SO­NIA MAR­TÍ­NEZ

La rei­na de la fic­ción te­le­vi­si­va

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Gra­cias a sus de­ci­sio­nes, mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res se en­gan­chan ca­da se­ma­na a una se­rie he­cha aquí. Ha­bla­mos con la res­pon­sa­ble de mu­chos de los gran­des éxi­tos de nues­tra te­le­vi­sión so­bre la fór­mu­la pa­ra triun­far y las his­to­rias que nos van a cau­ti­var es­te año. Por Ana San­tos Fotos Pe­dro Wal­ter

Mi carrera co­men­zó en Vi­deo­me­dia, ha­cien­do pro­gra­mas. Has­ta que me die­ron la opor­tu­ni­dad de di­ri­gir la pro­duc­ción de La otra fa­mi­lia, una se­rie de 40 ca­pí­tu­los pa­ra Te­le­ma­drid, y me enamo­ré de la fic­ción. Des­pués vino mi pri­mer gran re­to, Hos­pi­tal Cen­tral; vi­ví en Telecinco la épo­ca de es­plen­dor de las se­ries, con Sie­te vi­das o Al sa­lir de cla­se; y des­de ha­ce 10 años es­toy en Atres­me­dia. Ima­gino que me de­di­ca­ré a es­to el res­to de mi vi­da, no sé si po­dría ha­cer otra co­sa”. So­nia Mar­tí­nez re­su­me, sin atis­bo de fal­sa mo­des­tia, có­mo ha lle­ga­do a ser di­rec­to­ra de fic­ción de Atres­me­dia, una de las personas más po­de­ro­sas de nues­tra te­le­vi­sión. Ba­jo su man­do, An­te­na 3 se ha eri­gi­do en la ca­de­na de re­fe­ren­cia de la fic­ción. De ella de­pen­de que mi­llo­nes de es­pa­ño­les se en­gan­chen ca­da se­ma­na o le den la es­pal­da. Es quien re­ci­be fe­li­ci­ta­cio­nes por los éxi­tos y asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad de los fra­ca­sos sin ape­nas tiem­po pa­ra di­ge­rir­los. Por­que mien­tras mu­chos ce­le­bran que ha­ya triun­fa­do el amor en­tre Mi­guel Án­gel Sil­ves­tre y Pau­la Eche­va­rría en Vel­vet, ella ma­qui­na qué ve­re­mos en 2018. “Me he acos­tum­bra­do a que las se­ries pue­dan fun­cio­nar o no, siem­pre des­de la con­vic­ción de que lo ha­ce­mos lo me­jor po­si­ble. Me qui­ta más el sue­ño que hay mu­cha gen­te de­trás de una se­rie y, cuan­do se aca­ba, tie­nen que bus­car­se la vi­da”, re­co­no­ce. La re­la­ción de los ac­to­res va más allá de la de los em­plea­dos con la je­fa. “A mu­chos los co­noz­co des­de que eran ni­ños. El otro día, Ma­xi Iglesias me re­ñía por fu­mar. ¡Co­mo mis hi­jos!”, cuen­ta rién­do­se. Una bue­na sin­to­nía que se pal­pa en la se­sión de fotos, con Ma­ría Bou­zas (El se­cre­to de Puen­te Viejo), Ma­nue­la Velasco (Vel­vet), An­drea Du­ro (La ca­te­dral del Mar, pen­dien­te de es­treno), It­ziar Mi­ran­da (Amar es pa­ra siem­pre), An­drea del Río y Li­si Lin­der (Mar de plás­ti­co).

Una vi­sión femenina

Bou­zas (La Co­ru­ña, 1962), que lle­va seis años dan­do vi­da a la ma­lí­si­ma Fran­cis­ca Mon­te­ne­gro en El se­cre­to de Puen­te Viejo –“Aho­ra en­tien­do por qué to­das las ac­tri­ces quie­ren in­ter­pre­tar a mal­va­das, es mu­cho más in­tere­san­te”, di­ce–, en­sal­za el tra­ba­jo de So­nia Mar­tí­nez: “Tie­ne un cri­te­rio im­pre­sio­nan­te y me en­can­ta la lí­nea que es­tá desa­rro­llan­do, por­que es una mu­jer y se no­ta. En Puen­te Viejo no­so­tras so­mos muy im­por­tan­tes y a ve­ces los ac­to­res se que­jan. Pues sí, ¿y qué?”, afir­ma. It­ziar Mi­ran­da (Za­ra­go­za, 1978), Ma­no­li­ta en Amar es pa­ra siem­pre des­de ha­ce 13 años, se su­ma a los elo­gios mien­tras in­ten­ta cal­mar a su hi­ja Ju­lia, na­ci­da ha­ce unas se­ma­nas. “Si aho­ra me ofre­cie­ran tra­ba­jar tan­to tiem­po en una se­rie di­ría que ni ha­blar, pe­ro en Amar es­ta­ría to­da la vi­da. So­mos una fa­mi­lia. Aho­ra que las mu­je­res ca­si te­ne­mos que pe­dir per­dón por que­dar­nos em­ba­ra­za­das, he si­do ma­dre dos ve­ces y me han fa­ci­li­ta­do mu­chí­si­mo las co­sas”, ar­gu­men­ta. Mar­tí­nez es cons­cien­te de que su som­bra es alar­ga­da. “Sí, creo que se no­ta que soy mu­jer. Aun­que tra­to de ser ob­je­ti­va en mis de­ci­sio­nes, hay mo­men­tos en que pre­va­le­ce una vi­sión femenina”, afir­ma. Tam­bién ha­bla de sus ap­ti­tu­des pa­ra triun­far en la fic­ción con na­tu­ra­li­dad. “Siem­pre ape­lo al sen­ti­do co­mún, que es­tá in­fra­va­lo­ra­do, y a la ca­pa­ci­dad pa­ra ma­ne­jar equi­pos, pa­ra li­de­rar­los, que es fun­da­men­tal. Lle­ga­do a un pun­to de con­flic­to, la ca­de­na de­ci­de, pe­ro es me­jor con­sen­suar­lo to­do des­de el diá­lo­go –re­co­no­ce–. Tam­bién ten­go in­tui­ción pa­ra ver si hay una idea de la que se pue­de ti­rar o pa­ra cap­tar una ten­den­cia y adap­tar­la a una se­rie. Pe­ro el ins­tin­to no siem­pre fun­cio­na”. Por­que la re­ce­ta pa­ra que una se­rie triun­fe no exis­te. So­lo así se ex­pli­ca que Mad Men o Cuén­ta­me fue­ran de des­pa­cho en des­pa­cho acu­mu­lan­do re­cha­zos. “Lo fun­da­men­tal es la idea; to­do par­te de una his­to­ria po­ten­te. Y de bue­nos per­so­na­jes. Tie­nes que ha­cer que el es­pec­ta­dor se en­ca­ri­ñe con ellos y pa­ra eso hay que do­tar­los de per­so­na­li­dad, de atri­bu­tos, de mo­vi­mien­tos… Ha­cer­los ri­cos pa­ra que los in­tér­pre­tes pue­dan cons­truir­los bien”, co­men­ta. ¿Y un ac­tor con ti­rón es ga­ran­tía de éxi­to? “Es un buen pun­to de par­ti­da, pe­ro

“EL ÉXI­TO? UNA HIS­TO­RIA PO­TEN­TE Y PER­SO­NA­JES CON LOS QUE EL ES­PEC­TA­DOR SE EN­CA­RI­ÑE”.

sin un ar­gu­men­to só­li­do no hay na­da que ha­cer”, afir­ma. En 2015, el dic­cio­na­rio Co­llins es­co­gió bin­ge watch co­mo pa­la­bra del año. La de­fi­nie­ron co­mo “ver gran nú­me­ro de pro­gra­mas te­le­vi­si­vos, es­pe­cial­men­te ca­pí­tu­los de una se­rie, uno tras otro”. Los ma­ra­to­nes han de­ja­do de ser un pla­cer cul­pa­ble pa­ra con­ver­tir­se en te­ma de con­ver­sa­ción. Y quien no lo ha­ce se que­da fue­ra de jue­go. ¿Es un fe­nó­meno que pue­de mo­rir de éxi­to? “Es un po­co exa­ge­ra­do, pe­ro las se­ries se han con­ver­ti­do en la li­te­ra­tu­ra del si­glo XXI. La gen­te lee me­nos pe­ro ne­ce­si­ta que le cuen­ten his­to­rias. Me da pe­na por­que son com­pa­ti­bles, pe­ro pa­ra los jóvenes ver se­ries es un en­tre­te­ni­mien­to ba­ra­to y un vehícu­lo de eva­sión bru­tal”, cuen­ta So­nia. Ten­ta­cio­nes no fal­tan. Por­que la ofer­ta ha cre­ci­do de for­ma ex­po­nen­cial –por las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les– y los es­pec­ta­do­res se han so­fis­ti­ca­do. Ya po­cos quie­ren ver una his­to­ria “pa­ra to­da la fa­mi­lia”. “Se ha da­do un pa­so al fren­te por­que la com­pe­ten­cia es bru­tal. Hoy, la fic­ción es­pa­ño­la arries­ga mu­cho y cui­da co­sas an­tes se­cun­da­rias, co­mo las lo­ca­li­za­cio­nes o la fotografía”, ex­pli­ca An­drea del Río (Za­ra­go­za, 1991), que ha pro­ta­go­ni­za­do Mar de plás­ti­co. “Hay me­nos ta­bús y so­mos más li­bres, pe­ro de­be­ría­mos ser­lo to­da­vía más”, di­ce An­drea Du­ro (Ma­drid, 1991). Ella formó par­te del boom de Fí­si­ca y quí­mi­ca –“Aun­que no lo re­cuer­do co­mo una lo­cu­ra por­que mis pa­dres tra­ta­ron de que lo vi­vie­ra con nor­ma­li­dad”– y es­tá in­mer­sa en el ro­da­je de La ca­te­dral del mar. “An­tes ha­cía­mos fic­ción des­de lo cer­cano: fa­mi­lia, co­le­gio, bar… Mu­chos te­mas y per­so­na­jes pa­ra que to­do el mun­do se iden­ti­fi­ca­ra. Pe­ro el es­pec­ta­dor ha evo­lu­cio­na­do: el que tie­ne 60 años lle­va 20 vien­do se­ries y exi­ge más. He­mos apren­di­do mu­cho y, por suer­te, en Es­pa­ña fun­cio­na me­jor la fic­ción na­cio­nal que la ex­tran­je­ra y eso hay que apro­ve­char­lo”, ex­pli­ca So­nia. In­clu­so nos per­mi­ti­mos el lu­jo de ex­por­tar se­ries, pe­ro to­das es­tán de acuer­do a la ho­ra de se­ña­lar lo peor: los ba­jos presupuestos. “En­vi­dio esas se­ries an­glo­sa­jo­nas en las que los guio­nis­tas, si se en­ca­llan con una tra­ma, pue­den de­di­car­le tiem­po has­ta dar con una so­lu­ción crea­ti­va. Aquí eso es im­pen­sa­ble –afir­ma Ma­nue­la Velasco (Ma­drid, 1975), que ha par­ti­ci­pa­do en La chica de ayer o Vel­vet–. Es­ta­mos ha­cien­do las co­sas ca­da vez me­jor, pe­ro se­gui­mos tra­ba­jan­do a con­tra­rre­loj, al­go que te ha­ce es­tar muy vi­vo pe­ro que tie­ne ries­gos”. Una di­fi­cul­tad que lle­va a mu­chos es­pec­ta­do­res a ig­no­rar la fic­ción na­cio­nal o a de­cir aque­llo de “es­ta se­rie no es­tá mal, no pa­re­ce es­pa­ño­la”.

El re­to de la fi­de­li­dad

Li­si Lin­der (Cádiz, 1984), una de las sor­pre­sas de Mar de plás­ti­co por ha­cer creí­ble a la ru­sa Ag­nes­ka, re­cha­za las com­pa­ra­cio­nes: “La fic­ción ha da­do un vuel­co es­pec­ta­cu­lar y la gen­te de­be­ría en­ten­der que su­bir tan­to el ni­vel a pe­sar de la cri­sis ha si­do he­roi­co”, afir­ma. Apos­tar por las se­ries no es una es­tra­te­gia ba­ra­ta, pe­ro tie­ne ven­ta­jas: apor­ta pres­ti­gio a la ca­de­na, da la po­si­bi­li­dad de ven­der pro­duc­tos y fi­de­li­za a los es­pec­ta­do­res. O al me­nos así era has­ta ha­ce po­co. Por­que es­to de la fic­ción em­pie­za a pa­re­cer­se a Tin­der: el pú­bli­co re­ci­be tan­tos es­tí­mu­los que se dis­per­sa. Es el re­to de Mar­tí­nez a cor­to pla­zo. “La fi­de­li­dad es­tá fla­quean­do. Hay que es­pe­rar mu­cho en­tre una tem­po­ra­da y la si­guien­te, y en ese in­ter­va­lo apa­re­cen otras no­vias. Pa­ra el es­pec­ta­dor no de­ja de ser un es­trés te­ner tan­tas ci­tas y se en­gan­cha a unas pe­ro de­ja otras”, ex­pli­ca. Cap­tar a la au­dien­cia masculina, me­nos afi­cio­na­da a las se­ries, y a los jóvenes, que no ven la te­le de for­ma con­ven­cio­nal, son sus otros ob­je­ti­vos. Pa­ra al­can­zar­los, la ca­de­na tie­ne en car­te­ra Apa­ches (Al­ber­to Am­mann y Ve­ró­ni­ca Eche­gui) y La Ca­te­dral del Mar, y es­tá pre­pa­ran­do Fa­ri­ña, so­bre el nar­co­trá­fi­co en Ga­li­cia, y una de épo­ca, Tiem­pos de gue­rra. Pe­ro el sue­ño de So­nia Mar­tí­nez es­tá ca­da día más cer­ca de de­jar de ser­lo: un re­ma­ke de For­tu­na­ta y Ja­cin­ta. “Re­vi­si­tar un clá­si­co no es fá­cil, pe­ro es­tá cla­ro que me gus­tan los ries­gos”, sen­ten­cia.

“SE HAN CON­VER­TI­DO EN LA LI­TE­RA­TU­RA DE ES­TE SI­GLO. LA GEN­TE SI­GUE NE­CE­SI­TAN­DO QUE LE CUEN­TEN HIS­TO­RIAS”.

So­nia Mar­tí­nez, en uno de los es­tu­dios de Atres­me­dia.

Fo­to­gra­mas de Jue­go de tro­nos (arri­ba) y Brea­king Bad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.