¿Por qué VEN PORNO los NI­ÑOS?

Ca­si el 10% de los con­su­mi­do­res de por­no­gra­fía en in­ter­net son me­no­res de 10 años, ni­ños y ni­ñas que creen que lo que es­tán vien­do son si­tua­cio­nes reales. ¿Qué es lo que bus­can? ¿Les es­ta­mos pro­te­gien­do? ¿Es­ta­mos cie­gos o pre­fe­ri­mos no sa­ber? Por Pa­ka Día

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

Una mu­jer, di­ga­mos que se lla­ma Su­sa­na, des­cu­bre en el his­to­rial de su or­de­na­dor por­tá­til un re­gue­ro de pá­gi­nas por­no­grá­fi­cas. Lo pri­me­ro que ha­ce es pre­gun­tar­le a su ma­ri­do, pe­ro él nie­ga ha­ber es­ta­do en esas webs. Am­bos re­pa­san el ca­mino de­ja­do de vi­deos de Youtu­be que van pa­san­do del úl­ti­mo al pri­me­ro, que es… ¡de Bob Es­pon­ja! Se mi­ran in­cré­du­los. ¿Pue­de su hi­ja de ocho años ha­ber es­ta­do con­su­mien­do porno? ¿Có­mo ha lle­ga­do has­ta ahí? Cuan­do Su­sa­na le pre­gun­ta a la pe­que­ña, la ni­ña lo nie­ga. Pe­ro an­te el tono tran­qui­lo de su ma­dre y su in­sis­ten­cia, aca­ba por con­fe­sar la ver­dad: en el co­le­gio ha­bía es­cu­cha­do al­gu­nas pa­la­bras y que­ría sa­ber lo que sig­ni­fi­ca­ban. Al po­ner­las en el bus­ca­dor, sa­lie­ron aque­llos ví­deos. “Ma­mi, ¿es eso lo que ha­céis cuan­do ha­céis se­xo?”, pre­gun­ta, pe­ro Su­sa­na, atri­bu­la­da, so­lo ati­na a de­cir: “Lue­go ha­bla­mos”.

El ca­so no es ais­la­do. Se­gún el pro­vee­dor de ci­ber­se­gu­ri­dad Bit­de­fen­der, pe­se a que las webs pi­den con­fir­mar la ma­yo­ría de edad, ca­si el 10% de los con­su­mi­do­res de porno en in­ter­net tie­ne me­nos de 10 años. Ade­más, la Aso­cia­ción Pro­té­ge­les se­ña­la que el 53,5% de los ado­les­cen­tes es­pa­ño­les de en­tre 14 y 17 años sue­le ver porno en In­ter­net, mien­tras que un 4,1% de los me­no­res de 11 y 12 años re­ci­be con­te­ni­dos se­xua­les en el mó­vil. ¿Qué es­tá pa­san­do? Na­da nue­vo en cuan­to a con­te­ni­do aun­que sí res­pec­to al mo­do de ac­ce­so a la in­for­ma­ción. Ten­de­mos a ver a los ni­ños co­mo se­res an­ge­li­ca­les, pe­ro lo cier­to es que el se­xo des­pier­ta una cu­rio­si­dad ca­si in­na­ta en ellos, que se ve acen­tua­da por las res­pues­tas in­có­mo­das que sue­len dar los adul­tos cuan­do se men­cio­na el te­ma. A ve­ces, los ni­ños se atre­ven a pre­gun­tar pe­ro, si los ma­yo­res evi­tan ha­blar de se­xo y ellos no se sien­ten es­cu­cha­dos, ha­rán lo que ha­ce­mos to­dos cuan­do te­ne­mos du­das: bus­car en In­ter­net. Se­gún la com­pa­ñía de se­gu­ri­dad Kas­persky Lab, el 39,9% de las bús­que­das de los ni­ños es­pa­ño­les es­ta­ba re­la­cio­na­da con con­te­ni­dos por­no­grá­fi­cos.

en pri­mer lu­gar, Su­sa­na y su ma­ri­do ten­drían que ha­ber ins­ta­la­do con­tra­se­ñas en sus dis­po­si­ti­vos mó­vi­les pa­ra im­pe­dir a su hi­ja na­ve­gar in­dis­cri­mi­na­da­men­te por la red. “A na­die se le ocu­rri­ría de­jar so­lo en la ca­lle a su hi­jo de sie­te u ocho años. Del mis­mo mo­do, en in­ter­net hay que acom­pa­ñar­les y ex­pli­car­les los ries­gos vir­tua­les”, afir­ma Sil­via Ála­va, di­rec­to­ra del área in­fan­til del Cen­tro de Psi­co­lo­gía Ála­va Re­yes. Que los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos a los que ten­gan ac­ce­so los ni­ños es­tén pro­te­gi­dos con fil­tros ade­cua­dos pa­ra su edad es pri­mor­dial. El más co­no­ci­do de ellos es el con­trol pa­ren­tal. “Es­te mó­du­lo fil­tra los con­te­ni­dos a los que los ni­ños pue­den ac­ce­der”, ex­pli­ca Al­fon­so Ra­mí­rez, di­rec­tor ge­ne­ral de Kas­persky Lab Ibe­ria, una em­pre­sa de soft­wa­re de se­gu­ri­dad, que se­ña­la que los ni­ños es­tán muy por de­lan­te de los pa­dres en tec­no­lo­gía. “Y, sin em­bar­go, no son cons­cien­tes de los ries­gos”, ad­vier­te. Las ame­na­zas más co­mu­nes pa­ra los me­no­res en in­ter­net son la por­no­gra­fía, los vi­rus o las cuen­tas ro­ba­das, pe­ro tam­bién el ci­be­ra­co­so, que su­fre un 7% de me­no­res, se­gún el es­tu­dio Gro­wing Up On­li­ne, ela­bo­ra­do por la ci­ta­da fir­ma. Ra­mí­rez con­si­de­ra que la edu­ca­ción en ma­te­ria de se­gu­ri­dad es fun­da­men­tal, por eso han crea­do, con la Fun­da­ción Alia2, el pro­yec­to Fa­mi­lia Se­gu­ra (www.fa­mi­liase­gu­ra.es) pa­ra con­cien­ciar a pa­dres, ni­ños y pro­fe­so­res so­bre los ries­gos y dar­les he­rra­mien­tas de pre­ven­ción. Otra ma­ne­ra de evi­tar que los ni­ños bus­quen tér­mi­nos

Si los pa­dres no con­tes­tan a sus pre­gun­tas, ha­rán lo que ha­ce­mos to­dos cuan­do te­ne­mos du­das: bus­car en in­ter­net.

co­mo “se­xo” en in­ter­net es que ten­gan in­for­ma­ción y no les pa­rez­ca al­go “prohi­bi­do” y, por tan­to, ten­ta­dor.

cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res Dou­glas Kirby y Na­net­te Ec­ker pre­sen­ta­ron las Di­rec­tri­ces In­ter­na­cio­na­les de Se­xua­li­dad de la UNES­CO, en 2009, ase­gu­ra­ron que la edu­ca­ción se­xual de­be­ría ser “tan im­por­tan­te co­mo las ma­te­má­ti­cas” en las escuelas. Sin em­bar­go, en nues­tro país la edu­ca­ción afec­ti­vo-se­xual se man­tie­ne en un lim­bo del que na­die se quie­re ha­cer car­go. “Ni es­tá in­clui­da en el cu­rrícu­lo es­co­lar, ni es­tá re­gu­la­da fue­ra de él; so­lo apa­re­ce co­mo una me­ra re­co­men­da­ción, sin es­ta­ble­cer quién y có­mo de­be rea­li­zar­la o qué con­te­ni­dos de­ben incluirse en ca­da eta­pa edu­ca­ti­va”, ex­pli­ca Ra­quel Hurtado Ló­pez, psi­có­lo­ga y se­xó­lo­ga de la Fe­de­ra­ción de Pla­ni­fi­ca­ción Fa­mi­liar Es­ta­tal (FPFE). A jui­cio de es­ta ex­per­ta, “la edu­ca­ción se­xual se en­tien­de, de mo­do erró­neo, co­mo una for­ma de adoc­tri­na­mien­to y no co­mo lo que es: una he­rra­mien­ta apo­ya­da en he­chos cien­tí­fi­cos que per­mi­te ayu­dar a que chi­cos y chi­cas vi­van su se­xua­li­dad de una for­ma po­si­ti­va y li­bre de ries­gos”, se­ña­la.

así, aun­que la ONU di­ce que to­das las per­so­nas de­ben te­ner ac­ce­so a una edu­ca­ción se­xual de ca­li­dad, en nues­tro país se ha con­ver­ti­do en un te­ma po­lí­ti­co y po­lé­mi­co. En Ale­ma­nia, sin em­bar­go, se im­par­te en las escuelas y es obli­ga­to­ria. El ob­je­ti­vo es edu­car pe­ro tam­bién pre­ve­nir pa­ra los me­no­res se­pan de­tec­tar y evi­tar los abu­sos se­xua­les. Kat­ha­ri­na von der Gat­hem es educadora se­xual y au­to­ra del pre­mia­do li­bro Cuén­ta­me­lo to­do (Ta­ka­tu­ka, 2015). En él res­pon­de a 101 pre­gun­tas re­la­cio­na­das con el se­xo for­mu­la­das que alum­nas y alum­nos de 3º y 4º de Pri­ma­ria le de­ja­ban de for­ma anó­ni­ma. “A los nue­ve y 10 años, los ni­ños sue­len ser in­creí­ble­men­te abier­tos y cu­rio­sos, les di­vier­te sa­ber qué les va a pa­sar en la pu­ber­tad. Sea­mos rea­lis­tas, los ni­ños ven se­xo en to­das par­tes: anun­cios, pe­lí­cu­las, in­ter­net, en el pa­tio de la es­cue­la o con los her­ma­nos ma­yo­res. No po­de­mos ta­par­les los ojos y las ore­jas –aña­de–. Cuan­do los adul­tos es­cu­cha­mos la pa­la­bra se­xo pen­sa­mos en ver­güen­za, ero­tis­mo y os­cu­ros se­cre­tos, pe­ro los ni­ños so­lo sien­ten cu­rio­si­dad por­que mi­ran el mun­do con na­tu­ra­li­dad y sin pre­jui­cios. Si pre­gun­tan, es por­que quie­ren sa­ber”.

en su li­bro, Kat­ha­ri­na von der Gat­hem con­tes­ta pre­gun­tas va­rio­pin­tas co­mo: “¿Cuán­to mi­de un es­per­ma­to­zoi­de?”; “¿Po­de­mos no lle­gar a la pu­ber­tad?”. O, la gran du­da: “¿Có­mo se ha­ce el se­xo?”. “Con fre­cuen­cia, los pa­dres me di­cen: “A mi hi­jo ese te­ma no le in­tere­sa”. Si ellos su­pie­ran…”, co­men­ta la au­to­ra, que se­ña­la que ha no­ta­do un in­cre­men­to de du­das in­fan­ti­les que pa­re­cen ins­pi­ra­das en lo que ven en in­ter­net. “En­cuen­tro ca­da vez más pre­gun­tas del ti­po: “¿Có­mo se ha­ce se­xo en­tre tres?” o “¿Hay que tra­gar­se el es­per­ma?”. Por eso es aún más im­por­tan­te que los adul­tos nos ofrez­ca­mos co­mo in­ter­lo­cu­to­res y to­me­mos en se­rio a los ni­ños y a sus pre­gun­tas”, se­ña­la. La psi­có­lo­ga Sil­via Ála­va tam­bién cree fun­da­men­tal que los pa­dres se im­pli­quen en la edu­ca­ción afec­ti­vo-se­xual de sus hi­jos. “Ellos le pue­den en­se­ñar los va­lo­res fa­mi­lia­res”, ex­pli­ca y su­gie­re que la me­jor for­ma de co­men­zar es ha­blar al ni­ño del amor y la amis­tad que hay en­tre ellos, de su com­pa­ñe­ris­mo, de có­mo se ayu­dan… Y lue­go ir avan­zan­do pa­ra crear un cli­ma de con­fian­za con los hi­jos don­de se lla­men a las co­sas por su nom­bre: pe­ne, vul­va, tes­tícu­los… “Que sien­tan que es al­go na­tu­ral. Si el ni­ño tie­ne una du­da, tie­nen que ayu­dar­le a re­sol­ver­la ade­cuan­do la in­for­ma­ción a su edad. Que no quede ni una pre­gun­ta en el ai­re. Si tú no la con­tes­tas, re­cu­rri­rán a in­ter­net”.

Pa­ra la Unes­co, la edu­ca­ción se­xual de­be­ría ser tan im­por­tan­te co­mo las ma­te­má­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.