REN­DI­DOS A BA­LEN­CIA­GA

Se cum­ple el cen­te­na­rio de su pri­me­ra tien­da y tres ex­po­si­cio­nes en Lon­dres, Pa­rís y Gue­ta­ria nos re­cuer­dan cuán­to le de­be la mo­da al maes­tro vas­co. Por G. Es­pi­no­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Su­ma­rio -

To­do em­pe­zó en 1917 con la aper­tu­ra de una pe­que­ña tien­da en la ca­lle Ver­ga­ra de San Se­bas­tián; más tar­de, en 1937, Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga des­em­bar­có en Pa­rís, se es­ta­ble­ció en la Ave­ni­da Geor­ge V y cam­bió pa­ra siem­pre el rum­bo de la mo­da. Es­tas dos efe­mé­ri­des mar­can el na­ci­mien­to de un ne­go­cio que se con­ver­ti­ría po­co des­pués en un fe­nó­meno cul­tu­ral in­ape­la­ble; dos fe­chas que sir­ven de per­cha o ex­cu­sa (si es que hi­cie­ra fal­ta al­gu­na) pa­ra que el “ar­qui­tec­to de la mo­da” sea ho­me­na­jea­do en los prin­ci­pa­les mu­seos de in­du­men­ta­ria de Gue­ta­ria. Su pa­dre, pes­ca­dor, fa­lle­ció en el mar; y de su ma­dre, cos­tu­re­ra, apren­dió el ofi­cio. Con ape­nas 22 años, ya era el más in­flu­yen­te de los di­se­ña­do­res de la aris­to­cra­cia en Es­pa­ña. La mar­que­sa de Ca­sa

To­rres, im­pre­sio­na­da por el en­ton­ces jo­ven apren­diz, le en­car­gó su pri­mer tra­je, y se­ría ella la que le con­ver­ti­ría en el mo­dis­to más bus­ca­do por una cla­se so­cial que pa­sa­ba sus va­ca­cio­nes en la zo­na. En ape­nas 10 años, y con el aval de ves­tir tan­to a la rei­na Ma­ría Cris­ti­na co­mo a la rei­na Ma­ría de las Mer­ce­des, Ba­len­cia­ga abri­ría otra tien­da más en San Se­bas­tián: Ei­sa Cos­tu­ra, ho­me­na­je al ape­lli­do ma­terno y de­di­ca­da a la in­ci­pien­te bur­gue­sía, con pren­das más ase­qui­bles y to­ca­dos que, dé­ca­das des­pués, ha­rían tam­bién his­to­ria. Lue­go, en ape­nas dos años, lle­ga­rían las tien­das de Ma­drid y Bar­ce­lo­na. Pe­ro, cuan­do su fa­ma co­men­za­ba a cru­zar fron­te­ras, la Gue­rra Ci­vil le obli­gó a emi­grar. A pe­sar de man­te­ner sus ne­go­cios abier­tos en Es­pa­ña –fun­cio­na­ron re­gu­lar­men­te des­de 1940 has­ta su re­ti­ro-, se mu­dó a Pa­rís y, con la ayu­da del in­ge­nie­ro vas­co re­pu­bli­cano y exi­lia­do Ni­co­lás Biz­ca­rron­do y de su ami­go el aris­tó­cra­ta fran­cés de ori­gen ru­so Wlad­zio Ja­wo­rows­ki D’ait­tain­vi­lle, fun­dó la mai­son Ba­len­cia­ga y, ca­si in­me­dia­ta­men­te, su ate­lier se con­vir­tió en el epi­cen­tro de la mo­da del mo­men­to. “La al­ta cos­tu­ra es co­mo una or­ques­ta cu­yo di­rec­tor es Ba­len­cia­ga: los mo­dis­tos so­mos los mú­si­cos que se­gui­mos las in­di­ca­cio­nes que él nos da”, di­jo uno de sus com­pe­ti­do­res, Ch­ris­tian Dior. Co­co Cha­nel, crea­do­ra con la que man­tu­vo una re­la­ción en­tre la ad­mi­ra­ción y la aver­sión cor­dial, ex­per­ta co­mo era en afi­lar su len­gua con­tra aquel que le hi­cie­ra som­bra, lo de­fi­nió co­mo “el úni­co au­tén­ti­co coutu­rier, en el sen­ti­do más pu­ro de la pa­la­bra, ca­paz de di­se­ñar, cor­tar, mon­tar y co­ser un ves­ti­do de prin­ci­pio a fin… El res­to so­mos sim­ples di­se­ña­do­res de mo­da”.

Som­bras go­yes­cas

La per­ti­nen­cia de es­tas dos mues­tras in­ter­na­cio­na­les –ade­más de una ter­ce­ra, ce­le­bra­da en el Mu­seo Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga de Gue­ta­ria, el pue­blo na­tal del maes­tro, des­de el 26 de ma­yo– es, por tan­to, irre­fu­ta­ble. La pri­me­ra, Ba­len­cia­ga: la obra en ne­gro, ha si­do inau­gu­ra­da es­ta mis­ma se­ma­na por el Mu­seo de la Mo­da de la Vi­lla de Pa­rís en su se­de oca­sio­nal del Mu­seo Bour­de­lle, den­tro de una tem­po­ra­da de­di­ca­da a la mo­da es­pa­ño­la, con las ex­po­si­cio­nes con­se­cu­ti­vas de Pren­das en to­nos es­pa­ño­les en la ca­sa Mu­seo Vic­tor Hu­go, en ju­nio, y una an­to­ló­gi­ca de Ma­riano For­tuny en el Pa­lais Ga­llie­ra, en oc­tu­bre. La mues­tra de Pa­rís se cen­tra en el uso del ne­gro, uno de los pri­me­ros dis­tin­ti­vos de ele­gan­cia apli­ca­dos por el mo­dis­to, que lle­gó a uti­li­zar­lo co­mo un ma­te­rial más, y que co­nec­ta tan­to con la aus­te­ri­dad de sus pri­me­ros años es­pa­ño­les co­mo con el ca­rác­ter ca­si sa­cro, mo­nás­ti­co, de su de­di­ca­ción a las pren­das. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que mu­chas de las gran­des crea­cio­nes de Ba­len­cia­ga du­ran­te los años 40 y 50 –los abri­gos de lí­nea de ba­rril (1947), el ves­ti­do glo­bo (1950), el ves­ti­do tú­ni­ca (1955) o el ves­ti­do sa­co (1957)– fue­ran con­ce­bi­dos en es­ta pu­re­za mo­no­cro­má­ti­ca. La ex­po­si­ción re­pa­sa lo que sig­ni­fi­có pa­ra el crea­dor su uso en la de­pu­ra­ción de si­lue­tas y vo­lú­me­nes, los con­tras­tes de lu­ces y som­bras que le per­mi­tía eje­cu­tar, y tam­bién la ma­ne­ra en que lo mez­cló con otros co­lo­res pa­ra real­zar siem­pre el efec­to fi­nal. Ba­len­cia­ga

“La al­ta cos­tu­ra es co­mo una or­ques­ta cu­yo di­rec­tor es Ba­len­cia­ga”. Ch­ris­tian Dior

fue el pri­me­ro en dar­se cuen­ta de que el ne­gro po­día ge­ne­rar efec­tos pal­pa­bles en la apre­cia­ción de la si­lue­ta, el cor­te, el vo­lu­men y el mo­vi­mien­to de las pren­das. Com­bi­nan­do se­das y ter­cio­pe­los, sa­tén y ta­fe­tán, bor­dán­do­lo a fran­jas o in­cor­po­ran­do len­te­jue­las o cuen­tas de aza­ba­che, el ne­gro per­fi­ló un es­ti­lo re­vo­lu­cio­na­rio. “No­so­tros con los te­ji­dos ha­ce­mos lo que po­de­mos... Ba­len­cia­ga ha­ce lo que quie­re”, ase­gu­ra­ba Ch­ris­tian Dior. En Gue­ta­ria, el Mu­seo ha he­cho su gran apues­ta pa­ra el cen­te­na­rio con Co­llec­ting ele­gan­ce. Ra­chel L. Me­llon’s le­gacy, ba­jo la di­rec­ción de Hu­bert de Gi­venchy y de­di­ca­da a la co­lec­ción tex­til de Mrs. Me­llon, una de las me­jo­res clien­tas de la Ca­sa Ba­len­cia­ga. Fi­lán­tro­pa, co­lec­cio­nis­ta de ar­te y di­se­ña­do­ra de jar­di­nes (in­clu­yen­do los de la Ca­sa Blan­ca), fue una de las gran­des da­mas de la bur­gue­sía nor­te­ame­ri­ca­na del s. XX. La ter­ce­ra ex­po­si­ción, or­ga­ni­za­da por el Vic­to­ria & Al­bert Mu­seum de Lon­dres, se inau­gu­ra el 27 de ma­yo, y es la pri­me­ra que se le de­di­ca en Gran Bre­ta­ña. Con el tí­tu­lo Ba­len­cia­ga: Dán­do­le for­ma a la mo­da, es­tá to­tal­men­te de­di­ca­da a sus “des­cu­bri­mien­tos”: to­do eso que apor­tó a la mo­da de los años 50 y 60, su eta­pa más fruc­tí­fe­ra y tam­bién la más vi­sio­na­ria. Lo ex­pre­só Car­mel Snow, edi­to­ra de mo­da de Har­per’s Ba­zaar en 1955: “Te­nien­do en cuen­ta que di­se­ña dos tem­po­ra­das por de­lan­te de los de­más, la his­to­ria de la mo­da co­mien­za con ca­da nue­va co­lec­ción de Ba­len­cia­ga”.

In­ge­nie­ría nun­ca vis­ta

En la mues­tra del V&A has­ta se han pa­sa­do por ra­yos X los mo­de­los que ate­so­ra el mu­seo –una co­lec­ción ini­cia­da por el fo­tó­gra­fo Ce­cil Bea­ton–, pa­ra que com­pren­da­mos la in­ge­nie­ría nun­ca vis­ta de unos ves­ti­dos que se co­sían sin que ja­más se mos­tra­ran sus cos­tu­ras y bo­to­na­du­ras.

“Ja­más me to­mó una me­di­da, pe­ro sus ves­ti­dos me que­da­ban per­fec­tos”. Mar­le­ne Die­trich

El crea­dor pro­pi­ció un cam­bio ra­di­cal en la si­lue­ta de la mu­jer, pe­ro hay al­go que no se sue­le sub­ra­yar: su se­cre­tis­mo. Sa­bién­do­se re­ve­ren­cia­do, em­pe­ra­dor de un reino del que era el crea­dor más avan­za­do, de­tes­ta­ba que le co­pia­ran. Fue ex­pul­sa­do del Sin­di­ca­to de Crea­do­res de Mo­da fran­cés, con el que siem­pre an­du­vo en ma­las re­la­cio­nes, por sal­tar­se el ca­len­da­rio ofi­cial: pre­sen­ta­ba sus crea­cio­nes cuan­do ya las ha­bía en­via­do a sus clien­tas, sin es­pe­rar el ca­nó­ni­co año de tem­po­ra­da, pa­ra evi­tar re­pro­duc­cio­nes y co­pias. En su tien­da pa­ri­si­na, por ejem­plo, no se ex­hi­bía nin­gu­na ro­pa: quien acu­día allí veía guan­tes, bol­sos, per­fu­mes y ex­qui­si­tas jo­yas. Na­da más. Pa­ra po­der ver­la, ha­bía que pre­sen­ciar uno de sus pa­ses, a los que so­lo se acu­día por es­tric­ta in­vi­ta­ción. Así que las ce­le­bri­ties vo­la­ban des­de to­do el mun­do pa­ra atra­par sus di­se­ños: Mar­le­ne Die­trich, Gre­ta Gar­bo, In­grid Berg­man, Au­drey Hep­burn, Gra­ce Kelly… pe­ro tam­bién so­cia­li­tés co­mo Mo­na von Bis­marck (que en 1963 com­pró na­da me­nos que 88 ves­ti­dos del maes­tro), He­le­na Ru­bins­tein o Jac­kie Ken­nedy. En sus shows, que du­ra­ban de una a dos ho­ras, co­mo con­ta­ba la mí­ti­ca Dia­na Vree­land, “una nun­ca sa­bía qué iba a ver. Las ha­bía que se des­ma­ya­ban. Po­días ex­plo­tar y mo­rir. Al­gu­nas clien­tas sol­ta­ban es­pu­ma por la bo­ca, otras se ele­va­ban en­tre nu­bes y true­nos”. Y en ese con­tex­to, sus mo­de­los no eran jó­ve­nes be­lle­zas. Al con­tra­rio, el mun­do de la mo­da las co­no­cía co­mo “las mons­truos”: te­nían la edad de sus clien­tas, no se­guían los cá­no­nes de be­lle­za, ca­mi­na­ban de for­ma for­za­da, sin son­reír. Ade­más, te­nían cur­vas y ba­rri­ga, al­go que el mo­dis­to bus­ca­ba adre­de pa­ra de­mos­trar que sus ves­ti­dos em­be­lle­cían a cual­quie­ra. “Ja­más me to­mó una me­di­da, y las de­bía de co­no­cer bien; to­dos sus ves­ti­dos me que­da­ban per­fec­tos, no tu­ve que de­vol­ver ja­más nin­guno”, con­fe­sa­ba Mar­le­ne Die­trich.

Hu­yen­do del prêt-à-por­ter

En aquel am­bien­te de si­len­cio mo­nás­ti­co don­de ni los ves­ti­dos ni las co­lec­cio­nes tu­vie­ron ja­más un nom­bre –se le en­tre­ga­ba a la clien­ta una agen­da don­de ano­ta­ba los nú­me­ros de los mo­de­los que le in­tere­sa­ban– se ges­tó, en ab­so­lu­to se­cre­to, el mi­to del hom­bre que se re­ti­ra­ría de la mo­da en 1968 hu­yen­do del prê­tà-por­ter. “La ma­ne­ra de vi­vir que per­mi­te la exis­ten­cia de la al­ta cos­tu­ra ya se ha aca­ba­do: es un lu­jo im­po­si­ble en nues­tra épo­ca”, de­cla­ró en 1971, du­ran­te la úni­ca en­tre­vis­ta que con­ce­dió Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga tras su re­ti­ro. En la pri­ma­ve­ra del año si­guien­te fa­lle­ce­ría de un in­far­to en un via­je a Ali­can­te.

del mun­do: el Mu­seo de la Mo­da de la Vi­lla de Pa­rís y el Vic­to­ria & Al­bert de Lon­dres. Ba­len­cia­ga fue el quin­to y úl­ti­mo hi­jo de una fa­mi­lia hu­mil­de

Al­ber­ta Ti­bur­zi (arri­ba) y Li­sa Fons­sa­gri­ves (aba­jo), ves­ti­das por Ba­len­cia­ga. Las imá­ge­nes for­man par­te de la ex­po­si­ción en el Vic­to­ria & Al­bert, de Lon­dres.

Iz­da., Ri­chard Ave­don re­tra­ta a Eli­se Da­niels con un mo­de­lo de Ba­len­cia­ga en 1948). Aba­jo, el maes­tro en su ate­lier. Am­bas fo­tos, en la mues­tra del Vic­to­ria & Al­bert.

1. Ves­ti­do de no­che en ta­fe­tán y se­da, 1955. 2. Abri­go na­ran­ja, 1954. 3. Som­bre­ro en es­pi­ral, 1962. 4. Ves­ti­do de no­che, 1965. 5. Una de las pie­zas de la Ra­chel L. Me­llon’s Co­llec­tion, del Mu­seo Ba­len­cia­ga de Gue­ta­ria. 2

1

3

4

5

Tres ver­sio­nes de su pe­ti­te ro­be noi­re. La ex­po­si­ción del Mu­sée Bour­de­lle de Pa­rís se cen­tra en el tra­ba­jo en ne­gro del maes­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.