¿Por qué me sien­to una IMPOSTORA (pe­se a to­do)?

Has lle­ga­do a lo más al­to, pe­ro es­tás se­gu­ra de que ha si­do un error y pron­to to­dos se da­rán cuen­ta. Tran­qui­la, se tra­ta del “sín­dro­me del im­pos­tor”, una “do­len­cia” ha­bi­tual (no so­lo en­tre mu­je­res), que tie­ne cu­ra. Por Car­men G. de la Cue­va

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco -

Sien­tes que no te me­re­ces tu éxi­to pro­fe­sio­nal y que to­do lo que has lo­gra­do en tu ca­rre­ra ha si­do cues­tión de suer­te? ¿Te an­gus­tia la idea de que un día tu je­fe o tus com­pa­ñe­ros aca­ben des­cu­brien­do que eres un enor­me frau­de y hay mu­chas per­so­nas más cua­li­fi­ca­das que tú pa­ra ha­cer tu tra­ba­jo? ¿Crees que te fal­ta pre­pa­ra­ción? Tran­qui­la, lo que su­fres se lla­ma “sín­dro­me del im­pos­tor” y, co­mo el fe­mi­nis­mo, no es so­lo co­sa de mu­je­res. La im­pos­tu­ra es al­go que pa­de­ce gen­te tan exi­to­sa y, apa­ren­te­men­te se­gu­ra de sí mis­ma co­mo la ac­triz Em­ma Wat­son, que la no­che an­tes de dar una con­fe­ren­cia en Na­cio­nes Uni­das es­ta­ba tan ate­rro­ri­za­da que cre­yó que to­dos se aca­ba­rían da­do cuen­ta de que era un au­tén­ti­co frau­de (el eterno “¿por qué yo?”) y se que­da­ría mu­da. Sin em­bar­go, cuan­do lle­gó el mo­men­to le­van­tó la ca­be­za y ha­bló (so­lo ella du­da­ba de que así se­ría) de ma­ne­ra tan se­re­na co­mo bri­llan­te.

El tér­mino se acu­ñó en 1978, gra­cias a las in­ves­ti­ga­cio­nes de Pau­li­ne Clan­ce y Su­zan­ne Imes, dos psi­có­lo­gas es­ta­dou­ni­den­ses de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Geor­gia. Clan­ce re­la­tó que, ca­da vez que ha­cía un exa­men im­por­tan­te, te­nía un mie­do te­rri­ble de ha­ber sus­pen­di­do. “Mis ami­gos se can­sa­ron de mis cons­tan­tes preo­cu­pa­cio­nes, así que de­ci­dí guar­dar­me los mie­dos pa­ra mí”. El “sín­dro­me del im­pos­tor” les sir­vió a es­tas dos in­ves­ti­ga­do­ras pa­ra des­cri­bir lo que ellas y otras mu­chas mu­je­res sen­tían a pe­sar de ha­ber con­se­gui­do el éxi­to en sus ca­rre­ras la­bo­ra­les: una sen­sa­ción cons­tan­te de in­se­gu­ri­dad y mie­do al no sen­tir­se a la al­tu­ra de lo que se es­pe­ra­ba de ellas. Al­go pa­re­ci­do le ocu­rrió a la ac­triz y es­cri­to­ra Ti­na Fey, que se de­fi­nió co­mo impostora pa­to­ló­gi­ca: “Lo que tie­ne de bueno el “sín­dro­me del im­pos­tor” es que os­ci­las en­tre una ego­la­tría ex­tre­ma y un ab­so­lu­to sen­ti­mien­to de “¡soy un frau­de!, ¡me van a pi­llar!”. De mo­do que te li­mi­tas a tra­tar de dis­fru­tar de la ego­la­tría cuan­do lle­ga y a pa­sar lo me­jor que pue­des a tra­vés de la idea de frau­de”. Las “im­pos­to­ras” son per­fec­cio­nis­tas, au­to­crí­ti­cas y exi­gen­tes, so­bre to­do, con ellas mis­mas. Ade­más, lo pa­san real­men­te mal in­ten­tan­do fin­gir que no lo son. Así que... ¡son doblemente im­pos­to­ras! El psicólogo Mi­quel Lorente (y ex­de­le­ga­do del Go­bierno pa­ra la vio­len­cia de gé­ne­ro) afir­ma que “sien­ten que no se me­re­cen lo que tie­nen y que cual­quier per­so­na pue­de lle­gar mu­cho más le­jos que ellas”. Sin em­bar­go, cuan­do se le pre­gun­ta si es al­go que afec­ta ma­yo­ri­ta­ria­men­te a las mu­je­res, Lorente pun­tua­li­za que mu­je­res y hom­bres lo su­fren de ma­ne­ra si­mi­lar. “Un da­to que nos in­for­ma de que los es­te­reo­ti­pos se­xua­les acer­ca de la “mu­jer his­té­ri­ca, in­se­gu­ra e ines­ta­ble” son fal­sos. Si bien du­ran­te dé­ca­das los con­tex­tos la­bo­ra­les y pro­fe­sio­na­les no han fa­vo­re­ci­do —ni fa­vo­re­cen— el re­co­no­ci­mien­to de las mu­je­res en múl­ti­ples ám­bi­tos, las cau­sas del sín­dro­me pa­re­cen es­tar ale­ja­das de las evi­den­tes pre­sio­nes la­bo­ra­les y exi­gen­cias a las que hoy se ven so­me­ti­das mu­chas mu­je­res”. El mie­do es­tá den­tro y es al­go psi­co­ló­gi­co que se en­cuen­tra en la raíz de mu­chas de las ba­rre­ras que las mu­je­res se po­nen a sí mis­mas. Co­mo si no fue­ra su­fi­cien­te vi­vir en un mundo go­ber­na­do en su ma­yo­ría por los hom­bres, ha­cer­lo se ha­ce más di­fí­cil to­da­vía al de­jar de con­fiar en las ca­pa­ci­da­des y el ta­len­to pro­pios. Y es que qui­zá lo de sen­tir­se co­mo una impostora no es­té di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con las exi­gen­cias la­bo­ra­les y fa­mi­lia­res, pe­ro sí con el he­cho de que la voz de las mu­je­res si­ga sin es­cu­char­se. En su en­sa­yo au­to­bio­grá­fi­co Va­ya­mos ade­lan­te (Co­nec­ta, 2013), Sheryl Sand­berg, di­rec­to­ra de ope­ra­cio­nes de Fa­ce­book, se de­cla­ra in­ca­paz de asu­mir sus éxi­tos co­mo pro­pios. En agos­to de 2011, la re­vis­ta For­bes la eli­gió co­mo una de las 100 mu­je­res más po­de­ro­sas del mundo y se sin­tió con­mo­cio­na­da y ho­rro­ri­za­da al sa­ber que en la lis­ta es­ta­ba por en­ci­ma, in­clu­so, que Mi­che­lle Oba­ma. “Le­jos de sen­tir­me po­de­ro­sa, me sen­tí aver­gon­za­da y vul­ne­ra­ble”, ex­pli­có. En su li­bro cuen­ta có­mo, cuan­do sus com­pa­ñe­ros de Fa­ce­book la pa­ra­ban por los pa­si­llos pa­ra fe­li­ci­tar­la, ella ca­li­fi­ca­ba la lis­ta de “ri­dí­cu­la”. Has­ta pi­dió a sus ami­gos que no pu­bli­ca­ran el en­la­ce en Fa­ce­book. A to­do aquel que le pre­gun­ta­ba, le de­cía que era ab­sur­do que al­guien co­mo ella —que es­tu­dió en un co­le­gio pú­bli­co de Mia­mi y fue a Har­vard, don­de tar­dó un se­mes­tre en apren­der a es­cri­bir re­dac­cio­nes de cin­co pá­gi­nas— tu­vie­ra al­gún po­der. Fue su asis­ten­te eje­cu­ti­va quien le hi­zo ver que es­ta­ba ges­tio­nan­do muy mal el asun­to, re­ve­lan­do así to­das sus in­se­gu­ri­da­des, y que lo que de­bía ha­cer era creér­se­lo y li­mi­tar­se a de­cir gra­cias”.

El pén­du­lo de la au­to­es­ti­ma

Pe­ro no ha­ce fal­ta ser fa­mo­sa y ocu­par po­si­cio­nes tan vi­si­bles co­mo las de Wat­son, Fey y Sand­berg pa­ra sen­tir­se un frau­de. Mu­chas mu­je­res vi­ven con la sen­sa­ción cons­tan­te de ser im­pos­to­ras. Es­tí­ba­liz Es­pe­jo-saa­ve­dra, pro­fe­so­ra de Len­gua y Li­te­ra­tu­ra y ma­dre, afir­ma que, a pe­sar de lle­var a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción pio­ne­ra so­bre la pre­sen­cia de las mu­je­res en el cu­rrícu­lo de Li­te­ra­tu­ra de Ba­chi­lle­ra­to, no se atre­ve­ría a ha­cer un doc­to­ra­do, “por­que sien­to que no sé in­ves­ti­gar”. María Fol­gue­ra, tra­ba­ja­do­ra en un tea­tro mu­ni­ci­pal de Ma­drid, con­fie­sa que mu­chas ve­ces se ha pre­gun­ta­do: “¿Qué ha­go yo aquí? ¿De­be­ría es­tar sen­ta­da en es­ta me­sa? ¿Qué pen­sa­rán de mí los de­más? Se­gu­ro que opi­nan que no de­be­ría ocu­par es­te pues­to”. En Va­ya­mos ade­lan­te, Sand­berg cuen­ta que or­ga­ni­zó ha­ce al­gu­nos años un desa­yuno in­for­mal en Fa­ce­book, pa­ra 15 eje­cu­ti­vos de Si­li­con Va­lley. Los in­vi­ta­dos, la ma­yo­ría de ellos hom­bres, lle­na­ron

Son per­fec­cio­nis­tas, au­to­crí­ti­cas, exi­gen­tes y lo pa­san fa­tal fin­gien­do que no lo son. Los ni­ños cre­cen apren­dien­do a alar­dear; las ni­ñas, apa­gan­do su voz.

sus pla­tos en el bu­fé y se sen­ta­ron en torno a la me­sa de la sa­la de jun­tas. Las mu­je­res fue­ron las úl­ti­mas en ser­vir­se y se sen­ta­ron en unas si­llas si­tua­das en un la­do de la ha­bi­ta­ción. Sand­berg in­ten­tó que acer­ca­ran sus si­llas a la me­sa, pe­ro ellas se mos­tra­ron re­ti­cen­tes y du­ran­te to­da la reunión pa­re­cían es­pec­ta­do­ras en lu­gar de par­ti­ci­pan­tes. En ese mo­men­to, la di­rec­ti­va de Fa­ce­book se dio cuen­ta de que “ade­más de en­fren­tar­se a los obs­tácu­los ins­ti­tu­cio­na­les, las mu­je­res se ven obli­ga­das a li­brar una ba­ta­lla en su in­te­rior”. Ese lu­gar ca­lla­do, re­ser­va­do, ca­si in­vi­si­ble por el que op­ta­ron es­tas mu­je­res es el lu­gar en el que se las ha apar­ta­do his­tó­ri­ca­men­te. No es ex­tra­ño que a mu­chas les cues­te creer en sí mis­mas, te­ner con­fian­za, pen­sar que no hay na­da ma­lo en ser am­bi­cio­sas... Por­que cuan­do, de ni­ñas, in­ten­ta­ron li­de­rar su cla­se, se las ca­li­fi­có de “man­do­nas”. ¿Cuán­tas ve­ces re­ci­be un chi­co ese ape­la­ti­vo? El po­der en ma­nos de los ni­ños, de los jó­ve­nes o de los hom­bres no sor­pren­de ni asus­ta. En ma­nos de las mu­je­res, ofen­de. Y he­mos asu­mi­do esa si­tua­ción co­mo uni­ver­sal. En el li­bro The se­cret thoughts of suc­ces­ful wo­men, la es­cri­to­ra Valerie Young ex­pli­ca có­mo los ni­ños cre­cen apren­dien­do a alar­dear de sus lo­gros y con­quis­tas, mien­tras que las ni­ñas lo ha­cen apa­gan­do su voz y edu­cán­do­se pa­ra si­len­ciar­la.

Hay vi­da al otro la­do

¿Cuál es la so­lu­ción? Lena Dunham di­jo en una entrevista que el con­se­jo que le da­ría a cual­quier mu­jer con “sín­dro­me del im­pos­tor” se­ría: “No con­se­gui­rás na­da si no te cui­das”. Sand­berg cree que hay que con­fiar en mu­je­res que, con­tan­do su ex­pe­rien­cia, nos dan la voz que ne­ce­si­ta­mos. Una de esas lí­de­res ins­pi­ra­do­ras es la his­to­ria­do­ra Mary Beard, pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias, que, en su ar­tícu­lo La voz pú­bli­ca de las mu­je­res ha­ce un re­co­rri­do por esos mo­men­tos de la his­to­ria y la li­te­ra­tu­ra en los que los hom­bres han di­cho a las mu­je­res que no te­nían na­da im­por­tan­te que de­cir. Uno de los pri­me­ros fue en la Odi­sea, cuan­do Te­lé­ma­co ha­ce ca­llar a Pe­né­lo­pe, su ma­dre, así: “La pa­la­bra de­be ser co­sa de hom­bres, de to­dos, y so­bre to­do de mí, de quien es el po­der en es­te pa­la­cio”. Du­ran­te mi­le­nios, con­ver­tir­se en hom­bre con­sis­tía en re­cla­mar el de­re­cho a ha­blar. Ser mu­jer im­pli­ca­ba ca­llar­se. Y to­da­vía hoy las mu­je­res in­terio­ri­za­mos des­de ni­ñas las in­di­rec­tas so­cia­les so­bre el com­por­ta­mien­to que de­be ser ade­cua­do pa­ra nues­tro gé­ne­ro: ca­llar­se, qui­tar­se im­por­tan­cia, no re­co­no­cer el ta­len­to ni el mé­ri­to, sen­tir­se cul­pa­bles. Mu­je­res co­mo Sheryl Sand­berg, Lena Dunham, Em­ma Wat­son o Mary Beard co­men­za­ron a sen­tar­se a la me­sa al la­do de los hom­bres, le­van­ta­ron la mano pa­ra ha­cer pre­gun­tas y cre­ye­ron en sí mis­mas y su ta­len­to. El “sín­dro­me de la impostora” no es al­go per­ma­nen­te. Pue­de po­nér­se­le fin en es­te pre­ci­so mo­men­to al se­guir el con­se­jo de Sand­berg: “Pre­gún­ta­te a ti mis­ma: ¿Qué ha­rías si no tu­vie­ras mie­do? Y, a con­ti­nua­ción, ve y haz­lo”.

“¿Qué ha­rías si no tu­vie­ras mie­do? ¡Haz­lo!”, acon­se­ja Sheryl Sand­berg. Du­ran­te mi­le­nios, ser una mu­jer im­pli­ca­ba ca­llar­se. Hoy to­da­vía lo in­terio­ri­za­mos.

LENA DUNHAM “Cuí­da­te o no con­se­gui­rás na­da”, re­co­mien­da la crea­do­ra de Girls. Aquí, en una es­ce­na de la se­rie.

EM­MA WAT­SON In­te­li­gen­te, exi­to­sa... y ate­rro­ri­za­da an­tes de un dis­cur­so.

SHERYL SAND­BERG Al ver­se in­clui­da en­tre las 100 mu­je­res más po­de­ro­sas del mundo se sin­tió “aver­gon­za­da”.

TI­NA FEY La ac­triz, di­rec­to­ra y pro­duc­to­ra se con­fie­sa “impostora pa­to­ló­gi­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.