Fe­mi­nis­tas y tan di­fe­ren­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - EDUR­NE URIARTE www.mu­jer­hoy.com

UN AMI­GO MÍO

aca­ba de en­viar­me un en­la­ce de Youtube con una con­fe­ren­cia de una pro­fe­so­ra que de­fien­de el “feminismo li­ber­ta­rio”, con­tra­rio a las po­lí­ti­cas de pro­tec­ción del Es­ta­do que ha­brían sus­ti­tui­do a los pro­tec­to­res de an­tes, pa­dres y ma­ri­dos. Pa­ra di­fe­ren­ciar­lo del “li­be­ral”, di­ce la pro­fe­so­ra. Yo mis­ma es­cri­bí ha­ce unos días un ar­tícu­lo en el que me de­fi­nía co­mo “fe­mi­nis­ta li­be­ral”, pa­ra di­fe­ren­ciar­lo del feminismo de una par­te de la iz­quier­da, acla­ra­ba por mi par­te. Y pa­ra ex­pli­car por qué es­cri­bí un li­bro muy fe­mi­nis­ta que, sin em­bar­go, se ti­tu­la­ba Con­tra el feminismo. Por su­pues­to, al­gu­nas fe­mi­nis­tas li­be­ra­les di­rán que lo mío es más bien so­cio-li­be­ral, y, des­pués, es­tán las que con­si­de­ran in­com­pa­ti­ble el feminismo con las ideas li­ber­ta­rias o con las li­be­ra­les y pien­san que el feminismo so­lo pue­de ser de iz­quier­das. In­clu­so hay un feminismo is­lá­mi­co, por si no fue­ra su­fi­cien­te con lo an­te­rior. Tal lío de pa­la­bras tie­ne su la­do po­si­ti­vo, mues­tra que hay mu­chas ma­ne­ras de ver el feminismo, que se tra­ta de una idea com­ple­ja, que hay mu­chos ma­ti­ces y co­lo­res. El la­do ne­ga­ti­vo es que las mu­je­res es­ta­mos con­fu­sas y que, en de­ma­sia­das oca­sio­nes, nos en­fren­ta­mos en­tre no­so­tras pre­ci­sa­men­te por esa pa­la­bra y por la di­fe­ren­te ma­ne­ra en que la ve­mos se­gún es­te­mos en la iz­quier­da o en la de­re­cha, en una re­li­gión u otra.

Y CREO QUE PA­SA LO MIS­MO

en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Tie­nen la mis­ma preo­cu­pa­ción por la igual­dad y no es cier­to que tal in­quie­tud sea pro­pia de sus ma­dres o es­té pa­sa­da de mo­da, co­mo pien­san al­gu­nos. Lo com­prue­bo mu­chas ve­ces en mis cla­ses, cuan­do es­cu­cho a mis alum­nas de Po­lí­ti­cas. Pe­ro tam­bién veo sus di­fe­ren­cias, las nues­tras, co­mo cuan­do una de mis alum­nas con­ta­ba con ex­pre­sión de asom­bro que la am­bi­ción de su com­pa­ñe­ra de pu­pi­tre y ami­ga era ser mi­nis­tra de De­fen­sa, au­men­tar el gas­to mi­li­tar y re­for­zar el Ejér­ci­to. Les ha­bía pre­gun­ta­do por sus ob­je­ti­vos y am­bi­cio­nes en po­lí­ti­ca, y, co­mo siem­pre, ellas se mos­tra­ron tan de­ci­di­das y am­bi­cio­sas co­mo ellos. Y tan di­fe­ren­tes res­pec­to a las ma­ne­ras de lo­grar la igual­dad. Tan­tas discrepancias me han lle­va­do a pre­gun­tar­me por la va­li­dez de una pa­la­bra que al­gu­nos re­cha­zan e in­clu­so he lle­ga­do a pen­sar en al­gún mo­men­to que cau­sa­ba más pro­ble­mas de los que re­sol­vía. Y, sin em­bar­go, tam­bién es cier­to que es la úni­ca que se­gui­mos te­nien­do pa­ra iden­ti­fi­car la mo­vi­li­za­ción con­tra una reali­dad, la de­sigual­dad, en cu­yo diag­nós­ti­co bá­si­co es­ta­mos de acuer­do la in­men­sa ma­yo­ría de mu­je­res, de iz­quier­das y de de­re­chas, de to­das las ge­ne­ra­cio­nes y de to­das las re­li­gio­nes y cul­tu­ras. Qui­zá el pro­ble­ma no es­té en la pa­la­bra sino en lo que nos cues­ta a las mu­je­res po­ner­nos de acuer­do pa­ra de­fen­der nues­tros in­tere­ses co­mu­nes. Ne­ce­si­ta­mos una nue­va ac­ti­tud y no una nue­va pa­la­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.