EL AMOR ES­TÁ EN TU CAR­GA­DOR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Entre Google Y Facebook - MISS DRA­MAS

Hu­bo una épo­ca en la que, cuan­do la gen­te que­ría ini­ciar una char­la con fi­nes eró­ti­co-fes­ti­vos, bas­ta­ba con pe­dir un ci­ga­rro o po­ner en un lu­gar vi­si­ble el pa­que­te de ta­ba­co pa­ra en­viar la se­ñal de que se es­ta­ba abier­to a com­par­tir­lo con la hu­ma­ni­dad. Lue­go, hu­bo una se­gun­da eta­pa en la que se li­ga­ba gra­cias a las mas­co­tas, pre­fe­ri­ble­men­te pe­rros, a las que ha­bía que pa­sear varias ve­ces al día por par­ques re­ple­tos de se­res pre­sun­ta­men­te fal­tos de ca­ri­ño. En in­ter­net, es­te mo­do de apa­rea­mien­to tu­vo una ver­sión ex­tre­ma en unas webs de con­tac­to en las que uno, en lu­gar de pu­bli­car su fo­to de per­fil, po­nía la de su mas­co­ta. Y así, a tra­vés del as­pec­to de nues­tros ga­tos y háms­ters, los hu­ma­nos to­má­ba­mos de­ci­sio­nes so­bre nues­tro fu­tu­ro sen­ti­men­tal.

Pe­ro es­ta­mos en 2017 y aho­ra el mo­do más efi­caz de en­ta­blar una re­la­ción es pe­dir el car­ga­dor de un te­lé­fono. La de­ses­pe­ra­ción que se apo­de­ra de ti cuan­do se aca­ba la ba­te­ría es tal que en­con­trar a al­guien ca­paz de ali­viar­la equi­va­le a en­con­trar el amor. Bien lo sa­ben esos se­res pre­vi­so­res que lle­van con­si­go car­ga­do­res ap­tos pa­ra iphone, Sam­sung y Xpe­ria. Son li­go­nes que no quie­ren per­der la opor­tu­ni­dad de sal­var a un al­ma ex­tra­via­da que se ha que­da­do re­pen­ti­na­men­te sin mó­vil, so­la y des­am­pa­ra­da. Tam­bién es­tán los te­me­ra­rios que sa­len de ca­sa con el 15% de ba­te­ría y sin car­ga­dor. A es­tos se­res les gus­ta vi­vir al lí­mi­te y sa­ben que la per­so­na que con­si­ga evi­tar el dra­ma de pa­sar­se la tar­de en el más ab­so­lu­to os­tra­cis­mo es al­guien fia­ble con quien se pue­de com­par­tir me­sa, man­tel y ca­ma, fal­ta­ría más.

La ven­ta­ja de de­jar un car­ga­dor de te­lé­fono no es so­lo ha­cer una bue­na ac­ción, sino que de re­pen­te le otor­ga atri­bu­tos inexis­ten­tes a la per­so­na que te ha­ce ese in­men­so fa­vor (se co­no­cen ca­sos de gen­te que ha con­fun­di­do a su sal­va­dor con Apo­lo. Allí don­de so­lo ha­bía gra­sa vie­ron múscu­lo, don­de ha­bía una ca­mi­se­ta po­li­go­ne­ra vie­ron otra mi­ni­ma­lis­ta). Y es que uno de­ja el car­ga­dor y tie­ne que es­pe­rar 20 mi­nu­tos pa­ra re­cu­pe­rar­lo si quie­re ha­cer el fa­vor com­ple­to. Y en 20 mi­nu­tos hay tiem­po de so­bra pa­ra ha­cer oji­tos, y la­brar­se un es­plén­di­do fu­tu­ro con ese des­co­no­ci­do al que le has sal­va­do la tar­de. Na­die de­ja un car­ga­dor y des­apa­re­ce. No. Siem­pre hay una con­ver­sa­ción que de­be ter­mi­nar­se. Por ello, no es de ex­tra­ñar que se ha­ya avis­ta­do a sol­te­ros irre­den­tos acu­mu­lan­do car­ga­do­res de te­lé­fono de di­fe­ren­tes mar­cas, con co­nec­to­res ame­ri­ca­nos, eu­ro­peos, asiá­ti­cos y de las is­las del Pa­cí­fi­co, por­que nun­ca se sa­be dón­de se pue­de aca­bar en­con­tran­do el amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.