LAGERTHA: la gue­rre­ra bún­ker

(The His­tory Channel)

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo - JOR­GE CA­RRIÓN* *Jor­ge Ca­rrión es es­cri­tor. Aca­ba de pu­bli­car Bar­ce­lo­na. Li­bro de los pa­sa­jes (Ga­la­xia Gu­ten­berg).

“Una au­tén­ti­ca rei­na no ne­ce­si­ta a un rey”.

Es­toy enamo­ra­do de Lagertha: de su be­lle­za fí­si­ca y de su atrac­ti­vo mo­ral. Des­de la pri­me­ra tem­po­ra­da, tan­to una di­men­sión co­mo la otra, en­tre­la­za­das has­ta vol­ver­se in­dis­tin­tas, no han he­cho más que cre­cer. Ma­dre pri­me­ri­za o ma­dre de un hé­roe, con ojos de cam­pe­si­na o con ojos de quien arras­tra en las cor­neas el pe­so de víc­ti­mas in­nu­me­ra­bles, ha­bi­tan­te de Kat­te­gat o su rei­na, el tiem­po no ha po­di­do de­te­rio­rar su piel co­mo sí lo ha he­cho, bru­tal, con la de Rag­nar. Si­gue tan sexy co­mo el pri­mer día. En pa­ra­le­lo, se han mul­ti­pli­ca­do su for­ta­le­za, su am­bi­ción y su po­der. Y ha eje­cu­ta­do gra­cias a esa me­re­ci­da mul­ti­pli­ca­ción su ven­gan­za, pa­ra­dó­ji­ca­men­te tran­qui­la. La gran me­tá­fo­ra de Vi­kin­gos es el mu­ro de es­cu­dos. Ca­da in­di­vi­duo, hom­bre o mu­jer –por­que tal vez fue­ra la so­cie­dad me­die­val más igua­li­ta­ria–, tie­ne su pro­pio es­cu­do: es un bún­ker cir­cu­lar, au­tó­no­mo. Pe­ro en la ba­ta­lla se unen los es­cu­dos, co­mo una col­me­na: cons­tru­yen un cu­bo. Cuan­do Lagertha en­tra en com­ba­te, se vuel­ve una fie­ra en el cuer­po a cuer­po, pe­ro sa­be per­fec­ta­men­te en­ca­jar co­mo una pieza más en el cuer­po co­lec­ti­vo. Se­pa­rar­se y unir­se. Dis­tan­ciar­se y go­ber­nar. Ca­da vez más so­la, in­ca­paz de sos­te­ner ma­tri­mo­nios siem­pre in­sa­tis­fac­to­rios, ca­da vez más le­jos de los hom­bres y más cer­ca de sus ama­zo­nas, to­da la se­rie es­tá cons­trui­da pa­ra que re­sul­te na­tu­ral una so­la idea: el fu­tu­ro siem­pre le ha per­te­ne­ci­do. El li­de­raz­go es so­le­dad que tien­de puen­tes. Con­fie­so que tam­bién me enamo­ra el he­cho de que Lagertha sea in­ter­pre­ta­da por Kat­heryn Win­nick, una ac­triz ca­na­dien­se de fa­mi­lia ucra­nia­na, que ha­bla ucra­niano, ru­so, fran­cés, ita­liano e in­glés, y que es cin­tu­rón ne­gro de taek­won­do y de ka­ra­te. Por­que a ve­ces se da una suer­te de cohe­ren­cia en­tre la fic­ción y la reali­dad: la rei­na bún­ker, la gue­rre­ra via­je­ra, es en­car­na­da en Vi­kin­gos por una nór­di­ca cos­mo­po­li­ta de ar­mas to­mar. A tra­vés de ellas dos, esa gé­li­da Edad Me­dia, que du­ran­te tan­tos años he­mos vis­to so­lo co­mo una su­ce­sión de gue­rre­ros muscu­losos con ab­sur­dos cas­cos con col­mi­llos, es fe­liz­men­te re­in­ter­pre­ta­da aho­ra en cla­ve fe­me­ni­na. Mien­tras que en In­gla­te­rra o en Fran­cia las prin­ce­sas re­bel­des nun­ca lle­gan a ser rei­nas, en Kat­te­gat quien es­tá al man­do es una mu­jer.

Kat­heryn Win­nick en­car­na a Lagertha en Vi­kin­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.