En cri­sis A LOS 40

El pa­so del tiem­po se pue­de vi­vir co­mo un pe­so que nos ha­ce re­fle­xio­nar so­bre el ma­pa emo­cio­nal que he­mos cons­trui­do. Un mo­men­to pa­ra re­plan­tear­nos nues­tra vi­da y nues­tra re­la­ción de pa­re­ja.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros -

HHa­cia la mi­tad de la vi­da, des­pués de cum­plir los 40 años, es ha­bi­tual que apa­rez­ca una cri­sis que en oca­sio­nes afec­ta a la re­la­ción de pa­re­ja. Se lle­ga a la ma­du­rez y sur­ge la ne­ce­si­dad de eva­luar lo que te­ne­mos y lo que que­re­mos, lo que so­ñá­ba­mos y lo que he­mos lo­gra­do. Co­men­za­mos a sen­tir los lí­mi­tes del tiem­po y es­to nos con­du­ce a eva­luar lo que he­mos he­cho y lo que que­re­mos ha­cer. Se­gún el psi­coa­na­lis­ta Erik Erik­son, en es­ta cri­sis el ser hu­mano ne­ce­si­ta acep­tar­se a sí mis­mo. Si lo con­si­gue, la se­gun­da mi­tad de su vi­da será crea­ti­va y pla­cen­te­ra; en ca­so con­tra­rio, los pro­ble­mas pro­vo­ca­rán una neu­ro­sis en la que los sín­to­mas de in­sa­tis­fac­ción se lle­va­rán gran par­te de sus ener­gías. ¿Qué es una cri­sis? La pa­la­bra vie­ne del grie­go krei­nen y sig­ni­fi­ca se­pa­rar, juz­gar, im­pli­ca un cam­bio en el cur­so de un pro­ce­so y su sen­ti­do pue­de ser fa­vo­ra­ble o des­fa­vo­ra­ble. Las cri­sis nos des­equi­li­bran nos en­fren­tan al pe­li­gro, al ries­go, pe­ro son una ex­ce­len­te oca­sión pa­ra co­rre­gir erro­res, re­pa­rar due­los, asu­mir la reali­dad que ne­gá­ba­mos y pre­pa­rar un cam­bio. La que se vi­ve a los 40 años pro­du­ce un con­flic­to in­terno que hay que re­sol­ver. En es­te mo­men­to de la vi­da, la per- so­na se en­fren­ta a sus vie­jas ilu­sio­nes pa­ra ave­ri­guar qué su­ce­dió con ellas y lo que ha­bía ima­gi­na­do que iba a ha­cer. En­con­trar­se a uno mis­mo con la pa­re­ja en la mi­tad de la vi­da es po­si­ble, pe­ro pa­ra ello hay que ha­cer­se car­go de las ra­zo­nes que han pro­mo­vi­do la cri­sis que se es­tá vi­vien­do. Los sín­to­mas más co­mu­nes son abu­rri­mien­to, an­sie­dad, de­pre­sión y una re­la­ción de pa­re­ja dis­tan­te o lle­na de en­fren­ta­mien­tos. Al­gu­nas pa­re­jas no tie­nen al­go en con­cre­to que va­ya mal, pe­ro se sien­ten atra­pa­das en una re­la­ción va­cía e in­sí­pi­da que es más un ago­bio que un apo­yo. Mien­tras una ami­ga le co­men­ta­ba a Mar­ta que se iba a ir en Se­ma­na San­ta de va­ca­cio­nes con su pa­re­ja, por­que te­nían ga­nas de es­tar so­los, ella pen­sa­ba en la suer­te que te­nía su ami­ga y le pro­vo­ca­ba cier­ta en­vi­dia que des­pués de tan­tos años qui­sie­ran es­tar jun­tos y so­los. Mar­ta te­nía 41 años y Raúl 43, lle­va­ban 17 años ca­sa­dos y no pen­sa­ban nun­ca en que­dar­se so­los. ¿Se ha­bía ago­ta­do su amor? Aque­lla no­che, Mar­ta tu­vo un sue­ño. Co­rría por la ca­lle y un po­li­cía la se­guía. De re­pen­te, veía un car­tel pe­ga­do en una pa­red con una ca­ra de mu­jer de­ma­cra­da y tris­te que po­dría ser la su­ya. Ba­jo su ros­tro se po­día leer: “Se bus­ca es­po­sa fu­gi­ti­va”. Se que­dó pa­ra­li­za­da. El po­li­cía que la per­se­guía la al­can­zó, le pu­so la mano en el hom­bro y no­tó có­mo su cuer­po se des­ha­cía, se ha­cía pol­vo.

Des­en­tra­ñar el pa­sa­do

Ana­li­zan­do ese sue­ño po­cos días des­pués en una psi­co­te­ra­pia a la que asis­tía, Mar­ta co­men­zó a ela­bo­rar los con­flic­tos que la lle­va­ban a desear huir del lu­gar de ex­tre­ma su­mi­sión que te­nía en re­la­ción a su pa­re­ja y que pro­ve­nía de la que ha­bía te­ni­do con su pa­dre. Tam­bién com­pren­dió al­gu­nos con­flic­tos que Raúl su­fría y que se ha­bía ne­ga­do a ver. La de­pen­den­cia ha­cia su pa­re­ja, res­pon­día muy bien a un de­seo de él, que le gus- ta­ba la po­si­ción que ella adop­ta­ba por­que le ha­cía sen­tir­se más fuer­te. Le gus­ta­ba tan­to es­tar con una mu­jer-ni­ña que ha­bía em­pe­za­do a fi­jar­se en una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo 20 años más jo­ven que él. Mar­ta se bus­ca­ba a sí mis­ma y pa­ra ello desea­ba huir de lo que la atra­pa­ba al pa­sa­do. Aho­ra que la edad y su cuer­po de­la­ta­ban los sig­nos de la ma­du­rez, te­nía que aban­do­nar de­fi­ni­ti­va­men­te a la ni­ña mie­do­sa que lle­va­ba den­tro y le es­ta­ba ha­cien­do tan­to da­ño. En el sue­ño apa­re­cía el de­seo de des­ha­cer­se de ella, pe­ro eso le da­ba vér­ti­go. Cam­bió la po­si­ción que

A es­ta edad, nos en­fren­ta­mos a las vie­jas ilu­sio­nes pa­ra ave­ri­guar qué pa­só con ellas.

te­nía en re­la­ción a su pa­re­ja y le avi­só que, si él no lo ha­cía tam­bién, que­ría se­pa­rar­se. Lo que Mar­ta con­si­guió fue mi­rar­se a sí mis­ma y a los otros de otra for­ma. Es­ta ac­ti­tud le hi­zo sen­tir­se li­bre y ha­cer­se más due­ña de su vi­da. La cri­sis de la me­dia­na edad apa­re­ce cuan­do se ha­ce cons­cien­te la idea de que la muer­te es inevi­ta­ble. Es­te mo­men­to en­cuen­tra a ca­da miem­bro de la pa­re­ja con una his­to­ria afec­ti­va en la que ten­drá más o me­nos he­ri­das emo­cio­na­les y, se­gún es­tas ha­yan si­do ela­bo­ra­das, se en­con­tra­rán con ma­yor o me­nor fa­ci­li­dad pa­ra re­co­rrer su fu­tu­ro jun­tos. No es con­ve­nien­te ne­gar la exis­ten­cia de la cri­sis. Es me­jor es­cu­char­la y dar­nos la opor­tu­ni­dad de rec­ti­fi­car lo que no nos gus­ta. A es­ta edad, nos que­da la mi­tad de la vi­da por de­lan­te. La ma­du­rez es una épo­ca es­plén­di­da en la que con­vie­ne arries­gar­se a po­ner­se en cues­tión e in­ten­tar so­lu­cio­nar lo que no fun­cio­na. La pa­re­ja es un víncu­lo al que apor­ta­mos des­de ca­da uno una his­to­ria di­fe­ren­te. Se­gún los psi­coa­na­lis­tas Be­rens­tein y Pu­get, la re­la­ción de pa­re­ja se ve afec­ta­da des­de tres es­pa­cios dis­tin­tos: - El in­tra­su­bje­ti­vo, que se re­fie­re a có­mo ca­da uno nos re­pre­sen­ta­mos y vi­vi­mos la re­la­ción, de acuer­do a lo que es­pe­rá­ba­mos se­gún mo­de­los y de­seos que or­ga­ni­za­mos en los pri­me­ros años de la vi­da. - El in­ter­sub­je­ti­vo, que con­se­gui­mos cons­truir con el otro, don­de se es­ta­ble­cen com­pli­ci­da­des y ha­brá que acep­tar lo que une y lo que se­pa­ra. - El tran­sub­je­ti­vo, que se re­la­cio­na con las re­pre­sen­ta­cio­nes in­cons­cien­tes de lo so­cio­cul­tu­ral, que in­flu­ye en có­mo pen­sa­mos la re­la­ción con la pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.