“BLAN­QUEAN­DO” LA REALIDAD

El ne­go­cio de las cre­mas blan­quea­do­ras do­mi­na el mer­ca­do cos­mé­ti­có en Áfri­ca y mue­ve ci­fras mi­llo­na­rias, aún po­nien­do en ries­go la sa­lud de mi­les de mu­je­res. El Go­bier­no­de Gha­na es­tá in­ten­tan­do re­gu­lar su uso, pe­ro cho­ca con la realidad so­cial: el éxi­to s

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

En me­dio de una ca­lle de Acra, la ca­pi­tal de Gha­na, ba­jo un fuer­te sol de me­dio­día, Se­mi­ra­tu Za­ka­ru me ex­pli­ca por qué no va a te­ner éxi­to la nue­va le­gis­la­ción que prohí­be al­gu­nas cre­mas blan­quea­do­ras en su país. Mien­tras habla, su ami­go Des­mond se acer­ca con ai­re ju­gue­tón y la in­te­rrum­pe: “Lo que tie­nes que ha­cer es de­jar de blan­quear­te”, le di­ce. Pa­ra Za­ka­ru, que es pe­lu­que­ra y tie­ne 23 años, el con­se­jo de su ami­go es una san­dez, por una ra­zón: “To­das mis ami­gas son de piel clara”. Por eso di­ce que no va a de­jar de usar las cre­mas que du­ran­te año y me­dio han acla­ra­do su piel –ori­gi­nal­men­te de co­lor cho­co­la­te con le­che– va­rios to­nos.

En al­gu­nas zo­nas, el 70% de las mu­je­res usan es­tas cre­mas y se teme un re­pun­te del CÁN­CER de piel.

Aquí, en el co­ra­zón de la in­dus­tria mul­ti­mi­llo­na­ria que sur­te a Áfri­ca Oc­ci­den­tal de pro­duc­tos pa­ra acla­rar la piel, los men­sa­jes son con­tra­dic­to­rios. A las mu­je­res se les di­ce que es­tá mal, e in­clu­so que es ile­gal, ha­cer­lo, pe­ro al mis­mo tiem­po, las bom­bar­dean con men­sa­jes –na­da su­bli­mi­na­les– que les di­cen que lo blan­co es “be­llo”. En agos­to pa­sa­do, la au­to­ri­dad de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y far­ma­céu­ti­ca de Gha­na prohi­bió la ven­ta de una se­rie de pro­duc­tos que in­clu­yen la hi­dro­qui­no­na en su com­po­si­ción. Es­te in­gre­dien­te es el que in­te­rrum­pe la sín­te­sis y la pro­duc­ción de la me­la­ni­na, un pig­men­to que ayu­da a pro­te­ger la piel de la ra­dia­ción so­lar. Se es­ti­ma que en al­gu­nas zo­nas de la re­gión la pro­por­ción de mu­je­res que uti­li­zan cre­mas blan­quea­do­ras lle­ga al 70% y al­gu­nos fun­cio­na­rios de sa­lud pú­bli­ca te­men que se pro­duz­ca un fuer­te re­pun­te de los ca­sos de cán­cer de piel. Sin em­bar­go, la prohi­bi­ción no ha afec­ta­do a los in­nu­me­ra­bles car­te­les pu­bli­ci­ta­rios que in­di­can có­mo con­se­guir una piel “per­fec­ta­men­te blan­ca”. Y las cre­mas y las lo­cio­nes to­da­vía si­guen es­tan­do a la ven­ta en las tien­das.

El es­cua­drón le­jía

En el mer­ca­do de Ma­ko­la, un sin­fín de co­mer­cios tie­nen las es­tan­te­rías re­ple­tas de po­cio­nes blan­quea­do­ras. Al­gu­nas in­clu­so ofre­cen fo­to­gra­fías del “an­tes y el des­pués”. La fo­to de “an­tes” mues­tra unas pier­nas cru­za­das de co­lor ma­rrón cla­ro; la de “des­pués”, unas pier­nas to­tal­men­te blan­cas. Los hom­bres tam­po­co aban­do­nan su di­la­ta­da “que­ren­cia” por las mu­je­res de piel clara. La ma­yo­ría no lo di­ce abier­ta­men­te, pe­ro aquí, des­de ha­ce mu­cho tiem­po, cuan­to más ele­va­do es el lu­gar que ocu­pa un hom­bre en la so­cie­dad –em­pre­sa­rios, ju­ga­do­res de fút­bol, pre­si­den­tes–, ma­yor es la pro­ba­bi­li­dad de que su es­po­sa o su no­via ten­gan la piel clara. En Acra, una de las re­pre­sen­tan­tes en­via­das por las au­to­ri­da­des pa­ra co­men­tar la prohi­bi­ción con la pren­sa pro­vo­có la hi­la­ri­dad de los pe­rio­dis­tas, por­que, se­gún ellos, su pro­pia piel pa­re­cía ar­ti­fi­cial­men­te blan­quea­da. Po­co des­pués, el fun­cio­na­rio del Go­bierno gha­nés en­car­ga­do de su­per­vi­sar la apli­ca­ción de la prohi­bi­ción afir­mó, en una en­tre­vis­ta, sen­tir­se ali­via­do de que la piel de su hi­ja de tres años no fue­ra tan os­cu­ra co­mo la su­ya. “Afor­tu­na­da­men­te –di­jo Em­ma­nuel Nkru­mah–, es más clara que yo”. Al ex­pre­sar su ali­vio, cap­tu­ró, con una pa­la­bra, el con­flic­to in­he­ren­te que sub­ya­ce en la acción del Go­bierno: mien­tras se prohí­ben pro­duc­tos que blan­quean la piel, per­sis­te el men­sa­je que la so­cie­dad –in­clu­so des­de las ins­ti­tu­cio­nes– en­vía a las mu­je­res: la piel más clara es me­jor. El po­lí­ti­co di­jo “afor­tu­na­da­men­te” por­que su hi­ja ten­drá me­nos po­si­bi­li­da­des de que le di­gan que su piel es de­ma­sia­do os­cu­ra pa­ra ser be­lla. “Afor­tu­na­da­men­te”, por­que su hi­ja no se pre­gun­ta­rá, al ver los car­te­les en las ca­lles de Acra, por qué nin­gu­na de esas mu­je­res se pa­re­ce a ella. Lo que se le es­ca­pó a él fue, en su­ma, el re­co­no­ci­mien­to de un he­cho sin el fil­tro de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. Du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción pa­ra es­te re­por­ta­je, me acom­pa­ñan una co­le­ga gha­ne­sa, Eu­ge­nia Te­ko­rang, y la

fo­tó­gra­fa Ja­ne Hahn. Tras va­rias en­tre­vis­tas aca­ba­mos lla­mán­do­nos a no­so­tras mis­mas en bro­ma “el es­cua­drón le­jía”. ¿El mo­ti­vo? Ca­da vez que ha­ce­mos una en­tre­vis­ta nues­tros en­tre­vis­ta­dos aca­ban ha­blan­do, y opi­nan­do, so­bre nues­tros to­nos de piel. Ja­ne, nor­te­ame­ri­ca­na de ori­gen co­reano, vi­ve ha­bi­tual­men­te en Se­ne­gal, así que su tono de piel es­tá más bron­cea­do que el de las mu­je­res de Seúl, mu­chas de las cua­les uti­li­zan blan­quea­dor. Pe­ro en el Áfri­ca Orien­tal, Ja­ne es per­ci­bi­da co­mo blan­ca. Yo na­cí en Li­be­ria, pe­ro des­cien­do de los esclavos ame­ri­ca­nos li­be­ra­dos que co­lo­ni­za­ron el país en 1822 y que se mez­cla­ron en al­gún mo­men­to con blan­cos de Nor­tea­mé­ri­ca; así que soy más bien “ca­fé con le­che”, y se me con­si­de­ra de piel clara se­gún los es­tán­da­res. Eu­ge­nia, que pro­vie­ne de la re­gión de Lar­teh, en el es­te de Gha­na, tie­ne un tono os­cu­ro co­mo la cor­te­za de cho­co­la­te. Lla­ma mu­cho la aten­ción. Y, sin em­bar­go, a las tres nos de­cían cons­tan­te­men­te que Ja­ne y yo te­nía­mos el co­lor de piel desea­do. “No­so­tras usa­mos las cre­mas pa­ra es­tar gua­pas co­mo vo­so­tras”, nos di­ce, por ejem­plo, Beatrice Lam­pty, una co­mer­cian­te del ba­rrio de Ja­mes­town. “Cuan­do tu­ve a una chi­ca de piel clara tra­ba­jan­do co­mo se­cre­ta­ria la gen­te ha­cía co­la en la ofi­ci­na”, re­cuer­da Ed­mund Nmin­yem De­lle, un der­ma­tó­lo­go que lle­va tres dé­ca­das ha­cien­do cam­pa­ña con­tra el blan­quea­mien­to.

El co­lor de una Bar­bie

“Le rue­go que me per­do­ne por lo que le voy a de­cir –se dis­cul­pó Nkru­mah el fun­cio­na­rio, an­te Eu­ge­nia cuan­do fui­mos a en­tre­vis­tar­le (y di­ri­gien­do la mi­ra­da a Ja­ne y a mí)–, pe­ro, si ha­blan con 10 hom­bres, so­lo en­con­tra­rán a uno que les di­ga que us­ted le re­sul­ta más atrac­ti­va que es­tas dos se­ño­ras”. Eu­ge­nia, que no se blan­quea, di­ce no sen­tir­se afec­ta­da por es­tos es­te­reo­ti­pos: “He apren­di­do a que­rer­me”. La­men­ta­ble­men­te no to­das las mu­je­res en Gha­na tie­nen un sen­ti­do in­na­to de la au­to­es­ti­ma co­mo ella. “Mis her­ma­nas pe­que­ñas te­nían la piel clara y yo era os­cu­ra –re­la­ta Com­fort Art­hur, una rea­li­za­do­ra de ci­ne de ani­ma­ción y ac­triz de 31 años–. Du­ran­te to­da nues­tra in­fan­cia, la gen­te de­cía lo gua­pas que eran”. Cuan­do su ma­dre le dio una mu­ñe­ca Bar­bie ne­gra, re­cuer­da que se echó a llo­rar y le di­jo: “Quie­ro la blan­ca”. Du­ran­te años, se le que­da­ron gra­ba­das las com­pa­ra­cio­nes cons­tan­tes con sus her­ma­nas. A los 23 em­pe­zó a blan­quear­se la piel y se le acla­ró con­si­de­ra­ble­men­te, has­ta que una bue­na ami­ga la sen­tó y le dio una char­la. “So­lo en­ton­ces me di cuen­ta de que te­nía la au­to­es­ti­ma ba­ja”, di­jo. Lo cual es ab­sur­do: ade­más de te­ner una be­lle­za na­tu­ral, Art­hur cuen­ta con dos mas­ters. Su piel tar­dó un año en vol­ver a su ma­tiz na­tu­ral de co­lor cho­co­la­te y des­de en­ton­ces la ci­neas­ta ha es­ta­do es­for­zán­do­se por acep­tar có­mo se ve a sí mis­ma. Es­cri­bió el guión de una pe­lí­cu­la de ani­ma­ción ti­tu­la­da Black Bar­bie en la que abor­da la ex­pe­rien­cia de su in­fan­cia. Es cier­to que en to­das par­tes del mun­do hay quien quie­re blan­quear­se la piel pe­ro... ¿tam­bién en Áfri­ca? Si no pue­des te­ner la piel os­cu­ra en Áfri­ca, en­ton­ces ¿dón­de? El por­qué tie­ne un ori­gen que se re­mon­ta va­rios si­glos y di­ce mu­cho so­bre los efectos la­ce­ran­tes de la co­lo­ni­za­ción que aún co­lea. Cuan­do los eu­ro­peos co­lo­ni­za­ron el con­ti­nen­te afri­cano se tra­je­ron con­si­go la creen­cia se­cu­lar en su su­pe­rio­ri­dad ra­cial, y es­ta­ble­cie­ron una es­truc­tu­ra de cla­ses que si­gue exis­tien­do aún hoy, 50 años des­pués del pro­ce­so de in­de­pen­den­cia

co­lo­nial afri­ca­na. En mu­chos paí­ses del Áfri­ca Oc­ci­den­tal, en el ni­vel su­pe­rior de esa es­truc­tu­ra de cla­ses se si­túan los ex­pa­tria­dos blan­cos, ya se tra­te de di­plo­má­ti­cos eu­ro­peos re­si­den­tes en ba­rrios aco­mo­da­dos o del per­so­nal de la em­ba­ja­da de EE.UU. Y no son ex­clu­si­va­men­te las mu­je­res quie­nes desean dis­po­ner de una cre­ma blan­quea­do­ra. Brai­mah Ka­mo­ko, el bo­xea­dor de pe­so pe­sa­do de Acra co­no­ci­do co­mo Bu­kom Ban­ku, pro­vo­có un gran re­vue­lo en 2016 cuan­do con­fir­mó a los pe­rio­dis­tas que es­ta­ba blan­quean­do. En po­cos me­ses, Ka­mo­ko pa­só de te­ner una piel ma­rrón os­cu­ra a un tono ama­ri­llen­to, gra­cias, se­gún de­cla­ró, a un un­güen­to. “Me es­toy blan­quean­do la piel por­que, cuan­do John Maha­ma ga­ne las elec­cio­nes de 2016, me nom­bra­rá em­ba­ja­dor en Ale­ma­nia”, di­jo Ka­mo­ko a la emi­so­ra Radio Gold, en re­fe­ren­cia al pre­si­den­te de Gha­na [que per­dió fi­nal­men­te los co­mi­cios]. Te­ner una piel más clara, en opi­nión del de­por­tis­ta, “ha­rá que el pue­blo ale­mán se­pa que los ale­ma­nes y yo so­mos uno”. El bo­xea­dor fue ob­je­to de nu­me­ro­sas bur­las cuan­do hi­zo esas de­cla­ra­cio­nes, y pa­ra cuan­do Eu­ge­nia, Ja­ne y yo di­mos con él en los al­re­de­do­res de su ca­sa del ba­rrio de Ja­mes­town, ya ha­bía de­ja­do, apa­ren­te­men­te, de blan­quear­se la piel y ha­bía re­cu­pe­ra­do su tono os­cu­ro. Se­gún él, la prohi­bi­ción del Go­bierno no con­se­gui­ría aca­bar con la prác­ti­ca. Es, cier­ta­men­te, di­fí­cil ima­gi­nar có­mo va a apli­car el Go­bierno la prohi­bi­ción sin abor­dar al mis­mo tiem­po la pu­bli­ci­dad. Acra, al igual que Lo­me, Mon­ro­via y La­gos, es­tá sal­pi­ca­das de anun­cios que mues­tran la be­lle­za co­mo una ca­rac­te­rís­ti­ca aso­cia­da a la piel clara. No son so­lo los anun­cios de cre­mas blan­quea­do­ras, de los que hay en abun­dan­cia; uno de ellos, si­tua­do en la ca­rre­te­ra de la Li­be­ra­ción, a me­nos de un ki­ló­me­tro del ae­ro­puer­to de Acra en dirección al cen­tro, tie­ne co­mo le­ma Per­fect Whi­te (Blan­co Per­fec­to), y lo ilus­tra la ima­gen de una mo­de­lo son­rien­te, de piel clara y ador­na­da con una co­le­ta. “Tus sueños pue­den ha­cer­se realidad”, pro­me­te el anun­cio.

Con las man­chas

Lo mis­mo ocu­rre en anun­cios de or­de­na­do­res o ro­pa, don­de apa­re­cen mu­je­res de piel clara mos­trán­do­se “fres­cas” (otro eu­fe­mis­mo pa­ra “piel clara”). De he­cho, si fue­ra por los car­te­les de Acra, se­ría di­fí­cil creer que ha­ya gen­te de piel os­cu­ra en es­te país. “Me rom­pe el co­ra­zón –di­ce la ac­triz Ama K. Abe­bre­se–. No pa­sa un día sin que lle­gue a una ciu­dad y vea un anun­cio que me di­ga que ne­ce­si­to una piel blan­ca. Es­ta­mos en un país afri­cano, y eso es co­mo si te gol­pea­ran en el es­tó­ma­go”. Nkru­mah re­co­no­ce que la prohi­bi­ción es un (pe­que­ñí­si­mo) pri­mer pa­so, y que ten­drán que ha­cer­se cam­bios en ma­te­ria de edu­ca­ción pa­ra cam­biar la for­ma en que la so­cie­dad per­ci­be la piel ne­gra. Pe­ro su la­bor co­mo fun­cio­na­rio de la agen­cia de se­gu­ri­dad far­ma­céu­ti­ca con­sis­te, di­ce, en in­ten­tar pro­te­ger a la gen­te de los efectos per­ni­cio­sos de los blan­quea­do­res de piel y la ex­po­si­ción so­lar. “En esta par­te del mun­do siem­pre bri­lla el sol, así que hay más cán­cer de piel”, di­ce. En Ja­mes­town, Ly­dia Nee­qua­ye, una ven­de­do­ra de ga­lle­tas de 46 años que co­men­zó a blan­quear­se la piel a los 21, di­ce es­tar con­ten­ta con la prohi­bi­ción. “¿Qué he con­se­gui­do?”, se pre­gun­ta­ba. Cuan­do de­jó de blan­quear­se ha­ce po­cos años, al­gu­nas zo­nas de su piel re­cu­pe­ra­ron el tono na­tu­ral. Pe­ro si­gue te­nien­do man­chas blan­cas.

Las ca­lles de Acra, en Gha­na, to­ma­dos por los car­te­les pu­bli­ci­ta­rios que anun­cian cre­mas blan­quea­do­ras.

A la iz­da., anun­cios so­bre las bon­da­des de la piel clara, y aba­jo, cam­pa­ña del Go­bierno gha­nés de­fen­dien­do el co­lor na­tu­ral…

Los in­ten­tos de Bar­bie por re­pre­sen­tar una ima­gen di­ver­sa no son su­fi­cien­tes: las ni­ñas ne­gras aún pre­fie­ren a las Bar­bies blan­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.