LA IM­PA­RA­BLE TAY­LOR HILL

“Tra­ba­jar co­mo mo­de­lo te en­se­ña hu­mil­dad”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Fo­tos: Txe­ma Yes­te

Tie­ne mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram y es asi­dua a la al­fom­bra ro­ja. Con 21 años y una be­lle­za plus­cuam­per­fec­ta, la nue­va em­ba­ja­do­ra de Lan­cô­me, ha lle­ga­do al olim­po de las tops. Por Cris­ti­na Uran­ga

Arro­lla­do­ra, na­tu­ral, di­ver­ti­da “y un po­co fri­ki”. Po­dría­mos es­tar ha­blan­do de una ami­ga del al­ma, pe­ro la per­so­na con la que en­ca­ja es­ta des­crip­ción pa­sea su be­lle­za y su cuer­po plus­cuam­per­fec­to de 1,80 me­tros de al­tu­ra por las pa­sa­re­las de me­dio mun­do, aso­ma sus ojos azul ver­do­so des­de la por­ta­da de las me­jo­res re­vis­tas de mo­da y aca­ba de con­ver­tir­se en fe­liz y or­gu­llo­sa em­ba­ja­do­ra de Lan­cô­me. Un ho­nor, el de po­der co­dear­se con mu­je­res co­mo Ka­te Wins­let o Pe­né­lo­pe Cruz, que in­clu­so a Tay­lor le pa­re­ce in­creí­ble. Aho­ra es una de ellas. “Lo que más me gus­ta es ese sen­ti­do de fa­mi­lia que la mar­ca com­par­te con no­so­tras”, di­ce. Y es que es­ta nor­te­ame­ri­ca­na de 21 años es una de las mo­de­los más co­ti­za­das de su ge­ne­ra­ción. Una rei­na de las re­des so­cia­les (con más de sie­te mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram), que pre­su­me de co­mer lo que le ape­te­ce aun­que lue­go le to­que dar­se la pa­li­za en el gim­na­sio. “En­treno to­dos los días”. Tra­ba­ja du­ro y, pe­se a su ju­ven­tud, no pier­de el nor­te. Pro­ba­ble­men­te, por­que lle­va des­de los 14 años en un ne­go­cio que en­tien­de bien: “Na­die quie­re tra­ba­jar con una con­sen­ti­da. Es­ta pro­fe­sión te en­se­ña a te­ner pa­cien­cia y hu­mil­dad”. Con­ver­tir­se en mo­de­lo tam­bién ha si­do un buen ca­mino pa­ra creer en sí mis­ma. “Cuan­do era pe­que­ña, era mor­tal­men­te tí­mi­da. Lle­va­ba ga­fas, es­ta­ba de­ma­sia­do del­ga­da y nun­ca sa­bía có­mo ha­blar o ha­cer ami­gos. Así que la gen­te pen­sa­ba que era ra­ra. Es iró­ni­co que ter­mi­na­ra tra­ba­jan­do en una in­dus­tria que se ba­sa en el fí­si­co. Pa­ra ha­cer­lo, tu­ve que apren­der a ser una per­so­na más se­gu­ra”. Tay­lor ex­pli­ca que su pri­me­ra vo­ca­ción fue la gim­na­sia. Lle­va­ba en­tre­nan­do des­de los nue­ve años en Co­lo­ra­do (su ciu­dad) cuan­do el fo­tó­gra­fo Jim Jor­dan se cru­zó en su ca­mino y le di­jo a sus pa­dres que de­be­rían in­ten­tar­lo.

“Fui­mos a Eu­ro­pa, nos alo­ja­mos en el ho­tel más ba­ra­to y nos reuni­mos con to­das las agen­cias. Pe­ro yo ya sa­bía que que­ría es­tar en IMG, por­que son los que re­pre­sen­tan a Gi­se­le Bund­chen”. No le cos­tó mu­cho con­ven­cer­los. Cin­co años des­pués, se con­ver­tía en uno de los fi­cha­jes más jó­ve­nes de Vic­to­ria’s Se­cret. Con ayu­da de su fa­mi­lia y su no­vio de to­da la vi­da, si­gue “con los pies bien an­cla­dos al sue­lo”. Y no se de­ja im­pre­sio­nar por el he­cho de tra­ba­jar con fo­tó­gra­fos co­mo Mert & Mar­cus y Ma­rio Tes­tino, o por ser in­vi­ta­da a to­das las fies­tas más gla­mou­ro­sas del mo­men­to. Sí que le im­pac­ta, sin em­bar­go, en­con­trar­se allí con sus he­roí­nas, las cam­peo­nas olím­pi­cas de gim­na­sia Si­mo­ne Bi­les y Lay Rais­man. “Es­tá­ba­mos en los Bill­board Mu­sic Awards y se acer­ca­ron a de­cir­me: “¡Dios mío, eres Tay­lor Hill!”. Y yo pen­sé: “¡Dios mío, pe­ro si sois el equi­po olím­pi­co de gim­na­sia!”. Yo sí que las ad­mi­ro a ellas”.

“De ni­ña era mor­tal­men­te tí­mi­da y no te­nía ni idea de có­mo ha­cer ami­gos”

La mo­de­lo lle­va la ba­rra de la­bios Ab­so­lu Rouge de Lan­cô­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.