OR­DEN... Y CON­CIER­TO

Un fan­tas­ma re­co­rre Ins­ta­gram: el or­den más ob­se­si­vo (ca­si TOC) es ca­paz de pro­du­cir un pla­cer in­com­pra­ble en al­gu­nas per­so­nas y un des­ga­rra­dor sen­ti­mien­to de cul­pa en otras. ¿Du­das exis­ten­cia­les? Di­me co­mo tie­nes tu ar­ma­rio y te di­ré quien eres. Por Silv

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tendencias -

Una vez al año sue­lo lla­mar a una ami­ga, una de esas he­roí­nas an­ti­caos, y la de­jo a so­las con mi ar­ma­rio mien­tras sal­go a la ca­lle a dis­fru­tar de su úl­ti­mo día de en­tro­pía (lo más le­jos po­si­ble). Cuan­do vuel­va a ca­sa, sé que na­da ha­brá que­da­do de mi en­dé­mi­co des­or­den. Los jer­séis es­ta­rán per­fec­ta­men­te or­de­na­dos por ga­mas de gri­ses y de blan­cos. Mis pan­ta­lo­nes es­ta­rán col­ga­dos en per­fec­ta si­me­tría de per­chas, que ella com­pra idénticas por­que la di­ver­si­dad (de per­chas, se en­tien­de) le po­ne “de los ner­vios”. Y los ca­jo­nes, per­fec­ta­men­te ali­nea­dos, ha­brán con­se­gui­do, por fin, ce­rrar del to­do.

Li­ke, li­ke, li­ke

Pe­ro al­go más ha­rá mi ami­ga, co­mo pun­to fi­nal a su obra: fo­tos. Fo­tos en las que mi ar­ma­rio pa­re­ce una ma­que­ta, un ca­sa de mu­ñe­cas, un lu­gar sa­gra­do que da mie­do pro­fa­nar. Sé que du­ran­te un par de días vi­vi­ré con mie­do a “re­vol­ver” en mi ar­ma­rio. Pe­ro se tam­bién que lue­go se me pa­sa­rá. No me so­me­to más de dos ve­ces al año a es­ta te­ra­pia de cho­que. Cuan­do se va, mi ami­ga sube la fo­to ce­ni­tal de mi ar­ma­rio a Ins­ta­gram con el hash­tag #kon­ma­ri y me eti­que­ta. Un día des­pués, mi ar­ma­rio im­po­lu­to ha con­se­gui­do 12.765 li­kes.

Es una pe­na que ya la fo­to ten­ga po­co o na­da que ver con la reali­dad. En Ins­ta­gram, el per­so­nal co­men­ta ex­ta­sia­do la per­fec­ta ali­nea­ción de mis co­sas: “¿Qué pu­sis­te an­tes, los pan­ta­lo­nes de cin­tu­ri­lla o los de go­ma?”, “¿Los cal­ce­ti­nes van do­bla­dos o he­chos bo­la?”, “¿Cuán­to tiem­po te ha to­ma­do? A mí, tres se­ma­nas”, me di­ce una que in­me­dia­ta­men­te cuel­ga la fo­to del su­yo his­té­ri­ca­men­te es­truc­tu­ra­do. Ba­jo el hash­tag #kon­ma­ri se agrupan los se­gui­do­res de Ma­rie Kon­do, la es­tre­lla pla­ne­ta­ria del or­den, una ilus­tre des­co­no­ci­da has­ta que pu­bli­có La Ma­gia del or­den (Agui­lar, 2015). De su li­bro se ven­die­ron más de tres mi­llo­nes de ejem­pla­res en to­do el mun­do, 100.000 de su edi­ción en cas­te­llano, y la ja­po­ne­sa de 35 años en­tró en la lis­ta de las 100 per­so­nas más in­flu­yen­tes de la re­vis­ta Ti­me. El asun­to es que he­mos lle­ga­do a 2017 ob­se­sio­na­dos con el or­den. To­do em­pe­zó con las lis­tas. ¿Re­cuer­dan cuan­do, allá por 2013, nos apa­sio­na­mos con los blogs de­di­ca­dos a ha­cer­las? Se­gún pa­re­ce, la ilu­sión del or­den –y una lis­ta no es más que eso– nos ha­ce sen­tir más se­gu­ros en un mun­do ca­da vez más di­fí­cil de con­tro­lar. Shaun Us­her, au­tor del li­bro Lis­tas me­mo­ra­bles (Ed. Sa­la­man­dra, 2015), que com­pi­la to­do ti­po de se­ries, des­de los 10 man­da­mien­tos has­ta el dia­rio de vo­ca­blos del can­tan­te Nick Ca­ve, re­co­no­ce que “las lis­tas exis­ten co­mo con­tra­pe­so kár­mi­co a la na­tu­ra­le­za caó­ti­ca del mun­do y co­mo ele­men­to com­pen­sa­to­rio a la ten­den­cia hu­ma­na de per­der el tiem­po”. Des­de en­ton­ces, to­do ha ido a peor. Si das una vuel­ta por Ins­ta­gram, en­con­tra­rás a mu­chos adic­tos de la vi­da or­ga­ni­za­da. To­da una fau­na que se au­to­de­no­mi­na las shel­fie queens –en­tién­da­se shel­fie co­mo una con­trac­ción de dos pa­la­bras in­gle­sas, una se­gu­ro que la co­no­ces, sel­fie, la otra es shelf (es­tan­te­ría)– y sus cuen­tas de Ins­ta­gram con­sis­ten en fo­tos de li­bre­rías y ar­ma­rios im­po­lu­tos, de ca­jo­nes si­mé­tri­ca­men­te dis­tri­bui­dos y de za­pa­te­ros or­de­na­dos por fe­cha de fa­bri­ca­ción del cal­za­do.

Dul­ce ob­se­sión

Las shel­fie queens vi­ven en un mun­do per­fec­ta­men­te or­de­na­do, lim­pio y fo­to­gra­fia­ble des­de to­dos sus án­gu­los. Por si no fue­ra su­fi­cien­te, pue­des leer los co­men­ta­rios de

En Ins­ta­gram abun­dan los shel­fies: una con­trac­ción de sel­fie y shelf (es­tan­te­ría).

sus se­gui­do­res a ca­da fo­to. To­dos pro­mue­ven mé­to­dos im­pro­ba­bles pa­ra or­de­nar (aún más). En torno a la cuen­ta ja­po­ne­sa @annimint (25.500 se­gui­do­res:) se agol­pan ado­les­cen­tes de to­do el mun­do pa­ra ad­mi­rar su des­tre­za en co­lo­car mi­li­mé­tri­ca­men­te un uni­ver­so de li­bros man­ga y ac­ce­so­rios de pa­pe­le­ría en co­lor ro­sa chi­cle. Por su par­te, la in­gle­sa Emily Sweet que es­tá de­trás de la cuen­ta @sweetbookobsession acu­mu­la 17.800 de se­gui­do­res. Sus fo­tos es­tán de­di­ca­das a mos­trar su bi­blio­te­ca or­de­na­da se­gún los co­lo­res del ar­coí­ris y mez­clan­do li­bros leí­dos y a me­dio leer, y se­ries de te­le­vi­sión com­ple­tas o a me­dio ter­mi­nar. Su ob­se­sión es que to­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do, que­de dis­pues­to si­guien­do el or­den cro­má­ti­co del ar­coí­ris. No me pre­gun­ten por qué. Cuan­do lo con­si­gue, cuel­ga la fo­to y da in­for­ma­ción al res­pec­to: “Ha­cer es­to me ha to­ma­do cin­co ho­ras”. La bue­na no­ti­cia es que Emily apro­ve­cha pa­ra re­co­men­dar li­bros y con­tar sus úl­ti­mas lec­tu­ras. Con­tra to­do pro­nós­ti­co, en su cuen­ta se ha­bla de or­den pe­ro tam­bién de li­te­ra­tu­ra im­pre­sa en pa­pel. La chi­ca tam­bién co­lec­cio­na edi­cio­nes de sus obras pre­fe­ri­das. La fo­to con su ejem­plar nú­me­ro 30 de Or­gu­llo y Pre­jui­cio cau­só re­vue­lo en­tre sus se­gui­do­res: 1.600 li­kes pa­ra un li­bro cu­ya ta­pa es­tá ilus­tra­da con... ¡li­bros ali­nea­dos! Nun­ca an­tes en Ins­ta­gram y Pinterest se ha­bían pu­bli­ca­do tan­tas fo­tos de ar­ma­rios or­ga­ni­za­dos, ha­bi­ta­cio­nes des­pe­ja­das, ne­ve­ras mi­li­mé­tri­ca­men­te or­de­na­das (por los co­lo­res de las tar­te­ras). Al pa­re­cer Kon­do, que ya tie­ne otro li­bro en el mer­ca­do –La fe­li­ci­dad des­pués del or­den (Agui­lar, 2016)– nos ha con­ven­ci­do de te­sis co­mo: “Cuan­do tu ha­bi­ta­ción es­tá lim­pia y des­pe­ja­da, no te que­da otra op­ción que exa­mi­nar­te por den­tro”. O la ar­gen­ti­na Ma­ría Ga­llay, que en su li­bro El po­der del or­den. Una te­ra­pia con­tra el caos (Pla­ne­ta, 2017), di­ce que “tu ca­sa pue­de ser el re­fu­gio al que vol­ver ca­da día y no la pe­sa­di­lla que nun­ca ter­mi­na”. A me­di­da que va que­dan­do cla­ro que se ave­ci­nan años caó­ti­cos pa­ra la ra­za hu­ma­na –al­go que el ad­ve­ni­mien­to

Pa­ra­do­ja: el or­den aca­pa­ra aho­ra la aten­ción de la ge­ne­ra­ción más dis­traí­da.

de Do­nald Trump y el des­cu­bri­mien­to de los exo­pla­ne­tas no ha he­cho más que con­fir­mar– cre­ce el nú­me­ro de fa­ná­ti­cos del or­den: si no pue­des con­tro­lar tu vi­da, con­tro­la al me­nos tu ar­ma­rio o tu bi­blio­te­ca.

Por eso hay en Ins­ta­gram cien­tos de cuen­tas con­sa­gra­das en­te­ra­men­te a do­cu­men­tar to­do el pro­ce­so (y a re­pro­du­cir in­fi­ni­tas con­ver­sa­cio­nes so­bre el asun­to). Pa­ra­do­ja: al­go to­tal­men­te irre­le­van­te ha­ce un par de años, co­mo el or­den aca­pa­ra aho­ra la aten­ción de la ge­ne­ra­ción más dis­traí­da de la his­to­ria.

La no­ve­dad es que es­tas la­bo­res an­tes se man­te­nían en la in­ti­mi­dad, pe­ro aho­ra se ai­rean en las re­des so­cia­les, cau­san ad­mi­ra­ción y se se­du­cen a mi­les de di­le­tan­tes. Or­de­nar es mo­derno y al­gu­nas gu­rús del asun­to ase­gu­ran que ge­ne­ra un in­ten­so pla­cer... ca­si se­xual. In­clu­so se ha­bla del “or­ga­nis­mo” –un or­gas­mo que se con­si­gue cuan­do se al­can­za la cús­pi­de del or­den–. Es­ta pe­rio­dis­ta ja­más lo ha ex­pe­ri­men­ta­do. Qui­zás se tra­te de eso que aho­ra es­tá en to­das par­tes y que el men­tal­men­te des­or­de­na­do pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ha da­do en lla­mar fa­ke news (no­ti­cias fal­sas)

Al­gu­nos de los per­fi­les de los fa­ná­ti­cos del or­den en las re­des so­cia­les mues­tran es­tan­te­rías con los li­bros or­de­na­dos si­guien­do los co­lo­res del ar­coí­ris, có­mo guar­dar la ro­pa o di­fe­ren­tes for­mas de ex­po­ner los más va­ria­dos ob­je­tos. @ANNIMINT

@SHELFJOY

@SHELFJOY

@NICKMAFRA

@MARIEKONDO

@SWEETBOOKOBSESSION

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.