BRIE LAR­SON

Pen­só mil ve­ces en ti­rar la toa­lla. Pe­ro des­pués de 20 años de pa­pe­les ano­di­nos, ga­nó un Os­car con la ma­dre cau­ti­va de La ha­bi­ta­ción. Aho­ra, vuel­ve con una nue­va ver­sión del mi­to de King Kong, y pron­to se con­ver­ti­rá en su­per­he­roí­na. Por Ixo­ne Díaz Lan­da­lu

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Aún re­cuer­da la es­ce­na con ni­ti­dez. Te­nía seis años y su ma­dre es­ta­ba fre­gan­do los pla­tos en la co­ci­na des­pués de la ce­na. “Ya sé cuál es mi dhar­ma, ma­má”, le di­jo usan­do el tér­mino que es­cu­cha­ba en ca­sa, don­de sus pa­dres se ga­na­ban la vi­da co­mo qui­ro­prác­ti­cos, y que sig­ni­fi­ca “ley na­tu­ral” en sáns­cri­to. “Quie­ro ser ac­triz”. Brie Lar­son era una ni­ña tí­mi­da, que nun­ca en­ca­jó en el co­le­gio y que pre­fe­ría pin­tar en las pa­re­des de su ha­bi­ta­ción que sa­lir con sus ami­gos. Un año más tar­de, sus pa­dres se se­pa­ra­ban y su her­ma­na, su ma­dre y ella ha­cían

“He des­cu­bier­to mi pro­pia com­ple­ji­dad ha­cien­do pe­lí­cu­las”

las ma­le­tas y se tras­la­da­ban a Los Án­ge­les pa­ra que Lar­son pu­die­ra per­se­guir su sue­ño. Vi­vían en un es­tu­dio mi­núscu­lo, ape­nas te­nían di­ne­ro, ju­gue­tes o ro­pa y el llan­to de su ma­dre, que lu­cha­ba por sa­car­las ade­lan­te mien­tras tra­ta­ba de su­pe­rar un di­vor­cio, so­lía des­per­tar­la en mi­tad de la no­che. Pe­ro des­pués de pro­bar suer­te en los cas­tings de la ciu­dad, con sie­te años con­si­guió su pri­mer tra­ba­jo: un fal­so anun­cio de Bar­bie en el show de Jay Leno. Aquel día, vio por pri­me­ra vez su nom­bre en la puer­ta de un ca­me­rino y pen­só que ha­bía triun­fa­do. Pe­ro el pe­ri­plo de la ac­triz en Holly­wood ha si­do cual­quier co­sa me­nos pan co­mi­do. Du­ran­te dos dé­ca­das (que se di­ce pron­to pa­ra al­guien que aca­ba de cum­plir 27 años), hi­zo de to­do en el show bu­si­ness: se­ries que ca­si na­die re­cuer­da (co­mo Rai­sing dad, una co­me­dia so­bre un pa­dre viu­do); pe­lí­cu­las más bien me­dio­cres (Slee­po­ver o El sue­ño de mi vi­da); pe­que­ños pa­pe­les en cin­tas co­mo Scott Pil­grim con­tra el mun­do o Don Jon… Tu­vo, in­clu­so, una fa­se co­mo ído­lo mu­si­cal ado­les­cen­te y lle­gó a fir­mar un con­tra­to dis­co­grá­fi­co con el to­do­po­de­ro­so pro­duc­tor Tommy Mot­to­la y a pu­bli­car un ál­bum cu­yo sim­ple re­cuer­do to­da­vía le ha­ce son­ro­jar­se. “Pen­sé en de­jar­lo mil de ve­ces. Y es­tu­ve a pun­to de ha­cer­lo al me­nos en cua­tro oca­sio­nes. Que­ría vol­ver a es­tu­diar y ol­vi­dar­me de es­te sue­ño por­que, sim­ple­men­te, era de­ma­sia­do di­fí­cil. Pe­ro, de al­gu­na ma­ne­ra, siem­pre me per­se­guía. Ocu­rría al­go y vol­vía a in­ten­tar­lo...”, ex­pli­ca aho­ra. Es­ta­ba can­sa­da de sen­tir­se re­cha­za­da, de la bús­que­da cons­tan­te del pa­pel que le ro­ba­ría el ano­ni­ma­to y la con­ver­ti­ría en una es­tre­lla. “Era ago­ta­dor. In­clu­so cuan­do te­nía un día li­bre, por­que no ha­bía po­di­do con­se­guir una au­di­ción, sen­tía que es­ta­ba mal­gas­tan­do mi tiem­po, que ese era un día más en el que mi sue­ño no iba a ha­cer­se reali­dad. No ha­bía re­la­ja­ción po­si­ble, to­do era es­trés y an­sie­dad. Vi­ví en ese es­ta­do du­ran­te 20 años”.

La per­fec­ta chi­ca del mon­tón

En aque­llas au­di­cio­nes, siem­pre te­nía que lu­char con­tra su pro­pia apa­rien­cia: Brie Lar­son es gua­pa, pe­ro pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­da. Qui­zá por eso, nin­gún di­rec­tor de cas­ting veía en ella a la chi­ca po­pu­lar del ins­ti­tu­to, pe­ro tam­po­co a la em­po­llo­na ra­ri­ta. Los pa­pe­les con sus­tan­cia es­ca­sea­ban pa­ra ella. Pe­ro en 2015, esa cua­li­dad de “chi­ca del mon­tón” le cam­bió la vi­da. En La ha­bi­ta­ción, la ac­triz dio vi­da a Ma, una ado­les­cen­te que, tras ser se­cues­tra­da y con­fi­na­da a una pe­que­ña ha­bi­ta­ción du­ran­te años, se con­vier­te en ma­dre du­ran­te su cau­ti­ve­rio e in­ten­ta es­ca­par con su hi­jo. Ade­más de se­guir una die­ta es­tric­ta, evi­tó la luz so­lar pa­ra lo­grar una tez en­fer­mi­za y no aban­do­nó su ca­sa du­ran­te más de un mes pa­ra en­ten­der la an­sie­dad y el si­len­cio del cau­ti­ve­rio. El es­fuer­zo tu­vo su re­com­pen­sa y el año pa­sa­do la ac­triz ga­nó el Os­car a la me­jor in­ter­pre­ta­ción fe­me­ni­na pro­ta­go­nis­ta. Al­go que aún aho­ra re­cuer­da con ner­vio­sis­mo. “Jus­to des­pués de ga­nar, es­ta­ba en el backs­ta­ge y la ca­be­za me da­ba vuel­tas. Creo que di­je en al­to: “No sé có­mo pro­ce­sar es­to”. Be­ni­cio del To­ro es­ta­ba ahí en ese mo­men­to y me di­jo: “Da­te cin­co años”. Nun­ca le ha­bía vis­to an­tes y no le he vuel­to a ver, pe­ro apa­re­ció jus­to cuan­do lo ne­ce­si­ta­ba y le es­toy muy agra­de­ci­da por aque­llas pa­la­bras, por­que me die­ron el es­pa­cio que ne­ce­si­ta­ba pa­ra di­ge­rir­lo”, ex­pli­ca. Es­te año ha si­do más que co­men­ta­da su inex­pre­si­va ca­ra de pó­ker al en­tre­gar­le el Os­car al me­jor ac­tor a Ca­sey Af­fleck, sos­pe­cho­so de un ca­so de aco­so se­xual. Abrió el so­bre y tor­ció el ges­to de ma­ne­ra su­til pe­ro evi­den­te. Y es que es un te­ma con el que es­tá muy sen­si­bi­li­za­da des­de que in­ter­pre­ta­ra a una mu­jer víc­ti­ma de vio­la­ción. Pa­ra al­gu­nos, los pre­mios re­pre­sen­tan la con­fir­ma­ción de­fi­ni­ti­va

“Vi­ví en un es­ta­do de AN­SIE­DAD 20 años. Creía que un día sin au­di­ción era TIEM­PO mal­gas­ta­do”.

an­te el res­to de la pro­fe­sión; pa­ra otros, en cam­bio, se con­vier­ten en una lo­sa, en un re­cor­da­to­rio cons­tan­te de lo que se es­pe­ra de un ac­tor de su ca­te­go­ría. ¿En qué gru­po se en­cuen­tra ella? “Pa­ra mí es co­mo qui­tar­me un gran pe­so de en­ci­ma, al­go que yo pen­sa­ba que iba a es­tar an­he­lan­do to­da mi vi­da… De pe­que­ña es­tu­dia­ba en ca­sa por­que me cos­ta­ba en­ca­jar en el co­le­gio y con mis com­pa­ñe­ros. Por eso, el he­cho de que te de la bien­ve­ni­da un gru­po de gran­des ac­to­res con los que cre­cí ad­mi­ran­do es ma­ra­vi­llo­so. Es co­mo apren­der que por fin pue­des res­pi­rar y de­cir: “¿Y aho­ra qué? ¿Qué más pue­do ha­cer?”. Aho­ra mis­mo, Brie Lar­son pue­de ha­cer lo que quie­ra. Las puer­tas de Holly­wood se han abier­to de par en par pa­ra ella. “Aho­ra ten­go más opor­tu­ni­da­des y aca­bo de di­ri­gir mi pri­mer lar­go, pe­ro a la vez hay mu­chas co­sas que si­guen en el mis­mo lu­gar: mis ami­gos, mi fa­mi­lia, có­mo me gus­ta el té por las ma­ña­nas… To­das esas co­sas se man­tie­nen in­tac­tas”. Eso sí, aho­ra mis­mo la ac­triz no tie­ne tiem­po ni pa­ra res­pi­rar. Pa­ra em­pe­zar, es­tá pro­mo­cio­nan­do Kong: la is­la ca­la­ve­ra, la nue­va ver­sión re­cién es­tre­na­da de la mí­ti­ca King Kong, en la que in­ter­pre­ta a una fo­tó­gra­fa de gue­rra que acom­pa­ña a un gru­po de ex­plo­ra­do­res y sol­da­dos en una ex­pe­di­ción a una is­la mis­te­rio­sa. Le re­cuer­do que, his­tó­ri­ca­men­te, las chi­cas en las pe­lí­cu­las de King Kong siem­pre han re­pre­sen­ta­do el an­ti­cua­do icono de la da­mi­se­la en apu­ros. “No pa­sa na­da por­que exis­ta ese ar­que­ti­po clá­si­co, pe­ro mi per­so­na­je no tie­ne na­da que ver con él. Wea­ver es una ac­ti­vis­ta y fo­to­pe­rio­dis­ta que po­ne en ries­go su vi­da pa­ra de­fen­der la ver­dad. Siem­pre he bus­ca­do per­so­na­jes fe­me­ni­nos com­ple­jos, por­que mien­tras tra­ta­ba de en­ten­der­me a mí mis­ma he des­cu­bier­to lo com­pli­ca­da que soy en mu­chos sen­ti­dos. Y co­mo yo, to­das las mu­je­res. Es im­por­tan­te ex­pre­sar eso en las pe­lí­cu­las. Hay mu­chas for­mas de ser mu­jer, no una so­la”, ar­gu­men­ta. Es la reivin­di­ca­ción de mo­da en­tre las ac­tri­ces de Holly­wood, que han de­ci­do rom­per por fin su si­len­cio y em­pe­zar a ha­blar so­bre fe­mi­nis­mo e igual­dad sa­la­rial, a de­nun­ciar el se­xis­mo que to­da­vía im­pe­ra en los des­pa­chos de Holly­wood, y a exi­gir más y me­jo­res per­so­na­jes fe­me­ni­nos. Le pre­gun­to si pa­ra ella esa for­ma de ac­ti­vis­mo es tam­bién par­te de su tra­ba­jo. “En cier­ta for­ma sí, por­que es­ta pro­fe­sión te pro­por­cio­na una pla­ta­for­ma in­creí­ble y es na­tu­ral uti­li­zar­la pa­ra ha­blar de al­go más im­por­tan­te que tú mis­ma”.

Su­per­he­roí­na

Ella, des­de lue­go, no pue­de que­jar­se de la di­ver­si­dad de sus per­so­na­jes: es­te año es­tre­na­rá un dra­ma (El cas­ti­llo de cris­tal) y un mu­si­cal que ro­dó en la In­dia (Bas­ma­ti Blues) an­tes de con­ver­tir­se en Ca­pi­ta­na Mar­vel, la su­per­he­roí­na que pri­me­ro de­bu­ta­rá en la si­guien­te en­tre­ga de Los Ven­ga­do­res y des­pués en su pro­pia fran­qui­cia. Es­tá en ese mo­men­to fu­gaz que las es­tre­llas sue­len tra­tar de ren­ta­bi­li­zar ro­dan­do una pe­lí­cu­la de­trás de otra. Pe­ro ella no se sien­te así. “La ver­dad es que es al con­tra­rio. Quie­ro tra­ba­jar me­nos. Aho­ra sé lo que va a pa­sar con mi vi­da den­tro de un año y eso es al­go nue­vo pa­ra mí. Y quie­ro apro­ve­char­lo. Sé to­do el tra­ba­jo que in­vier­to en ca­da pe­lí­cu­la y por eso tam­bién sé que es im­por­tan­te to­mar­me unas va­ca­cio­nes, dar­me un res­pi­ro, ir­me a ex­plo­rar un país si me ape­te­ce... Sien­to que aho­ra he al­can­za­do un nue­vo equi­li­brio”. Ni si quie­ra la fa­ma ha arrui­na­do ese es­ta­do zen. En par­te, por esa vo­ca­ción de chi­ca nor­mal y co­rrien­te que pre­fie­re no lla­mar la aten­ción, pe­ro tam­bién por­que es tan ce­lo­sa de su vi­da pri­va­da que ja­más se ex­po­ne más de lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio. Ha con­ta­do que tien­de a la au­to­cen­su­ra en las en­tre­vis­tas y aun­que se sa­be que es­tá com­pro­me­ti­da con su no­vio, el mú­si­co Alex Green­wald, nun­ca ha­bla de él en pú­bli­co. Ni de cual­quier otro as­pec­to de su vi­da pri­va­da. Aun así, lo intento. ¿Cuál es su mo­men­to más fe­liz del día? “Cuan­do des­pués de ha­ber he­cho to­do lo que te­nía que ha­cer me ti­ro en el so­fá y me acu­rru­co con una man­ta y con mi pe­rro”. La de­mos­tra­ción em­pí­ri­ca de que, a ve­ces, las es­tre­llas son co­mo no­so­tros. Al me­nos, las es­tre­llas te­rre­na­les co­mo Brie Lar­son.

¿UNA NUE­VA VENGADORA? Ca­da pro­yec­to nos trae una nue­va Brie. Arri­ba, a la iz­da., co­mo la nue­va Ca­pi­ta­na Mar­vel (que ha di­vi­di­do a los fans de los có­mics). A la dcha., en Kong: la is­la ca­la­ve­ra, nue­va ver­sión de King Kong que aca­ba de es­tre­nar­se. Aba­jo, en La ha­bi­ta­ción, el pa­pel que le va­lió el Os­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.