­tar ahí”. Pau­la re­ci­bió es­te men­sa­je en su co­rreo elec­tró­ni­co. Lo en­via­ba un an­ti­guo com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, con el que ape­nas ha­bla­ba un par de ve­ces al año. Es­ta úl­ti­ma, cla­ro, pa­ra re­cri­mi­nar­le que se “ven­die­ra tan fá­cil” en es­ta red so­cial pa­ra bus­car pa­re­ja... que ¡él tam­bién usa­ba! Pe­ro no. Que ella tu­vie­ra un per­fil era lo que le pa­re­cía mal. Y por cier­to, ya que es­ta­ban, le es­cri­bía tam­bién pa­ra que­dar, so­lo que por email, que era una for­ma más dig­na de pro­po­nér­se­lo… ¿Qué les pa­sa a los hom­bres con Tinder? Es cier­to: que­dan po­cas al­mas ro­mán­ti­cas (mas­cu­li­nas o fe­me­ni­nas) que to­da­vía es­pe­ren en­con­trar el amor en la red. Y aun­que ellas y ellos coin­ci­den en que “el se­xo se ani­ma bas­tan­te”, si se tra­ta de en­con­trar al­go se­rio hay que te­ner “mu­cha suer­te”, “mu­cha pa­cien­cia”, “muy buen ojo” o “mu­cha per­sis­ten­cia”. Has­ta ahí los pun­tos en co­mún. A par­tir de allí, otras vo­ces, otros ám­bi­tos. Ellos tie­nen sus có­di­gos. Y sus, di­ga­mos, pe­cu­lia­res ma­ne­ra de leer la in­for­ma­ción. Por ejem­plo: mu­jer de 40 sin hi­jos que­rrá con­ver­tir­los en pa­dre; mu­jer me­nor de 25 es­ta­rá ju­gan­do a cua­tro ban­das o a to­das las que per­mi­ta la tec­no­lo­gía... Mi­guel, de 40, me con­fe­só: “Con una mi­llen­nial no se pue­de com­pe­tir: en lo que yo subo una fo­to a In­ter­net ella ya se ha abier­to cua­tro per­fi­les al­ter­na­ti­vos. Y eso sig­ni­fi­ca que si­gue con la an­te­na ac­ti­va, bus­can­do”. Es de­cir, lo mis­mo que ha­cen ellos, que en ge­ne­ral van a pa­sár­se­lo bien y, si es po­si­ble, a no enamo­rar­se de­ma­sia­do rá­pi­do. To­dos los es­tu­dios que han exa­mi­na­do la con­duc­ta mas­cu­li­na en es­ta red so­cial apun­tan a que ellos se cu­ran en sa­lud. Es de­cir, des­pla­zan a la de­re­cha to­das las op­cio­nes po­si­bles (en la apli­ca­ción, si te man­dan a la de­re­cha equi­va­le a un me gus­ta y si te man­dan a la iz­quier­da, no te to­can ni con un pa­lo). En otras pa­la­bras, los ex­per­tos ase­gu­ran que los chi­cos les dan un Me gus­ta a to­das pa­ra te­ner más opor­tu­ni­da­des de triun­far. No va­ya a ser que pier­dan un tren.

Las amo a to­das

En la Uni­ver­si­dad Queen Mary de Lon­dres, el equi­po de Ga­reth Ty­son es­tu­dió por pri­me­ra vez las es­tra­te­gias de em­pa­re­ja­mien­to que ca­da gé­ne­ro po­nían en mar­cha en la apli­ca­ción. En to­tal es­tu­dia­ron 230.000 per­fi­les mas­cu­li­nos y 250.000 fe­me­ni­nos, y lle­ga­ron a la con­clu­sión (¡oh, sor­pre­sa!) de que “a los hom­bres sue­le gus­tar­le ca­si la to­ta­li­dad de las mu­je­res que les son su­ge­ri­das en Tinder, en cam­bio ellos so­lo re­ci­ben una di­mi­nu­ta frac­ción de res­pues­tas a sus li­kes, exac­ta­men­te un 0,6%”. Eso sig­ni­fi­ca que un hom­bre tie­ne que ser muy ac­ti­vo y en­viar mu­chos me gus­tas pa­ra re­ci­bir un mí­ni­mo de aten­ción. Y tam­bién ex­pli­ca que sean po­co se­lec­ti­vos, y que les ven­ga bien lo mis­mo un ro­to que un des­co­si­do, al me­nos pa­ra que­dar la pri­me­ra vez. Cuan­do los cien­tí­fi­cos pre­gun­ta­ron a los hom­bres sus

ra­zo­nes, ellos di­je­ron que, da­da la ba­ja pro­ba­bi­li­dad de con­se­guir em­pa­re­jar­se a la pri­me­ra, pre­fe­rían acep­tar a más chi­cas y des­pués “des­car­tar”. De he­cho, en al­gu­nos ex­pe­ri­men­tos se les lla­ma “com­pul­si­vos des­pla­za­do­res a la de­re­cha”, que re­par­ten li­kes sin or­den ni con­cier­to. Ellas, en cam­bio, so­lo des­pla­zan a la de­re­cha a los que les gus­tan. La lis­ta de los que aca­ban a la iz­quier­da siem­pre sue­le ser mu­cho más nu­tri­da. Y ellos lo sa­ben. Es tan­ta la ve­lo­ci­dad a la que los chi­cos acep­tan en Tinder que han na­ci­do va­rias apli­ca­cio­nes,

co­mo Bon­fi­re y Tinder Au­to Li­ker, cu­yo úni­co fin es apro­bar au­to­má­ti­ca­men­te to­dos los li­gues po­ten­cia­les. Al­gu­nos tie­nen un soft­wa­re ins­ta­la­do en el or­de­na­dor que se de­di­ca a des­pla­zar au­to­má­ti­ca­men­te a la de­re­cha in­clu­so cuan­do ellos es­tán ocu­pa­dos. Es­cu­che­mos aho­ra el ra­zo­na­mien­to ca­si car­te­siano de es­te usua­rio: “Yo uso Fla­mi­te pa­ra des­pla­zar chi­cas a la de­re­cha. Des­de un pun­to de vis­ta ma­te­má­ti­co, tie­ne to­do el sen­ti­do. Di­ga­mos que man­das a la de­re­cha más o me­nos a una chi­ca por se­gun­do. Si pa­sa­ra 10 se­gun­dos eva­luan­do ca­da per­fil en Tinder, so­lo val­dría la pe­na si el 90% a las que les doy li­ke me co­rres­pon­die­ran. Y eso no va a pa­sar. Es una ecua­ción apro­xi­ma­da, pe­ro efec­ti­va”. Pe­ro no to­do es tan fá­cil. El aho­rro de tiem­po que su­po­nen es­tos pro­gra­mas, hi­zo que Tinder tu­vie­ra que pa­rar­le los pies a los ejem­pla­res mas­cu­li­nos más com­pul­si­vos por­que es­ta­ban re­ven­tan­do su in­ven­to. Su­ce­dió en la pri­ma­ve­ra de 2015: la apli­ca­ción em­pe­zó a pe­na­li­zar en su ver­sión gra­tui­ta a los usua­rios que se pa­sa­ban con sus des­pla­za­mien­tos a la de­re­cha. Un por­ta­voz de la com­pa­ñía anun­ció en­ton­ces una for­ma en la que obli­ga­rían a la gen­te a ha­cer elec­cio­nes de “ca­li­dad y más ho­nes­tas”: quie­nes qui­sie­ran apos­tar por to­das, ten­drían que pa­gar pa­ra te­ner Tinder Plus. Aun­que nun­ca se die­ron nú­me­ros, va­rios blogs de tec­no­lo­gía es­cri­tos des­de Si­li­con Va­lley ha­bla­ron de res­tric­cio­nes a usua­rios que en un día arras­tra­ron más de 100 per­fi­les a la de­re­cha. El com­por­ta­mien­to se ha­bía ex­ten­di­do tan­to que el Glo­sa­rio de Tér­mi­nos de Tinder ela­bo­ra­do por The Awl ha­bía de­fi­ni­do a esos su­je­tos co­mo “nar­ci­sis­tas in­dis­cri­mi­na­dos”, el equi­va­len­te del hom­bre al que le gus­tan to­das en un bar.

In­te­rés an­tro­po­ló­gi­co

La otra in­for­ma­ción que te­ne­mos de Tinder vis­to por ojos mas­cu­li­nos pro­vie­ne de dos re­por­te­ros es­ta­dou­ni­den­ses, Chap­man y Ran­di (no dan más da­tos) que se in­fil­tra­ron en la red so­cial, di­cen que por pu­ro in­te­rés an­tro­po­ló­gi­co, jus­to el Día de San Va­len­tín. Des­pués de man­dar 400 li­kes con­si­guie­ron ha­cer match con 90 chi­cas (pa­ra po­der ha­blar), lo que pa­ra ellos fue “una ex­pe­rien­cia po­si­ti­va y sim­ple, con­si­de­ran­do que en la fo­to de per­fil no apa­re­cía na­die con una mas­co­ta ni mar­can­do múscu­lo”. So­lo tres chi­cas in­ten­ta­ron con­tac­tar con el per­fil. Uno de los men­sa­jes que sa­can en cla­ro del ex­pe­ri­men­to es que se es­pe­ra que sean ellos los que ha­gan el pri­mer mo­vi­mien­to. A pe­sar del po­co éxi­to, ase­gu­ran que la apli­ca­ción “les hi­zo sen­tir atrac­ti­vos”. Am­bos re­por­te­ros aca­ba­ron bo­rran­do su per­fil, en­tre otras co­sas por­que no sa­bían qué ha­cer en ca­so de en­con­trar al amor de su vi­da. ¿Qué se ha­ce con un amor tin­de­riano? ¿Se le ali­men­ta? ¿Se le lle­va de pa­seo? ¿Le pre­sen­tas a tus pa­dres? De­ma­sia­das pre­gun­tas pa­ra al­go tan “sim­ple” co­mo li­gar.

“Al­gu­nos instalan soft­wa­res pa­ra des­pla­zar a la de­re­cha to­dos los per­fi­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.