24 pre­gun­tas a tu gi­ne­có­lo­go so­bre tu em­ba­ra­zo

La ges­ta­ción es una aven­tu­ra fas­ci­nan­te que a ve­ces se com­pli­ca por las du­das. Por eso, plan­tea­mos a un es­pe­cia­lis­ta có­mo re­sol­ver los pro­ble­mas más co­mu­nes. Por Ma­ri­sol Gui­sa­so­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Las em­ba­ra­za­das sue­len te­ner mon­to­nes de pre­gun­tas en men­te cuan­do van al gi­ne­có­lo­go, pe­ro mu­chas ve­ces no las ha­cen por­que “les da cor­te” o bien las plan­tean jus­to an­tes de dar a luz, cuan­do no es el me­jor mo­men­to. He­mos ha­bla­do con el dr. Juan Luis Al­cá­zar, ca­te­drá­ti­co de Obs­te­tri­cia y Gi­ne­co­lo­gía y co­di­rec­tor del de­par­ta­men­to de Obs­te­tri­cia de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Na­va­rra, so­bre las du­das más ha­bi­tua­les que se ha­cen las em­ba­ra­zas y cuá­les de­be­rían plan­tear al gi­ne­có­lo­go ya des­de las pri­me­ras con­sul­tas. Es­tas son sus respuestas.

1

¿Có­mo se cal­cu­la la fe­cha del par­to?

Es un cálcu­lo muy sen­ci­llo. So­lo hay que to­mar la fe­cha de la úl­ti­ma mens­trua­ción, su­mar sie­te a la cifra de los días y res­tar tres a la cifra de los me­ses. Por ejem­plo, si has te­ni­do la úl­ti­ma re­gla el 15-8-2016, la fe­cha es­ti­ma­da del par­to se­rá el 22-5-2017.

2 ¿Qué vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les hay que to­mar an­tes y du­ran­te el em­ba­ra­zo?

El áci­do fó­li­co es esen­cial ya des­de la épo­ca pre­na­tal pa­ra pre­ve­nir la es­pi­na bí­fi­da y otros de­fec­tos del tu­bo neu­ral en el fe­to. Du­ran­te el em­ba­ra­zo, ne­ce­si­ta­rás se­guir to­man­do esa vi­ta­mi­na y ase­gu­rar­te do­sis de vi­ta­mi­na B, vi­ta­mi­na D, cal­cio y hie­rro. En cual­quier ca­so, la úl­ti­ma pa­la­bra la tie­ne tu gi­ne­có­lo­go, que co­no­ce tus ne­ce­si­da­des.

3 ¿Qué me­di­ca­men­tos o su­ple­men­tos de­be­ría evi­tar?

Se pue­den to­mar mu­chos me­di­ca­men­tos du­ran­te el em­ba­ra­zo, pe­ro hay al­gu­nos que no son re­co­men­da­bles y otros que es­tán to­tal­men­te con­tra­in­di­ca­dos. La lis­ta es lar­ga, por lo que es vi­tal que tu gi­ne­có­lo­go se­pa qué fár­ma­cos es­tás to­man­do o qué tra­ta­mien­tos si­gues, pa­ra que va­lo­re tu ca­so en con­cre­to.

4 ¿Por qué se tie­nen tan­tas náu­seas? ¿Pue­do evi­tar­las de al­gu­na ma­ne­ra?

Las náu­seas se de­ben fun­da­men­tal­men­te al efec­to de una hor­mo­na que pro­du­ce la pla­cen­ta: la go­na­do­tro­pi­na co­rió­ni­ca hu­ma­na (HCG). Aun­que pue­den ser inevi­ta­bles, ha­cer co­mi­das es­ca­sas y fre­cuen­tes ayu­da a pre­ve­nir­las. Si si­gues te­nién­do­las pa­sa­dos los pri­me­ros me­ses, há­bla­lo con tu gi­ne­có­lo­go pa­ra que te acon­se­je al­go que pue­da ali­viar­te.

5 ¿Cuán­to peso es nor­mal ga­nar du­ran­te el em­ba­ra­zo?

Lo ideal sue­le ser ga­nar en­tre nue­ve y 12 ki­los en to­tal.

6 ¿Qué ti­po de die­ta de­be­ría se­guir du­ran­te la ges­ta­ción?

So­bre to­do, no tie­nes que “co­mer por dos”. Lo que sí se acon­se­ja es una die­ta equi­li­bra­da, bien com­pen­sa­da en vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, gra­sas sa­lu­da­bles, pro­teí­nas y fi­bra ve­ge­tal. El me­jor con­se­jo es que evi­tes los ali­men­tos al­ta­men­te pro­ce­sa­dos, ri­cos en gra­sas sa­tu­ra­das, azú­ca­res y car­bohi­dra­tos re­fi­na­dos, y op­tes por ali­men­tos fres­cos, lo más cer­ca­nos po­si­bles a su for­ma na­tu­ral.

7 ¿Pue­do ha­cer ejer­ci­cio?

No so­lo pue­des, sino que de­bes ha­cer­lo. Los me­jo­res son ca­mi­nar a pa­so li­ge­ro y na­dar, por­que no re­quie­ren de­ma­sia­do es­fuer­zo y no con­lle­van un al­to ries­go de caí­da o de gol­pes en el ab­do­men. Si no ha­ces ejer­ci­cio, lle­ga­rás en peor for­ma al par­to.

8 ¿Es pe­li­gro­so te­ner re­la­cio­nes sexuales du­ran­te el em­ba­ra­zo?

No, en ab­so­lu­to. Si tu gi­ne­có­lo­go no ve con­tra­in­di­ca­cio­nes, lo cual no sue­le ser fre­cuen­te, se pue­den man­te­ner re­la­cio­nes has­ta el fi­nal del em­ba­ra­zo.

9 ¿Son do­lo­ro­sas las re­la­cio­nes sexuales tras dar a luz? ¿Has­ta cuán­do hay que es­pe­rar?

Al prin­ci­pio, pue­den ser­lo. De he­cho, de­bes es­pe­rar a que fi­na­li­ce el puer­pe­rio (unas seis se­ma­nas tras el par­to) pa­ra man­te­ner­las. Si tras ese pe­rio­do te re­sul­tan do­lo­ro­sas, ha­bla con tu gi­ne­có­lo­go.

10 ¿Es nor­mal te­ner más flu­jo va­gi­nal du­ran­te el em­ba­ra­zo?

Es nor­mal. Si no hay pi­cor (lo cual pue­de ser signo de in­fec­ción) o su as­pec­to no te re­cuer­da a la ori­na (lo cual pue­de in­di­car ro­tu­ra de la bol­sa de las aguas), no te preo­cu­pes.

11 ¿Ten­dré pro­ble­mas de re­ten­ción de ori­na tras dar a luz?

Es po­si­ble. Lo ha­bi­tual es que des­apa­rez­ca el pro­ble­ma en dos o tres se­ma­nas. Si per­sis­te des­pués de ese tiem­po, há­bla­lo con tu gi­ne­có­lo­go.

12 ¿Pue­do ori­nar du­ran­te el par­to?

Es po­si­ble, y tam­bién que de­fe­ques, pe­ro si su­ce­de, no de­be preo­cu­par­te. Ocu­rre por el es­fuer­zo de ex­pul­sión y es nor­mal. El gi­ne­có­lo­go o la ma­tro­na no se van a sen­tir afec­ta­dos en ab­so­lu­to.

13 ¿Se en­san­cha­rán los múscu­los de la va­gi­na?

Du­ran­te el par­to, es se­gu­ro que va a ocu­rrir. Tras el par­to, la va­gi­na que­da­rá más an­cha, pe­ro eso no de­be su­po­ner nin­gún pro­ble­ma. En cual­quier ca­so, son muy re­co­men­da­bles los ejer­ci­cios del sue­lo pél­vi­co des­pués del par­to, pa­ra res­tau­rar los múscu­los va­gi­na­les y el sue­lo pél­vi­co.

14 Des­de que es­toy em­ba­ra­za­da, ten­go es­tre­ñi­mien­to y más ga­ses. ¿Qué pue­do ha­cer?

Es im­por­tan­te que be­bas agua, si­gas una die­ta ri­ca en fi­bra ve­ge­tal y que ca­mi­nes a dia­rio. Si tu gi­ne­có­lo­go lo ve ne­ce­sa­rio, pue­de re­ce­tar­te al­gún la­xan­te sua­ve.

15

¿Cuán­do es real­men­te ne­ce­sa­ria una ce­sá­rea?

So­lo es ne­ce­sa­ria cuan­do hay ries­go pa­ra el fe­to o cuan­do el par­to no es po­si­ble por vía va­gi­nal. En la ma­yo­ría de los ca­sos, esa ne­ce­si­dad so­lo se ve du­ran­te el par­to. Hoy se evi­ta rea­li­zar ce­sá­reas in­ne­ce­sa­rias.

16 Si ya he sa­li­do de cuen­tas, ¿cuán­to tiem­po se de­ja pa­sar an­tes de in­du­cir el par­to?

Nor­mal­men­te, se acon­se­ja es­pe­rar en­tre una o dos se­ma­nas des­pués de la fe­cha del par­to. Pa­sa­do ese tiem­po, se acon­se­ja in­du­cir el par­to pa­ra evi­tar ries­gos a la ma­dre y el ni­ño.

17 Si creo que es­toy a pun­to de dar a luz, pe­ro no es­toy se­gu­ra o si he ro­to aguas pe­ro no sien­to que voy a pa­rir in­me­dia­ta­men­te, ¿qué ha­go? ¿Voy di­rec­ta­men­te al hos­pi­tal?

Lo me­jor es que va­yas. Más va­le una fal­sa alar­ma que lle­gar tar­de.

18 ¿Quién de­be­ría acom­pa­ñar­me a la ma­ter­ni­dad?

Lo me­jor pa­ra ti es que te acom­pa­ñe tu pa­re­ja, al­gún fa­mi­liar cer­cano o una per­so­na de tu en­te­ra confianza.

19 ¿Cuán­to tiem­po se sue­le es­pe­rar an­tes de ad­mi­nis­trar la anes­te­sia epi­du­ral?

De­pen­de de ca­da ca­so. Se sue­le po­ner al ini­ciar­se la fa­se ac­ti­va del par­to, cuan­do ya hay unos cua­tro cen­tí­me­tros de di­la­ta­ción. En ra­ras oca­sio­nes (por ejem­plo, cuan­do se in­du­ce un par­to y apa­re­cen las con­trac­cio­nes y ya exis­te do­lor in­ten­so) se po­ne la epi­du­ral an­tes.

20 ¿Cuán­do se usan fór­ceps o ven­to­sas?

Cuan­do la sa­li­da del fe­to no se pro­du­ce pa­sa­do dos ho­ras des­pués de al­can­zar la di­la­ta­ción com­ple­ta o cuan­do el fe­to no co­lo­ca bien su ca­be­za pa­ra sa­lir.

21 ¿Cuán­do es ne­ce­sa­ria una epi­sio­to­mía?

Se rea­li­za cuan­do se ob­ser­va que hay ries­go de des­ga­rro en el pe­ri­neo o cuan­do hay ne­ce­si­dad de uti­li­zar un fór­ceps.

22 ¿Sue­le ha­ber ma­tro­nas en las ma­ter­ni­da­des? 23 ¿Qué opi­na del par­to na­tu­ral? ¿Y de las dou­las?

Los par­tos de­ben rea­li­zar­se en un en­torno hos­pi­ta­la­rio, por­que pue­de pre­sen­tar­se un pro­ble­ma gra­ve que re­quie­re in­ter­ven­ción in­me­dia­ta. Res­pec­to a las dou­las, las res­pe­to, pe­ro creo que su mi­sión no es aten­der un par­to.

24 Si ten­go pro­ble­mas pa­ra dar de ma­mar a mi be­bé, ¿ten­dré al­gún ti­po de ayu­da en el hos­pi­tal?

La ma­tro­na te ayu­da­rá. La lac­tan­cia es el me­jor re­ga­lo que pue­des dar a tu be­bé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.