JA­PÓN EN FE­ME­NINO

Un gru­po de mu­je­res des­co­no­ci­das en­tre sí via­ja al país ni­pón con una ci­ce­ro­ne de lujo: la co­rres­pon­sal en Asia Ro­sa Ma­ría Ca­laf. De las de­li­ca­das geis­has a las lu­cha­do­ras de su­mo; del vol­cán Fu­ji­ya­ma al tu­mul­to con­su­mis­ta de To­kio. Otro mun­do. Tex­to y fo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Ja­pón es un au­tén­ti­co país de con­tras­tes. Y en es­te ca­so, más que en nin­gún otro, es­ta fra­se no es un lu­gar co­mún. El shin­kan­sen, o tren ba­la, re­co­rre el país a 300 ki­ló­me­tros por ho­ra, pe­ro al des­pe­dir a los via­je­ros el per­so­nal in­cli­na la ca­be­za y ha­ce una pau­sa­da re­ve­ren­cia. Es un lu­gar en el que cier­tas fru­tas va­len tan­to o más que cual­quier jo­ya. Y don­de la des­nu­dez de una es­tan­cia en la pe­num­bra con­vi­ve con el abi­ga­rra­mien­to atro­na­dor de los es­pa­cios ur­ba­nos hi­per­tec­no­lo­gi­za­dos. “En 70 años, han pa­sa­do del ca­ba­llo al mi­cro­chip”, sin­te­ti­za Ro­sa Ma­ría Ca­laf, pe­rio­dis­ta con mu­chos in­for­ma­ti­vos, cu­rio­si­dad y ki­ló­me­tros a sus es­pal­das, y an­fi­trio­na del gru­po de via­je­ras de Fo­cus on Wo­men. Es­ta agen­cia or­ga­ni­za via­jes cul­tu­ra­les pa­ra pe­que­ños gru­pos de mu­je­res, siem­pre li­de­ra­dos por una ci­ce­ro­ne con un es­pe­cial víncu­lo con el país, co­mo la pro­pia Ca­laf, la pe­rio­dis­ta del pe­lo ro­jo que pa­só ocho años co­mo co­rres­pon­sal de Orien­te pa­ra TVE.

Ini­cia­mos nues­tra in­mer­sión en Ko­ya­san, al sur de Osa­ka, cu­na del bu­dis­mo ja­po­nés. Es­ta al­dea, co­bi­ja­da en un pe­que­ño va­lle al abri­go de los ocho pi­cos sa­gra­dos del mon­te Ko­ya, es­con­de 107 san­tua­rios bu­dis­tas y sin­toís­tas. En es­te en­cla­ve, cer­ca de 50 tem­plos ofre­cen alo­ja­mien­to y vi­da es­pi­ri­tual a cuan­tos lo deseen, y su pe­num­bra al caer la no­che in­vi­ta a la ter­tu­lia. Siem­pre guia­das por Ca­laf, de­ja­mos tem­po­ral­men­te el pai­sa­je pa­ra dar pa­so a la con­tem­pla­ción in­te­rior. ¿Qué nos atrae a las mu­je­res de es­te ti­po de via­jes? El sal­to al fu­tu­ro del que ha­bla­ba la pe­rio­dis­ta es, pre­ci­sa­men­te, una de las mo­ti­va­cio­nes de Re­be­ca pa­ra via­jar a Ja­pón. Re­be­ca es una pro­fe­sio­nal de las nue­vas tec­no­lo­gías fas­ci­na­da por “co­no­cer có­mo ha con­se­gui­do re­sur­gir de sus ce­ni­zas y lle­gar a es­tar en­tre las po­ten­cias del mun­do una na­ción de­vas­ta­da du­ran­te la gue­rra”. Pa­ra Mar­ga, otra de las via­je­ras, ha­cer una ex­pe­di­ción “en fe­me­nino” tie­ne un plus: “El víncu­lo que es­ta­ble­ce­mos las mu­je­res en­tre no­so­tras es di­fe­ren­te. A mí me da la sen­sa­ción de que es­toy via­jan­do so­la, pe­ro acom­pa­ña­da. Y nos reí­mos, com­par­ti­mos con­fi­den­cias... Es un gran mo­men­to pa­ra no es­tar pen­dien­te de na­da más que no sea el pro­pio via­je y, ade­más, to­mar con­cien­cia de que el mun­do si­gue gi­ran­do sin mi pre­sen­cia. Un ali­vio”. Ro­sa Ma­ría Ca­laf nos acer­ca a as­pec­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos del ar­chi­pié­la­go ni­pón, co­mo el sin­cre­tis­mo de su so­cie­dad,

que se de­va­nea sin nin­gún re­mor­di­mien­to en­tre el sin­toís­mo y el bu­dis­mo, las dos co­rrien­tes prin­ci­pa­les y com­pa­ti­bles en su re­li­gión. “Los ja­po­ne­ses na­cen co­mo sin­toís­tas, se ca­san co­mo cris­tia­nos y mue­ren co­mo bu­dis­tas”, co­men­ta. A lo lar­go de la ru­ta, vi­si­ta­mos al­guno de los an­ti­guos bie­nes cul­tu­ra­les del Te­so­ro Na­cio­nal, sor­pren­den­tes pa­ra los oc­ci­den­ta­les, pues ca­da 20 años son des­mon­ta­dos y re­cons­trui­dos exac­ta­men­te en su for­ma ori­gi­nal, si­guien­do la creen­cia sin­toís­ta de que la na­tu­ra­le­za se re­nue­va en ci­clos de 20 años. Ellos no tie­nen, co­mo no­so­tros, un cul­to por lo an­ti­guo. Sin em­bar­go, en eso Kyo­to es una ex­cep­ción. Ca­pi­tal im­pe­rial du­ran­te 18 si­glos, es el nú­cleo pa­tri­mo­nial de Ja­pón y se ha man­te­ni­do ca­si in­tac­ta; in­clu­so fue res­pe­ta­da du­ran­te los bom­bar­deos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. El tem­plo bu­dis­ta Ki­yo­mi­zu­de­ra (s. VIII) en­ca­ra­ma­do en lo al­to del ba­rrio Hi­gas­hi­ya­ma, es qui­zá el más vi­si­ta­do. An­te su edi­fi­cio prin­ci­pal, que es de ma­de­ra, se abre una am­plia pla­ta­for­ma des­de la que se do­mi­na el bos­que y los jar­di­nes de la ciu­dad. Allí, al tu­ris­mo na­cio­nal se su­ma el de ori­gen chino y co­reano prin­ci­pal­men­te. Y to­dos com­par­ten esa pa­sión irre­fre­na­ble por ha­cer­se fo­tos y sel­fies.

La per­vi­ven­cia del ki­mono

Si al­guien cree que los días del ki­mono son del pa­sa­do, no tie­ne más que acer­car­se has­ta aquí cuan­do lle­ga el fin de cur­so aca­dé­mi­co o cual­quier día de fies­ta. Los lu­ga­res más tu­rís­ti­cos pa­re­cen un gran es­ce­na­rio de pe­lí­cu­la don­de los ac­to­res, ata­via­dos con co­lo­ris­tas y ele­gan­tes in­du­men­ta­rias, pa­sean y re­pro­du­cen es­tam­pas de épo­ca. A ellos se unen mu­chos tu­ris­tas, que al­qui­lan ki­mo­nos en ver­sión ba­ra­ta pa­ra as­cen­der tam­bién por el im­pac­tan­te sen­de­ro flan­quea­do por 10.000 to­riis —los tra­di­cio­na­les ar­cos ro­jos que se­pa­ran la tie­rra pro­fa­na de la sa­gra­da— a lo lar­go de cua­tro ki­ló­me­tros, has­ta el san­tua­rio sin­toís­ta Fus­hi­mi-inari (s. VIII), de­di­ca­do al dios del arroz y de la pros­pe­ri­dad. Aún así, Ri­ta apun­ta que “es­pe­ra­ba res­pi­rar ma­yor es­pi­ri­tua­li­dad. Creía que po­día más la tra­di­ción, qui­zá por inocen­cia mía”. Cer­ca del Kin­ka­ku­ji Tem­ple, el Tem­plo Do­ra­do, nos en­con­tra­mos con Mi­ku Ya­ma­na­ka (22 años), Hi­yo­ri Kon (16) y Ma­naho No­za­ki (19). Es­tas tres chi­cas tie­nen al­go en co­mún: for­man par­te del Club de Su­mo Fe­me­nino de la Uni­ver­si­dad Rit­su­mei­kan. En­tre­nan seis días a la se­ma­na y se en­fren­tan en la tahua­ra, el ring de lu­cha cir­cu­lar, a al­go más que sus ri­va­les: la tra­di­ción, ya que es­tán en­ca­be­zan­do una pe­que­ña re­vo­lu­ción en es­te de­por­te na­cio­nal, que has­ta ha­ce muy po­co so­lo prac­ti­ca­ban los hom­bres. El su­mo es un ti­po de lu­cha li­bre de tra­di­ción sin­toís­ta ori­gi­na­ria de Ja­pón con 2.000 años de an­ti­güe­dad, con­si­de­ra­da el de­por­te de los dio­ses. “Oja­lá sean po­si­bles los cam­peo­na­tos en la li­ga oficial en el fu­tu­ro. Tai­lan­dia, Mon­go­lia y Ru­sia ya tie­nen fe­de­ra­cio­nes pro­fe­sio­na­les, pe­ro en Ja­pón no nos de­jan com­pe­tir de ma­ne­ra oficial”. Las mu­je­res so­lo pue­den as­pi­rar a los cam­peo­na­tos mun­dia­les ama­teur y a ejer­cer co­mo atle­tas pro­fe­sio­na­les si es­tán vin­cu­la­das a una de las cin­co uni­ver­si­da­des con club de su­mo fe­me­nino en el país. Li­ga­da al de­por­te des­de la in­fan­cia, Mi­ku ase­gu­ra que “pa­ra po­der se­guir en­tre­nan­do co­mo atle­ta, una vez ter­mi­ne mis es­tu­dios de De­por­te Cien­tí­fi­co Pro­fe­sio­nal, se­gui­ré en la uni­ver­si­dad co­mo em­plea­da en las ofi­ci­nas”. Ella no du­da de que su de­por­te es com­pa­ti­ble con te­ner una fa­mi­lia e hi­jos. En cam­bio Ma­naho, cam­peo­na mun­dial de su­mo ju­nior y con mi­les de se­gui­do­res en las re­des so­cia­les ale­ga: “No es­toy muy se­gu­ra de que va­ya a po­der se­guir”. Hi­yo­ri ríe mien­tras se aco­mo­da el ma­wa­shi, esa es­pe­cie de pa­ñal que lu­cen (“na­die du­da

Las lu­cha­do­ras de su­mo de la Uni­ver­si­dad de Ris­tu­mei­kan en­ca­be­za una re­vo­lu­ción en su de­por­te na­cio­nal.

de que yo ha­go su­mo”). Ella, por aho­ra, ni se plan­tea es­tas cues­tio­nes y quie­re de­di­car­se a sus es­tu­dios en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les. Ja­pón es uno de los mo­to­res tec­no­ló­gi­cos del mun­do, pe­ro en lo re­fe­ren­te a la mu­jer si­gue sien­do un país pa­triar­cal y ma­chis­ta. Nos lo cuen­ta Ro­sa Ma­ría Ca­laf: “La mu­jer ocu­pa un es­pa­cio ín­fi­mo en la so­cie­dad. El 51% de los ja­po­ne­ses pre­fie­re que las mu­je­res se que­den en ca­sa en vez de ir a tra­ba­jar”. En una es­truc­tu­ra la­bo­ral dis­cri­mi­na­to­ria y con po­ca pre­sen­cia fe­me­ni­na, que no fa­ci­li­ta la con­ti­nua­ción de la ca­rre­ra la­bo­ral tras la ma­ter­ni­dad, cer­ca del 70% de las mu­je­res aban­do­na su vi­da pro­fe­sio­nal tras te­ner un hi­jo. Y tro­pie­zan ade­más con otros es­co­llos, co­mo la prác­ti­ca inexis­ten­cia de es­cue­las in­fan­ti­les. El con­se­cuen­te des­cen­so de la natalidad y el ace­le­ra­do en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, uni­do al her­me­tis­mo de una so­cie­dad que es re­ti­cen­te a la en­tra­da de in­mi­gran­tes (1’2%), es­tá pro­vo­can­do la fal­ta de tra­ba­ja­do­res, lo que com­pli­ca que Ja­pón se man­ten­ga en­tre las prin­ci­pa­les eco­no­mías del mun­do. Por eso la mano de obra fe­me­ni­na se ha con­ver­ti­do en prio­ri­ta­ria pa­ra el Go­bierno, que quie­re con­ver­tir el país en “una so­cie­dad en la que res­plan­dez­can las mu­je­res”, co­mo ha di­cho el pri­mer mi­nis­tro Shin­zo Abe. “Lo han he­cho a la ja­po­ne­sa –sub­ra­ya Ca­laf–, de una ma­ne­ra muy poé­ti­ca. Pe­ro la reali­dad es que se han da­do cuen­ta de que ne­ce­si­tan la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va fe­me­ni­na pa­ra se­guir ade­lan­te. No se pue­de cons­truir una so­cie­dad sin con­tar con las mu­je­res”.

El te­rri­to­rio de las geis­has y las mai­kos

Otra de las gran­des ci­tas con el uni­ver­so fe­me­nino se nos brin­da en Ka­na­za­wa, cu­na de sa­mu­ráis y nin­jas. Co­mo fo­co mu­si­cal na­cio­nal, un gru­po de geis­has y mai­kos —apren­di­ces de geis­ha—del ba­rrio de Ka­zue Cha­ya nos de­lei­ta con el subayas­hi, ar­te es­cé­ni­co tra­di­cio­nal que com­bi­na mú­si­ca, can­to y dan­za. Otro atrac­ti­vo es el pai­sa­je en “es­te país que res­pe­ta y ama la na­tu­ra­le­za, la cui­da”, co­mo ob­ser­va Ma­ri­sa. A pro­pues­ta de Ro­sa, vi­si­ta­mos el Mu­seo Miho, obra del ar­qui­tec­to chino-es­ta­dou­ni­den­se Leoh Ming Pei, un pro­yec­to que sin­te­ti­za bue­na par­te del pen­sa­mien­to e ima­gi­na­rio orien­tal, co­mo un pai­sa­je cons­trui­do. Pa­ra ello, se eli­gió un va­lle y una mon­ta­ña es­cé­ni­ca, que fue va­cia­da pa­ra cons­truir el mu­seo. El an­sia­do en­cuen­tro con el mon­te Fu­ji­ya­ma es im­po­nen­te, una de las imá­ge­nes más icó­ni­cas del pla­ne­ta, y se con­vier­te en la gran an­te­sa­la don­de re­po­ne­mos fuer­zas pa­ra en­trar en la tre­pi­dan­te To­kio. Una mag­na me­tró­po­lis glo­ba­li­za­da y que, pe­se a to­do, man­tie­ne su esen­cia. En el neu­rál­gi­co ba­rrio de Gin­za hay mu­je­res vis­tien­do co­ti­dia­na­men­te el ki­mono —es sím­bo­lo de dis­tin­ción y ele­gan­cia— mien­tras van de com­pras ba­jo los neo­nes y las pan­ta­llas pu­bli­ci­ta­rias, en­tre eje­cu­ti­vos, fas­hio­nis­tas, gru­pos de chi­cas ka­waii con su es­tu­dia­da es­té­ti­ca in­fan­til, tu­ris­tas y de­más tri­bus ur­ba­nas. “Me en­can­ta co­mo vis­te la gen­te, has­ta los más sen­ci­llos van con es­ti­lo. To­do es tan ja­po­nés y au­tén­ti­co”, ob­ser­va Go­ya en­tu­sias­ma­da.

Cul­to a Oc­ci­den­te

Nues­tro des­tino fi­nal es Odai­ba, la is­la ar­ti­fi­cial de la bahía de To­kio co­nec­ta­da por la lí­nea de tren au­to­ma­ti­za­da flo­tan­te, don­de nos aco­ge una ré­pli­ca de la Es­ta­tua de la Li­ber­tad, fren­te al puen­te Rain­bow, a ima­gen y se­me­jan­za del neo- yor­kino puen­te de Brooklyn. Si los oc­ci­den­ta­les te­ne­mos pa­sión por Orien­te y ten­de­mos a mi­ti­fi­car­lo por “es­pi­ri­tual y dis­tin­to”, los orien­ta­les sien­ten lo mis­mo por Oc­ci­den­te. Es la atrac­ción de “lo otro”. “Si via­jas pa­ra mi­rar des­de la ven­ta­ni­lla –di­ce Ca­laf–, me­jor te que­das en ca­sa vien­do un do­cu­men­tal”. “Ha si­do fas­ci­nan­te, pe­ro me voy con más pre­gun­tas que res­pues­tas so­bre Ja­pón. Ne­ce­si­to vol­ver”, di­ce Re­be­ca, y su sen­tir es com­par­ti­do por el gru­po. ¿No es esa la fi­na­li­dad de ca­da via­je?

“La mu­jer ocu­pa un lu­gar ín­fi­mo en la so­cie­dad ja­po­ne­sa y el 70% de­ja de su vi­da la­bo­ral tras te­ner un hi­jo”. Ro­sa Ma­ría Ca­laf

En Ka­na­za­wa, el gru­po de via­je­ras, con Ca­laf en el ba­rrio de las geis­has.

Aba­jo, una pa­re­ja se ha­ce un sel­fie en un tem­plo de Kyo­to. En el mu­seo al ai­re li­bre de Ha­ko­ne. En una es­cue­la de su­mo fe­me­ni­na. Una es­ce­na noc­tur­na de Kyo­to, en el cas­ti­llo de Ni­jo.

Una es­ce­na co­ti­dia­na en el me­tro de To­kio. Re­pro­duc­ción de la Es­ta­tua de la Li­ber­tad y del puen­te de Brooklyn en Odai­ba, una is­la ar­ti­fi­cial en la bahía de To­kio.

Ca­laf en el Mu­seo Miho. A la dcha. de com­pras en el ba­rrio de Gyn­za. Una ín­ter­pre­te de subayas­hi, ar­te es­cé­ni­ca tra­di­cio­nal que com­bi­na mú­si­ca, can­to y dan­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.