Cam­bian­do el AR­TE del si­glo XXI

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea - NERE BASABE

El cuer­po me­nu­do de Frances Morris no aca­ba de en­ca­jar en su nue­vo des­pa­cho, di­se­ña­do sin du­da pa­ra un hom­bre ta­lla L. Y sin em­bar­go, to­do es­te gi­gan­tes­co es­pa­cio –an­tes una cen­tral eléc­tri­ca a ori­llas del Tá­me­sis, hoy el mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo más im­por­tan­te del mun­do– se ha ren­di­do a sus ideas. Morris es la cuar­ta di­rec­to­ra de la Ta­te Mo­dern, el mu­seo na­cio­nal bri­tá­ni­co de ar­te mo­derno. La pri­me­ra de la ca­sa, la pri­me­ra bri­tá­ni­ca y la pri­me­ra mu­jer. La Ta­te re­ci­be a más de cin­co mi­llo­nes de vi­si­tan­tes anua­les y es to­da una re­fe­ren­cia del mun­do del ar­te, en gran par­te gra­cias al tra­ba­jo de es­ta mu­jer que lle­va 30 años en la ins­ti­tu­ción y es la res­pon­sa­ble di­rec­ta, por ejem­plo, de que ar­tis­tas co­mo Louise Bour­geo­is –la francesa que di­se­ñó la enor­me y fa­mo­sa ara­ña lla­ma­da “Ma­má”– nos im­por­ten tan­to. “El ar­te del si­glo XX es­ta­ba do­mi­na­do por un aná­li­sis for­mal –ha ex­pli­ca­do Morris–. El peso, el equi­li­brio, el co­lor, la be­lle­za. Pe­ro Bour­geo­is vino y ha­bló de la vi­da real, de las re­la­cio­nes, de amar, de los hi­jos, de la muer­te. Co­mo el ar­te de mu­chas mu­je­res, no era en­ca­si­lla­ble”. Su re­to aho­ra es re­ima­gi­nar la Ta­te, in­te­gran­do obras de mu­je­res en la co­lec­ción per­ma­nen­te, abrién­do­se al ar­te no -oc­ci­den­tal, al nue­vo mun­do di­gi­tal y sa­lién­do­se del ca­non.

POR SUS PA­LA­BRAS LA CO­NO­CE­RÉIS

“Es im­por­tan­te ha­cer hin­ca­pié en la educación. Sin una educación ade­cua­da en Ar­tes, ob­je­ti­vos co­mo la di­ver­si­fi­ca­ción del pú­bli­co, nun­ca ten­drán lu­gar”. The Guar­dian, 16 de abril 2016 Con­si­de­ra­da por mu­chos una vi­sio­na­ria, no te­me ex­pe­ri­men­tar y arries­gar. De ella par­tió la idea, tan con­tro­ver­ti­da co­mo exi­to­sa, de que las ex­hi­bi­cio­nes aban­do­na­sen el cri­te­rio cro­no­ló­gi­co pa­ra per­mi­tir un me­jor diá­lo­go en­tre las obras. Igual­men­te cons­cien­te de su fun­ción pú­bli­ca, pre­ten­de de­rri­bar mu­ros en­tre el ar­te y la ciu­da­da­nía, y con­ver­tir el mu­seo en un polo de reac­ti­va­ción del ba­rrio. Y es que Morris se sien­te en deu­da con aque­llas tar­des llu­vio­sas de su in­fan­cia en las que se re­fu­gia­ba en el cer­cano Mu­seo Na­val, así co­mo con el cua­dro ne­gro de Ma­lé­vich por el que se de­ci­dió a es­tu­diar His­to­ria del Ar­te y que aún es ca­paz de ha­cer­la llo­rar. Mien­tras sue­ña, des­de su aus­te­ro y co­lo­sal des­pa­cho, con vol­ver pron­to a la paz de la ca­si­ta que po­see con su ma­ri­do en As­tu­rias, a los pies de los Pi­cos de Eu­ro­pa, Morris es­tá dis­pues­ta a cam­biar el re­la­to ofi­cial del ar­te en el si­glo XXI, pa­ra que es­ta vez las mu­je­res no se que­den fue­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.