“Ten­go una do­ble vi­da: la de ca­sa y la del hos­pi­tal”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vidas Privadas -

“Per­di­mos tan­tos fe­tos por com­pli­ca­cio­nes du­ran­te los em­ba­ra­zos ha­ce más de 20 años, que cuan­do a par­tir del año 2000 em­pe­za­mos a rea­li­zar la ci­ru­gía pre­na­tal a tra­vés del úte­ro ma­terno to­do cam­bió. Por eso soy neo­na­tó­lo­ga. Lo más sa­tis­fac­to­rio es po­der sal­var las vi­das gra­cias a la re­vo­lu­ción de la me­di­ci­na fe­tal. Rea­li­zar una trans­fu­sión fe­to fe­tal o co­rre­gir una her­nia dia­frag­má­ti­ca son al­gu­nos de los ca­sos con los que li­dia dia­rio en el qui­ró­fano. “Pe­ro tam­bién lle­va­mos la car­ga emo­cio­nal de la ma­dre, que en la ma­yo­ría de los ca­sos se en­cuen­tra blo­quea­da, por­que le cues­ta ha­cer­se a la idea de que va­mos a ope­rar a su pe­que­ño a tra­vés de su ba­rri­ga. Pe­ro la ver­dad es que son ci­ru­gías con un al­to por­cen­ta­je de éxi­tos y la ale­gría es in­men­sa”. Cuan­do echa la vis­ta atrás, re­me­mo­ra con or­gu­llo la pri­me­ra de ellas: “Fue una trans­fu­sión fe­to fe­tal en un em­ba­ra­zo ge­me­lar. La téc­ni­ca sa­lió per­fec­ta y, aun­que los niños na­cie­ron pre­ma­tu­ros, se re­cu­pe­ra­ron es­tu­pen­da­men­te. Fue muy gra­ti­fi­can­te”. ¿Sin­sa­bo­res? “La pér­di­da de un be­bé. A pe­sar de los años, la im­po­ten­cia de no ha­ber po­di­do ha­cer más, me afec­ta”. En 33 años de ofi­cio tam­po­co han fal­ta­do las zan­ca­di­llas. “No me lo han pues­to fá­cil, la ver­dad. Co­men­ta­rios fue­ra de lu­gar, ges­tos des­apro­pia­dos. Pu­de criar a mis hi­jos y con­ti­nuar con mi ca­rre­ra, por­que mi ma­ri­do y mi fa­mi­lia siem­pre me apo­ya­ron. Con­fie­sa que aun­que en ca­sa no habla con de­ta­lle de su pro­fe­sión: “Me re­sul­ta im­po­si­ble no pen­sar en mis pa­cien­tes, pe­ro sé que de­bo po­ner lí­mi­tes. Hay una do­ble vi­da: la de ca­sa y los míos, y la del hos­pi­tal. Mi hi­ja es­tá es­tu­dian­do Me­di­ci­na y es­toy fe­liz y me sien­to muy or­gu­llo­sa, por­que es la pro­fe­sión más bo­ni­ta que exis­te”. ¿Me­tas? “Po­der cu­rar la espina bí­fi­da co­mo re­ma­te a mi ca­rre­ra y for­mar un equi­po pun­te­ro que pue­da con­ti­nuar mi la­bor cuan­do lle­gue la ju­bi­la­ción”.

Ele­na Ca­rre­ras Tie­ne 55 años, es­tá ca­sa­da, es ma­dre de dos hi­jos y es je­fa de Sec­ción de la Uni­dad de Me­di­ci­na Ma­terno fe­tal del Hos­pi­tal Vall d’he­bron de Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.