“He ma­ne­ja­do mal mi do­lor emo­cio­nal”

Ex­pe­dien­te X la en­cum­bró y la abru­mó. 20 años des­pués, triun­fa de nue­vo en te­le­vi­sión con La ca­za.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tendencias - Por B. Gon­zá­lez

Tras más de una dé­ca­da en­tre­ga­da al tea­tro y al ci­ne in­die, Gi­llian An­der­son ha vuel­to a la te­le­vi­sión, el me­dio que la en­cum­bró, con la se­gu­ri­dad de quien se sa­be en el si­tio ade­cua­do en el mo­men­to per­fec­to: la se­rie que pro­ta­go­ni­za, La ca­za (The Fall), triun­fa en su ter­ce­ra tem­po­ra­da, re­cién es­tre­na­da en Es­pa­ña en AXN. Cuan­do lle­ga a es­ta en­tre­vis­ta, ra­dian­te y son­rien­te, nos cues­ta re­co­no­cer a la agen­te Da­na Scully, el per­so­na­je de la se­rie Ex­pe­dien­te X que le dio fa­ma mun­dial en la dé­ca­da de los 90. Y no so­lo por­que no que­de ni ras­tro de aque­lla me­le­na pe­li­rro­ja que lu­cía. Gi­llian pa­re­ce mu­cho más có­mo­da con­si­go mis­ma, Irra­dia se­re­ni­dad. Las mu­je­res de fuer­te per­so­na­li­dad y ges­to adus­to son su es­pe­cia­li­dad, por lo que no es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver­la son­reír; sin em­bar­go, es lo pri­me­ro que ha­ce al pre­sen­tar­se. “Me en­can­ta­ría ser co­mo Ste­lla Gib­son –di­ce, alu­dien­do a su per­so­na­je en La ca­za–, pe­ro cuan­do intento po­ner­me sus blu­sas en mi vi­da real, no me que­dan bien. ¡Es muy ra­ro!”. Y ríe. La ce­re­bral y as­tu­ta de­tec­ti­ve Ste­lla Gib­son es to­do un icono fe­mi­nis­ta. Y La ca­za, un th­ri­ller so­bre un ase­sino en se­rie que siem­bra el pá­ni­co en Bel­fast [Jamie Dor­nan, el pro­ta­go­nis­ta de las dos en­tre­gas de 50 som­bras de Grey], ha si­do la se­rie más vis­ta de la ca­de­na BBC2 en la úl­ti­ma dé­ca­da, un éxi­to que re­cae, en gran par­te, en el per­so­na­je de An­der­son. Ella ce­de par­te del mé­ri­to a los en­can­tos del gé­ne­ro de mis­te­rio: “Na­die sa­be real­men­te lo que pa­sa por la ca­be­za de otro, las de­ci­sio­nes que to­ma la gen­te por su pa­sa­do o có­mo se ma­ni­fies­tan sus fo­bias y con­fian­zas”, di­ce. Va ves­ti­da con un mono azul de ti­ran­tes, que de­ja ver un pe­que­ño ta­tua­je en sáns­cri­to en la mu­ñe­ca de­re­cha. Nun­ca di­ce qué sig­ni­fi­ca; pre­fie­re que su in­ter­lo­cu­tor in­ten­te des­ci­frar­lo. Le en­can­tan los enig­mas, al­go que la ca­ta­pul­tó a Ex­pe­dien­te X y la lle­vó del ano­ni­ma­to a la fa­ma, cuan­do te­nía so­lo 25 años. Fue una épo­ca do­ra­da. Sin em­bar­go, tras 202 epi­so­dios y ca­si una dé­ca­da vién­do­se­las con ov­nis, se plan­tó: era ho­ra de huir de la agen­te Scully y no so­lo me­ta­fó­ri­ca­men­te. Se tras­la­dó a Lon­dres, don­de si­gue vi­vien­do. ¿Qué que­da de Scully en ella? “No lo sé –responde–. Pa­ra mí es muy im­por­tan­te dis­tan­ciar­me to­do lo po­si­ble de pa­pe­les an­te­rio­res, que no se re­co­noz­ca na­da de ellos en un nue­vo per­so­na­je. Y sí, Ste­lla y Scully son ins­pec­to­ras de po­li­cía, pe­ro Scully es muy inocen­te en com­pa­ra­ción. Es muy es­tre­cha de mi­ras, muy rí­gi­da”. Mu­chos fans de Ex­pe­dien­te X

pen­sa­ron, en aque­llos años, que Gi­llian se ha­bía re­ti­ra­do. Pe­ro, tras unos años en se­gun­do plano, vol­vió a la car­ga: ci­ne, mi­ni­se­ries, tea­tro... Tam­bién se aven­tu­ró en la li­te­ra­tu­ra, con la tri­lo­gía de cien­cia fic­ción The Eart­hend –que es­cri­be jun­to a Jeff Ro­vin– y con el in­mi­nen­te li­bro de au­to­ayu­da We: A ma­ni­fes­to for wo­men everyw­he­re, que pre­ten­de ayu­dar a mu­je­res con ba­ja au­to­es­ti­ma. “He lu­cha­do con­tra es­te pro­ble­ma ca­si to­da mi vi­da y he desa­rro­lla­do al­gu­nas téc­ni­cas que qui­zá pue­dan ayu­dar –di­ce–. No pre­ten­de ser una co­lec­ción de re­ce­tas mi­la­gro­sas. Jen­ni­fer Na­del, la coau­to­ra del li­bro, y yo ex­pli­ca­mos lo mal que he­mos ma­ne­ja­do nues­tro pro­pio do­lor emo­cio­nal y lo que he­mos apren­di­do de nues­tros fa­llos”.

Aque­lla di­fí­cil (y con­quis­ta­da) pa­ri­dad

Ha­ce unos me­ses, An­der­son de­nun­ció que Fox que­ría pa­gar­le la mi­tad que a Da­vid Du­chovny, su com­pa­ñe­ro de ba­ta­llas, en la nue­va miniserie de Ex­pe­dien­te X. En los 90, ya ha­bía lu­cha­do (y triun­fa­do) pa­ra lo­grar esa pa­ri­dad en la se­rie ori­gi­nal. “Creo que es im­por­tan­te que se di­ga y que se es­cu­che. Me sor­pren­dió, da­do el tra­ba­jo que me lle­vó que nos pa­ga­ran lo mis­mo en el pa­sa­do”, ex­pli­có la ac­triz, in­ci­dien­do en el “in­to­le­ra­ble ma­chis­mo” de Holly­wood. Por eso le atra­jo tan­to su per­so­na­je en La ca­za, que el di­rec­tor, Allan Cu­bitt, es­cri­bió pen­san­do en ella. “Era el ti­po de mu­jer que me gus­ta­ría ver con más fre­cuen­cia, el ti­po de mu­jer que la so­cie­dad ne­ce­si­ta”, di­ce la ac­triz, aña­dien­do que sien­te cier­to gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial a la ho­ra de ele­gir sus per­so­na­jes y que siem­pre se ha sen­ti­do atraí­da por pa­pe­les de mu­je­res fuer­tes. Y por eso acep­tó con hu­mor –y con un tuit: “Soy Bond, Ja­ne Bond. Gra­cias por vues­tros vo­tos”– que los se­gui­do­res de la sa­ga 007 la eli­gie­ran co­mo su pre­fe­ri­da pa­ra en­car­nar al agen­te del MI6 en sus pró­xi­mas en­tre­gas. “Las mu­je­res pue­den dis­pa­rar, be­ber y te­ner se­xo co­mo cual­quier hom­bre; es ho­ra de ir a ver eso en una pe­lí­cu­la de Bond”, ase­gu­ra con fir­me­za. En el set de Ex­pe­dien­te X co­no­ció a su pri­mer ma­ri­do: el di­rec­tor de ar­te Cly­de Klotz, con quien tu­vo a su hi­ja Pi­per. En Lon­dres se vol­vió a ca­sar y a se­pa­rar, y fue ma­dre dos ve­ces más, al­go que mar­ca sus rit­mos de tra­ba­jo. “Me or­ga­ni­zo el tra­ba­jo en blo­ques. Rue­do unos días y la úl­ti­ma no­che vue­lo de vuel­ta a ca­sa pa­ra co­men­zar con la ru­ti­na del co­le”. Lo di­ce con in­ten­ción de des­mi­ti­fi­car el ofi­cio. Y es que An­der­son con­si­de­ra que ser ac­triz no es na­da ex­tra­or­di­na­rio. Qui­zá Holly­wood le ha en­se­ña­do a to­mar­se las co­sas con cal­ma. “A las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ac­to­res so­lo les da­ría un con­se­jo: que sean per­se­ve­ran­tes. Y que no se to­men las ne­ga­ti­vas co­mo al­go per­so­nal. A ve­ces un re­cha­zo pue­de ser un re­ga­lo”, di­ce, enig­má­ti­ca. De nue­vo, el en­can­to del mis­te­rio

“Las mu­je­res pue­den be­ber, te­ner se­xo y dis­pa­rar co­mo cual­quier hom­bre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.