ES­PLÉN­DI­DA ISA­BE­LLA ROSSELLINI

Su ima­gen, de una for­ta­le­za me­lan­có­li­ca, es uno de los ico­nos de nues­tro tiem­po. La ac­triz nun­ca se fue del to­do. Pe­ro hoy, en ple­na ma­du­rez, vuel­ve co­mo em­ba­ja­do­ra de Lan­cô­me y con su esen­cia in­tac­ta: la in­te­li­gen­cia te­ñi­da de sen­ti­do del hu­mor. Por Elen

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Isa­be­lla Rossellini es­ta­ba a pun­to de cum­plir 44 años y lle­va­ba 14 co­mo em­ba­ja­do­ra e ima­gen de Lan­cô­me, cuan­do la em­ble­má­ti­ca ca­sa fran­ce­sa de cos­mé­ti­ca de­ci­dió cam­biar de ima­gen. La ele­gi­da fue otra ac­triz de ras­gos muy si­mi­la­res a los su­yos, mo­re­na, de pó­mu­los al­tos, fac­cio­nes ex­qui­si­tas y au­ra in­te­lec­tual, so­lo que 12 años más jo­ven: Ju­liet­te Bi­no­che. ¿La ra­zón? No ha­bía mu­je­res de la edad de Isa­be­lla ha­cien­do pu­bli­ci­dad en esa épo­ca. Co­rría el año 1996 y la be­lle­za de supermodelos inal­can­za­bles (y vein­tea­ñe­ras) co­mo Clau­dia Schif­fer y Ch­risty Tur­ling­ton, era el ca­non es­ta­ble­ci­do en el que la ac­triz no en­ca­ja­ba. Rossellini ma­ne­jó el adiós con ele­gan­cia. Y, co­mo si se tra­ta­ra de una de esas es­ce­nas mí­ti­cas, mez­cla de fra­gi­li­dad y fuer­za en mi­tad del desas­tre que fue­ron el se­llo de su ma­dre –la ac­triz In­grid Berg­man–, man­tu­vo muy al­ta la ca­be­za y si­guió ade­lan­te. In­ter­pre­tó pe­lí­cu­las –ca­si 70 has­ta la fe­cha–, es­cri­bió y di­ri­gió mo­nó­lo­gos y do­cu­men­ta­les, y lan­zó su pro­pia mar­ca de cos­mé­ti­cos –Ma­ni­fes­to–, una de las pri­me­ras que sur­gió en el mer­ca­do di­ri­gi­da a las mu­je­res de to­das las eda­des y to­das las et­nias. Pe­ro, so­bre to­do, afron­tó el pa­so del tiem­po fiel a sí mis­ma, sin per­der la lu­mi­no­si­dad pro­di­gio­sa que la ha­bía con­ver­ti­do en la mo­de­lo me­jor pa­ga­da y en la mu­sa del ci­ne in­de­pen­dien­te más in­no­va­dor de los años 80. Sin un so­lo re­to­que, sin una so­la in­yec­ción. Con la úni­ca ar­ma de su son­ri­sa y su ca­pa­ci­dad pa­ra con­tar un mun­do en su mi­ra­da, que si­guen in­tac­tas hoy, a sus 64 años.

En uno de esos ra­ros círcu­los que, a ve­ces, el des­tino re­ser­va a cier­tas vi­das ex­cep­cio­na­les, Lan­cô­me vol­vió a lla­mar­la, ha­ce un año, des­pués de 20, pa­ra que fue­ra, de nue­vo, una de sus em­ba­ja­do­ras. “Isa­be­lle encarna la idea de la be­lle­za com­ple­ta”, ex­pli­có la mar­ca. Aho­ra que los 60 son los nue­vos 50 y los 50 los nue­vos 40, Rossellini vuel­ve a una in­dus­tria que tie­ne más en cuen­ta que nun­ca a la mu­jer ma­du­ra y que no pre­ten­de trans­for­mar­la sino cui­dar lo me­jor de ella.

Com­ple­ji­dad y ma­ti­ces

Y es que si hay una ac­triz y mo­de­lo que se­pa bien lo que sig­ni­fi­ca ser ella mis­ma y, al tiem­po, ten­ga la ca­pa­ci­dad de ser to­das las mu­je­res, en­car­nan­do su com­ple­ji­dad y sus con­tra­dic­cio­nes, tan­to en lo fí­si­co co­mo en lo interior, esa es ella. Mu­cho an­tes de la apa­ri­ción de la mo­da an­dró­gi­na, Isa­be­lla ya la prac­ti­ca­ba con su cor­ta me­le­na ga­rçon, que si­gue con­ser­van­do, y ma­te­ria­li­za­ba, a la vez, la car­na­li­dad más vo­lup­tuo­sa an­te la lente de Map­plet­hor­pe, o se con­ver­tía en tra­ves­ti pa­ra un vi­deo­clip de Ma­don­na. Es una mu­jer de ma­ne­ras sua­ves, na­da da­da al es­cán­da­lo, pe­ro rom­pe con lo es­ta­ble­ci­do y, so­bre to­do, va con­tra los cá­no­nes. “Por­que cre­cí en una fa­mi­lia de ar­tis­tas”, ex­pli­ca con na­tu­ra­li­dad. Ella, su ge­me­la Is­so­ta y su her­mano Ro­ber­tino na­cie­ron de uno de los ro­man­ces más es­can­da­lo­sos de los años 50: el de un mi­to de Holly­wood, In­grid Berg­man, ca­sa­da y ma­dre de una ni­ña de 10 años, y el di­rec­tor de ci­ne eu­ro­peo Ro­ber­to Rossellini, que que­ría con­tar sin ro­deos el su­fri­mien­to de un con­ti­nen­te ro­to por la gue­rra. In­grid que­dó fas­ci­na­da cuan­do vio Ro­ma, ciu­dad abierta, y es­cri­bió a Rossellini pa­ra de­cla­rar­le su ad­mi­ra­ción y ofre­cer­se co­mo ac­triz. Ro­da­ron jun­tos Stróm­bo­li y Berg­man ya es­ta­ba em­ba­ra­za­da de Ro­ber­tino al ter­mi­nar­la. La ac­triz per­dió la cus­to­dia de su hi­ja y has­ta el Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos di­jo que era “un ho­rri­ble ejem­plo de fe­mi­ni­dad”. La Igle­sia ex­co­mul­gó a la pa­re­ja. Isa­be­lla em­pe­zó en el ci­ne a los 24 años con un pe­que­ño pa­pel en una pe­lí­cu­la de su ma­dre, el mu­si­cal Ni­na, di­ri­gi­do por Vin­cen­te Min­ne­lli. Sin em­bar­go, no te­nía nin­gu­na in­ten­ción de ser ac­triz, aun­que en 1980 su in­ter­pre­ta­ción en la pe­lí­cu­la Il pra­to le va­lió el pre­mio a la ac­triz re­ve­la­ción del ci­ne ita­liano. Te­nía mie­do a las com­pa­ra­cio­nes, pe­ro tam­bién que­ría ser in­de­pen­dien­te. Pa­só la in­fan­cia en­tre Ro­ma y Pa­rís, y es­tu­dió en el Finch Co­lle­ge de Nue­va York. Allí em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo tra­duc­to­ra pa­ra la ra­dio­te­le­vi­sión ita­lia­na y, más tar­de, co­mo re­por­te­ra. Fue así, ha­cién­do­le una en­tre­vis­ta, co­mo co­no­ció a Mar­tin Scor­se­se, su pri­mer ma­ri­do. Y co­mo em­pe­zó a ser fo­to­gra­fia­da por los pa­pa­raz­zi en los am­bien­tes ci­né­fi­los y noc­tur­nos de Man­hat­tan y a re­ci­bir sus pri­me­ras ofer­tas pa­ra po­sar co­mo mo­de­lo. “Te­nía 28 años cuan­do Bru­ce We­ber me hi­zo mi pri­me­ra fo­to pa­ra la por­ta­da de la edi­ción bri­tá­ni­ca de Vo­gue”, con­ta­ba en Por­trait d’une fem­me, un mo­no­grá­fi­co edi­ta­do so­bre su ca­rre­ra en 1988. “Dos se­ma­nas des­pués, es­ta­ba tra­ba­jan­do con Bill King pa­ra la edi­ción ame­ri­ca­na y po­co des­pués, con Ri­chard Ave­don. Fue un co­mien­zo ful­gu­ran­te, por de­cir­lo sua­ve­men­te, y no pu­de evi­tar enamo­rar­me de la pro­fe­sión”.

De Scor­se­se a Lynch

Rossellini tra­ba­jó con to­dos los gran­des –Nor­man Par­kin­son, Eve Ar­nold, Francesco Sca­vu­llo, An­nie Lei­bo­vitz, Ro­bert Map­plet­hor­pe– y se con­vir­tió en la mo­de­lo me­jor pa­ga­da del mo­men­to. “La pro­fe­sión de mo­de­lo for­ma­ba par­te de mi mun­do y me dio la opor­tu­ni­dad de sen­tir que po­día atre­ver­me a ha­cer otras co­sas”. Por ejem­plo, ac­tuar. En­ton­ces apa­re­ció Do­rothy Va­llens, la can­tan­te de The Slow Club, de la­bios mal pin­ta­dos, pár­pa­dos azul chi­llón y pe­lu­ca ba­ra­ta, mal­tra­ta­da en una re­la­ción sa­do­ma­so­quis­ta por De­nis Hop­per. La pe­lí­cu­la se lla­ma­ba Blue Vel­vet y el di­rec­tor, Da­vid Lynch, que­ría ori­gi­nal­men­te a He­len Mi­rren pa­ra el pa­pel, pe­ro Rossellini, que le ha­bía co­no­ci­do fu­gaz­men­te en un res­tau­ran­te,

LA GEN­TE SE OPE­RA POR LA MIS­MA RA­ZÓN QUE LAS CHI­NAS SE VENDABAN LOS PIES: POR LA MISOGINIA”.

le in­sis­tió tan­to que aca­bó con­ven­cién­do­le pa­ra que le die­ra el pa­pel. “Mu­cha gen­te me ad­vir­tió de que po­día ser el fin de mi ca­rre­ra, pe­ro pre­fe­ría ha­cer una pe­lí­cu­la que de ver­dad en­ten­die­ra y co­rrer el ries­go”, ex­pli­ca­ba en el Fes­ti­val de Can­nes. “No pue­do de­jar de ser quien soy pa­ra con­se­guir el éxi­to. Eso me ha­ría muy des­gra­cia­da”. Blue Vel­vet le va­lió un In­de­pen­dent Spi­rit Award en 1986. Rossellini y Da­vid Lynch se con­vir­tie­ron en la pa­re­ja del mo­men­to: ella era la mu­sa de una ge­ne­ra­ción; él, el maes­tro del ci­ne in­de­pen­dien­te de los 80. Es­tu­vie­ron jun­tos seis años. Su ca­rre­ra cuen­ta hoy con ca­si 70 pe­lí­cu­las y más de una do­ce­na de pro­duc­cio­nes pa­ra te­le­vi­sión, en­tre ellas un do­cu­men­tal de cul­to (Green Porno), que re­la­ta con inusi­ta­do sen­ti­do del hu­mor y pre­ci­sión zoo­ló­gi­ca la vi­da se­xual de los ani­ma­les (y que más tar­de se con­vir­tió en mon­ta­je tea­tral pro­ta­go­ni­za­do por ella mis­ma). Tam­bién ha es­cri­to e in­ter­pre­ta­do mo­nó­lo­gos, un do­cu­men­tal so­bre su ma­dre y otro so­bre su pa­dre, in­ter­pre­ta­do tea­tro en Broad­way o un di­ver­ti­do cameo en Friends. Com­pró una gran­ja or­gá­ni­ca en Long Is­land y en­tre­na pe­rros guía, ade­más de par­ti­ci­par en mo­vi­mien­tos con­ser­va­cio­nis­tas, y es­tu­diar Eto­lo­gía. Uno de sus úl­ti­mos pa­pe­les ha si­do el de una vi­den­te en la se­rie Shut Eye, es­tre­na­da en di­ciem­bre en la pla­ta­for­ma Hu­lu.

A vuel­tas con la edad

“La edad me ha da­do tiem­po pa­ra ha­cer lo que siem­pre he que­ri­do ha­cer –ex­pli­ca–. Me sien­to más li­bre, más se­gu­ra, sin te­ner que agra­dar a los de­más. Mi pa­dre siem­pre alen­tó en no­so­tros la cu­rio­si­dad y nos ani­mó a sa­lir al mun­do. Pa­ra mí, eso es la felicidad”. Y, sin du­da, ahí ra­di­can el mag­ne­tis­mo y la vi­va­ci­dad que continúa des­pren­dien­do Rossellini. “Soy ma­yor: es­te es el as­pec­to que tie­ne una mu­jer a los 64 años. Al­gu­nas ma­ña­nas, al le­van­tar­me, pien­so: “Hay nue­vas téc­ni­cas, ¿y si me ope­ro?”. Pe­ro, la ma­yor par­te del tiem­po, me di­go: “No, por­que es co­mo la nue­va for­ma de ven­dar­nos los pies de la an­ti­gua Chi­na, es la ma­ne­ra de de­cir­nos que so­mos feas, y el pro­ble­ma de fon­do es la misoginia. Es una me­ta tan per­fec­ta que es im­po­si­ble cum­plir­la. Si me ope­ra­ra, po­dría apa­ren­tar 53, pe­ro cuan­do tu­vie­se 73, apa­ren­ta­ría 63… Es co­mo ga­nar una ba­ta­lla, pe­ro per­der la gue­rra”. Di­fí­cil no es­tar de acuer­do una vez más en que la be­lle­za tie­ne más que ver con la in­te­li­gen­cia que con las arru­gas.

SOY MA­YOR, ES­TE ES EL AS­PEC­TO DE UNA MU­JER DE 64 AÑOS. LO QUE NOS PI­DEN ES UNA ME­TA IM­PO­SI­BLE”.

Sus im­pres­cin­di­bles Fon­do de ma­qui­lla­je Teint Ido­le Ul­tra Wear y cre­ma de no­che Ab­so­lue Night Pre­cious Cells, am­bos de Lan­cô­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.