Quie­ro que me quie­ras

¿Por qué nos enamo­ra­mos de per­so­nas que no nos co­rres­pon­den? La res­pues­ta es­tá en el in­cons­cien­te.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

Las re­la­cio­nes amo­ro­sas son qui­zá el as­pec­to de nues­tra vi­da en el que más pa­ten­te que­da que de­pen­de­mos de un mun­do emo­cio­nal pro­pio, pe­ro in­cons­cien­te, que nos do­mi­na más de lo que lo do­mi­na­mos. La can­ti­dad y la ca­li­dad del amor que es­pe­ra­mos o po­de­mos dar es­tá más allá de lo ra­zo­na­ble. Eso con­du­ce a cier­tas per­so­nas a fra­ca­sar una y otra vez en sus re­la­cio­nes; a ele­gir a al­guien que no les co­rres­pon­de; a de­cep­cio­nar­se an­tes de em­pe­zar o a es­pe­rar de­ma­sia­do.

Él, el inal­can­za­ble

En el prin­ci­pio de nues­tra vi­da, ne­ce­si­ta­mos que el otro siem­pre es­té ahí. Así es el amor in­con­di­cio­nal que atri­bui­mos a la ma­dre. Esa ne­ce­si­dad, se­gún se ma­du­ra psí­qui­ca­men­te, se trans­for­ma en de­seo y se so­por­ta que, igual que no­so­tros te­ne­mos lí­mi­tes en lo que po­de­mos dar, el otro los ten­ga en lo que nos pue­de ofre­cer. Los miem­bros de una pa­re­ja de­pen­den de de­seos in­cons­cien­tes que les do­mi­nan y que ha­cen más o me­nos gra­ti­fi­can­te su re­la­ción. No hay ma­pas pa­ra su aven­tu­ra. El otro lle­va un equi­pa­je emo­cio­nal pro­pio y di­fe­ren­te al nues­tro. ¿Qué lle­va a una per­so­na a que­rer ser que­ri­da por al­guien que no es ca­paz de co­rres­pon­der­la? ¿Qui­zá man­te­ner un de­seo que nun­ca se rea­li­za­rá y así vi­vir so­lo en su fan­ta­sía un ideal inal­can­za­ble? ¿Re­pi­te, sin sa­ber­lo, una si­tua­ción in­fan­til que no le per­mi­te dis­fru­tar de una re­la­ción gra­ti­fi­can­te? Sa­ra can­ta­ba pa­ra sí mis­ma el es­tri­bi­llo de una can­ción que no se le iba de la ca­be­za: “Quie­ro que me quie­ras”. Ha­bía cam­bia­do al­gu­na pa­la­bra, pe­ro le da­ba igual por­que el sen­ti­do era el mis­mo. Es­ta­ba enamo­ra­da de Raúl, un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo que se aca­ba­ba de se­pa­rar y no da­ba mues­tras de que­rer­la co­mo Sa­ra es­pe­ra­ba. Ha­bían com­par­ti­do to­dos los sin­sa­bo­res que él ha­bía pa­sa­do con su pa­re­ja, ella es­ta­ba siem­pre jun­to a él cuan­do la ne­ce­si­ta­ba. Creía que, así, aca­ba­ría que­rién­do­la, pe­ro Raúl no pro­nun­cia­ba las pa­la­bras que ella es­pe­ra­ba y que la can­ción ex­pre­sa­ba cla­ra­men­te: “Di­me que me quie­res”. Pa­re­cía que la ha­bían com­pues­to pa­ra ella por­que em­pe­za­ba di­cien­do: “Hay una co­sa que te quie­ro de­cir, que es im­por­tan­te al me­nos pa­ra mí”. Pe­ro Raúl no po­día que­rer­la co­mo ella desea­ba. Eso lo sa­bía Sa­ra, aun­que in­cons­cien­te­men­te. Pe­ro su­po­nía que cam­bia­ría con el tiem­po. No era la pri­me­ra vez que Sa­ra te­nía ma­la suer­te en el amor. Por un la­do los hom­bres que la ha­bían que­ri­do no le gus­ta­ban; los que sí la atraían no se in­tere­sa­ban por ella. De esta ma­ne­ra, su com­pro­mi­so ín­ti­mo nun­ca se con­cre­ta­ba.

¿Un em­pe­ño inú­til?

Sa­ra ha­bía su­fri­do la se­pa­ra­ción de sus pa­dres a los 12 años. Su pa­dre prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ció de su vi­da y siem­pre sin­tió su mar­cha co­mo un aban­dono. Pa­só su ado­les­cen­cia es­pe­ran­do que vol­vie­ra y desean­do sen­tir­se un po­co que­ri­da por él. Aho­ra si­gue es­pe­ran­do que un hom­bre la quie­ra co­mo ella desea, pe­ro es­tá tan in­flui­da por la fi­gu­ra de su pa­dre que, sin sa­ber­lo, bus­ca a los que no la quie­ren. No ha po­di­do ela­bo­rar la re­la­ción con su pa­dre. Por otro la­do, cul­pa a su ma­dre de que su pa­dre se mar­cha­ra y su­po­ne que, si se tra­ta bien a un hom­bre, es­te res­pon­de­rá. Cons­cien­te­men­te, Sa­ra quie­re que Raúl la quie­ra; in­cons­cien­te­men­te, no, por­que así re­pi­te la re­la­ción con su pa­dre. Al em­pe­ñar­se en re­ci­bir el amor de al­guien in­ca­paz de res­pon­der, Sa­ra ocul­ta de­seos con­tra­pues­tos e im­po­si­bles de lle­var a ca­bo. En la ni­ñez, los pa­dres son los úni­cos des­ti­na­ta­rios de to­do nues­tro amor. Más ade­lan­te, el de-

Si ele­gi­mos pa­re­jas que no res­pon­den a nues­tro de­seo, elu­di­mos la in­ti­mi­dad.

seo se di­ri­ge ha­cia otros fue­ra de la fa­mi­lia, don­de sí es po­si­ble el en­cuen­tro se­xual. El psi­coa­ná­li­sis mues­tra có­mo, de­trás de aque­llo que se desea cons­cien­te­men­te, hay con­di­cio­nes in­cons­cien­tes que pue­den in­ter­fe­rir pa­ra que ese de­seo no se reali­ce. La rea­li­za­ción de de­seos pue­de cons­ti­tuir una fuen­te de pla­cer pa­ra lo in­cons­cien­te y de ma­les­tar pa­ra nues­tra cons­cien­cia. Cuan­do las dos par­tes del psi­quis­mo no es­tán de acuer­do, hay con­flic­to. Es­tas con­di­cio­nes in­cons­cien­tes son par­ti­cu­la­res pa­ra ca­da per­so­na. Sa­ra por ejem­plo, pa­de­ce de al­go in­fan­til que no re­cuer­da: la idea de que su pa­dre se le acer­ca­ra más. No pu­dien­do re­co­no­cer el des­am­pa­ro in­fan­til y la ra­bia ha­cía él y ha­cia su ma­dre, por la cul­pa que ello le ha­ce sen­tir, nie­ga to­dos es­tos afectos y se co­lo­ca en la po­si­ción de “ni­ña-ma­dre”, a la es­pe­ra de que su ami­go la quie­ra. Ni­ña, por­que re­vi­ve la si­tua­ción de su in­fan­cia; ma­dre, por­que se com­por­ta con él co­mo una ma­dre in­con­di­cio­nal que le ayu­da sin pe­dir na­da a cam­bio. La re­la­ción con la pa­re­ja vie­ne de­ter­mi­na­da por la ela­bo­ra­ción que he­mos he­cho de la re­la­ción edí­pi­ca con los pa­dres. Si no ha si­do po­si­ble y se han re­pri­mi­do afectos y de­seos que pro­mue­ven con­flic­tos, la re­la­ción amo­ro­sa se ve­rá afec­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.