El trau­ma del ABU­SO

¿Por qué se aca­ba du­dan­do de las víc­ti­mas en un ca­so de pe­de­ras­tia? La in­ca­pa­ci­dad de man­te­ner un re­la­to exac­to tie­ne mu­cho que ver con la ne­ce­si­dad de ol­vi­dar la peor vio­len­cia que se pue­de ejer­cer con­tra un ni­ño.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Psico Actualidad -

LLa úl­ti­ma re­vi­sión de con­de­na a un pe­de­ras­ta que im­par­tía cla­ses en un co­le­gio de Ma­drid y al que se le acu­sa­ba de 13 ca­sos de abu­sos, pro­mue­ve al­gu­nos in­te­rro­gan­tes. En oc­tu­bre pa­sa­do, los me­no­res tu­vie­ron que de­cla­rar en el juz­ga­do en pre­sen­cia del agre­sor, aun­que se­pa­ra­dos por un biom­bo. Pre­via­men­te, ha­bían si­do ex­plo­ra­dos e in­te­rro­ga­dos por la Guar­dia Ci­vil y por es­pe­cia­lis­tas del Cen­tro de In­ter­ven­ción en Abu­so Se­xual In­fan­til de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. ¿Có­mo es po­si­ble que la ley ha­ga de­cla­rar a un ni­ño trau­ma­ti­za­do por un abu­so has­ta tres ve­ces (co­mo en el ca­so que nos ocu­pa), por­que no sa­be si exa­ge­ra o es­tá di­cien­do la ver­dad? La ra­zón es que se du­da de que al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes sean exac­tas. Pe­ro el re­la­to exac­to es im­po­si­ble, por­que las víc­ti­mas han si­do so­me­ti­das a un da­ño psi­co­ló­gi­co que no es fá­cil de su­pe­rar y por el cual se in­ten­ta ol­vi­dar y re­pri­mir lo su­ce­di­do. Los he­chos se pue­den re­me­mo­rar de for­ma dis­tin­ta, de­pen­de de lo que evo­quen y de lo que la víc­ti­ma ha­ya po­di­do ela­bo­rar. No es lo mis­mo un ni­ño de 10 años que un adul­to. La se­xua­li­dad in­fan­til y ado­les­cen­te se cons­tru­ye has­ta al­can­zar una ma­du­ra­ción psí­qui­ca y fí­si­ca de las que se ca­re­ce en la in­fan­cia. La in­tru­sión vio­len­ta de la se­xua­li­dad adul­ta en el cuer­po del ni­ño pro­vo­ca sín­to­mas, por­que fuer­za al me­nor a ace­le­rar su pro­ce­so. Por for­tu­na, en es­te ca­so los alum­nos se die­ron cuen­ta que no po­dían se­guir así y ha­bla­ron con sus pa­dres, que su­pie­ron es­cu­char­los y de­nun­cia­ron lo que pa­sa­ba.

Des­de una po­si­ción de su­pe­rio­ri­dad

En las úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes del pro­fe­sor pa­ra que se re­vi­sa­ra su pues­ta en li­ber­tad, el acu­sa­do de­cía que era un do­cen­te ca­ri­ño­so, co­mo el res­to de los pro­fe­so­res, y que se mos­tra­ba sor­pren­di­do por las acu­sa­cio­nes. Ase­gu­ra­ba que se ha­bían “ma­lin­ter­pre­ta­do sus ges­tos en la cla­se”. He aquí al­guno de esos ges­tos: lla­ma­ba a un alumno y le pe­día que se acer­ca­ra a su me­sa, le in­vi­ta­ba a sen­tar­se so­bre sus pier­nas y le rea­li­za­ba to­ca­mien­tos. Unas ve­ces se li­mi­ta­ba a “to­car el cu­lo del alumno y a pe­lliz­car­le”; en otras, “le chu­pa­ba y le mor­día la ore­ja o le da­ba be­sos en el cue­llo”. Es­tos ges­tos no de­jan lu­gar a du­das. Lo que él lla­ma “ca­ri­ño” no son más que acer­ca­mien­tos cla­ra­men­te se­xua­les efec­tua­dos des­de su po­si­ción de su­pe­rio­ri­dad. Des­de el psi­coa­ná­li­sis se ha­cen al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes. El abu­so se­xual es la peor vio­len­cia que se pue­de ejer­cer

En es­te ca­so, lo po­si­ti­vo es que los ni­ños pu­die­ron ha­blar y fue­ron es­cu­cha­dos.

so­bre un ni­ño por par­te de un adul­to, pues lo uti­li­za co­mo ob­je­to pa­ra ha­cer­le par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des se­xua­les que des­bor­dan su psi­quis­mo. No las pue­de com­pren­der por­que su gra­do de cons­ti­tu­ción men­tal no es­tá pre­pa­ra­do, no es un su­je­to ma­du­ro que pue­da res­pon­der a la se­duc­ción del adul­to. Lo que va­le pa­ra el ni­ño, va­le tam­bién pa­ra el pú­ber o el ado­les­cen­te. Las ac­ti­vi­da­des se­xua­les que el adul­to le pro­po­ne, sean del gé­ne­ro que sean, pro­du­cen un trau­ma­tis­mo psí­qui­co. El trau­ma es aquel su­ce­so que se ca­rac­te­ri­za por una in­ten­si­dad ex­tre­ma y que en­fren­ta al su­je­to a la in­ca­pa­ci­dad de res­pon­der ade­cua­da­men­te a lo que es­tá sin­tien­do. Sus efec­tos pa­to­ló­gi­cos son du­ra­de­ros. La di­men­sión trau­má­ti­ca es­tá re­la­cio­na­da con la in­ten­si­dad del acon­te­ci­mien­to, pe­ro tam­bién con lo que in­ter­na­men­te se le ha dis­pa­ra­do al ni­ño, que pue­de sen­tir­se cul­pa­ble. Su cul­pa vie­ne de de­seos in­fan­ti­les que nun­ca de­ben rea­li­zar­se por­que los adul­tos con unos lí­mi­tes y una éti­ca in­terio­ri­za­da no go­zan usan­do a un me­nor co­mo un fe­ti­che.

Efec­tos de­vas­ta­do­res

El abu­so se­xual pro­vo­ca gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra el ni­ño o el ado­les­cen­te. Apa­re­cen con­duc­tas vio­len­tas, ac­tos de­lic­ti­vos, con­duc­tas au­to­agre­si­vas. Y en la edad adul­ta, gra­ves tras­tor­nos, co­mo di­fi­cul­ta­des pa­ra la adap­ta­ción so­cial, pro­ble­mas de pa­re­ja y en las re­la­cio­nes se­xua­les, sín­to­mas so­má­ti­cos, tras­tor­nos afec­ti­vos, abu­so de al­cohol y dro­gas. Si son ni­ñas quie­nes su­fren el abu­so, sue­len pa­de­cer tras­tor­nos lí­mi­tes de la per­so­na­li­dad o, co­mo sos­tie­ne la psi­coa­na­lis­ta Do­lo­res Díaz­ben­ju­mea, que­dan atra­pa­das en re­la­cio­nes en las que su­fren vio­len­cia. Si se­tra­ta de chi­cos, al­gu­nos es­tu­dios se­ña­lan que in­vier­ten lo que sin­tie­ron y se con­vier­ten en mu­chos ca­sos en abu­sa­do­res. La se­xua­li­dad, co­mo la iden­ti­dad, es una cons­truc­ción. Los pe­de­ras­tas han que­da­do in­fan­ti­li­za­dos y, por lo ge­ne­ral, no lo­gran al­can­zar una se­xua­li­dad ge­ni­tal adul­ta. Co­mo sue­len ser im­po­ten­tes en sus re­la­cio­nes con un adul­to, com­ba­ten su in­ca­pa­ci­dad ejer­cien­do el po­der con se­res des­va­li­dos. Se ven­gan así de sus ca­ren­cias. En la or­ga­ni­za­ción psí­qui­ca del pe­dó­fi­lo no hay nin­gu­na ley in­ter­na de res­pe­to a sí mis­mo ni al otro.

En la men­te de una víc­ti­ma, los abu­sos in­fan­ti­les nun­ca pres­cri­ben.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.