El bau­tis­mo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - La Imperfecta - POR LU­CÍA TABOADA GUIÓN Y RA­QUEL CÓR­CO­LES ILUS­TRA­CIO­NES

La fe­li­ci­dad en in­vierno se mi­de en du­chas ca­lien­tes. Ha­brá quién di­ga que la fe­li­ci­dad en in­vierno es el olor del as­fal­to des­pués de la lluvia, una ve­la­da fren­te a la chi­me­nea, una ta­za de cho­co­la­te, una so­pa de le­tras, un abra­zo en la ca­ma de esos que ele­van la tem­pe­ra­tu­ra co­mo pi­mien­ta de ca­ye­na. Pe­ro no. En reali­dad, el ver­da­de­ro pla­cer in­ver­nal es ese pri­mer cho­rro es­tuo­so y re­su­ci­ta­dor que cae so­bre tu ca­be­za des­pués de ha­ber es­ta­do unos se­gun­dos tro­tan­do he­la­da en la es­qui­na de la du­cha, co­mo un fut­bo­lis­ta su­plen­te que es­tá ca­len­tan­do en la ban­da. No exis­te una re­la­ción más só­li­da que la que tie­nes con tu du­cha, con la que se pue­de lle­gar a ci­men­tar ver­da­de­ros ro­man­ces. Es­to lo des­cu­bres cuan­do ex­pe­ri­men­tas la du­cha aje­na y te so­bre­vie­ne la frial­dad de la gri­fe­ría des­co­no­ci­da. To­dos nos he­mos en­fren­ta­do a ro­cia­do­res y al­ca­cho­fas mo­der­nas, de re­ma­tes cro­ma­dos con más fun­cio­nes que al­gu­nos ór­ga­nos parlamentarios; a aguas bi­po­la­res; a cor­ti­nas con más años que al­gu­nas vi­tri­nas ex­po­si­ti­vas del Lou­vre... Sea­mos fran­cas, re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra del agua en otras du­chas for­ma par­te de la li­cen­cia­tu­ra en cien­cia de po­lí­me­ros. Es en esos ca­sos cuan­do tu pe­que­ño re­duc­to fa­mi­liar ad­quie­re una nue­va di­men­sión: la de la nos­tal­gia. Cuan­do es­tás en otra ca­sa o en un ho­tel, lle­gas a ex­tra­ñar más a tu du­cha que a al­gu­nas per­so­nas.

No de­ja de ser cu­rio­sa la re­la­ción adul­ta con el ba­ño por­que exis­te un mun­do pa­ra­le­lo en el que las nor­mas de hi­gie­ne fun­cio­nan a la in­ver­sa, don­de las du­chas son lo más pa­re­ci­do a una con­de­na: la in­fan­cia. Pe­ro aho­ra, cie­rras los ojos, de­jas que el agua co­rra so­bre tu ca­be­za, flo­tan tus pro­ble­mas co­mo lu­ciér­na­gas y, por un ins­tan­te, to­do de­sa­pa­re­ce. Y pue­des has­ta sen­tir, por un ins­tan­te, có­mo des­apa­re­cen to­dos tus enemi­gos co­ti­dia­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.