NO sin mi BE­CA

Dam­ni­fi­ca­dos por la cri­sis y con la es­pe­ran­za (to­da­vía) de que la educación sea su pa­sa­por­te al fu­tu­ro, mi­les de jóvenes disfrutan de una ayu­da que les obli­ga a re­do­blar es­fuer­zos. Pe­se a las ma­las no­ti­cias, ni se re­sig­nan ni se rin­den. Pa­ra ellos, te­ner

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

Cuan­do An­dreu Fu­lla­na sa­lió de Ma­llor­ca pa­ra ir a la uni­ver­si­dad en Ma­drid, su ma­dre le des­pi­dió llo­ran­do. Al­gu­nos años des­pués, An­dreu lo en­tien­de. “Qui­zás veía en mí lo que ella no pu­do con­se­guir por cir­cuns­tan­cias fa­mi­lia­res y per­so­na­les: es­tu­diar una carrera”. En su fa­mi­lia, so­lo un pri­mo ha­bía vi­vi­do esa ex­pe­rien­cia an­tes que él. “Du­ran­te el Ba­chi­lle­ra­to, me pre­gun­ta­ba si po­dría es­tu­diar lo que que­ría y si po­dría vol­ver al cur­so si­guien­te. Por suer­te y gra­cias a mis pa­dres pu­de ha­cer­lo, aun­que con res­tric­cio­nes y con mu­chas ayu­das de por me­dio”. En­tre ellas, la be­ca del Mi­nis­te­rio de Educación que cu­bre ca­si la mi­tad de sus gas­tos. La otra mi­tad pro­vie­ne del enor­me es­fuer­zo que rea­li­zan sus pa­dres. Y del su­yo pro­pio. Y es que en Es­pa­ña, más que en la ma­yo­ría de los paí­ses de nues­tro en­torno, ir a la uni­ver­si­dad cues­ta. Aquí un alumno pa­ga de me­dia 1.200 € al año, una cifra que so­lo su­pe­ran Reino Uni­do, Ir­lan­da e Ita­lia, se­gún el in­for­me Na­tio­nal Stu­dent Fee and Sup­port Sys­tems 2015. Y Es­pa­ña se si­túa co­mo séptimo país más ca­ro de la Unión Eu­ro­pea. Mien­tras que en Ale­ma­nia el más­ter cues­ta igual que el gra­do (en torno a los 50 €), en Es­pa­ña son 2.020 € de me­dia al año, unas 40 ve­ces más.

Más be­cas, me­nos di­ne­ro

Car­men Mo­reno es es­tu­dian­te de Bio­tec­no­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid y ha ha­bla­do mu­chas ve­ces de es­te asun­to con los ami­gos que tie­ne des­per­di­ga­dos por las uni­ver­si­da­des eu­ro­peas. “En el cen­tro y norte de Eu­ro­pa, la Uni­ver­si­dad no so­lo es gra­tui­ta pa­ra to­dos, sino que pai­ses co­mo Ale­ma­nia, Ho­lan­da o Sue­cia tie­nen un sis­te­ma de fi­nan­cia­ción que con­si­gue be­ne­fi­cios: en las fa­cul­ta­des de cien­cias se in­vier­te en investigación y los re­sul­ta­dos de las pa­ten­tes re­vier­ten eco­nó­mi­ca­men­te en el cen­tro. Aquí no hay na­da pa­re­ci­do”. Hoy, a Car­men un cur­so le cues­ta unos 2.100 €, pues­to que las ca­rre­ras cien­tí­fi­cas son más ca­ras. “Las ta­sas subie­ron un 300% un po­co an­tes de que yo em­pe­za­ra, an­tes cos­ta­ba 700 u 800 €”.

En Ale­ma­nia un más­ter cues­ta unos 50 €; en nues­tro país, unos 2.020 €.

Las ci­fras mues­tran un des­cen­so del 8,7% en el nú­me­ro de ma­tri­cu­la­cio­nes. O lo que es lo mis­mo, la uni­ver­si­dad ha per­di­do, en­tre los cur­sos de 2011 y 2015, 127.674 alum­nos, se­gún el in­for­me de la Fun­da­ción Co­no­ci­mien­to y Desa­rro­llo, rea­li­za­do en los 84 cam­pus es­pa­ño­les (50 pú­bli­cos y 34 pri­va­dos). ¿Por qué? El in­for­me lo atri­bu­ye a la re­duc­ción de la po­bla­ción de en­tre 18 y 21 años, pe­ro tam­bién al en­du­re­ci­mien­to de las con­di­cio­nes pa­ra con­se­guir una be­ca. La so­ció­lo­ga y eco­no­mis­ta Ele­na Sin­tes, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Vía Uni­ver­si­ta­ria, Fun­da­ción Jau­me Bo­fill y coau­to­ra del es­tu­dio Ser es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio hoy, ex­pli­ca que, tra­di­cio­nal­men­te, en nues­tro país las be­cas se con­ce­dían en fun­ción de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca del es­tu­dian­te. Lue­go, apa­re­cie­ron nue­vas ayu­das ba­sa­das so­la­men­te en mé­ri­tos aca­dé­mi­cos y, más re­cien­te­men­te, se ha pro­du­ci­do un gran de­ba­te al aso­ciar los re­qui­si­tos de mé­ri­tos a las que se con­ce­den por mo­ti­vos de ne­ce­si­dad eco­nó­mi­ca, un cri­te­rio mi­no­ri­ta­rio en el res­to de Eu­ro­pa. En re­su­mi­das cuen­tas: en su opi­nión, “es un sis­te­ma cla­ra­men­te de­fi­ci­ta­rio”.

Nues­tras uni­ver­si­da­des han per­di­do ca­si 128.000 alum­nos en­tre 2011 y 2015.

El peso de la fa­mi­lia

A pe­sar de que las be­cas lle­gan hoy a más es­tu­dian­tes (el 29% de los uni­ver­si­ta­rios re­ci­be al­gún ti­po de ayu­da pú­bli­ca), la can­ti­dad de di­ne­ro que per­ci­ben es me­nor que ha­ce una dé­ca­da. Se­gún han cons­ta­ta­do en su investigación, “los es­tu­dian­tes fi­nan­cian sus es­tu­dios y gas­tos co­ti­dia­nos a través de la fa­mi­lia y el pro­pio tra­ba­jo. Los pro­ge­ni­to­res son los prin­ci­pa­les fi­nan­cia­do­res de los gas­tos de los es­tu­dios en un 52% de los ca­sos y, ade­más, en un 50% tam­bién pa­gan la vi­vien­da, los gas­tos de ali­men­ta­ción, ro­pa, te­lé­fono e in­ter­net”, afir­ma Sin­tel. No ha­ce mu­cho, las ami­gas de Ire­ne Gar­cía-ba­rro­so, es­tu­dian­te de Tra­duc­ción e In­ter­pre­ta­ción, hi­cie­ron pla­nes pa­ra ir al cine. Ella se lo per­dió. Fue un fas­ti­dio, sí, pe­ro era el cine o un bi­lle­te de au­to­bús pa­ra ir a ca­sa. “Hay que mi­rar mu­cho el di­ne­ro –di­ce–, a ve­ces se nos ol­vi­da

que de­trás de no­so­tros es­tán nues­tros pa­dres ha­cien­do un gran es­fuer­zo pa­ra que po­da­mos for­mar­nos. Es­toy muy agra­de­ci­da por te­ner la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar lo que me gus­ta”. Co­mo ella, el 30% de los es­tu­dian­tes se su­fra­gan los gas­tos tra­ba­jan­do a tiem­po tem­po­ral o com­ple­to, o du­ran­te las va­ca­cio­nes. Naroa Oca­ña, gra­dua­da en Pe­rio­dis­mo y Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual, es un ejem­plo: “Lle­vo tra­ba­jan­do fi­nes de se­ma­na y bus­cán­do­me la vi­da des­de que es­ta­ba en el ins­ti­tu­to, ca­si siem­pre en co­sas re­la­cio­na­das con el de­por­te; así, a la vez que me ga­na­ba un di­ne­ri­llo, dis­fru­ta­ba del am­bien­te y me ser­vía tam­bién de dis­trac­ción”. A An­dreu el día tam­bién le da mu­cho de sí: va a cla­se, tra­ba­ja, di­ri­ge obras de tea­tro, es­cri­be guio­nes y has­ta ha ro­da­do un cor­to­me­tra­je: 1936, cró­ni­cas de la gue­rra. “Me lo cos­teé, con ayu­da de mis pa­dres, des­pués de tra­ba­jar to­do un ve­rano. En lu­gar de ir­me de va­ca­cio­nes, pre­fe­rí in­ver­tir­lo en un pro­yec­to que me ser­vi­ría de port­fo­lio”. Por más ne­gro que nos em­pe­ñe­mos a ve­ces en pin­tar­les el por­ve­nir, por más que sub­ra­ye­mos los da­tos re­cien­tes que si­túan en el 23% el por­cen­ta­je de jóvenes de en­tre 15 y 29 años que ni tra­ba­jan, ni es­tu­dian ni re­ci­ben for­ma­ción en nues­tro país, to­da­vía son mu­chos más los que ni se re­sig­nan ni se rin­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.