LA VI­DA SILENCIADA DE UNA POE­TA INDÓMITA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo - Dia­rios com­ple­tos . Syl­via Plath, edi­to­rial Al­ba.

La ma­dru­ga­da del 11 de fe­bre­ro de 1.963, Syl­via Plath pre­pa­ró el desa­yuno de sus dos hi­jos, ce­rró la puer­ta de la co­ci­na, abrió el gas e in­tro­du­jo la ca­be­za en el horno. Te­nía 30 años. Es­ta for­ma atroz de sa­lir de es­te mun­do mar­có pa­ra siem­pre su le­ga­do li­te­ra­rio, la me­mo­ria que guar­da­mos de es­ta poe­ta úni­ca. Y qui­zás por ello, sus Dia­rios tie­nen tan­to in­te­rés, por la au­ten­ti­ci­dad que res­pi­ran, por­que nos dan la cla­ve de su pa­de­cer. Es­ta edi­ción de­fi­ni­ti­va in­clu­ye los cua­der­nos, que su ex­ma­ri­do, el poe­ta Ted Hug­hes, prohi­bió abrir has­ta el año 2013. La rup­tu­ra de la pa­re­ja se pro­du­jo cuan­do él se fue a vi­vir con As­sia Gut­man, seis me­ses an­tes del sui­ci­dio de Syl­via, con­vir­tién­do­se des­de en­ton­ces, pa­ra­do­ja cruel, en el ad­mi­nis­tra­dor y cen­sor de su obra. Los dia­rios nos su­mer­ge en la com­ple­ja per­so­na­li­dad de un ser sen­si­ble e in­te­li­gen­te con una ca­pa­ci­dad de in­tros­pec­ción im­pla­ca­ble, –“Soy ce­lo­sa, tam­bién soy va­ni­do­sa y so­ber­bia”–; un ca­rác­ter te­naz y re­bel­de, ex­cep­cio­nal en una mu­jer de una épo­ca, la Amé­ri­ca de los años 50, con­ven­cio­nal y mi­só­gi­na. “En­vi­dio a los hom­bres, la li­ber­tad fí­si­ca pa­ra lle­var una do­ble vi­da, pa­ra de­di­car­se a su ca­rre­ra y a su vi­da se­xual y fa­mi­liar”. Co­mo ellos, Syl­via desea hi­jos, ma­ri­do, se­gu­ri­dad, pe­ro no quie­re re­nun­ciar a su ta­len­to y a su ca­rre­ra li­te­ra­ria. Y en­ton­ces sur­ge Ted Hug­hes, un poe­ta im­pe­tuo­so, “co­mo un vien­to in­ten­so gol­pean­do unas vi­gas de ace­ro.” Se enamo­ran, se ca­san, lle­gan los hi­jos, las fac­tu­ras y la in­fi­de­li­dad, “pu­se mi fe en Ted, pe­ro ¿por qué la mu­jer es la úl­ti­ma en ver la úl­ce­ra de su ma­ri­do?”. Des­de ni­ña sin­tió el alien­to del pá­ni­co en su nu­ca: la pér­di­da del pa­dre, el pri­mer intento de sui­ci­dio y la tor­tuo­sa re­la­ción con su ma­dre. Co­mo ella de­cía, “el yo ho­mi­ci­da ahí es­tá. Ten­go que so­me­ter­lo”, pe­ro no pu­do.

Syl­via Plath en bata en Ha­ven Hou­se, 1952. Fo­to­gra­fía del li­bro Dia­rios com­ple­tos, edi­ta­do por Al­ba Edi­to­rial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.